Blogia
La Torre de Hercules

Carta postuma a Elena Francis.

La cancion de Serrat, con su letra y traduccion. Dedicada a Elena Francis ;-).

Letra y Música de J.M. Serrat


Estimada senyora:
Estic desesperat.
Visc en un purgatori.

Són un ànima en pena
d’ençà que heu clausurat
el consultori.

El cor us ha fet figa
o senzillament
heu decidit que és l’hora

de fer callar la ràdio
i que ens espavilem
sense instructora.

Estimada senyora Francis:
Com ho farem perquè no s’agafin els canelons?
Com sabrem si aquell xicot du bones intencions?
Qui ens farà companyia als cors solitaris?
Qui ens aclarirà amb què se’n van les taques de cafè?
De qui rebrem instruccions per defensar-nos de l’acné?

Amb el temps i una canya
de segur ens refarem
i ens ho arribarem a creure,

però avui, ¿qui ens clarifica
quins són els nostres drets
i els nostres deures?

Aniran sobrats de feina
els metges i els capellans
i vindran a suplantar-te

els oracles de vidre,
els llegidors de mans,
els tiradors de cartes.

Estimada senyora Francis:
Estic desfet.
No entenc com sou capaç de fer-nos això.
Ha estat tota una vida la nostra relació
i no ens podem dir adéu, així, a la francesa.

Tingueu l’atenció d’aclarir a aquesta bona gent
com s’han de vestir per anar al vostre enterrament.


CARTA PÓSTUMA A ELENA FRANCIS


Querida señora:
Estoy desesperado.
Vivo en un purgatorio.

Soy un alma en pena
desde que habéis clausurado
el consultorio.

El corazón os ha fallado
o sencillamente
habéis decidido que ya es hora

de hacer callar la radio
y que nos espabilemos
sin instructora.

Querida señora Francis:
¿Cómo haremos para que no se peguen los canelones?
¿Cómo sabremos si aquel muchacho trae buenas intenciones?
¿Quién nos hará compañía a los corazones solitarios?
¿Quién nos aclarará cómo se quitan las manchas de café?
¿De quién recibiremos instrucciones para defendernos del acné?

Con el tiempo y una caña
seguro que nos rehacemos
y nos lo llegamos a creer,

pero hoy, ¿quién nos aclara
cuáles son nuestros derechos
y nuestros deberes?

Irán sobrecargados de trabajo
los médicos y los curas
y vendrán a suplantarte

las bolas de cristal,
los leedores de manos,
los echadores de cartas.

Querida señora Francis:
Estoy destrozado.
No entiendo cómo sois capaz de hacernos esto.
Nuestra relación ha sido toda una vida
y no nos podemos despedir así, a la francesa.

Tenga la atención de aclarar a esta buena gente
cómo se han de vestir para ir a vuestro entierro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres