Blogia
La Torre de Hercules

De rosas y primeros amores.

En un día de estos en que suelo pensar
“ hoy va a ser el día menos pensado”,
nos hemos cruzado, has decidido mirar,
a los ojitos azules que ahora van a tu lado

Desde el momento en el que te conocí
resumiendo con prisas Tiempo de Silencio
te juro que a nadie le he vuelto a decir
que tenemos el récord del mundo en querernos.

Por eso esperaba con la carita empapada
a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí,
porque ya sabes que me encantan esas cosas
que no importa si es muy tonto, soy así.
Y aún me parece mentira que se escape mi vida
imaginando que vuelves a pasarte por aquí,
donde los viernes cada tarde, como siempre,
la esperanza dice "quieta, hoy quizás sí..."

Escapando una noche de un bostezo de sol
me pediste que te diera un beso.
Con lo baratos que salen mi amor,
qué te cuesta callarme con uno de esos.

Pasaron seis meses y me dijiste adiós,
un placer coincidir en esta vida.
Allí me quedé, en una mano el corazón,
y en la otra excusas que ni tú entendías.

Por eso esperaba con la carita empapada
a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí,
porque ya sabes que me encantan esas cosas
que no importa si es muy tonto, soy así.
Y aún me parece mentira que se escape mi vida
imaginando que vuelves a pasarte por aquí,
donde los viernes cada tarde, como siempre,
la esperanza dice "quieta, hoy quizás sí..."

Y es que empiezo a pensar
que el amor verdadero es tan sólo el primero.
Y es que empiezo a sospechar
que los demás son sólo para olvidar...

Por eso esperaba con la carita empapada
a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí,
porque ya sabes que me encantan esas cosas
que no importa si es muy tonto, soy así.
Y aún me parece mentira que se escape mi vida
imaginando que vuelves a pasarte por aquí,
dondé los viernes cada tarde, como siempre,
la esperanza dice "quieta, hoy quizás sí..."

Quizas no es el primero, quizas es el segundo, o quizas siempre es el primero, y los demas no lo eran, llegue en el numero que llegue. Y sino, siempre debes tener un hombro en el que llorar, mientras el va a comprar rosas para traertelas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

marie pain -

Por favor, cuelga esta poesía de Constantino Cavafis:

Dices: Iré a otros países, a otros mares.
Acabaré por encontrar otra ciudad, mejor que ésta
donde cada una de mis tentativas está condenada de antemano,
donde mi corazón está paralizado como un muerto.
¿Hasta cuándo mi espíritu permanecerá en este marasmo?
Dondequiera que me vuelvo, dondequiera que miro,
veo las ruinas de mi vida, esta vida que he estropeado. y desperdiciado
durante tantos años.

No encontrarás nuevos países, no descubrirás nuevos mares.
La ciudad te seguirá
errarás por las mismas calles,
envejecerás en los mismos barrios
y tu cabello encanecerá en las mismas casas.
Dondequiera que vayas, arribarás a Ia misma ciudad.
No existe para ti ni ruta ni navío
que pueda conducirte a otra parte.
No esperes nada.
Como has arruinado tu vida en esta ciudad
La has arruinado en todo el mundo.

el mandao que hace esto -

a mandar :-).

Cio -

Gracias, cielo, de verdad
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres