Blogia
La Torre de Hercules

A mis amigas y compañeras. Y a la profesora que nos formo como grupo.

Este cuento es muy especial. Se lo escribi y dedique a mis compañeras. Es tanto suyo como mio. Por eso solo hay iniciales. Ellas saben quienes son. Y a vosotras os lo dedico, a vosotras y a V, nuestra profesora, nuestra maestra, porque no solo nos enseño lo que venia en el temario. Y que aquel niño a quien explique una vez como hacer bien el salto de longitus, solo le de alegrias a su madre.

Un reencuentro que pudo haber llegado a ser

Entrare en la vieja cafeteria una tarde calurosa y funebre. Me sentare en la mesa de la esquina mientras espero que me sirvan un café. Entonces dirigire mi cansada vista hacia el polvo que brilla en los rayos de sol que atraviesan la ventana y empezare a recordar.

Viajare a traves del tiempo en un viaje imposible que me llevara de nuevo a vuestro lado. Me perdere en el rio de los años transcurridos y bajare por los rapidos de la memoria hasta caer por las cataratas del olvido. Entonces, solo entonces, me revolvere contra la marea del tiempo y remontare el rio como un salmon hasta llegar a las claras fuentes cristalinas en las cuales nacio nuestra amistad. Dejare mi cuerpo viejo y agotado para volver a esos dias que nunca volveran pero que se hallan grabados en mi memoria...Cuando eramos jovenes...Cuando eramos amigos...Cuando eramos felices...Cuando simplemente eramos...

Sentado, mirando hacia la puerta, os vere aparecer por el pasillo y entrar en la desierta cafeteria que, en ese momento, volvera a llenarse de vida. Ruidos, charlas banales, conversaciones trascendentales, humo de cigarillos, olor a café recien hecho, entrechocar de tazas y vasos...Todo volvera a llenar la enorme sala y, a pesar de saber que es imposible, nada sera tan real para mi. Poco a poco, tranquilamente, vendreis hacia donde yo estoy, y al veros recordare lo mas importante, aquellas sensaciones que siempre tenia al veros y que habria olvidado a lo largo de los años. Aquellas escenas que llenaban mi subconsciente y el recuerdo sera tan claro como la vida misma. Y para mi, despues de cuarenta años, sera recompensa mas que suficiente.

P, la primera en entrar. Para ti el recuerdo de como dejaste una vez cierta clase que he olvidado. Tanto te reias que estabas doblada. Te fuiste al pasillo pero seguiamos escuchandote y riendonos contigo. Esa eterna sonrisa que alumbraba tu cara nunca fue mueca sino alegria para quienm la veia. Te sentaras a mi lado dejando caer la carpeta con un sonoro golpe. Y sonreire.

S, siempre a su lado. Te sentaras risueña y cansada, con esa expresion de despiste tras tu mirada luciferina que jamas fue diabolica ni satanica. Para ti el recuerdo de un saludo pronunciado sentada a una mesa y una integracion en una conversacion en la que todavia quedaba un hueco para mi. Te quejaras de la vagancia de alguna gente y me haras sonreir.

M C. Disimulando un bostezo te acercaras a la mesa y tomaras asiento con esa cara impasible que sin embargo era tan expresiva. Para ti guardo el recuerdo de tu logica invencible contra la que mi sofismo se estrellaba. Siempre veias el lado practico de la vida. Vere tu cara de ingenua inocente y no podre evitar sonreir.

U, tu turno. Te haremos sito en una mesa cada vez mas abarrotada y entre contubernios y trabajos mecanografiados a toda prisa. Recordare tu ansia de perfeccion que jamas cayo en la pedanteria. Tus sonrojadas mejillas de confidente volveran a tener ese brillo tan paricular. Y sonreire.

B, casi cerrando el circulo. Mientras coges una silla de la mesa de la lado y te dejamos un rinconcito en torno a una mesa convertida en pila de libros, carpetas y bolsas. Volveras a comer aquella naranja de la que no querias tirar las pelas. Volvere a preguntarte si eres de aquí y volveras a no pillar el inocente y amistoso sarcasmo de la pregunta. Volveras a negarte a ser delegada y volvere a pensar que esta chica me cae bien pero con ese acento esta asesinando el gallego.

C. No me he olvidado de ti. La primera en ser conocida y la ultima en aparecer. Siempre ocupada intentando llegar a fin de mes. Para ti guardo el recuerdo mas entrañable. Dos recuerdos mas bien. En el primero te veo arrodillada al lado de mi mesa, pidiendome disculpas por algo ya olvidado, con un ¿me perdonas? Que sonaba a meterse conmigo. Eso pense durante años, sin leer en la mirada que tenias aquel dia. En el segundo recuerdo estas repasando unos apuntes al final de un pasillo, sentada en un banco al lado de la clase donde debo examinarme. Una apresurada conversacion y volvi a ver algo en tus ojos, algo que desentonaba con la imagen de chula pijilla que ofrecias al mundo. Existe un tercer recuerdo preparando juntos una clase de algo, un examen tal vez, pero para entonces ya habia aprendido a leer en tus ojos. Volvere a hacerlo mientras te sientas y sonreire.

Entonces ya estaremos todos. Y os quejareis mientras me decis que habeis esperado durante todos estos años. Y que este dia volvera a pasar lo que destrozo nuestra amistad cuarenta años atrás. Pero no hare caso de vuestros ruegos ni de vuestras suplicas. No me ire. Esta vez no. Y lo aceptareis con una sonrisa, como la ultima vez que os vi, cuando me levante para ir a la biblioteca, poco antes de que las cañerias del gas reventasen y os fueseis de mi lado. Me dareis las manos y volveremos a ser amigos. Y al oir silbar el gas sonreire.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres