Admin

La Torre de Hercules



Bienvenidos a La Torre de Hercules (antiguamente La Ciudad de Cristal). Un lugar donde leer sobre el dia a dia de La Coruña, cosas interesantes y las obras literarias del autor.

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Cultura.

Aquel turron español que se volvio peruano.

Tecnicamente hablando ( tengo un amigo que me odia cuando digo eso. Un saludete :-). ) cuando se creo este postre el actual Peru era aun parte del Imperio Español, asi que...

Con ustedes, el Turron de Doña Pepa, segun la Wikipedia:

"
El turrón de Doña Pepa es un dulce tradicional peruano relacionado con la festividad del Señor de los Milagros, formado por tres o más palos de harina distribuidos de manera similar al juego jenga, bañado con miel de chancaca y decorado con grageas y confites de varias formas y colores.


Historia

Se atribuyen tradicionalmente dos orígenes al tradicional postre limeño, que recuerda a la esclava Josefa Marmanillo, proveniente del cercano valle de Cañete, reconocida como buena cocinera.

La primera historia y la más difundida en la historia oral y escrita, cuenta que hacia fines del siglo XVIII, Josefa Marmanillo comenzó a sufrir una parálisis en los brazos, enfermedad que posibilitó que fuera liberada de la esclavitud, pero al mismo tiempo -al impedirle trabajar- la dejaba sin posibilidad de sustento: en tales circunstancias escuchó rumores sobre los milagros que realizaba la imagen del Cristo de Pachacamilla, viajó hasta Lima, y tanta fue su fe y devoción que se recuperó de su enfermedad, y en agradecimiento creó el dulce dedicado al Cristo de Pachacamilla, actualmente llamado Señor de los Milagros. En la siguiente salida del Señor, Josefa levantó el turrón, ofreciéndoselo.

Al regresar a Cañete, la esclava aseguraba que el Cristo la había mirado sonriendo mientras bendecía la ofrenda. También existe la versión que Josefa llevó una primera vez el turrón a la procesión y se lo ofreció al Cristo de Pachacamilla, curándose al retornar a Cañete. En cualquier forma, en los años posteriores siempre regresó a Lima para ofrecer su turrón en las procesiones del Cristo morado a los fieles, tradición que continuaron su hija, su nieta, y las generaciones posteriores.

La segunda refiere que un virrey organizó un concurso premiando a quien hiciera un alimento agradable, nutritivo y que se pudiera conservar por varios días: la ganadora no fue otra que Josefa Marmanillo, por lo que su apodo «Doña Pepa» quedó asociado al postre.

Diversos documentos del siglo XIX dan cuenta que el postre en ese entonces también se conocía como «turrón de miel» o «turrón del Señor de los Milagros», como un mejoramiento y modificación del clásico turrón español con elementos nuevos y originales, el bautizo definitivo con el nombre «turrón de Doña Pepa» en recuerdo de su inventora, se produjo recién a inicios del siglo XX.

Elementos

Miel de chancaca

La miel, un aporte africano a la gastronomía peruana, es la que principalmente le otorga el sabor dulce al turrón, si bien los palitos de harina casi no presentan sabor, la combinación de ambos ingredientes produce un gusto extraordinario. Esta miel no sólo se prepara a partir de chancaca (primera miel o melaza sin refinar de la caña de azúcar), son varios los ingredientes que se ponen a hervor junto con el agua, como lo son frutas ácidas como piña, naranja, membrillo, etc. y especias como canela y clavo de olor. La miel tomará el punto de bola blanda cuando esté lista.
Grageas y confites

Como tradición el turrón de doña pepa está decorado con distintos tipos de grageas, entre ellos tenemos:

Grageas: Son diminutas esferitas de diferentes colores, estos son los que se colocan inicialmente y no debe de quedar ningún espacio de miel vacío.
Bolitas de caramelo: Son más grandes comparadas con las grageas vienen también en distintos colores y tienen dos tamaños diferentes.
Palitos: Son alargados y también presentan varios colores.
Figuritas: Son planas y presentan varios colores, presentan formas particulares como estrellas, medialunas, círculos, corazones, etc.
Caracoles: Vienen en distintos colores, adentro llevan un papel con un mensaje igual que las galletas de la suerte.

Impacto socio-cultural

El 18 de octubre del 2009, se preparó el «turrón de Doña Pepa más grande del mundo» que alcanzó los 307 metros de largo y fue preparado por los alumnos del Instituto de alta cocina D’Gallia en el Parque de los Próceres en Jesús María.
 En 05 de Octubre del 2013, La Municipalidad Metropolitana de Lima con el respaldo de la subgerencia de Sanidad organizó el concurso El “Turrón más grande “donde especialistas en la preparación del tradicional dulce limeño elaboraron un turrón de 200 metros de longitud. El cual se realizo en el Parque de la Reserva Circuito Mágico del Agua donde llegaron miles de personas. Vladimir Zaragoza Jefe de Promoción del Parque de la Reserva agradeció a todas las empresas que se sumaron a esta iniciativa que busca promover emprendimientos de los comerciantes del Cercado de Lima. Señor de los Milagros.

 El año 2008 se estima que la producción del «turrón de Doña Pepa» alcanzó los 540 mil kilos solamente en las tres mil panaderías agrupadas en la Asociación Peruana de Empresarios en Panadería y Pastelería (ASPAN).

 Durante las épocas colonial y republicana existió un oficio dedicado exclusivamente a la venta del turrón, conocido como «turronero» o «turronera», quienes fueron representados en crónicas y acuarelas costumbristas como las de Pancho Fierro y el francés Charles Angrand.

 En el Perú, existe una galleta bañada en chocolate conocida como «Doña Pepa» en clara alusión al «turrón de Doña Pepa», la cual se encuentra cubierta por grageas de colores. "

* Video 1.

* Video 2. 

13/12/2013 13:27 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

No caera esa breva.

Todos hemos oido o pronunciado esa frase. ¿Pero que diablos sera una breva?

Tita Wikipedia lo sabe y nos lo cuenta.

25/06/2013 12:02 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Libros gratis y libres en español e ingles.

Basicamente sobre temas de informatica y similares, pero aun asi vale la pena investigar un rato.

* Open Libra 

Y que aprendan las librerias de pago como queremos descargar de forma sencilla y rapida. Da gusto, le das al boton y ya esta :-).

09/06/2013 18:26 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ah, el hermoso ( y legal ) bilinguismo...

Curioso que los anuncios en los buses esten solamente en una de las dos lenguas de Rosalia de Castro.

* 2013-05-14 22.10.54

Y mientras estas cosas pasan al nivel de la vida real, ¿donde estan las Instituciones defensoras del gallego?

Ah, con sus cosas. Todo bien, entonces. 

15/05/2013 13:28 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

No tengais miedo. Soy sovietico como vosotras. Vengo del Espacio y tengo que encontrar un telefono para llamar a Moscu.

Poyejali. Gagarin dixit al despegar.

¿Que los rusos han hecho QUE?. Posiblemente dixit por algun politico o militar usa segundos antes de sufrir una apoplejia ;-).

 

Via La aldea irreductible.

26/04/2013 11:51 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Muere Manuel García Ferré.

Pobre Petete...

Via Eldiario.es:

" 29.03.2013 | Agencias

El dibujante español Manuel García Ferré, padre de personajes de historieta y dibujos animados como Petete, Calculín e Hijitus, falleció este viernes en Buenos Aires, durante una intervención quirúrgica. El dibujante, de 83 años, estaba siendo sometido a una operación cardíaca en el Hospital Alemán, de la capital argentina, según informaron sus familiares a medios locales.

Nacido en Almería, en 1929, García Ferré, que emigró a Argentina en 1947, contaba entre sus personajes más conocidos con Petete un pingüino de la Patagonia con un gorro de lana con pompón y un chupete. Este pingüino era el protagonista de El libro gordo de Petete, que se hizo famoso en los años setenta y ochenta en Latinoamérica y España gracias a la televisión, aunque en su origen se público en formato de fascículos junto a una revista.

García Ferré inició su labor profesional en agencias publicitarias a la vez que ingresó en la carrera de Arquitectura en la Universidad de Buenos Aires y dedicaba el tiempo libres a dibujar historietas. En 1952, la célebre revista infantil argentina Billiken incorporó una de sus creaciones, "Pi-Pío", un pajarito que vivía en el pueblo imaginario de Villa Leoncia, sitio donde ubicaría luego su galería de personajes más famosos.

García Ferré creó luego Calculín, un niño intelectual que dio nombre a una revista infantil que se publicó durante tres décadas. En 1967, los personajes de García Ferré llegaron a la televisión con la serie de dibujos animados Hijitus -la primera de la televisión argentina-, un superhéroe con sombrero mágico, programa que se emitió diariamente por el Canal 13 de Buenos Aires, hasta 1974.

El éxito de sus creaciones permitieron a García Ferré desembarcar en el mundo del cine y, así, dirigió los filmes animados Trapito, Mil intentos y un Invento, Ico: el caballito valiente, Corazón, las alegrías de Pantriste y Manuelita. "

30/03/2013 15:36 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Semana de la Ciencia 2012. Museos gratuitos.

Copiando de su pagina:

"—A lo largo de toda la semana habrá entrada gratuita a la Casa de las Ciencias, Domus y Aquarium Finisterrae
—La programación especial incluye el estreno de una nueva sala de experimentación en la Domus y la inauguración de dos exposiciones fotográficas

La Semana de la Ciencia se inicia en los Museos Científicos Coruñeses con siete días de puertas abiertas en la Casa de las Ciencias, Domus y Aquarium Finisterrae. Del 12 al 18 de noviembre de 2012 la entrada será gratuita en los tres museos, días en que los visitantes podrán visitar sus exposiciones y participar en las numerosas experiencias interactivas que proponen estos centros de ciencia.

Además, durante esta Semana de la Ciencia se han programado actividades especiales, como un curso de biotecnología para profesores, nuevas exposiciones fotográficas o el estreno de una sala en la Domus que funcionará como Laboratorio Abierto para grupos escolares.

PROGRAMA COMPLETO

-De lunes a domingo (12 al 18 de noviembre), entrada gratuita en la Casa de las Ciencias, Domus y Aquarium Finisterrae.

- Lunes (12 de noviembre). Estreno de la exposición fotográfica "Pinacoteca de la Ciencia" en la Domus. Compuesta por fotografías científicas del concurso convocado por la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular. Se trata de una selección de las mejores imágenes enviadas por los socios en el último año.

- Jueves (15 de noviembre). Apertura de la exposición de fotografías de naturaleza "Coruñeses", en el Aquarium Finisterrae. El fotógrafo Miguel López Caeiro quiere hacer con esta exposición un homenaje a esa naturaleza tan cercana que sin embargo puede llegar a sorprender a muchos, mostrando bellas perspectivas de lugares como el embalse de Cecebre y sus bosques, los ríos Mandeo y Eume, la Costa da Morte o las islas Sisargas.

-Jueves-Viernes (15 y 16 noviembre). "El mercado del niño trabajador". Obra de teatro-taller sobre el problema de la explotación infantil laboral en el mundo. Una producción de la ONG Intervida dirigida a alumnos de Secundaria de 12 a 16 años, en grupos con reserva previa. A las 10 h en la sala Leonardo da Vinci de la Domus.

 - Sábado (17 de noviembre). Curso para profesores: "La revolución biotecnológica". Primera sesión del Laboratorio abierto de la Domus. Nuevo espacio para la experimentación dirigido a grupos de escolares de edades comprendidas entre los 14 y 18 años. Los participantes podrán analizar y experimentar con diferentes candidatos a vacuna contra la malaria, o participar en la síntesis de una molécula que será parte de un nuevo fármaco para el Parkinson. Los grupos escolares interesados en participar deben realizar una reserva de la actividad previamente."

Curiosamente el super nuevo museo de la ciencia y la tecnologia no parece ser uno de los museos cientificos coruñeses...

Por cierto, cuidado con las visitas al Acuario. Hay cupo. O sea, si esta lleno, hasta que salga gente hay que esperar fuera. Y estamos en epoca de lluvia.

13/11/2012 13:06 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Aaaaandeeeeeleeee

Isabel Vargas Lizano (San Joaquín de Flores, Heredia, Costa Rica, 17 de abril de 1919 - Cuernavaca, Morelos, México, 5 de agosto de 2012),1 conocida artísticamente como Chavela Vargas, fue una cantante de origen costarricense y nacionalidad mexicana, una de las principales figuras del género de la ranchera y pionera entre las intérpretes femeninas.Contenido [ocultar]

Biografía

Aunque Chavela es asociada a México y a su cultura, en realidad nació en Costa Rica: en San Joaquín de Flores, hija de Francisco Vargas y Herminia Lizano, y fue bautizada en la Parroquia de Guadalupe dos meses después, el 15 de julio de 1919 con el nombre María Isabel Anita Carmen de Jesús. Tuvo una infancia difícil; sus padres se desentendieron de ella, quedando al cuidado de unos tíos, y sufrió poliomielitis. En México, país del que obtuvo la nacionalidad, residió por más de siete décadas, y allí falleció.

Chavela destacó en el género de la canción ranchera no solamente por su personalidad y talento, sino también porque fue una pionera. La ranchera es un género musical muy masculino y sensual, cantado generalmente por hombres. Chavela solía cantar canciones normalmente interpretadas por hombres sobre su deseo por las mujeres. Vestía como un hombre, fumaba tabaco, bebía mucho, llevaba pistola y era reconocida por su característico gabán rojo. En una entrevista para la televisión colombiana en el año 2000, expresó abiertamente que era lesbiana.2

Chavela Vargas se trasladó a México cuando tenía 17 años3 y posteriormente adoptó la nacionalidad mexicana. Durante muchos años cantó en las calles hasta que a los treinta se hizo cantante profesional, de la mano de José Alfredo Jiménez, cantante y compositor de sus mayores éxitos. Cuentan que cuando Jiménez falleció, Chavela acudió a su velatorio y se desplomó llorando borracha. Cuando varias personas intentaron retirarla, la viuda de Jiménez las detuvo: «Dejadla, que está sufriendo tanto como yo».

A finales de los años 50 empezó a hacerse popular, en parte gracias a sus actuaciones en Acapulco, meca del turismo internacional. Allí actuó en la fiesta nupcial de Elizabeth Taylor y Mike Todd, y conoció a Ava Gardner. Trabó amistad con los pintores Diego Rivera y Frida Kahlo, por quien se sintió atraída.

Su primer álbum fue publicado en 1961 y desde entonces ha grabado más de ochenta discos.4 Se retiró a finales de los años setenta y regresó en 1991. Reconoció sus problemas con el alcoholismo, que consiguió superar. No volvió a beber en sus últimos veinte años.

Chavela debe parte de su fama a su aparición en varias películas de éxito, bien mediante canciones suyas incluidas en ellas o incluso interpretándolas en persona. El director español Pedro Almodóvar fue uno de sus primeros difusores y contribuyó a su arraigo popular en España. Chavela apareció después en la película de Julie Taymor, Frida, cantando sus clásicos «La llorona» y «Paloma negra», y también apareció en Babel, la multipremiada película de Alejandro González Iñárritu, cantando «Tú me acostumbraste», bolero de Frank Domínguez.

Su relación con México fue agridulce; hasta edad madura no se le permitió actuar en televisión o teatros públicos y labró su fama con actuaciones en pequeños locales, siendo por tanto una figura de culto. Su éxito en España, en parte gracias al apoyo de Almodóvar, le permitió actuar en el mítico Teatro Olympia de París. Allí acudieron a verla Almodóvar y la actriz Jeanne Moreau, quien aunque no sabía español le dijo a Almodóvar: «No hace falta que me traduzcas lo que dice, porque la entiendo perfectamente».

En 2004, a la edad de 85 años, presentó el disco En Carnegie Hall.

Sus últimos años los vivió en Tepoztlán, Morelos, a las faldas del Cerro del Tepozteco con quien ella decía platicar todas las mañanas.

Durante 2009, con motivo de su 90 aniversario, el Gobierno de la Ciudad de México le rindió un homenaje nombrándola ciudadana distinguida. A este evento concurrieron, de manera presencial y a través de video, múltiples personalidades del ámbito artístico, cultural y periodístico de Iberoamérica, entre los que se cuentan la cantautora Julieta Venegas, la intérprete Eugenia León, el escritor Carlos Monsiváis, la periodista Carmen Aristegui y sus amigos Joaquín Sabina y Pedro Almodóvar.

Concierto de Chavela Vargas en 2006, Madrid (España).

En diciembre de 2009, en coautoría con María Cortina, se presentó el libro Las verdades de Chavela, que narra a modo de entrevista, los acontecimientos más trascendentes de la vida de Chavela Vargas. En abril de 2010, a los 91 años de edad, presentó su más reciente material discográfico: Por mi culpa. En el incluyó dúos con sus grandes amigos: Eugenia León, Lila Downs, Joaquín Sabina, La Negra Chagra y Mario Ávila.

En octubre de 2010 se presentó, en el marco de la Feria Internacional del Libro de la Ciudad de México, en un concierto junto con la Negra Chagra y logró reunir en el Zócalo de la ciudad a centenares de personas para el relanzamiento de su libro y disco.

En abril de 2012, con 93 años de edad, lanzó su disco-libro Luna grande, donde revivió, a modo de homenaje, relevantes poemas del escritor español Federico García Lorca y repasa algunos de sus mayores éxitos. En julio del mismo año viajó a España para presentar su último disco en un recital en la Residencia de estudiantes de Madrid. El 12 de julio fue hospitalizada en dicha ciudad por un cuadro de fatiga5 . Se recuperó poco después y emprendió viaje de regreso a México.

El 30 de julio de 2012 fue internada en el hospital Inovamed de la ciudad mexicana de Cuernavaca, con problemas crónicos en corazón, pulmones y riñones. El 5 de agosto de 2012, se dio a conocer su fallecimiento a través de su Twitter oficial.1
[editar]
Reconocimientos

Recibió, entre otros, los siguientes reconocimientos:4
2000: Gran Cruz de Isabel la Católica.
2007: Grammy Latino
Medalla de Oro Universidad Complutense de Madrid.
Medalla al mérito de la Universidad de Alcalá de Henares.
Huésped de Honor de Buenos Aires, Argentina.
2009: ciudadana distinguida de la Ciudad de México.
[editar]
Discografía
El corrido hablado
Piensa en mí, 1991
Boleros, 1991
Colaboró también la banda de sonido de Kika con «Luz de luna», 1993
Sentimiento de México (vol. 1), 1995
De México y del mundo, 1995
Le canta a México, 1995
Colaboró también la banda de sonido de La flor de mi secreto con «En el último trago», 1995
Volver, volver, 1996
Dos (álbum), 1996
Grandes momentos, 1996
Macorina, 1996
Colaboró también la banda de sonido de Carne trémula con «Somos», 1997
Colección de oro, 1999
Con la rondalla del amor de Saltillo, 2000
Para perder la cabeza, 2000
Las 15 grandes de Chavela Vargas, 2000
La dama del poncho rojo, 2001
Grandes éxitos, 2002
Para toda la vida, 2002
Discografía básica, 2002
Antología, 2004
Somos, 2004
Chavela Vargas, 2004
En Carnegie Hall, 2004
La llorona, 2004
Colaboró también la banda de sonido de Babel con Tú me acostumbraste, 2006
Cupaima, 2007
¡Por mi culpa!, 2010
Luna Grande, 2012
[editar]
Canciones conocidas
La llorona
El andariego
Macorina
En el último trago
Un mundo raro
Piensa en mi
Luz de luna
Las Ciudades
Las simples cosas
La Sandunga
El preso número 9
Paloma Negra
No volveré
María Tepozteca
Que te vaya bonito
Arráncame la vida
No soy de aquí, ni soy de allá
[editar]
Véase también
Joaquín Sabina
José Alfredo Jiménez
Javier Solís
Jorge Negrete
Pedro Infante
Antonio Aguilar
Lucha Reyes
Vicente Fernández
Rocío Dúrcal
Lola Beltrán
Alejandro Fernández
Pepe Aguilar
Juan Gabriel
Pedro Fernández (cantante)
[editar]
Referencias
↑ a b «Fallece Chavela Vargas, la mujer que forjó un mito latino». El País (5 de agosto de 2012). Consultado el 5 de agosto de 2012.
↑ TheGully.
↑ La Nación (2009). «Artículo sobre Chavela Vargas».
↑ a b Instituo Nacional de Migración/ Centro de estudios migratorios., ed (2010). 200 mexicanos que nos heredó el mundo. Paralelo 21. pp. 259. ISBN 978 607 7891 02 4. ««Las 200 personalidades incluidas aquí (en esta obra) destacaron por sus notables contribuciones a México. Todas ellas nacieron en el exterior y se arraigaron en el país por diversos motivos y razones....».»
↑ «Esperan que Chavela salga del hospital para agasajarla», artículo en el diario El Universal del 1 de agosto de 2012.

06/08/2012 00:58 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Poesia callejera.

Iba yo fijandome en cartelitos anunciadores de pisos en alquiler cuando vi esto.

* 2012-05-18 20.02.44

Pero no, no era un anuncio, sino poesia callejera :-).

* 2012-05-18 20.02.52

07/06/2012 11:10 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

La muerte de Artemio Cruz.

La muerte de Artemio Cruz:

YO despierto... Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente. Permanezco con los ojos cerrados. Las voces más cercanas no se escuchan. Si abro los ojos, ¿podré escucharlas?... Pero los párpados me pesan: dos plomos, cobres en la lengua, martillos en el oído, una... una como plata oxidada en la respiración. Metálico todo esto. Mineral otra vez. Orino sin saberlo. Quizás —he estado inconsciente, recuerdo con un sobresalto— durante esas horas comí sin saberlo. Porque apenas clareaba cuando alargué la mano y arrojé —también sin quererlo— el teléfono al piso y quedé boca abajo sobre el lecho, con mis brazos colgando: un hormigueo por las venas de la muñeca. Ahora despierto, pero no quiero abrir los ojos. Aunque no quiera: algo brilla con insistencia cerca de mi rostro. Algo que se reproduce detrás de mis párpados cerrados en una fuga de luces negras y círculos azules. Contraigo los músculos de la cara, abro el ojo derecho y lo veo reflejado en las incrustaciones de vidrio de una bolsa de mujer. Soy esto. Soy esto. Soy este viejo con las facciones partidas por los cuadros desiguales del vidrio. Soy este ojo. Soy este ojo. Soy este ojo surcado por las raíces de una cólera acumulada, vieja, olvidada, siempre actual. Soy este ojo abultado y verde entre los párpados. Párpados. Párpados. Párpados aceitosos. Soy esta nariz. Esta nariz. Esta nariz. Quebrada. De anchas ventanas. Soy estos pómulos. Pómulos. Donde nace la barba cana. Nace. Mueca. Mueca. Mueca. Soy esta mueca que nada tiene que ver con la vejez o el dolor. Mueca. Con los colmillos ennegrecidos por el tabaco. Tabaco. Tabaco. El vahovahovaho de mi respiración opaca los cristales y una mano retira la bolsa de la mesa de noche.
—Mire, doctor: se está haciendo...
—Señor Cruz...
—¡Hasta en la hora de la muerte debía engañarnos!
No quiero hablar. Tengo la boca llena de centavos viejos, de ese sabor. Pero abro los ojos un poco y entre las pestañas distingo a las dos mujeres, al médico que huele a cosas asépticas: de sus manos sudorosas, que ahora palpan debajo de la camisa mi pecho, asciende un pasmo de alcohol ventilado. Trato de retirar esa mano.
—Vamos, señor Cruz, vamos...
No, no voy a abrir los labios: o esa línea arrugada, sin labios, en el reflejo del vidrio. Mantendré los brazos alargados sobre las sábanas. Las cobijas me llegan hasta el vientre. El estómago... ah... Y las piernas permanecen abiertas, con ese artefacto frío entre los muslos. Y el pecho sigue dormido, con el mismo hormigueo sordo que siento... que... que sentía cuando pasaba mucho tiempo sentado en el cine. Mala circulación, eso es. Nada más. Nada más. Nada grave. Nada más grave. Hay que pensar en el cuerpo. Agota pensar en el cuerpo. El propio cuerpo. El cuerpo unido. Cansa. No se piensa. Está. Pienso, testigo. Soy, cuerpo. Queda. Se va... se va... se disuelve en esta fuga de nervios y escamas, de celdas y glóbulos dispersos. Mi cuerpo, en el que este médico mete sus dedos. Miedo. Siento el miedo de pensar en mi propio cuerpo.¿Y el rostro? Teresa ha retirado la bolsa que lo reflejaba. Trato de recordarlo en el reflejo; era un rostro roto en vidrios sin simetría, con el ojo muy cerca de la oreja y muy lejos de su par, con la mueca distribuida en tres espejos circulantes. Me corre el sudor por la frente.
Cierro otra vez los ojos y pido, pido que mi rostro y mi cuerpo me sean devueltos. Pido, pero siento esa mano que me acaricia y quisiera desprenderme de su tacto, pero carezco de fuerzas.
—¿Te sientes mejor?
No la veo a ella. No veo a Catalina. Veo más lejos. Teresa está sentada en el sillón. Tiene un periódico abierto entre las manos. Mi periódico. Es Teresa, pero tiene el rostro escondido detrás de las hojas abiertas.
—Abran la ventana.
—No, no. Puedes resfriarte y complicarlo todo.
—Déjalo, mamá. ¿No ves que se está haciendo?
Ah. Huelo ese incienso. Ah. Los murmullos en la puerta. Llega con ese olor de incienso y faldones negros, con el hisopo al frente, a despedirme con todo el rigor de una advertencia. Jé, cayeron en la trampa.
—¿No ha llegado Padilla?
—Sí. Está allí fuera.
—Que pase él.
—Pero...
—Que pase antes Padilla.
Ah, Padilla, acércate. ¿Trajiste la grabadora? Si sabes lo que te conviene, la habrás traído aquí como la llevabas todas las noches a mi casa de Coyoacán. Hoy, más que nunca, querrás darme la impresión de que todo sigue igual. No perturbes los ritos, Padilla. Ah sí, te acercas. Ellas no quieren.
—Acércate, hijita, que te reconozca. Dile tu nombre.
—Yo soy... soy Gloria...
Si sólo distinguiera mejor su rostro. Si sólo distinguiera mejor su mueca. Debe darse cuenta de este olor de escamas muertas; debe mirar este pecho hundido, esta barba gris y revuelta, este fluido incontenible de la nariz, estos...
La alejan de mí.
El médico me toma el pulso.
—Debo consultar con mis colegas.
Catalina me roza la mano con la suya. Qué inútil caricia. No la veo bien, pero trato de fijar mi mirada en la suya. La retengo. Tomo su mano helada.
—Esa mañana lo esperaba con alegría. Cruzamos el río a caballo.
—¿Qué dices? No hables. No te canses. No te entiendo.
—Quisiera regresar allá, Catalina. Qué inútil.
Sí: el cura se hinca junto a mí. Murmura sus palabras. Padilla enchufa la grabadora. Escucho mi voz, mis palabras. Ay con un grito. Ay, grito. Ay, sobreviví. Son dos médicos que se asoman a la puerta. Yo sobreviví. Regina, me duele, me duele, Regina, me doy cuenta de que me duele. Regina. Soldado. Abrácenme; me duele. Me han clavado un puñal largo y frío en el estómago, hay alguien, hay otro que me ha clavado un acero en las entrañas: huelo ese incienso y estoy cansado. Yo dejo que hagan. Que me levanten pesadamente, mientras gimo. No les debo la vida a ustedes. No puedo, no puedo, no elegí, el dolor me dobla la cintura, me toco los pies helados, no quiero esas uñas azules, mis nuevas uñas azules, aaaahaaaay, yo sobreviví: ¿qué hice ayer?: si pienso en lo que hice ayer no pensaré más en lo que está pasando. Ese es un pensamiento claro. Muy claro. Piensa ayer. No estás tan loco; no sufres tanto; pudiste pensar eso. Ayer ayer ayer. Ayer Artemio Cruz voló de Hermosillo a México. Sí. Ayer Artemio Cruz... Antes de enfermarse, ayer Artemio Cruz... No, no se enfermó. Ayer Artemio Cruz estaba en su despacho y se sintió muy enfermo. Ayer no. Esta mañana. Artemio Cruz. No enfermo no. No Artemio Cruz no. Otro. En un espejo colocado frente a la cama del enfermo. El otro. Artemio Cruz. Su gemelo. Artemio Cruz está enfermo. El otro. Artemio Cruz está enfermo: no vive: no, vive. Artemio Cruz vivió. Vivió durante algunos años... Años no añoró: años no no. Vivió durante algunos días. Su gemelo. Artemio Cruz. Su doble. Ayer Artemio Cruz, el que sólo vivió algunos días antes de morir ayer Artemio Cruz... que soy yo... y es otro... ayer...
TÚ, ayer, hiciste lo mismo de todos los días. No sabes si vale la pena recordarlo. Sólo quisieras recordar, recostado allí, en la penumbra de tu recámara, lo que va a suceder: no quieres prever lo que ya sucedió. En tu penumbra, los ojos ven hacia adelante; no saben adivinar el pasado. Sí; ayer volarás desde Hermosillo, ayer nueve de abril de 1959, en el vuelo regular de la Compañía Mexicana de Aviación que saldrá de la capital de Sonora, donde hará un calor infernal, a las 9:55 de la mañana y llegará a México, D.F., a las 16:30 en punto. Desde la butaca del tetramotor, verás una ciudad plana y gris, un cinturón de adobe y techos de lámina. La azafata te ofrecerá un chicle envuelto en celofán —recordarás eso en particular, porque será (debe ser, no lo pienses todo en futuro desde ahora) una chica muy guapa y tú siempre tendrás buen ojo para eso, aunque tu edad te condene a imaginar las cosas más que a hacerlas (usas mal las palabras: claro, nunca te sentirás condenado a eso, aunque sólo puedas imaginarlo): el anuncio luminoso —No Smoking, Fasten Seat Belts— se encenderá en el momento en el que el avión, al entrar al Valle de México, descienda abruptamente, como si perdiera el poder de mantenerse en el aire delgado y en seguida se inclinará hacia la derecha y caerán bultos, sacos, maletines y se levantará un grito común, entrecortado por un sollozo bajo y las llamas comenzarán a chisporrotear hasta que el cuarto motor, sobre el ala derecha, se detenga y todos sigan gritando y sólo tú te mantengas sereno, inmóvil, mascando tu chicle y observando las piernas de la azafata que correrá por el pasillo apaciguando a los pasajeros. El sistema interno con el que el motor combate el fuego funcionará y el avión aterrizará sin dificultad, pero nadie se habrá dado cuenta de que sólo tú, un viejo de setenta y un años, mantuvo la compostura. Tú te sentirás orgulloso de ti mismo, sin demostrarlo. Pensarás que has hecho tantas cosas cobardes que el valor te resulta fácil. Sonreirás y te dirás que no, no, no es una paradoja: es la verdad y, acaso, hasta una verdad general. El viaje a Sonora lo habrás hecho en un automóvil —Volvo 1959, placas DF 712— porque algunos personajes del gobierno habrían pensado ponerse muy pesados y tú deberías recorrer todo ese camino a fin de asegurarte de la lealtad de esa cadena de funcionarios a los que has comprado —comprado, sí, no te engañarás con tus palabras de aniversario: los convenceré, los persuadiré: no, los comprarás— para que le cobren alcabalas —otra palabra fea— a los transportadores de pescado entre Sonora, Sinaloa y el Distrito Federal: tú les darás el diez por ciento a los inspectores y el pescado llegará a la ciudad encarecido por esa cadena de intermediarios y tú recibirás una utilidad veinte veces superior al valor original del producto. Te empeñarás en recordarlo y cumplirás tu deseo, aunque todo esto te parezca materia de una nota roja en tu periódico y pienses que, en realidad, pierdes el tiempo recordándolo. Pero insistirás, seguirás adelante. Insistirás. Quisieras recordar otras cosas, pero sobre todo, quisieras olvidar el estado en que te encuentras. Te disculparás. No te encuentras. Te encontrarás. Te traerán desmayado a tu casa; te desplomarás en tu oficina, vendrá el doctor y dirá que habrá que esperar algunas horas para dar el diagnóstico. Vendrán otros médicos. No sabrán nada, no entenderán nada. Pronunciarán palabras difíciles. Y tú querrás imaginarte a ti mismo. Como un odre vacío y arrugado. Te temblará la barbilla, te olerá mal la boca, te olerán mal las axilas, te apestará todo entre las piernas. Estarás tirado allí, sin bañar, sin afeitar: serás un depósito de sudores, nervios irritados y funciones fisiológicas inconscientes. Pero insistirás en recordar lo que pasará ayer. Te trasladarás del aeropuerto a tu oficina y recorrerás una ciudad impregnada de gases de mostaza, porque la policía acabará de disolver esa manifestación en la plaza del Caballito. Consultarás con tu jefe de redacción las cabezas de la primera plana, los editoriales y las caricaturas y te sentirás satisfecho. Recibirás la visita de tu socio norteamericano, le harás ver los peligros de estos mal llamados movimientos de depuración sindical. Después pasará a la oficina tu administrador, Padilla, y te dirá que los indios andan agitando y tú, a través de Padilla, le mandarás decir al comisario ejidal que los meta en cintura, que al fin para eso le pagas. Trabajarás mucho ayer en la mañana. Estará a verte el representante de ese benefactor latinoamericano y tú obtendrás que aumenten el subsidio a tu periódico. Llamarás a la cronista de sociales y le ordenarás que meta en su columna una calumnia sobre ese Couto que te está dando guerra en los negocios de Sonora. ¡Harás tantas cosas! Y luego te sentarás con Padilla a contar tus haberes. Eso te divertirá mucho. Todo un muro de tu despacho estará cubierto por ese cuadro que indica la extensión de y las relaciones entre los negocios manejados: el periódico, las inversiones en bienes raíces —México, Puebla, Guadalajara, Monterrey, Culiacán, Hermosillo, Guaymas, Acapulco—, los domos de azufre en Jáltipan, las minas de Hidalgo, las concesiones madereras en la Tarahumara, la participación en la cadena de hoteles, la fábrica de tubos, el comercio del pescado, las financieras de financieras, la red de operaciones bursátiles, las representaciones legales de compañías norteamericanas, la administración del empréstito ferrocarrilero, los puestos de consejero en instituciones fiduciarias, las acciones en empresas extranjeras —colorantes, acero, detergentes— y un dato que no aparece en el cuadro: quince millones de dólares depositados en bancos de Zurich, Londres y Nueva York. Encenderás un cigarrillo a pesar de las advertencias del médico, y le repetirás a Padilla los pasos que integraron esa riqueza. Préstamos a corto plazo y alto interés a los campesinos del estado de Puebla, al terminar la revolución; adquisición de terrenos cercanos a la ciudad de Puebla, previendo su crecimiento; gracias a una amistosa intervención del Presidente en turno, terrenos para fraccionamientos en la ciudad de México; adquisición del diario metropolitano; compra de acciones mineras y creación de empresas mixtas mexicano-norteamericanas en las que tú figuraste como hombre de paja para cumplir con la ley; hombre de confianza de los inversionistas norteamericanos; intermediario entre Chicago, Nueva York y el gobierno de México; manejo de la bolsa de valores para inflarlos, deprimirlos, vender, comprar a tu gusto y utilidad; jauja y consolidación definitivas con el presidente Alemán: adquisición de terrenos ejidales arrebatados a los campesinos para proyectar nuevos fraccionamientos en ciudades del interior, concesiones de explotación de madera. Sí —suspirarás y le pedirás un fósforo a Padilla—, veinte años de confianza, de paz social, de colaboración de clases; veinte años de progreso, después de la demagogia de Lázaro Cárdenas, veinte años de protección a los intereses de la empresa, de líderes sumisos, de huelgas rotas. Y entonces te llevarás las manos al vientre y tu cabeza de canas crespas, de rostro aceitunado, pegará huecamente sobre el cristal de la mesa y otra vez, ahora tan cerca, verás ese reflejo de tu mellizo enfermo, mientras todos los ruidos huyan, riendo, fuera de tu cabeza y el sudor de toda esa gente te rodee, la carne de toda esa gente te sofoque, te haga perder el conocimiento. El gemelo reflejado se incorporará al otro, que eres tú, al viejo de setenta y un años que yacerá, inconsciente, entre la silla giratoria y el gran escritorio de acero: y estarás aquí y no sabrás cuáles datos pasarán a tu biografía y cuáles serán callados, escondidos. No lo sabrás. Son datos vulgares y no serás el primero ni el único con semejante hoja de servicios. Te habrás dado gusto. Ya habrás recordado eso. Pero recordarás otras cosas, otros días, tendrás que recordarlos. Son días que lejos, cerca, empujados hacia el olvido, rotulados por el recuerdo —encuentro y rechazo, amor fugaz, libertad, rencor, fracaso, voluntad— fueron y serán algo más que los nombres que tú puedas darles: días en que tu destino te perseguirá con un olfato de lebrel, te encontrará, te cobrará, te encarnará con palabras y actos, materia compleja, opaca, adiposa tejida para siempre con la otra, la impalpable, la de tu ánimo absorbido por la materia: amor de membrillo fresco, ambición de uñas que crecen, tedio de la calvicie progresiva, melancolía del sol y el desierto, abulia de los platos sucios, distracción de los ríos tropicales, miedo de los sables y la pólvora, pérdida de las sábanas oreadas, juventud de los caballos negros, vejez de la playa abandonada, encuentro del sobre y la estampilla extranjera, repugnancia del incienso, enfermedad de la nicotina, dolor de la tierra roja, ternura del patio en la tarde, espíritu de todos los objetos, materia de todas las almas: tajo de tu memoria, que separa las dos mitades: soldadura de la vida, que vuelve a unirlas, disolverlas, perseguirlas, encontrarlas: la fruta tiene dos mitades: hoy volverán a unirse: recordarás la mitad que dejaste atrás: el destino te encontrará: bostezarás: no hay que recordar: bostezarás: las cosas y sus sentimientos se han ido deshebrando, han caído fracturadas a lo largo del camino: allá, atrás, había un jardín: si pudieras regresar a él, si pudieras encontrarlo otra vez al final: bostezarás: no has cambiado de lugar: bostezarás: estás sobre la tierra del jardín, pero las ramas pálidas niegan las frutas, el cauce polvoso niega las aguas: bostezarás: los días serán distintos, idénticos, lejanos, actuales: pronto olvidarán la necesidad, la urgencia, el asombro: bostezarás: abrirás los ojos y las verás allí, a tu lado, con esa falsa solicitud: murmurarás sus nombres: Catalina, Teresa: ellas no acabarán de disimular ese sentimiento de engaño y violación, de desaprobación irritada, que por necesidad deberá transformarse, ahora, en apariencia de preocupación, afecto, dolor: la máscara de la solicitud será el primer signo de ese tránsito que tu enfermedad, tu aspecto, la decencia, la mirada ajena, la costumbre heredada, les impondrá: bostezarás: cerrarás los ojos: bostezarás: tú, Artemio Cruz, él: creerás en tus días con los ojos cerrados:

16/05/2012 10:19 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

¿Y del Codice?

A todo esto, ¿se sabe algo del robado y perdido Codice Calixtinus?

* 2012-04-13 14.19.02

¿O ya nos hemos olvidado de el ahora que casi ha terminado la Liga?

14/05/2012 10:32 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

De lectores electronicos y libros en España.

Leo en EL Mundo lo que parece un totalmente neutral y periodistico articulo sobre la "pirateria" de libros electronicos. Echemosle un ojo:

" Repasamos los últimos datos sobre el fenómeno y buscamos los nuevos modelos del libro digital que se postulan como alternativa


DANIEL ARJONA | Publicado el 23/03/2012
Primero llegó la crisis económica y su parejo descenso del consumo, luego irrumpió el libro digital, a continuación comenzaron a extinguirse una a una las ayudas al libro... y además, la piratería. La industria editorial sufre tremendas mutaciones y navega atropelladamente hacia el futuro abordada a babor y estribor, nos dicen, por hordas de piratas. Repasamos los últimos datos sobre el fenómeno, sus motivaciones y, sobre todo, buscamos los nuevos modelos del libro digital que se postulan como alternativa.

En España no se pagan la mitad de los libros que se adquieren. Un 49’3%, según el último informe de IDC y Nielsen. Tal es el dato desnudo. ¿Promoción suicida? ¿Milagro cultural? Piratería. El valor ( ¿valor o coste? :-) ) de los libros descargados de la red sin pasar por caja se elevaría a los 793’2 millones en el primer semestre de 2011. Dato más que relevante cuando se compara con la facturación global del libro: 839 millones de euros en 2010 según Comercio Interior ( curioso, ¿por que no compararlo con la misma epoca y no un año anterior? ). Los editores amenazan con irse del país, y algunos escritores, como Lucía Etxebarria, con dejar de escribir  ( no caera esa breva ;-) ). Y la popularización de los lectores ( electronicos, no nosotros, los lectores ) sólo acaba de empezar. 

 En el año 2011 se vendieron 280.000 dispositivos pero sólo se descargaron legalmente 220.000 libros electrónicos, es decir, ni una descarga por lector vendido, tal vez por la escasa oferta. Según la agencia del ISBN, de 103.000 títulos editados sólo un 17% -17.843 obras- fueron ebooks. Y el último Barómetro del Gremio de Editores ( neutralisimo e imparcial en este tema, sin duda alguna ) recoge que el 73% de los encuestados declararon bajarse libros gratis de Internet. Casi el 4% se hizo ya con su ereader, un 129% más con respecto a 2010. 

La isla tortuga editorial
 Apenas dos semanas después de lograr finalmente asaltar el BOE, la llamada Ley Sinde ya empieza a cartografiar con su catalejo la Isla Tortuga editorial ( esto es pura poesia y lo demas son tonterias :-) ). Cedro acaba de comunicar que denunciará a los diez sitios “más perjudiciales”, de los cien que ya dice haber identificado, ante la Sección Segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual. Se trataría tanto de webs que acogen libros protegidos como que los enlazan. Fuentes de Cedro explican que están muy satisfechas con la nueva ley pero reclaman “otras iniciativas, legales, y de concienciación”. Desde Cedro no citan cuáles serán los sitios denunciados pero en su lista podrían perfectamente figurar los activísimos quedelibros.com o librosgratis.org. Hay más. 

 Introduzca “Libros gratis” en Google y el algoritmo le devolverá 4.140.000 resultados. Pierda unos minutos más y localizará decenas de páginas que ofrecen miles de libros en descarga gratuita, en todos los formatos, y con los títulos que gobiernan las listas de más vendidos bien destacados. Los que tienen su equivalente legal de descarga de pago pero también los que no. No en vano, piratear un libro de tamaño medio (unas 300 páginas) es un proceso rápido y sencillo ya estandarizado: escaneo, OCR, revisión y conversión no toman más de media hora ( este periodista no ha escaneado un libro en su vida. O eso, o sus revisiones de textos de 300 paginas tienen que ser superminuciosas :-) ). 

 ¿Y cuáles son los autores y títulos más descargado sin pasar por caja? No es fácil saberlo. Rastreando entre la maraña de sitios y en The Pirate Bay, la web madre de todos los piratas ( por cierto, ¿sigue siendo injuria usar un sustantivo injurioso para quien practica una practica que los jueces españoles dicen que no incumple ninguna Ley española? Por curiosidad, mas que nada... ), nos topamos con sorprendentes resultados. Los primeros de la lista son en su mayoría libros técnicos y de consulta, de autoayuda, el Kamasutra ( bueno, tecnicamente si es un libro tecnico :-) ), Harry Potter y Los juegos del hambre de Suzanne Collins. Y los autores españoles más bajados son Carlos Zafón, Pérez Reverte, Javier Marías y Eduardo Punset. 

Parece un lugar común afirmar en los últimos tiempos que la industria se lo ha ganado a pulso, que los titubeos de los grandes sellos a la hora de responder con firmeza a la amenaza (bajando precios, por ejemplo) les ha sorprendido con la guardia baja ante el desembarco de gigantes como Amazon que han sabido competir, a veces con tal agresividad, que sus contrincantes han respondido con maniobras de dudosa legalidad. La pasada semana, el Departamento de Justicia de EE.UU. anunció su intención de demandar por vulneración de la competencia a cinco grandes sellos editoriales (Simon & Schuster, Penguin, Harper Collins, Hachette, y Macmillan) que, en connivencia con Apple, habrían acordado fijar el precio de los libros para hacer frente a los precios mínimos de la Kindle Store.

Amazon ha recuperado además una práctica hasta ahora residual, la autoedición a través de su sistema KDP, que ha desatado una explosión de desconocidos autores que escriben y lo suben a la web del gigante por su propia cuenta, prescindiendo de editores. Algunos incluso han realizado un extraño periplo inverso al ser fichados después por grandes editoriales como Edicciones B ( sic ) y su sello B de Books. 

Desconocidos y no tanto. El veterano escritor y periodista Ignacio Carrión acaba de lanzar así Tomates para mi viejo, una novela que vende a 2’68 euros quedándose con el 70%. “Me quemaba en las manos después de un año vegetando en una agencia en dónde había gustado pero no se decían a sacarla, así que me lancé a probar este sistema tan barato y veloz. Lo siento, pero el mundo editorial debe ser razonable y de no ser así, yo no estoy para resucitarlo”.

 Claudio López Lamadrid, editor de Mondadori, asume que “el negocio del libro tal como lo conocíamos hasta ahora está agotado” y defiende que “a la piratería se le combate, a) facilitando el acceso a todos los contenidos y en todos los sistemas, y b) ofreciéndolos a un precio competitivo”. Pero no se fía de las cifras: “No pongo en cuestión la existencia problemática de la piratería, pero sí que cuestiono, y mucho, las cifras y la utilización que hace de éstas el gremio. Si ya cuesta saber cuántos ejemplares se descargan legalmente, ¿cómo conocen con tanta exactitud los datos de las descargas ilegales?” ( oño, uno que razona :-) ). Sigrid Kraus, de Salamandra, sello del muy pirateado Harry Potter, ve a la industria en peligro y ha exigido públicamente al Gobierno instumentos contra la impunidad del pirata y un acuerdo inmediato entre editores y agentes ( Operacion Atalanta, tal vez? :-) ) . Los sellos coinciden en que mientras no se equipare el IVA del ebook (18%) con el de sus hermanos de papel (4%), no bajarán los precios ( Si, ya. Que me creo yo que esa bajada del IVA iria a baja rlos precios y no a aumentar los beneficios. Vamos, que esto es España ). 

Nuevos modelos
Merece la pena adoptar una visión positiva que se pregunte: ¿qué iniciativas y modelos en el bullicioso mercado del libro electrónico en nuestro país se ofrecen ya como alternativas ganadoras a la piratería? ¿Quienes comienzan a manejar las claves que urge reconocer para ganar una batalla a cuya finalización nada será igual que antes? ¿Existe, por ejemplo, un spotify de los libros?

De hecho sí, aunque aún en estado de larva. Se llama 24symbols y tiene división española. Su funcionamiento se asemeja al de su modelo musical: libros en streaming alojados y leídos en la nube, sin mediar des carga, y accesibles previo pago de una suscripción. Basta abrirse una cuenta y acceder a un catálogo de 5.000 títulos de manera gratuita, pero con publicidad y ciertas limitaciones, o pagar una cuota de 5 euros/mes para disfrutar de un servicio de mayor calidad (más catálogo, sin publicidad y sin necesidad de conexión a Internet).

De pirata a cliente
Como señala David Sánchez, uno de los socios de 24symbols, su apuesta por la opción de lectura gratuita “es la mejor estrategia comercial posible para captar a un usuario que no pensaba pagar por una descarga. Nuestra arma es enganchar a ese lector y enamorarle con un servicio de calidad para que acabe pagando una suscripción. ¿Dónde está el riesgo si el que esté buscando gratis el contenido por la red es muy posible que lo esté encontrando ya?”. Y es que el pirata, asegura Sánchez, podría mutar, de la noche a la mañana, en cliente: “Si entendemos como pirata al que se lucra con el esfuerzo ajeno no hay disculpa posible, sin piedad con él. Pero al lector que se descarga gratuitamente un libro lo inteligente es tratarlo como un cliente potencial, y no como un enemigo a perseguir”.

Espacio aparte merece el nacimiento de multitud de pequeños sellos que, sin miedo a los piratas, sólo editan en digital y sin sistemas anticopia, algunos obra descatalogada pero otros también nueva. Como hace Sigueleyendo.

Sigueleyendo publica textos originales “y esa”, explica su promotora, Cristina Fallarás, “es una apuesta decidida por el respeto a lo digital, que no es un cajón donde cabe todo lo que se desechó en el pasado. Al ser libros sólo digitales, están pensados para el consumo digital. Volúmenes que, por su extensión o su hechura, sería difícil que cupieran en los actuales modos industriales del papel. Nuestro catálogo de firmas se nutre de aquellos autores que consideramos notables, y no ofrecemos ni falsas autoediciones ni material de relleno. A los autores les damos un porcentaje de la venta que consideramos justo, pues son el eje de todo este negocio. El eje junto con el lector, a quien ofrecemos precios ajustados (entre 1 y 5 euros). Además, renovamos el tradicional pacto de complicidad con el lector, dinamitado a base de suspicacias, protecciones, DRMs y cortapisas. Nosotros no protegemos nuestros libros”.

Otro sello digital destacable por lo excéntrico de su propuesta es Musa a las 9, al ofrecer una división de poesía (Piedra de la locura), algo no muy frecuente en formatos digitales, y preparan una colección de ensayo y otra de clásicos para un público académico, con obras difíciles de encontrar y de nueva edición. También brindan, por supuesto, narrativa contemporánea en su Biblioteca Brodie.

Poesía digital
Leonor Medel, una de las artífices de Musa a las 9, destaca la defensa de los derechos de autor como columna central de su proyecto, clave para el saneamiento legal de una industria editorial que achique el espacio de los piratas: “Las reacciones de la industria muchas veces no parecen responder al presente que vivimos, pero, si cada vez que alguien arriesga con una nueva propuesta de descargas legales, tenemos a todo un sector buscando la manera de reventar un modelo que protege la propiedad intelectual para lucrarse a costa del trabajo de los demás, bajo la falsa apariencia de la gratuidad, se plantea un problema que debemos solucionar. Nosotros evitamos el DRM, bajamos precios, pensamos en nuevas formas de facilitar el acceso y tratamos de ofrecer contenidos exclusivos y de calidad”.

Ejemplo innovador y a la vez expresivo de las contradicciones actuales que fusiona editorial y librería digital es Luarna. Como sello editor de ebooks ofrece títulos muy baratos sin ningún tipo de protección o DRM. Como e-librería venden títulos también de otras editoriales a través de agregadoras bien conocidas como Libranda y Publidisa ciñéndose a las condiciones que los grandes imponen: precios altos y Adobe DRM como sistema de protección ( ¿Y cuales son las diferencias entre ambos canales de venta? Seria interesante conocerlas ). Antonio Quirós se lamenta de que en las circunstancias actuales apenas se les permita diferenciarse: “Tenemos una ley del libro que marca cosas como el precio fijo que dificultan la competencia. Nosotros siempre hemos dicho que hay tres claves para que los ebooks se difundan: precios adecuados, sistemas de protección no intrusivos y amplia oferta de contenidos”. 

La veterana Libros en Red, con once años ya de historia, es otro ejemplo de librería y editorial digital que apuesta por la calidad del ebook, tan dejada de mano en el proceso masivo por el que los sellos están trasvasando su fondo de papel a digital sin observar en más ocasiones de las deseables, un mínimo cuidado. Ivana Basset explica que su papel debe ser “agregar valor a los textos que escriben los autores. Cualquiera puede convertir un word en un PDF y subirlo a Internet. Nosotros buscamos aportar calidad y riqueza al texto original por distintas vías: el trabajo en el texto para que esté correcto, sea claro y resulte placentero de leer; el diseño profesional de la cubierta; la diagramación y configuración necesarias para que, como archivos, los libros puedan leerse en los soportes más usados del momento (tabletas, teléfonos inteligentes, Kindle...)". "

25/03/2012 22:29 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Leetela ya.

Posiblemente los fragmentos escojidos ven una idea sesgada de esa Constitucion de la que todos hablan bien y que ignoro si conocen ( como los billetes de 500 € ). Asi que, ya sabes.

LEETELA.

Y de paso, las otras tambien.

19/03/2012 11:55 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Firmando.

Cádiz, 18 de Marzo de 1812.--Vicente Pascual, Diputado por la ciudad de Teruel,
presidente.--(Siguen las firmas de los Sres. Diputados)--José María Gutiérrez de Terán,
Diputado por Nueva España, secretario.—José Antonio Navarrete, Diputado por el Perú,
secretario.—José de Zorraquin, Diputado por Madrid, secretario.—Joaquín Díaz Caneja,
Diputado por León, secretario.”
Por tanto, mandamos a todos los españoles nuestros súbditos, de cualquiera clase y
condición que sean, que hayan y guarden la Constitución inserta, como ley fundamental
de la Monarquía, y mandamos asimismo a todos los Tribunales, Justicias, Jefes,
Gobernadores y demás Autoridades, así civiles como militares y eclesiásticos, de
cualquiera clase y dignidad, que guarden y hagan guardar, cumplir y ejecutar la misma
Constitución en todas sus partes.
Tendréislo entendido y dispondréis lo necesario a su cumplimiento, haciéndolo imprimir,
publicar y circular.—Joaquín de Mosquera y Figueroa, presidente.—Juan
Villavicencio.—Ignacio Rodríguez de Rivas.—El Conde del Abisbal.
En Cádiz a 19 de Marzo de 1812.—A. D. Ignacio de la Pezuela.

19/03/2012 11:53 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Libertad de expresion.

Art. 371.
Todos los españoles tienen libertad de escribir, imprimir y publicar sus ideas políticas sin
necesidad de licencia, revisión o aprobación alguna anterior a la publicación, bajo las
restricciones y responsabilidad que establezcan las leyes.

19/03/2012 11:50 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Educacion para la ciudadania.

Art. 366.
En todos los pueblos de la Monarquía se establecerán escuelas de primeras letras, en las
que se enseñará a los niños a leer, escribir y contar, y el catecismo de la religión católica,
que comprenderá también una breve exposición de las obligaciones civiles.

19/03/2012 11:49 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Contribuyendo.

Art. 338.
Las Cortes establecerán o confirmarán anualmente las contribuciones, sean directas o
indirectas, generales, provinciales o municipales, subsistiendo las antiguas, hasta que se
publique su derogación o la imposición de otras.

Art. 339.
Las contribuciones se repartirán entre todos los españoles con proporción a sus
facultades, sin excepción ni privilegio alguno.

19/03/2012 11:48 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Igualdad ante los tribunales.

Art. 248.
En los negocios comunes, civiles y criminales no habrá más que un solo fuero para toda
clase de personas.

Art. 249.
Los eclesiásticos continuarán gozando del fuero de su estado, en los términos que
prescriben las leyes o que en adelante prescribieren.

Art. 250.
Los militares gozarán también de fuero particular, en los términos que previene la
ordenanza o en adelante previniere.

19/03/2012 11:44 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Formando el Consejo de Estado.

Art. 231.
Habrá un Consejo de Estado compuesto de cuarenta individuos, que sean ciudadanos en
el ejercicio de sus derechos, quedando excluidos los extranjeros, aunque tengan carta de
ciudadanos.

Art. 232.
Estos serán precisamente en la forma siguiente, a saber: cuatro eclesiásticos, y no más,
de conocida y probada ilustración y merecimiento, de los cuales dos serán Obispos;
cuatro Grandes de España, y no más, adornados de las virtudes, talento y conocimientos
necesarios, y los restantes serán elegidos de entre los sujetos que más se hayan
distinguido por su ilustración y conocimientos, o por sus señalados servicios en alguno de
los principales ramos de la administración y gobierno del Estado. Las Cortes no podrán
proponer para estas plazas a ningún individuo que sea Diputado de Cortes al tiempo de
hacerse la elección. De los individuos del Consejo de Estado, doce, a lo menos, serán
nacidos en las provincias de Ultramar.

19/03/2012 11:43 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Del Rey y sus dineros.

Art. 213.
Las Cortes señalarán al Rey la dotación anual de su casa, que sea correspondiente a la
alta dignidad de su persona.

Art. 214.
Pertenecen al Rey todos los Palacios Reales que han disfrutado sus predecesores, y las
Cortes señalarán los terrenos que tengan por conveniente reservar para el recreo de su
persona.

Art. 215.
Al Príncipe de Asturias, desde el día de su nacimiento, y a los
Infantes e Infantas, desde que cumplan siete años de edad, se asignará por las Cortes,
para sus alimentos, la cantidad anual correspondiente a su respectiva dignidad.

Art. 216.
A las Infantas, para cuando casaren, señalarán las Cortes la cantidad que estimen en
calidad de dote, y entregada ésta, cesarán los alimentos anuales.

Art. 217.
A los Infantes, si casaren mientras residan en las Españas, se les continuarán los
alimentos que les estén asignados, y si casaren y residieren fuera, cesarán los alimentos,
y se les entregará por una vez la cantidad que las Cortes señalen.

Art. 218.
Las Cortes señalarán los alimentos anuales que hayan de darse a la
Reina viuda.

Art. 219. Los sueldos de los individuos de la Regencia se tomarán de la dotación
señalada a la casa del Rey.

Art. 220. La dotación de la casa del Rey y los alimentos de su familia, de que hablan los
artículos precedentes, se señalarán por las Cortes al principio de cada reinado, y no se
podrán alterar durante él.

Art. 221. Todas estas asignaciones son de cuenta de la tesorería nacional, por la que
serán satisfechas al administrador que el Rey nombrare, con el cual se entenderán las
acciones activas y pasivas que por razón de intereses puedan promoverse.

19/03/2012 11:42 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Igualdad y matrimonio.

Art. 183.
Cuando la Corona haya de recaer inmediatamente o haya recaído en hembra, no podrá
ésta elegir marido sin consentimiento de las Cortes, y si lo contrario hiciere, se entiende
que abdica la Corona.

Art. 184.
En el caso en que llegue a reinar una hembra, su marido no tendrá autoridad ninguna
respecto del Reino, ni parte alguna en el Gobierno.

19/03/2012 11:40 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Regias limitaciones.

Art. 172.
Las restricciones de la autoridad del Rey son las siguientes:
Primera. No puede el Rey impedir, bajo ningún pretexto, la celebración de las Cortes en
las épocas y casos señalados por la Constitución, ni suspenderlas ni disolverlas, ni en
manera alguna embarazar sus sesiones y deliberaciones. Los que le aconsejasen o
auxiliasen en cualquier tentativa para estos actos, son declarados traidores y serán
perseguidos como tales.
Segunda. No puede el Rey ausentarse del Reino sin consentimiento de las
Cortes, y si lo hiciere, se entiende que ha abdicado la Corona.
Tercera. No puede el Rey enajenar, ceder, renunciar, o en cualquiera manera traspasar a
otro la autoridad real, ni alguna de sus prerrogativas. Si por cualquiera causa quisiere
abdicar el trono en el inmediato sucesor, no lo podrá hacer sin el consentimiento de las
Cortes.
Cuarta. No puede el Rey enajenar, ceder o permutar provincia, ciudad, villa o lugar, ni
parte alguna, por pequeña que sea, del territorio español.
Quinta. No puede el Rey hacer alianza ofensiva, ni tratado especial de comercio con
ninguna potencia extranjera, sin el consentimiento de las Cortes.
Sexta. No puede tampoco obligarse por ningún tratado a dar subsidios a ninguna
potencia extranjera sin el consentimiento de las Cortes.
Séptima. No puede el Rey ceder ni enajenar los bienes nacionales sin consentimiento de
las Cortes.
Octava. No puede el Rey imponer por sí, directa ni indirectamente, contribuciones, ni
hacer pedidos bajo cualquier nombre o para cualquier objeto que sea, sino que siempre
los han de decretar las Cortes.
Novena. No puede el Rey conceder privilegio exclusivo a persona ni corporación alguna.
Décima. No puede el Rey tomar la propiedad de ningún particular ni corporación, ni
turbarle en la posesión, uso y aprovechamiento de ella, y si en algún caso fuere necesario
para un objeto de conocida utilidad común tomar la propiedad de un particular, no lo
podrá hacer sin que al mismo tiempo sea indemnizado y se le dé el buen cambio a bien
vista de hombres buenos.
Undécima. No puede el Rey privar a ningún individuo de su libertad, ni imponerle por sí
pena alguna. El Secretario del Despacho que firme la orden, y el Juez que la ejecute,
serán responsables a la Nación, y castigados como reos de atentado contra la libertad
individual. Sólo en caso de que el bien y seguridad del Estado exijan el arresto de alguna
persona, podrá el Rey expedir órdenes al efecto; pero con la condición de que dentro de
cuarenta y ocho horas deberá hacerla entregar a disposición del tribunal o juez
competente.
Duodécima. El Rey, antes de contraer matrimonio, dará parte a las Cortes, para obtener
su consentimiento, y si no lo hiciere, entiéndese que abdica la Corona.

Art. 173.
El Rey, en su advenimiento al trono, y si fuere menor, cuando entre a gobernar el Reino,
prestará juramento ante las Cortes bajo la fórmula siguiente:
“N. (aquí su nombre), por la gracia de Dios y la Constitución de la Monarquía
española, Rey de las Españas; juro por Dios y por los Santos Evangelios que defenderé y
conservaré la religión Católica, Apostólica, Romana, sin permitir otra alguna en el Reino;
que guardaré y haré guardar la Constitución política y leyes de la Monarquía española, no
mirando en cuanto hiciere sino al bien y provecho de ella; que no enajenaré, cederé ni
desmembraré parte alguna del Reino; que no exigiré jamás cantidad alguna de frutos,
dinero ni otra cosa, sino las que hubieren decretado las Cortes; que no tomaré jamás a
nadie su propiedad, y que respetaré sobre todo la libertad política de la Nación y la
personal de cada individuo; y si en lo que he jurado, o parte de ello, lo contrario hiciere,
no debo ser obedecido, antes aquello en que contraviniere, sea nulo y de ningún valor.
Así, Dios me ayude y sea en mi defensa, y si no, me lo demande.”

19/03/2012 11:38 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Sancionando leyes.

Art. 142.
El Rey tiene la sanción de las leyes.

Art. 143.
Da el Rey la sanción por esta fórmula, firmada de su mano:
“Publíquese como ley”.

Art. 144.
Niega el Rey la sanción por esta fórmula igualmente firmada de su mano: “Vuelva a las
Cortes”; acompañado al mismo tiempo una exposición de las razones que ha tenido para
negarla.

Art. 145.
Tendrá el Rey treinta días para usar de esta prerrogativa: si dentro de ellos no hubiere
dado o negado la sanción, por el mismo hecho se entenderá que la ha dado, y la dará en
efecto.

Art. 146.
Dada o negada la sanción por el Rey, devolverá a las Cortes uno de los originales con la
fórmula respectiva, para darse cuenta en ellas. Este original se conservará en el archivo
de las Cortes, y el duplicado quedará en poder del Rey.

Art. 147.
Si el Rey negare la sanción, no se volverá a tratar del mismo asunto en las Cortes de
aquel año; pero podrá hacerse en las del siguiente.

19/03/2012 11:35 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Incompatibilidades.

Art. 95.
Los Secretarios del Despacho, los Consejeros de Estado y los que sirven empleos de la
Casa Real no podrán ser elegidos Diputados de Cortes.

Art. 96.
Tampoco podrá ser elegido Diputado de Cortes ningún extranjero, aunque haya obtenido
de las Cortes carta de ciudadano.

Art. 97.
Ningún empleado público nombrado por el Gobierno podrá ser elegido Diputado de
Cortes por la provincia en que ejerce su cargo.

 

19/03/2012 11:32 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Condiciones de elegibilidad.

Art. 91.
Para ser Diputado a Cortes se requiere ser ciudadano que está en el ejercicio de sus
derechos, mayor de veinticinco años, y que haya nacido en la provincia o esté
avecindado en ella con residencia, a lo menos, de siete años, bien sea del estado seglar
o del eclesiástico secular; pudiendo recaer la elección en los ciudadanos que componen
la junta, o en los de fuera de ella.

Art. 92.
Se requiere, además para ser elegido Diputado de Cortes, tener una renta anual
proporcionada, procedente de bienes propios.

Art. 93.
Suspéndese la disposición del artículo precedente hasta que las Cortes que en adelante
han de celebrarse declaren haber llegado ya el tiempo de que pueda tener efecto,
señalando la cuota de la renta y la calidad de los bienes de que haya de provenir; y lo que
entonces resolvieren se tendrá por constitucional, como si aquí se hallara expresado.

19/03/2012 11:31 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Reuniendose.

Art. 47.
Llegada la hora de la reunión, que se hará en las Casas consistoriales o en el lugar
donde lo tengan de costumbre, hallándose juntos los ciudadanos que hayan concurrido,
pasarán a la parroquia con su presidente, y en ella se celebrará una misa solemne de
Espíritu Santo por el cura párroco, quien hará un discurso correspondiente a las
circunstancias.

Art. 48.
Concluida la misa, volverán al lugar de donde salieron, y en él se dará principio a la junta,
nombrando dos escrutadores y un secretario de entre los ciudadanos presentes, todo a
puerta abierta.

19/03/2012 11:27 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Teoria perfecta, practica mejorable.

Art. 13.
El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad
política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen.

19/03/2012 11:23 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. Verdad evidente y eterna.

CAPÍTULO II
De la religión.
Art. 12.
La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica,
romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas, y prohíbe el
ejercicio de cualquiera otra.

19/03/2012 11:22 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Viva la Pepa. De los hermanos perdidos.

CAPÍTULO PRIMERO
Del territorio de las Españas
Art. 10.
El territorio español comprende en la Península con sus posesiones e islas adyacentes,
Aragón, Asturias, Castilla la Vieja, Castilla la Nueva, Cataluña, Córdoba, Extremadura,
Galicia, Granada, Jaén, León, Molina, Murcia, Navarra, Provincias Vascongadas, Sevilla y
Valencia, las islas Baleares y las Canarias con las demás posesiones de África.
En la América septentrional, Nueva España, con la Nueva Galicia y Península de
Yucatán, Guatemala, provincias internas de Oriente, provincias internas de Occidente,
isla de Cuba con las dos Floridas, la parte española de la isla de Santo Domingo, y la isla
de Puerto Rico con las demás adyacentes a éstas y al continente en uno y otro mar.
En la América meridional, la Nueva Granada, Venezuela, el Perú, Chile, provincias del
Río de la Plata, y todas las islas adyacentes en el mar Pacífico y en el Atlántico.
En el Asia, las islas Filipinas, y las que dependen de su gobierno.

19/03/2012 11:22 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Celebrando la segunda Constitucion de los Reinos de las Españas.

Que dice La Voz de Galicia:

" Google homenajea los 200 años de «La Pepa», la Constitución de 1812, con uno de sus conocidos «doodle». El 19 de marzo de 1912, ( ahi a alguien se le ha escapado el dedo de las teclas numericas ) las cortes españolas ( asi, en minusculas, que no se crean importantes ), en reunión extraordinaria, promulgaron la primera constitución ( sin la C que le pusieron unas lineas antes :-) ) de España. Se le ha otorgado una gran importancia por tratarse además de una de las constituciones más liberales de su tiempo. El buscador sustituye, con motivo del bicentenario de la Carta Magna ( aunque se llame asi a cualquier Constitucion, la Carta Magna es solamente una ), su segunda «O» con una imagen de la Constitución firmada hace 200 años. "

Y como no me cansare de decir, aunque los medios y los politicos lo olviden, esta es tecnicamente la segunda, pues la primera fue el Estatuto de Bayona. Que si, que era cosa de los Bonaparte, pero no olvidemos que las Cortes de Cadiz no es que fueran exactamente representativas del Pueblo Soberano ( incluyendo a la parte de España del otro lado del Oceano, que viendo Telediarios parece que se creopara la Peninsula y Canarias ).

Por cierto, ¿alguien se la ha leido? Lo digo por todos los que hablan sobre lo liberal y democratica que fue ( hombre, en comparacion con otras cosas, pues si ). Pues la Pepa empieza asi:

Don Fernando VII, por la gracia de Dios y la Constitución de la Monarquía española, Rey
de las Españas, y en su ausencia y cautividad la Regencia del Reino, nombrada por las
Cortes generales y extraordinarias, a todos los que las presentes vieren y entendieren,
sabed: Que las mismas Cortes han decretado y sancionado la siguiente:


CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA


En el nombre de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, autor y supremo
legislador de la sociedad.

Leedla, que saber cosas del pasado es bueno para entender el presente. Historia, creo que le decian :-).

 

19/03/2012 11:11 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar...

Leo esto en El Pais. ¿De verdad se creen que alguien que haya querido leerse en formato electronico ese libro ( y el resto de su  obra) ha tenido que esperar hasta ahora?:

" Winston Manrique Sabogal Madrid 3 MAR 2012 - 20:37 CET
28

Aquel hombre que hubiera querido ser pianista de bar para ayudar a que los enamorados se quisieran más terminó convertido en un enamorador de lectores y en cómplice de muchos de ellos que han regalado sus libros en su estrategia de conquista. Por eso este martes, 6 de marzo, la literatura celebra los 85 años del colombiano Gabriel García Márquez (Aracataca, 1927) y su collar de conmemoraciones: 60 del primer cuento, La tercera resignación, 45 de Cien años de soledad, 30 del Premio Nobel y 10 de haber empezado a publicar sus memorias, Vivir para contarla.

Uno de los más significativos obsequios se lo dará Carmen Balcells, su gran amiga y agente literaria desde Barcelona: las habituales rosas amarillas que tanto le gustan al escritor irán acompañadas de la primera edición de Cien años de soledad que sube al ciberespacio en formato de libro electrónico. Y será como un juego de espejos reflectantes porque el regalo-libro llegará a García Márquez y a las librerías virtuales con la portada de la primera vez: un galeón en la selva colombiana.

Un cumpleaños que incluye un mensaje-tarjeta oral de Balcells: “Mi relación con él ha sido una experiencia tan enriquecedora que ya no recuerdo ni cuándo empezó o si todavía seguimos anclados en esa nube del sueño; más ahora, cuando todos hablan del mundo cibernético y de esa nube infinita donde se pueden alojar todas las historias y los libros”.

Y desde el martes, esta edición de la obra más popular del Nobel colombiano será solo en español. La agente literaria no va a autorizar, en principio, ninguna más en otro idioma: “El libro electrónico es un mercado sin fronteras y todo se hará despacio. No se puede entrar en ese delirio del mundo de la edición contribuyendo al nerviosismo que lo circunda”.

Será la cuarta obra de García Márquez en edición electrónica: ya están Relato de un náufrago, Todos los cuentos y Vivir para contarla, dentro de la colección Palabras Mayores. Lo publicará la misma editorial a la que Balcells ha fiado los anteriores títulos en este formato: Leer-e, dirigida por Ignacio Latasa. Solo que esta vez será en coedición con Mondadori (su editorial en papel en España) y los derechos son mundiales. Todo ha sido muy rápido. En el proceso de edición de la novela ha estado implicada Balcells, quien, por ejemplo, pidió que la letra de presentación del libro electrónico fuera un poco más grande de la habitual. Además, cuenta Latasa, “se han extremado las atenciones en el trasvase del texto a digital, los márgenes están equilibrados y el interlineado es más cuidado”.

El precio será de 5,99 euros y saldrá en dos formatos: para Kindle y el estándar de Epub (para diferentes dispositivos, incluido Apple). La política de la editorial, afirma Latasa, es que los precios digitales no pueden ser altos. “Trabajamos para acercar al autor y el libro al lector. Apostamos por precios bajos dentro de la ganancia que corresponde a los implicados en la cadena de valor del libro”.

Los agentes, asegura Balcells, “no podemos perdernos en el tumulto de los cambios en el mundo del libro. Tenemos que cuidar las ediciones electrónicas, no solo publicar sino contribuir a una mejor lectura en aras del placer de la misma”. Es lo que se busca con la metamorfosis de Cien años de soledad, a partir de este martes, cuando Macondo y los Buendía se enrumben en el universo digital y empiece a leerse desde allí ese rosario de historias de la humanidad contadas desde la frontera del sueño y la vigilia. Vivencias del autor y de lo que le contaba el abuelo materno, el coronel Nicolás Ricardo, pero escritas con la misma “cara de palo” con que su abuela Tranquilina intentaba amordazarlo de miedo para que estuviera quieto. El resultado fue un vallenato de más de 300 páginas escrito durante año y medio en compañía de “dos discos que se gastaron de tanto ser oídos: los Preludios de Debussy y Qué noche la de aquel día de los Beatles”.

Pero así como Cien años de soledad no existiría sin aquellos primeros años con sus abuelos donde está el manantial de su literatura, tampoco toda la obra del periodista, escritor y guionista colombiano sería lo que es sin La tercera resignación, el primer cuento que publicó. Fue hace 60 años en el diario colombiano El Espectador, el 13 de septiembre de 1947. Tenía 20 años, se había graduado de bachiller. Cuando lo vio publicado, su primera reacción fue “la certidumbre arrasadora de que no tenía los cinco centavos para comprar el periódico”. Porque en una página, debajo de unas letras de molde que decían Gabriel García Márquez, estaba el big bang de un universo literario que empezaba con estas palabras: “Allí estaba otra vez ese ruido. Aquel ruido frío, cortante, vertical, que ya tanto conocía; pero que ahora se le presentaba agudo y doloroso, como si de un día a otro se hubiera desacostumbrado a él...”. "

06/03/2012 11:27 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Visitando el Agora. Todos los posts.

Atendiendo a la peticion de un lector, pongo juntos los enlaces a todos los posts. La verdad es que tiene razon. Asi es mas facil hacer un copipega para enviar el link a alguien.

* 1

* 2

* 3

* 4

* 5

* 6

* 7

* 8

* 9

24/02/2012 12:19 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 9.

Al fin. La ultima entrega. Vamos a ello antes de que aparezcan mas fotos.

* 2012-02-03 17.50.05

* 2012-02-03 17.50.18

Supongo que todo ese espacio al lado de la biblioteca estara destinado a actividades al "aire libre". Uso comillas porque realmente es un espacio situado bajo un edificio. Lo que no se yo es si con la climatologia gallega tipica eso podra ser usado. Tal vez seria mas util que se hiciera como en el edificio administrativo de Monelos y se cerrase,; aunque fuera con unas mampàras moviles de cristal; que permitirian su uso como espacio abierto en verano.

* 2012-02-03 17.50.49

* 2012-02-03 17.51.01

* 2012-02-03 17.51.14

* 2012-02-03 17.51.45

Que me disculpen los diseñadores, pero sigo sin verle utilidad o belleza a esas pasarelas. Y espero que eso cambie cuandola vegetacion crezca, pero me recuerda tanto a un campo de cebollas.

Y hablando de eso. ¿Por que todos los jardines han de ser de plantas decorativas y no comestibles? Unas buenas tomateras o fresales no solo son bonitas sino tambien utiles.

* 2012-02-03 17.53.07

Soy malo, lo se. Pero esas puertas que parecen no llevar a ningun sitio... Si no le gusta mi edificio, ahi esta la puertaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ;-).

*  2012-02-03 17.53.29

* 2012-02-03 17.58.21

* 2012-02-03 17.58.27

Las dos ultimas fotos fueron tomadas desde el coche con el que intentabamos irnos. Los accesos siguen siendo los del barrio de marineros que realmente era esa zona. Calles pequeñas y estrecha, pensadas para coches. Pocos coches. Imagino que aun hay pendientes obras para que los buses escolares puedan acceder e irse facilmente.

Y no se como seran los aparcamientos del edificio,q ue no entre, pero si hay una gran afluencia de visitantes por un acto puntual y concreto, no se yo donde aparcaran.

24/02/2012 12:12 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Negociando con acierto. Vendiendo por 164 dolares un mural que vale un millon.

Cosas que pasan. Leo esto en El Mundo:

" ELMUNDO.es | Madrid
Actualizado viernes 24/02/2012 11:35 horas


Sargent Claude Johnson (1888–1967): uno de los primeros artistas afroamericanos de California que logró reputación. Pintor, ceramista, ilustrador, escultor, grabador... Miembro del Partido Comunista de Estados Unidos durante gran parte de su vida.

Hasta aquí, los datos básicos que ofrecen las enciclopedias en la red. Pero ¿cuál es el valor de su obra? Igual de confundidos estaba la Universidad de Berkeley, que en 2009 encontraron en sus almacenes un mural de Johnson y después lo vendieron a un particular por 164 dólares. Ahora, han descubierto que la pieza ha sido revendida por un millón de dólares.

¿Cómo pudo ocurrir algo así? ’The New York Times’ narra la historia en un relato entre cómico y confuso. El mural, siete metros de largo con motivos africanos esculpidos en madera, fue diseñado para decorar la Escuela de California para Sordos y Ciegos en los años 30. Y allí permaneció casi medio siglo, hasta 1980.

Hubo obras en la escuela, mudanzas, despistes, denuncias de robo y, por fin, un letargo de 25 años en un almacen de la Universidad. Cuando la obra reapareció, en 2009, sus especialistas no la valoraron correctamente ni se la atribuyeron a su autor, y, al no saber qué hacer con ella, la vendieron casi al peso a Greg Favors, un coleccionista que, en ese momento, tampoco sabía cuál era el valor de la obra ni su autoría.

Después, Favors descubrió el nombre de Johnsosn ( sic ), alguien se dio cuenta del error, y la Universidad hizo una nueva oferta por el mural. Sin embargo, su comprador tenía clientes mejores. El Huntington Library, Art Collections and Botanical Gardens, también en California, puso un millón y ahora expone la obra.

Según ’The New York Times’, Sargent Claude Johnson fue uno de los artistas más destacados del ’Harlem Renaissance’, un momento de riqueza cultural en torno a la comunidad negra de Manhattan (a pesar de que el artista pasó gran parte de su vida en California). Pese a que, en vida, no pudo dedicarse exclusivamente al arte, su obra ha adquirido interés con los años. "

Ah, la importancia del corrdcto etiquetado de los almacenes :-).

24/02/2012 11:58 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 8.

Ya casi hemos terminado, chicos. Un ultimo esfuerzo.

* 2012-02-03 17.38.34

* 2012-02-03 17.39.32

* 2012-02-03 17.40.56

Una cosa positiva, que no soy tan negativo como parezco :-). He de reconocer que el personal de limpieza sabe lo que hace y recuerda cumplir las normas de seguridad. Observad los DOS, avisadores de suelo mojado.

Y lo que es una deduccion mia. Observe que todos los limpiadores usaban una unica toma de agua. No s si es que no hay mas, o aun no estaban operativas ese dia.

* 2012-02-03 17.42.21

* 2012-02-03 17.42.34

* 2012-02-03 17.43.01

Los detalles. Tengo la teoria de que si alguien se ha tomado el tiempo necesario para pensar los detalles de un cuarto de baño, ha tenido el tiempo y las ganas de pensar el resto del edificio. Las piletas son de las nuevas, tna pequeñitas e incomodas.

Pero la guinda es haber puesto la papelera JUSTO debajo del secamanos :-) Imaginad lo que pasara cuando el aire caliente haga volar los papeles.

* 2012-02-03 17.43.46

* 2012-02-03 17.44.35

La razon de ese espacio abierto se me escapa. Al menos no tiene el tamaño de un niño ;-).

* 2012-02-03 17.44.52

Y con esto volvemos al exterior.

* 2012-02-03 17.49.34

He de reconocer que esto me lo chivo el aparejador que visito el lugar conmigo. Es curioso, pero la rejilla esta al principo de la canalizacion de agua, en alto. Hay poca utilidad podra tener, pues el agua que venga de mas arriba no esta canalizada para usar ese desague.

24/02/2012 11:50 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 7.

2012-02-03 17.23.44

* 2012-02-03 17.23.56

* 2012-02-03 17.24.20

¿Realmente era necesario poner esos pilares justo enfrente de la puerta y tan cerca?

2012-02-03 17.24.01

* 2012-02-03 17.25.49

* 2012-02-03 17.26.09

Esa es la entrada al Auditorio. Pienso que se aprecia bien el desnivel en el suelo. Supongo que lo habran hecho con alguna razon, pero se me escapa con cual.

* 2012-02-03 17.27.12

* 2012-02-03 17.29.45

* 2012-02-03 17.30.12

Este espacio es el que separa la fachada exterior del espacio realmente util del interior. Da luz, es cierto; pero pocas ventajas mas tiene. Y de su limpieza y mantenimiento ya no hablemos.

* 2012-02-03 17.38.19

¿Recordais lo que comentaba en otro post sobre lo incomodo de los pasamanos?

22/02/2012 17:20 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 6.

Seguimos con el paseo, que al ser virtual no cansa aunque lleves tacones ;-).

*  2012-02-03 17.18.25

Esos pasamanos son tan incomodos y rigidos como parecen.

* 2012-02-03 17.19.27

* 2012-02-03 17.19.34

Alto y luminoso si es.

* 2012-02-03 17.19.54

Los baños siguen la moda de estar escondidos tras las puertas de emergencia. Fijaos en el detalle de que los baños "adaptados" tambien estan ahi. ¿Habeis probado a usar esas puertas en una silla de ruedas?

* 2012-02-03 17.20.51

* 2012-02-03 17.21.06

* 2012-02-03 17.21.22

Esas bolas son mas comodas de lo que parecen. Y no cuesta demasiado levantarse de ellas si eres alto.

* 2012-02-03 17.21.45

Esos acabados en cemento, ¿no os resultan sosos?

* 2012-02-03 17.22.14

Contraluz de camara de seguridad.

* 2012-02-03 17.22.32

Ah, los contrastes y la facilidad de lectura...

22/02/2012 17:00 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Dante y Dali en Ferrol.

Cotilleando por La Voz de Galicia, leo esto:

" Beatriz Antón
Ferrol 22 de febrero de 2012 15:50 

El genio de Eugenio Salvador Dalí (1904-1989) llegará a Ferrol el próximo 28 de febrero. Para ese día está previsto que se inaugure en la Fundación Novacaixagalicia la exposición Dalí. A Divina Comedia, que comprende una serie de xilografías realizas por el artista de Figueres en los años sesenta sobre la famosa obra del poeta italiano Dante Alighieri (1265-1321).

La muestra adentra al espectador en la etapa más mítica del maestro catalán, con claras influencias de la estética barroca y renancentista. "

Por cierto, la obra en español esta aqui.

22/02/2012 16:50 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 5.

El demonio esta en los detalles. Y el edificio da una impresion extraña. No es que este mal hecho, pero parece mas un ejercicio de diseño que algo pensado para un uso cotidiano.

* 2012-02-03 17.15.49

Esas pasarelas. Van a la misma estancia ( la biblioteca ) a escasos metrs. Y se unen en el mismo punto con el camino principal, asiq ue no han sido diseñadas para evitar flujos de gente. Parece que solo se pusieron para "hacer bonito". Esa impresion me acompaño durante toda la visita.

2012-02-03 17.15.55

* 2012-02-03 17.16.18

* 2012-02-03 17.16.24

Como veis, el espacio entre la pared y los soportes ha sido calculado por alguien que jamas ha limpiado o pintado una pared.

* 2012-02-03 17.16.42

Detalles, detalles :-).

* 2012-02-03 17.17.17

* 2012-02-03 17.17.26

* 2012-02-03 17.17.41

* 2012-02-03 17.17.55

La biblioteca no es que sea de las mas discretas. Todo el mundo puede ver en que seccion estas consultando o en que estante miras :-).

* 2012-02-03 17.18.10

22/02/2012 16:33 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 4.

Entramos en el edificio propiamente dicho.

* 2012-02-03 17.11.36

Un cajero. No se si para retirar dinero o entradas.

* 2012-02-03 17.11.49

* 2012-02-03 17.12.31

* 2012-02-03 17.12.41

Amplio si es, al menos en la entrada. Y luminoso, eso se lo reconozco.

* 2012-02-03 17.13.09

Un espacio que no se yo si ha sido muy bien aprovechado.

* 2012-02-03 17.13.41

Placa sosa y no muy legible. Ademas, ya puestos, podian haber puesto el saludo en el resto de los idiomas oficiales de España, antes que en idiomas extranjeros. O en los de todos los de la UE.

* 2012-02-03 17.14.27

* 2012-02-03 17.15.30

* 2012-02-03 17.15.41

* 2012-02-03 17.14.05

Toda esa madera esta a pelo. sin tratar con productos antihumedad. Por estar, esta sin barnizar. Como ( o cuando ) se cuele un hongo le va a dar la risa a mantenimiento.

22/02/2012 16:16 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 3.

Bueno, sigamos con el paseo. Antes de entrar pasamos por lo que tiene toda la pinta de ser el area de carga y descarga.

* 2012-02-03 17.08.46

He visto paredes menos sosas, todo sea dicho. En general, el edificio recuerda a uno de esos hospitales asepticos y sin personalidad de las peliculas.

*  2012-02-03 17.08.56

No se yo si esa puerta ahi colocada, sin bahia de carga y sin espacio para girar es una buena idea.

* 2012-02-03 17.09.40

A los conductores de camiones o camionetas les puede dar la risa. Espero que al menos tras esas puertas haya una buena zona de trabajo para carga y descarga.

* 2012-02-03 17.09.30

* 2012-02-03 17.09.26

* 2012-02-03 17.09.53

Otro caso de "sosismo". Ni una pintura, aunque sea de estudiantes de la zona. Tal vez cuando esas plantas se hayan desarrollado esa pared sea algo mas atractiva.

* 2012-02-03 17.10.24

* 2012-02-03 17.10.30

* 2012-02-03 17.10.44

Todas esas superficies estaran pronto decoradas de verde...De verde humedad, me temo.

* 2012-02-03 17.11.15

Y ya casi hemos llegado a la puerta. ¿Mi opinion hasta ahora?  Un edificio sin integrar con su entorno.

 

21/02/2012 12:19 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 2.

2012-02-03 17.06.08

Esta parece ser la entrada a los garajes. Esperemos que no vengan demasiados autobuses de dos pisos o camiones altos.

* 2012-02-03 17.06.17

* 2012-02-03 17.06.22

Un poquito de naturaleza muerta. O dormida.

* 2012-02-03 17.06.36

* 2012-02-03 17.06.42

Por alguna razon me recordaba muchiiisimo a los Nuevos Ministerios, alla en Monelos; antes de la reforma de hace unos años.

 * 2012-02-03 17.07.11

Ecos de arquitectos suizos resonaban en mi mente durante la visita.

* 2012-02-03 17.07.44

* 2012-02-03 17.07.50

* 2012-02-03 17.08.06

El simbolo de la bici en el aparcamiento ciclista parece que se podria usar para la cadena de seguridad de estos vehiculos. Si es una decision de diseño y no accidental, un punto a favor.

Por cierto, esa moto no ha aparcado ahi, sino cerquita de la puerta :-). Miedo a la lluvia, quizas. Y hablando de lluvia, ¿habeis notado la ausencia de cubierta en el aparcamiento de bicis?

21/02/2012 11:57 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El Agora 1.

Buenas. Hoy toca megasesion de fotos. Mala suerte, lectores mios :-).

El otro dia me pase por el Agora. Ya sabeis, el nuevo super centro civico cultural coruñes. La verdad es que me parecio una chapuza. si el Forum Metropolitano ha dado siempre problemas, este los esta pidiendo a gritos.

Metamonos en faena y paseemos juntos por este lugar a traves de las fotografias.

* 2012-02-03 17.03.54

* 2012-02-03 17.04.00

Aparcar fue facil. Al menos ese dia. Tambien es cierto que no hay aun una programacion de eventos o uso continuo del lugar.

2012-02-03 17.04.07

* 2012-02-03 17.04.20

* 2012-02-03 17.04.38

Verde, hierba y campo por todas partes. La de bichos que va a haber en verano.

* 2012-02-03 17.04.42

Parte de la estructura es una chuleria del arquitecto en plan: Mira, mami. Sin soportes :-).

* 2012-02-03 17.05.08

* 2012-02-03 17.05.27

* 2012-02-03 17.05.39

* 2012-02-03 17.05.43

El entorno no esta aun muy desarrollado. No se veian papeleras ni bancos.

21/02/2012 11:41 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

¿Eliminando competidores de forma fina?

Leo esto en El Mundo:

" Polémica por la retirada de ’O Mago Dubidoso’ como candidata a los Goya

Según la Academia las correcciones se enviaron fuera de plazo

’No notificación oficial, sólo telefónica’, dice el director

Alega que enviaron la documentación ’en cuanto nos la pidieron’

Acusa al productor de ’Arrugas’, vocal de la Academia, de ’instigador’

Estudian presentar un recurso contencioso-administrativo

Marcos Nebreda | A Coruña
Actualizado jueves 02/02/2012 21:31 horas

La decisión de la Academia de Cine de retirar la candidatura a los premios Goya de la película de animación gallega ’The Little Wizzard. O Mago Dubidoso’, ha levantado ampollas entre los responsables del film. Especialmente en su director, Roque Cameselle, que defiende haber entregado en plazo el material requerido y apunta a que en la decisión ha tenido que ver el productor de ’Arrugas’, también candidata al Goya, Manuel Cristóbal.

El director de Tui relata que conoció la noticia a través de la prensa y que hasta este jueves la Academia de Cine no se lo ha comunicado a través de un burofax. En él explica que la Junta Directiva "ha decidido por unanimidad de los vocales presentes la eliminación de la película como finalista de la 26 Edición de los Premios Goya por no cumplir las bases de participación".

Fuentes de la Academia explican que en los créditos de la película "no se atribuían los autores de la música". Para ello comunicaron los autores la necesidad de subsanar este error dentro del plazo establecido en las bases, algo que, según cuentan, no ha sucedido.

"Oficialmente, por carta certificada o de forma similar, no nos comunicaron nunca que faltaba documentación", denuncia Roque Cameselle. Asegura que durante la última semana recibieron varias llamadas de la Academia para solicitarles documentos que "enviamos al instante". Hasta el pasado viernes, la carrera hacia el Goya transcurría con la ilusión que los responsables de la película, producida por Deboura Films, ya manifestaron en su día a ELMUNDO.es.
Problemas ’burocráticos’

Fue entonces cuando a través "de una periodista" se enteraron, según cuentan, que la documentación enviada "no había llegado en plazo" y que además existía un problema en la atribución de los títulos de crédito. Cameselle asegura que, tras conocer este punto, se pusieron en contacto telefónico con José Garasino, director de la Academia de Cine. "Le expusimos que nos habíamos equivocado en el orden de los músicos y enviamos la corrección, y nos dijo que el tema se abordaría en la Junta directiva del lunes", dice Cameselle. Este miércoles dicha Junta se reunió de nuevo y descartó la candidatura.

Alega además que desconocían los plazos en los que debían enviar lo requerido por la Academia pero reiteran que lo hicieron "en cuanto nos lo pidieron" y que conservan los correos certificados que lo prueban. Se muestra también sorprendido por el hecho de que "a pesar de aparentemente no cumplir los requisitos, llegamos a ser candidatos y precandidatos", reflexiona.

Los responsables de ’O Mago Dubidoso’ lamentan que hayan sido apartados de la candidatura por "problemas burocráticos" y reconocen que se hallan "abatidos". Alegan además que "no se nos notificó oficialmente" que las correcciones necesarias para subsanar los títulos de crédito "debían llegar en una fecha límite". Explican que estudian ya "presentar un recurso contencioso-administrativo contra la Academia de Cine". "

Hombre, mejor que pegarle al director un tiro en la nuca y quemar los rollos  de pelicula si es :-). Ah, la burocracia, que "util" es algunas veces...

03/02/2012 11:29 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Mafalda tenia razon. SOPA mala.

En cambio aqui, segun dicen, SINDE buena...

* sopa

18/01/2012 11:55 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Elviña, campo de batalla.

Tal dia como hoy a sir John Moore le dio por parar una bala de cañon con su cuerpo. Es curioso, siempre se habra de su muerte en esta batalla. Debio ser el unico que fallecio en ella, oye.

* Wikipedia.

* Mas datos, en ingles.

* La version inglesa. Imaginaos su neutralidad cuando dicen que: Major General Sir John Moore against the Emperor Napoleon :-).

* Otra version, con una ilustracion preciosa, por cierto.

* Royal Green Jackets.

*

16/01/2012 12:03 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Culturizate.

Una copia mas de la lista de sitios donde encontrar cosas de esas cuya descarga nos convierte en malvados asesinos de la cultura, la decencia, la economia y la civilizacion occidental de origen egipcio-greco-latino.. Que San Gooble Bendito y San Saber Buscar Martir nos bendigan.

Desde Kurioso, donde podreis encontrar y seguir los enlaces directamente:

"  Lista de contenidos culturales gratuitos accesible desde la red
.
P2P.
La mejor forma de ejercer tu derecho a compartir con otros usuarios de la red es el P2P (Peer-to-Peer). El P2P sirve para intercambiar información de forma directa, sin intermediarios ni webs, entre dos o más usuarios de la red. De la misma forma que hace 30 años dejabas una casete ‘rulase’ entre los compañero de colegio, hoy se han optimizado las herramientas para ejercer exactamente el mismo derecho. Es una actividad legítima, no punible y que debe escapar del control de cualquier gobierno para que se garantice la neutralidad de Internet. Hasta desde el Ministerio de Cultura español, la SGAE, Moncloa, y desde el Senado lo han utilizado para bajar contenidos ‘protegidos’ con derechos de autor.
.
esaotra
@esaotra
esaotra
@esaotra

No quiero que sea gratis. Quiero que sea justo. #ComparteCultura
9 ene 12
Responder
Retwittear
Favorito
Mediante un programa, o cliente, el usuario puede compartir su material cultural con otros usuarios dividiendo en paquetes esa información y alojándola en varios trackers (servidores anónimos) para que mediante un torrent (pequeño archivo con la dirección de esos paquetes) puedan descargárselos otros usuarios. De tal forma que para encontrar cualquier contenido cultural solo hace falta buscar estos pequeños archivos o, en adelante, ‘torrents’.

.

Algunos de los clientes torrents más conocidos son: Transmissionbt, Vuze, Utorrent, Bitcomet, Delunge, aMule, Bittorrent, Ares, Bitspirit, Faroo,…

También útiles los gestores de descargas directas como: Jdownloader, Flashget, Rapget, Internet download manager, Download Acelerator, Tucan o Cryptload.

Algunos de los mejores buscadores de torrents:
Mininova.org, Elitetorrent, Torrents, Torrentportal, Torrentmatrix, Isohunt.
Thepiratebay.org. Si no lo encuentras aquí, es muy probable que no exista.
Torrentbutler. Un buscador solo de torrents para películas en HD. Entorno visual muy cuidado
Torrent-finder. Buscador de buscadores. Gestiona tu consulta entre más de 150 buscadores.
Torrentz. Otro meta-buscador sencillo y práctico
.
Música.
Google. Sí, el gran buscador también es un ‘recopilador voluntario y con ánimo de lucro de enlaces directos a descargas musicales’. Solo hay que tener cierta pericia a la hora de buscar enlaces a MP3, por ejemplo. Aquí te enseñan varios trucos para buscar por tipo de archivo. ¿Cerrará la Ley Sinde también el gigante google?
Spotify. Un clásico. Referente para el nuevo modelo de negocio en la industria musical. Una forma de disfrutar de la música gratuitamente con beneficio directo para el autor. También opción de pago muy recomendable para llevarlo en tu dispositivo móvil. Desde que uso esta oferta ‘racional’ no he vuelto a descargar música.
Last.fm. El padre de Spotify sigue dando guerra. Música gratuita con una estupenda red social de recomendaciones.
Goear. Opción nacional. Un poco denostada, pero con un gran catálogo musical. Puedes escuchar desde los últimos éxitos internacionales a bandas noveles sin intermediación carroñera. Dispone de aplicaciones para el iPad, iPhone y Android
Rhapsody. Un servicio de streaming musical tipo ‘Spotify’ pero limitado a territorio norteamericano. Con un pequeño truco podéis disfrutarlo utilizando una IP americana.
Deezer. Una de las pioneras en ofrecer música en streaming de manera gratuita. Comenzó a funcionar en 2006 bajo el nombre de BlogMusik. Dice ofrecer un catálogo de 10 millones de pistas. Para disfrutar de su música en Android o iPad/iPhone hay que pagar la suscripción premium, como en Spotify.
Grooveshark. 30 millones de usuarios avalan esta red social que permite buscar y subir música de forma libre y gratuita y sirve también de promoción a artistas noveles. Aquí algunos trucos para descargar la música a tu disco duro y hacer la red más ‘social’.
Noisetrade. Una web con miles de discos, completamente gratis y legales, para promocionar a artistas noveles y no tan novatos. Las producciones son buenas y la plataforma está exquisitamente diseñada. Bucear en ella para dejarse llevar solo por la música sin prostituciones comerciales es un deporte imposible de practicar hace años. ¡Practícalo!
Gratismusica Foro en el que sus usuarios envían enlaced de megaupload y rapidshare sobre todo tipo de música.
Songr es una aplicación (windows) que utiliza 16 buscadores para localizar, reproducir y descargar archivos mp3 y otras fuentes de música como youtube.
Jamendo Un clásico. 300.000 temas de música libre, legal e ilimitada de autores dispuestos a compartir su trabajo bajo licencia Creative Commons y dejando fuera al aparato distribuidor.
.
Series, películas y documentales.
Google. Sí. Volvemos a la página más ‘pirata’, ‘criminal’ e ‘ilegal’ de todas. La empresa de tecnología web que más factura del mundo. Entre otras cosas indexando automáticamente enlaces a archivos con derechos de autor y alojados en webs de terceros. Justo lo que persigue la Ley Sinde. ¿No quieres usar ninguna otra web que haga lo mismo? Tranquilo, no es necesario. Busquemos, por ejemplo, todos los torrents a la cuarta temporada completa de la serie “The Big Bang Theory”. Primero en versión original, o si preferimos en castellano. ¡Ojo a la caja de búsquedas! Puedes sustituir “megavideo.com” por algún otro servicio de alojamiento de archivos que indexe directamente en google; como “downupload.com”, “uploaded.to” o “Bitshare.com”, Si no puedes buscar directamente en un buscador que indexe megaupload y rapidshare.
Series.ly. Herramienta social para compartir todo lo referente a series y películas. Agenda, enlaces a descarga directa y streaming, reproductor propio. Necesita invitación.
Epoilertv. Una de las mejores bases de datos en español sobre series de televisión sin ánimo de lucro. Con agenda para recordar y marcar las ya vistas y, lo que es más importante, enlaces a las descargas directas o streaming de nuestros capítulos preferidos.
Serieonline Enlaces a Series, películas y una buena sección de documentales. No tiene publicidad ni ánimo de lucro.
Archive.org 60.000 películas de dominio público. Documentales, conciertos, documentos históricos, dibujos animados… En inglés.
Teledocumentales. Documentales en castellano de frecuente actualización y muy bien clasificados. Visión online. Para perder horas y horas.
Documentary24 Una de las mejores recopilaciones particulares de documentales gratis en la red. En inglés
Youtube Movies Películas gratis y ‘legales’. La colección es deprimente pero alguna puede valer millones cuando las leyes no nos dejen alternativas para ver el resto.
Ted Talks. Imprescindible. La mejor forma de divulgación de tecnología, entretenimiento y diseño en forma de charlas gratuitas al alcance de todos. Varios idiomas. Subtítulos.
Docuciencia. Recopilación de todo tipo de documentales de ciencia y tecnología. A un solo clic. Eso es divulgar.
Foofind.com Buscador de archivos de descarga creado por el desarrollador español Pablo Soto. No sin obstáculos. Incluye redes P2P. Una forma más cómoda, sin pasar por terceros, de acceder a tus contenidos audiovisuales favoritos.
Adnstream. Más de 300 películas de cine de acción, Clásico V.O, Bélico, western y GRATIS.
Hdcity. Uno de los tracker privados, sin ánimo de lucro ni publicidad, más usados en España. Necesita invitación y cierto compromiso para compartir, no solo descargar. Hace poco cambiaron su dominio para hacer frente a la Ley Sinde. Enlaces a películas en HD.
Eztv.it. Una joya. Foro con información actualizadísima de series. Sin duda una de las mayores comunidades mundiales para compartir audiovisuales de BitTorrent. En inglés. Necesita registro. No para ver los torrents.
Liberateca Series. No tiene una gran oferta, pero lo que hay está muy bien organizado y accesible.
Divxclasico. ¿Cansado de buscar películas que tengan más de 10 años? Para los amantes del cine clásico. Un foro imprescincible, con enlaces a torrents e intercambio de información sobre el cine más olvidado. Imprescindible para comprender y mantener vivo los orígenes del séptimo arte.
Elitefreak. Torrents a 4.500 películas, más de 1.000 series y 130 documentales; foro, clasificaciones, favoritos. Una de las webs más usadas para compartir y disfrutar de archivos con contenido audiovisual en España.
Descargardocumentales. National Geographic, Discovery Channel, Canal Historia, Odisea… enlaces a descarga de las mejores series de documentales. Estupenda.
Youtorrent. Buscador torrent combinado con una base de datos de series y películas. Muy bueno. En inglés.
Pelis24. Colección de enlaces a películas dobladas, en versión original y subtituladas.
Forosdz. Foro de Anime, Manga, Hentai, Yaoi, Cosplay…(a partir del 3 me pierdo). Para auténticos frikis
MejorenVO. Ideal para practicar idiomas. Todas las series y películas en versión original con subtítulos. Con manual básico para configuración de los mismos.
Solo-free. Foro de películas bastante ordenado y clasificado. La sección de series es meramente testimonial…
Ev0.in. Un estupendo recopilador de enlaces de series en versión original y a varias resoluciones. Solo eso, nada más. Ni un solo anuncio.
Tusseries.com. Otro foro español, sin ánimo de lucro, con una gran colección de enlaces. Destaca su base de datos de serie españolas. Necesita registro.

.
Televisión Online.
Alacarta. de RTVE, una oferta ‘legal’ y ejemplo de como una televisión pública se puede adaptar sin problemas a los nuevos medios. Series de producción propia, documentales, música… En su contra: no se pueden descargar y solo son visibles a través de su web
Tutelevisiononline. Recopilación de enlaces a streaming de televisiones de más de 100 países.
Medinalia. 1.600 canales de televisión y 5200 estaciones de radio en vivo.
Viewmy.tv. Una plataforma de vídeo online independiente que sirve señal de 120 países. Buscador muy completo.
Teledirecto. Recopila la señal de las cadenas que la sirvan en su web, enlazando directamente a ellas. Muy útil.

.
Libros, periódicos y cómics.
Google, de nuevo, pone a tu disposición y con una sencilla búsqueda por tipo de archivo (filetype:epub) miles de ebooks en castellano. Sin restricciones, sin censuras, para todos….¡¡¡CIERREN GOOGLE, POR FAVOR, ESTA MATANDO LA CULTURA!!! Si quieres hacer una búsqueda más específica con criterios no facilitados directamente por el buscador, puedes usar ‘Google Hacks’.
Bing. El buscador de Microsoft, también pone a tu disposición otros 7.000 enlaces a ebooks
Calibre. Un programa gratuito e imprescindible para gestionar y cambiar el formato digital de los ebooks y poder cargarlos en tu lector de libros electrónicos. Imprescindible para hacer más práctico el Kindle y no depender sólo de la tienda de Amazon.
Librosparakindle. Como su nombre indica, pequeño blog con enlaces a 300 libros ya convertidos a mobi, el formato de Kindle. Colecciones casi completas de Agatha Christie, Arthur C. Clarke, Brian W. Aldiss, Carl Sagan, Reverte…
Manual de desobediencia a la Ley Sinde. “Aprende a cambiar tus DNS, a configurar un proxy, a configurar y utilizar Tor para navegar anónimamente, a entender para qué sirve una red privada virtual (VPN), “… todo lo necesario para ejerder tus derechos de copia privada y una Ley tan inútil como injusta. Desarrollado por Hacktivistas y editado por ‘Traficantes de Sueños’ y el periódico Diagonal.
Librosenepub 3.000 enlaces a libros de todo tipo en formato epub. Incómodo de buscar pero buena compilación.
Open Library. Un buscador, iniciativa de Internet Archive, que indexa desde las grandes bases de datos de internet para acumular 1.000.000 de libros gratis. Sí ¡un millón! La mayoría en inglés pero también tienes 11.000 en Español. Ofrece un potente buscador para texto incluido en las obras. Ideal para investigar fuentes y amantes de la literatura clásica
Gutenberg. 36.000 ebooks (muchos en español) en libre descarga. Formatos soportados; Kindle, Android, iPad… Los más descargados
Epubgratis.me. Más de 2000 ebooks recientes en formato ePub. Muy buena interface. Sin publicidad. Una joya altruista.
24symbols. Proyecto enteramente español. El “Spotify de los libros”. Ofrece un catálogo contemporáneo de obras gratuitas, financiándose con publicidad y cuentas premium. Muy buena idea aunque los libros deberás leerlos directamente ‘online’ en la web o en la aplicación para iPad. Para descargártelos o leer ‘offline’ necesitas la cuenta premium.(9€ mes)
Bookcamping. Un catálogo-biblioteca abierto y colaborativo con temática social y surgida a raíz del movimiento 15M. Sólo son descargables los que tienen una marca blanca en la ficha.
1libro1euro. 30 libros gratis de autores contemporáneos a cambio de una donación voluntaria por una buena causa.
Youkioske.com. Quizás la mayor comunidad para compartir prensa y publicaciones. Le sobra publicidad. Imperdible.
Issuu, Scribd y Calaméo. Tres formas de publicar y leer todo tipo de revistas, libros y documentos.
Pordescargadirecta. Foro de Prensa diaria, revistas y magazines. Sin publicidad
Quioscovagos. Foro con enlaces a toda la prensa y revistas que se edita en España
Premiomag. 1.300 enlaces a revistas de 5 paises. Desde el National Geographic al New Yorker. No hay editadas en España.
Libroteca.net. 10.000 libros, la mayoría en español, libres de derechos de autor.
Bibliotheka.org. 140 millones de páginas vistas. Biblioteca general sin ánimo de lucro. Más de 60.000 títulos en Pdf y en castellano; clasificados por temáticas y autores. La web es rancia, el contenido, una joya.
Quedelibros.com. Una comunidad donde los usuarios colaboran compartiendo la información que han encontrado en Internet. Clasificación de los autores y obras más leídas.
Papyrefb2. Más de 2500 libros en formato papyre. Buena clasificación. Sin publicidad.
Liberateca books. Oferta limitada pero con una ‘interface’ muy intuitiva, moderna y clara. Sin publicidad.
Elaleph.com. Nace con la necesidad de conseguir textos en español en Internet para investigación. Cuenta con una biblioteca digital de más de 2.000 títulos.
Colecciones digitales de las Bibliotecaas Nacionales. Manuscritos digitalizados, cientos de incunables, fondos culturales, catálogos publicados, lenguas territoriales… todo lo necesario para cualquier filólogo o ratón de biblioteca clásica y de dominio público…
Biblioteca digital hispánica… Millones de documentos digitalizados por la Biblioteca Nacional para agilizar las búsquedas y facilitar la difusión de cultura de dominio público. Literatura, Música impresa, documentos sonoros, material cartográfico…
Librodot.com. 11.000 obras libres de derechos de autores clásicos, poco conocidos o inéditos. Manuales científicos y tesis doctorales.
Manybooks. Libros de dominio público en 40 idiomas. También en español.
Feedbooks.com. Gran colección en inglés de obras contemporáneas de dominio público.
Lamansion. Comunidad de cómics editados en español. Marvel, DC, Chaos, clásicos…
Liquidcomics. es una editorial internacional de cómics gratuitos que se pueden leer online. Patrocinada por Sir Richard Branson ofrece obras del director John Woo, Guy Ritchie o del mismísimo Wes Craven.
Marvel. La gigantesca editorial de cómics americana puso en su día a disposición de todo el mundo, 250 cómics gratuitos para promocionar su tienda online, Digital Comics Unlimited. Claro que la mejor manera de promoción es tener acceso a la colección completa de cómics de la editorial. Desde el año 1960 hasta el 2010. Para luego elegir cuáles comprar. Puedes descargarte aquí los enlaces torrents.
Novaro. Un pequeño blog donde poder encontrar enlaces de descarga a cómics antiguos de la editorial Novaro 1949-1984 (Fantomas, Batman, Archie, La pequeña Lulú, etc.)
Libroscompartidos.com. Curiosa iniciativa para intercambiar con otros lectores aquellos libros en papel que ya has leído y solo hacen ‘biblioteca’. Muy interesante.
Librosmaravillosos.com. Un descubrimiento personal. Una pareja de autores decidió un día recopilar, en formato digital, todos aquellos libros que habían supuesto un gran impacto durante su aprendizaje y formación. Una colección estupenda de libros científicos y de curiosidades, para todas las edades, elegidos por el azar que supone cada proceso personal de adiestramiento. Genial.
Orsai. Quizás el mejor proyecto para explicar el cambio del modelo industrial que urge con la llegada de la tecnología digital. Paradójicamente es una revista en papel, sin publicidad, sin intermediarios, que paga justamente a sus colaboradores y que al final se regala en soporte digital. Funciona y muy bien. El admirado Hernán Casciari lo explica estupendamente en esta TED

.
Ciencia y Cultura.
Freefullpdf. Buscador en PDF de más de 80 millones de artículos científicos de Medicina, Biología, Física, Patentes. Imprescindible para investigadores
Base de datos de la Unesco. Todas las publicaciones editadas por la organización desde 1945. Educación, ciencias naturales, ciencias sociales y humanas, cultura… Con un buscador fabuloso
Pubmed. Buscador que indexa más de 21 millones de estudios de literatura médica extraídas de la red Medline. Algunas referencias a estudios completos y descargables, otras te llevan a su publicación original.
Scielo. Biblioteca virtual formada por una colección de revistas científicas españolas de ciencias de la salud.
Eoi. La Escuela de Organización industrial pone a disposición, con licencia creative commons, cientos de libros, informes, conferencias seminarios y monografías sobre economía e innovación empresarial.
Scirus. Buscador de documentos científicos con más de 440 millones de entradas. En inglés.
Google Scholar. Buscador para artículos de revistas científicas, enfocado en el mundo académico, y soportado por una gran base de datos de dominio público.

.
Almacenamiento virtual.


Wuala. Disco duro virtual para compartir tus archivos con quien quieras. 2gb de espacio gratuito
Dropbox. El servicio más conocido de alojamiento de archivos multiplataforma en la nube. 2gb. Un tutorial para hacer tus copias de seguridad
SoulSeek. El clásico disco duro abierto a la comunidad. Un poco en desuso. Pero para música es muy práctico.
Minus. Para compartir en comunidad vídeos online. Límite de hasta 10gb
Esnips. Ofrece hasta 5GB de almacenamiento en la nube
Adrive. 50Gb de almacenamiento gratuito. Sí ¡¡¡50!!! La mayor oferta de la red.

.
Pequeños proyectos. De todo un poco. Joyas de la red.


Gilipolladas del kigonjiro. Música de conciertos, actuaciones en directo que no podrás encontrar en las tiendas. Ninguno de los DVD o CD de la página han sido publicados oficialmente, sino que han sido cedidos por los artistas. Hay pequeños tesoros, como este concierto de Siniestro Total y Loquillo…
Qomun. es un directorio y plataforma de promoción de cultura libre, construido con la colaboración de sus lectores. Música, vídeo, software, literatura, imagen…
Horrortheque. Películas de terror de dominio público. Impresionante colección. En inglés.
Sideravisus. Una de las joyas de esta lista. Biblioteca personal y virtual enfocada principalmente a autores de ciencia ficción. Tiene grandes (y actuales) clásicos como 1984 e importantes e imprescindibles series de culto, como las de Asimov.
Choralwiki. Para compartir partituras de música coral. Muy curioso.
Amateurshotel. “gente apasionada por la fotografía, la ilustración, el diseño, los relatos cortos, microrelatos o poemas … que llena sus ratos libres (y no tan libres) escribiendo, pintando, fotografiando…y compartiendo sus obras”
Librodenotas. Pequeña pero cuidadísima editorial que publica ebooks gratuitos seleccionados con su sabio criterio para ofrecer calidad antes que cantidad. Piden una donación de 1€ por obra.
Webcomics. Pequeña comunidad, sin ánimo de lucro, que se dedica a promocionar los webcómics escritos en castellano. De momento tienen una base de dato de casi mil webs. Un placer navegar por algunas joyas.
Mjlopezz. 34 libros, guías y manuales gratuitos sobre marketing y social media
P2pu.org. Muy interesante. La universidad ‘Peer to Peer’. Comunidad que utiliza el soporte P2P para crear proyectos educativos de aprendizaje colaborativo. Tienes cursos desde ‘programación básica en HTML5’ a ‘dibujo a lápiz’
Ebooksgratis. Blog que se dedica a recopilar libros gratis y libres para aunar intereses entre lectores que buscan ebooks y escritores y/o editoriales que desean que sus ebooks sean encontrados. Encomiable.
Artesuniversales. Pequeño blog con enlaces y reseñas de grandes ‘Best Sellers’ y novelas clásicas y contemporaneas. En formato ebook.

.

Esta lista no hubiera sido posible sin la ayuda de decenas de personas que han compartido sus vicios y costumbres culturales en Twitter. Es básico que juntos luchemos contra una ley española injusta, utópica, que solo busca censurar y generar sentimiento de miedo y culpa; y que no defiende los derechos de todos por igual. Se trata de construir libremente y con las herramientas que nos ha tocado disfrutar, una comunidad capaz de compartir bienes culturales sin ánimo de lucro.



Recuerda:

“No hay autores poco consumidos por culpa de la piratería. Hay malos autores buscando excusas para no adaptarse a una industria más justa”

Ayúdenme a completar la lista en los comentarios. Copiad el texto en otras fuentes. Compartid por email con vuestros contactos… Gracias a:


@javiderios
@Wis_Alien
@kikolabiano
@ryldberg
@Saloucadora
@eoi
@s0phisma
@_PtX_
@00Anme00
@Picoesquina77
@HAL2003
@Fernando10367
@agsolis10
@Los_Miercoles
@GonzaloMMD
@ConcienciaBaco
@Petazet4s
@Quemandoacromo
@eboke
@Alvarri_
@ncoge
@trosdase
@mjlopezz
@Anoukira
@Putatriat
@Efimero
@joseagp
@100xCIENCIA
@Dei_nos
@eduardoA
@LadyPiruleta
@naymayerai
@umbriel_otaku
@Du_By
@ppoHeisenberg
@AlfonsoRomay
@quique_martin
@KNS_Kumo
@amosbrenan
@umbriel_otaku
@jorgeas80
@emenegro
@axebra
@gdelatorre
@javizerox
@germasters "

11/01/2012 11:48 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Muere Isaac Diaz Pardo.

Veo en El Mundo:

" Agencias | Santiago de Compostela
Actualizado jueves 05/01/2012 10:57 horas


El intelectual galleguista Isaac Díaz Pardo, de 91 años, ha fallecido esta mañana en Santiago, han informado a EFE fuentes familiares.

El diseñador, ceramista, editor y empresario permanecía ingresado en un hospital de Compostela desde el día 22, y falleció sobre las 8:30 horas de hoy debido a una neumonía.

Sus restos mortales serán trasladados este mediodía al tanatorio Servisa en A Coruña.

Díaz Pardo, nacido en Santiago en 1920 y uno de los referentes indiscutibles de la cultura gallega, donó recientemente su legado bibliográfico, documental, epistolar y gráfico, más de 16.000 volúmenes que serán conservados en la Ciudad de la Cultura.
Reseña de su vida

Nació el 22 de agosto en Compostela en 1920 y su educación estuvo marcada por el contacto con destacados intelectuales galleguistas del momento, como Castelao, Cabanillas, Ramón y Antón Vilar Ponte, y Vicente Risco. Participó desde 1936 activamente en la campaña a favor del Estatuto de Autonomía. Cultivó, entre otras, el ensayo y la crítica, además de dedicarse a la pintura y otra facetas.

Por su dilatada trayectoria recibió numerosas distinciones y reconocimientos como la Medalla de Oro e Hijo Predilecto de la ciudad de Santiago de Compostela (1988), Premio Otero Pedrayo de las Diputaciones Provinciales (1990), Insignia de Oro (1991) y Doctor Honoris Causa (1992) por la Universidad de Santiago de Compostela, Premio Trasalba de la Fundación Otero Pedrayo (1993), Vieira de Plata del Patronato de la Cultura Gallega de Montevideo (1995) y en 2009 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de España, entre otras.

Recibió en 2009 la Medalla de Bellas Artes en Santander. | Bruno Moreno
La ’huella profunda’ de su legado

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha destacado este jueves la "participación activa" de Isaac Díaz Pardo en la "construcción del país", desde el punto de vista político, artístico, empresarial y cultural, así como la "huella profunda" que deja su legado.

En declaraciones a Europa Press, el regidor olívico ha reconocido una "amistad de tantos años" con el intelectual galleguista. Por ello, ha apuntado, "al sentimiento institucional se une el dolor personal por una amistad que seguirá en el recuerdo".

"Fallece una persona de importancia capital en Galicia", ha subrayado Caballero, y ha añadido que su obra es "irrepetible" y dejará una "huella profunda" en Galicia.

La Universidade de Vigo se ha sumado a los organismos e instituciones que han manifestado su pesar por el fallecimiento y ha apuntado que "quedará para la historia" su "compromiso inequívoco con la cultura".

Así lo ha destacado el vicerrector vigués de Extensión Universitaria, Xosé Enrique Costas, en declaraciones a Europa Press, y ha señalado que ese compromiso de Díaz Pardo "no era en el sentido ampuloso de la palabra", sino que era un compromiso con la cultura "a pie de calle". "

05/01/2012 11:33 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Museos cientificos gratuitos en el dia del Rosario.

Desde La Opinion:

" REDACCIÓN WEB El Ayuntamiento de A Coruña ha informado de que mañana viernes, día de la festividad de la Virgen del Rosario, patrona de A Coruña, la entrada será gratuita para todos los visitantes en los tres museos científicos de la ciudad: la Casa de las Ciencias, la Domus y el Aquarium Finisterrae.

Además de las exposiciones y demás contenidos habituales, las personas que los visiten tendrán oportunidad de conocer algunas de las últimas novedades presentadas. Así, en el Aquarium encontrarán los primeros sanmartiños nacidos en cautividad, fruto de una experiencia pionera en el mundo de reproducción en cautividad de este pez. Los visitantes podrán ver estos pequeños y llamativos ejemplares en un tanque de la sala Maremagnum.

Las personas que acudan a la Domus podrán ver una de las proyecciones de cine en 3D, con diversos pases de ’Sos Planet’ y ’Wild Safari’ en castellano y en gallego. Y en la Casa de las Ciencias se proyectarán ’A noite do vampiro’, ’Evolución’ y ’La niña que sabía caminar al revés.

Los interesados pueden consultar toda la información sobre los museos científicos coruñeses en: www.casaciencias.org "

06/10/2011 13:36 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

De galeones y exposiciones.

Leo en La Voz de Galicia:

" El galeón «La Pepa» atracará en A Coruña el próximo miércoles
Nuria otero A Coruña / la voz 24/9/2011 

El navío La Pepa, embajador itinerante del bicentenario de la Constitución de 1812, se encuentra realizando una ruta por los principales puertos de la geografía nacional y atracará en el coruñés tras su paso por la ciudad de Santander. La presentación del atraque del galeón ( ¿que sera eso? ) en la terminal de trasatlánticos en la zona interior del puerto de A Coruña tendrá lugar el próximo miércoles 28 de septiembre a las 12 horas a bordo del propio navío.

La Pepa celebrará los doscientos años de la primera carta magna liberal de España, promulgada el 19 de marzo, y conocida popularmente con ese mismo nombre. El objetivo de la construcción del barco es acercar el conocimiento de un importante hecho histórico nacional con una actividad dinámica y lúdica que es, a la vez, muestra de aquella época ( toma frase, que diria el otro ). La nave es una réplica de los galeones que unieron nuestro país con América ( la frase  no es del todo correcta. America era parte de España en aquel tiempo :-) )durante tres siglos. El barco cuenta con 55 metros de eslora, 11 de manga y casi 1.000 metros cuadrados de superficie vélica, y tiene capacidad para acoger más de 5.000 visitantes diarios.


Visitas gratuitas

En su interior alberga un centro de interpretación del evento con un contenido de carácter museográfico que conjuga la simbología de ultramar con el discurso propio del origen, redacción y contenidos del espíritu doceañista ( Toma ya, Manda huevos, decia Trillo :-) ¿Y que pinta aqui Ultramar?). Por ello, toda persona que visite el galeón podrá ( podria, diria yo ) comprender la importancia de este acontecimiento fundamental de la historia.

El contenido expositivo se divide entre la cubierta de crujía y la de artillería. Asimismo, se entregará a los visitantes un folleto con un documento que contiene un plano de la embarcación y diversas anécdotas de las cortes de Cádiz. La entrada a la visita es gratuita y los días lectivos se dedicarán a visitas concertadas para colegios, universidades, asociaciones o discapacitados. Se expone cómo era la ciudad gaditana a principios del siglo XIX, con grandes planos sobre rutas comerciales que partía o tenían su destino en la ciudad andaluza y el avance de las tropas francesas por tierras nacionales. "

Habra que echarle un ojo. A ver si encuentro por ahi los horarios y dias de visita.

24/09/2011 11:56 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 15.

Si algun dia hago una peli de zombies, ya se donde ambientarla.

* 2011-07-18 13.10.20

* 2011-07-18 13.10.28

* 2011-07-18 13.10.41

Joder, sera por falta de espacio para maniobrar.

* 2011-07-18 13.11.02

Eeeeescheeeeer.

* 2011-07-18 13.11.12

* 2011-07-18 13.11.30

* 2011-07-18 13.11.34

* 2011-07-18 13.11.43

* 2011-07-18 13.11.51

Bonitos acabados. ¿Y cuantos millones de euros dices que ha costado esto?

* 2011-07-18 13.12.52

* 2011-07-18 13.13.02

Puedo estar muuuuy equivocado. Pero mantener esto limpio y sin hierbas o musgos va a ser una locura. A no ser, claro esta, que pasen de todo y digan que es un efecto buscado ;-).

30/08/2011 12:07 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 14.

Bueno, vamos alla. Tras tantas fotos es el momento de tomarse un cafe.

* 2011-07-18 12.43.53

* 2011-07-18 12.43.59

La cafeteria es pequeña, lenta y cara. En un dia normal estara atestada solamente con los funcionarios. Las tapas parecen ser de catering.

* 2011-07-18 13.09.03

* 2011-07-18 13.09.20

* 2011-07-18 13.09.42

* 2011-07-18 13.10.01

* 2011-07-18 13.10.12

* 2011-07-18 13.10.20

* 2011-07-18 13.10.28

Me gusta, un aparcamiento enorme, al aire libre, sin cubiertas, en Santiago ;-). Las aceras parecen inexistentes, las zonas de carga y descarga deben estar ocultas en los edificios. T una cosa mas. Lo pense al verlo en vivo y lo recorde cuando se hablo de hacer ahi la Copa Davis. ¿No hubiera sido mejor dejar ese espacio plano del parking como plaza central ( o lateral ) donde poder celebrar eventos?

30/08/2011 11:52 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Museo ( privado ) de la Batalla del Jarama.

Ya sabemos todos lo que opinan las instituciones de este pais sobre la Historia. Leo en El Pais:

" ELSA GARCÍA DE BLAS - Madrid - 29/08/2011


Un kilo de balas era un kilo de pan. Por eso, a Goyo Salcedo le llevaba con seis años su padre, junto a su hermano, en plena posguerra de hambre de los años cincuenta, a recoger la chatarra bélica que encontraban en los olivares cercanos a su casa de Morata de Tajuña, en el sureste de Madrid. A aquellos cerros de viñas y olivos, donde en febrero de 1937 murieron más de 15.000 soldados en la sangrienta batalla del Jarama, volvió cuando su padre ya había muerto para recordar sus tiempos de niño. Y poco a poco volvió a recoger balines, pistolas, máscaras de gas, tinteros, alpargatas, cartas y cajas de juanolas. De las visitas que cada fin de semana realizó durante 14 años con un detector de metales nació el Museo de la Batalla del Jarama, el único que hay sobre la Guerra Civil en Madrid, que abrió Goyo con su amiga Pilar en un mesón de Morata. Ninguna administración quiso ayudarles. Según los promotores del museo, porque la memoria de la guerra incomodaba a todos.


A Goyo le preocupa que, como él, muchos se acercan al mismo escenario cada fin de semana y se están llevando a toda velocidad los restos de la historia para engordar sus bolsillos. Tampoco nadie se preocupa de protegerlos. La batalla por la memoria del Jarama es la batalla casi en solitario de Goyo. "Esa herida que ves, ahí hay una trinchera", dice mientras sube un montículo del cerro sin dificultad. Tendrá casi 67 años, pero cuesta seguirle monte arriba. Enseguida se ven las hendiduras en el terreno y las aberturas de las cuevas, donde Goyo se mete sin pensarlo dos veces. No hay más remedio que ir detrás, aunque no dé muy buena espina deslizarse tierra adentro en la penumbra. Dentro aún quedan huellas de vida: al observar el hollín que dejaron los candiles en la pared de la roca, se puede imaginar a los soldados republicanos guarecidos del frío esperando el combate. Hace 74 años, esta orilla del río Jarama era un infierno.

El museo resultó molesto desde su nacimiento. El Ayuntamiento de Morata de Tajuña no rechazó el proyecto, pero nunca dio un paso para llevarlo a cabo. "Podría seguir esperando de no haberme encontrado con Pilar", se lamenta Goyo. La aludida es Pilar Atance, una anciana de 72 años dueña del mesón El Cid, en cuyo garaje descansa la memoria de la batalla. No solo no tuvieron ningún apoyo público, sino que, aseguran, no se lo pusieron nada fácil. "Nos pidieron hasta el último papel, tuve que construir una estación depuradora para cumplir no sé qué requisitos", se queja Pilar. También les denunciaron por albergar armas. "Se archivó cuando la Guardia Civil lo visitó", cuenta Goyo. "Los agentes que vinieron acabaron regalándonos un mapa de la batalla", añade. "Lo que ha ocurrido con este museo es miedo político". Es el análisis que hace Jesús González de Miguel, historiador y autor de La batalla del Jarama. Testimonios desde un frente de la Guerra Civil, que ha colaborado para documentarlo. "En este país metemos nuestra historia debajo de la alfombra", se queja. Ha intentado que lo visiten los institutos de la zona, pero pocos se atreven. "La juventud tiene que saber que la guerra no es como la cuenta Hollywood. Es un fracaso social, que no huele a gloria sino a muerto. Y pueden aprenderlo de sus propias batallas, no de Vietnam".

Lo visitan pocos españoles, pero muchos extranjeros. A la pequeña localidad de 7.000 habitantes llegan frecuentemente autocares de ingleses, franceses o belgas; suelen ser familiares o veteranos brigadistas que buscan su pasado. "Hemos visto a muchos pasarlas canutas en estos olivares", recuerda González de Miguel. En la batalla participaron brigadistas internacionales de medio mundo, soldados de 52 nacionalidades de los 66 países censados entonces en la Sociedad de Naciones. "Solo el 7% salieron ilesos; unos 2.000 están aquí enterrados", indica el historiador. En su opinión, fuera de nuestras fronteras la memoria histórica no es siempre un problema, sino todo lo contrario. "Es algo que nos enerva: 250.000 personas han visitado los campos de batalla de la I Guerra Mundial; Normandía es un parque temático y la zona vive de ello; a Gettysburg han ido dos millones; la gente visita también Waterloo, en Bélgica... ¿Qué es lo que nos pasa a nosotros?".

A la salida de la cueva, Goyo señala una explanada enfrente del cerro: "Mira, es allí". Antes había relatado el día que su padre, su hermano y él encontraron en una de sus excursiones algo más que las balas de siempre. "Uno ya nacía sabiendo que donde crecía más hierba es donde había restos humanos", recuerda. Excavaron y desenterraron dos cuerpos: un par de esqueletos de dos soldados americanos. Les quitaron los objetos metálicos y los volvieron a enterrar. Y allí siguen: enterrados para siempre a la orilla del río Jarama. "

29/08/2011 11:36 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Desventajas del libro electronico.

Leo en Escolar.net ( en el original texto con enlaces ):

Por Toño Fraguas



Hoy es posible que dos almas gemelas (pongamos que Agapito y Lucinda) viajen en el metro, frente por frente, y que sean las primeras personas que, en una década, a las 11.13 de la mañana de este viernes 26 de agosto de 2011, estén leyendo ‘La Comunidad Inconfesable’, de Maurice Blanchot. Podría ocurrir en la línea 3 del Metro de Madrid. Digamos que entre las estaciones de San Fermín-Orcasur y Palos de la Frontera.

Porque Agapito hubiera aguantado hasta Palos de la Frontera (aunque él habitualmente se baja en Almendrales)…


Habría bastado con que Lucinda no estuviera leyendo ese libro sobre el amor verdadero (esa comunidad inconfesable ante la muerte) en formato EPUB. Y viceversa. Lucinda hubiera bajado precipitadamente en Almendrales en pos de Agapito si éste no se hubiera descargado el libro en un PDF hecho a base de fotocopias guarrindongas.

Dentro de 30 años quizá el uno podría haber acompañado a la otra en ese momento intransferible del morir.

Claro, esto va de muerte: de la muerte de las miradas furtivas a las portadas de los libros de los viajeros de Metro. Y de las fantasías subsiguientes… ¡Cuántas etapas preliminares ahorra en la alcoba de nuestra mente un libro determinado!: es mucho más efectivo que pasarse el día en Meetic.

Reconozcámoslo: Es un magno acontecimiento descubrir en el metro una chica que no lea a Federico Moccia o (¡todavía!) a Dan Brown, como lo es descubrir a un chico que no devore cualquier volumen de fantasía heroica, de técnicas de márketing o… el código de la circulación. Ahora ya da igual: tras la fría espalda del Kindle, el Reader o el cacharro que se desee, no se adivina nada. Y es peligroso: cualquier incauto puede fantasear durante siete paradas, sin saberlo, con una lectora de César Vidal.

Y no miro a nadie.

27/08/2011 16:46 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de La Cultura 13.

Y terminamos con la visita a la exposicion. Si, el movil echaba humo :-).

*  2011-07-18 12.31.43

* 2011-07-18 12.31.54

La autopromocion que no falte :-).

 * 2011-07-18 12.33.07

* 2011-07-18 12.33.23

* 2011-07-18 12.34.04

* 2011-07-18 12.34.19

* 2011-07-18 12.34.34

Estas cosas no se si forman parte de la decoracion ( despues de todo, e suna exposicion sobre arquitectura ) o es que se olvidaron de sacarlas. Hay varias, como veis. Lo que no hay es alguien a quien preguntar. Supongo que un edificio vacio es mas barato :-).

* 2011-07-18 12.35.44

En serio, ¿soy el unico que ve esto y piensa en 1984?

* 2011-07-18 12.36.36

23/08/2011 11:19 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 12.

Seguimos con la super llena de interesante contenido exposicion ;-).

* 2011-07-18 12.29.54

* 2011-07-18 12.30.09

* 2011-07-18 12.30.21

* 2011-07-18 12.30.35

* 2011-07-18 12.30.44

* 2011-07-18 12.31.01

* 2011-07-18 12.31.18

Se supone que cuando esto este terminado, visto desde el aire tendra forma de vieira. Bueno, tambien hay quien ve una ola en la Domus coruñesa :-).

* 2011-07-18 12.31.25

23/08/2011 11:06 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 11.

Sigamos con unas vistas de las obras. Porque esto esta en obras.

* 2011-07-18 12.23.24

* 2011-07-18 12.23.34

* 2011-07-18 12.23.40

En un ataque de narcisismo, le dan dedicado un edificio entero al Somo se Hizo ;-). La verdad, se lo podian haber ahorrado.

* 2011-07-18 12.27.53

* 2011-07-18 12.28.05

* 2011-07-18 12.28.22

* 2011-07-18 12.28.44

* 2011-07-18 12.29.24

Al parecer, el diseño se basa en un plano modificado de las callejas del Santiago medieval. Va a ser por eso que la zona esta tan mal planificada. Mil años de avances urbanisticos a la basura.

23/08/2011 10:57 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Sobre el origen de la Deidad.

Directamente de La Pizarra de Yuri:

" En el siglo XXI, casi cuatro mil millones de personas
adoran a una amalgama de antiguos dioses cananeos.


El complejo religioso más importante de nuestro tiempo es, sin duda, el sistema monoteísta de cultos abrahámicos. Cristianismo e islam, originados en el judaísmo, declaran en la actualidad unos 3.600 millones de seguidores y aumentan constantemente con el incremento de la población mundial. El papel de estas creencias en los sucesos y conflictos del presente, desde finales de la Guerra Fría, no puede ser más evidente y relevante. Pero, ¿de dónde proceden? ¿Qué clase de deidad es esta? ¿Cómo surgió el dios de las religiones abrahámicas?

De los judíos antiguos.

El Éxodo no ocurrió.

Sí, ya, es una pena porque la historieta mola un montón y la superproducción de Hollywood era la caña. Pero todos los indicios históricos y arqueológicos apuntan a que nunca hubo una gran masa de judíos en Egipto, ni saliendo de Egipto, ni viajando por el Sinaí durante no sé cuántos años. Y menos los 603.550 "aptos para la guerra" que díce Números 1:46, o los 600.000 "hombres de a pie, sin contar los niños" (y es de suponer que tampoco las mujeres y niñas...) indicados en Éxodo 12:37, lo que bien podría sumar unos dos millones de personas en total.

Se da la circunstancia de que los escribas egipcios eran como una especie de contables germánicos con trastorno obsesivo-compulsivo, que tomaban nota de todo y guardaban copia de todo. Y en toda la historia egipcia no aparece una sola referencia, ni siquiera indirecta, a un hecho de semejante calado: la emigración súbita del 66% de su población aproximadamente (el Egipto Antiguo tenía una población de unos tres millones de personas en torno al periodo del Imperio Nuevo y de aproximadamente siete millones hacia el final de su existencia). De hecho, ni siquiera mencionan la presencia notable de judíos en Egipto; en realidad, sólo hablan de ellos como otro pueblo periférico más. Lo más parecido es una vaga referencia a algo remotamente similar a una "plaga", tema al que los antiguos eran muy aficionados –y los modernos también–.


Tampoco existe registro arqueológico alguno sobre una masa humana semejante moviéndose por los desiertos del Sinaí durante décadas (y menos aún en las poblaciones que dice la Torá), ni manera de cuadrar al Faraón del Éxodo con ninguno de la realidad (salvo en los habituales ejercicios de fantasía), ni por cierto forma alguna de trazar el texto original antes de mediados del primer milenio antes de nuestra era.

De hecho, resulta bastante obvio que el Éxodo no es sino un mito de fundación nacional hebreo –como hay tantos otros–. Si ocurrió algo remotamente parecido que pudiera inspirar a sus autores, desde luego no fue en el segundo milenio aC (como debería ser para constituir la fundación de Israel) sino en el primero, cuando Israel ya llevaba existiendo un tiempo. La política del Éxodo es del primer milenio, no del segundo. La geografía del Éxodo es del primer milenio, no del segundo (en el segundo no existían aún muchas de las localidades indicadas por la Torá). Y la necesidad del Éxodo es del primer milenio, no del segundo: a partir del exilio en Babilonia, en torno al siglo VI a.C. Que es, por cierto, cuando se funda la religión judía que conocemos: no se puede trazar ninguno de sus textos hasta fechas anteriores al siglo V a.C. Y muy probablemente su forma completa actual ni siquiera sea anterior al II.

Nunca hubo cruce del Mar Rojo, maná lloviendo de los cielos, Tablas de la Ley, Diez Mandamientos, Arca de la Alianza, becerro de oro ni cosa parecida. Es muy posible que ni siquiera hubiese Rey Salomón o Primer Templo de Jerusalén (no con la significación que nos han contado, al menos). Lo que sí hubo fue un conglomerado de pueblos canaanitas en el llamado complejo cultural del Levante, vinculados a Asiria y Mesopotamia por un lado, a Egipto por el otro y a Turquía y las islas griegas por vía marítima. La cultura de los yacimientos israelitas más tempranos es canaanita, sus objetos sagrados son los del panteón canaanita, la cerámica pertenece a la tradición local canaanita y el alfabeto es canaanita temprano. La única diferencia entre los poblados israelitas y el resto de los cananeos es la ausencia de huesos de cerdo, aún no se sabe bien por qué (pero sin duda recuerda a las prohibiciones del judaísmo y el Islam). Más allá de toda duda razonable, uno o una mezcla de estos pueblos canaanitas se encuentran en el origen de los hebreos modernos.


Estos pueblos canaanitas compartían los mismos dioses, y de manera notable uno llamado Ēl, que también era el término genérico para "deidad": un dios anciano, muchas veces representado con barba, que aparece a menudo sentado en su trono. Se encuentra más comúnmente citado en plural, Elohim, pues los canaanitas eran fundamentalmente politeístas. No, no es un plural mayestático. Es politeísmo: los dioses.

Ēl, Elohim, Alá.

Mira que nos habrán dado la brasa con los Rollos del Mar Muerto, y qué poquito se ha hablado de las culturas ugarítica y eblaíta, que nos legaron un enorme registro documental sobre los pueblos canaanitas del tercer y segundo milenio: exactamente cuando empezaba a formarse esta religión judía de la que posteriormente se derivaría el cristianismo y el Islam. Resulta que los Elohim bíblicos eran ya deidades ugaríticas, eblaítas y de los demás pueblos de la región. En el panteón levantino, estos Elohim son los setenta hijos de Ēl, un conglomerado de deidades venerados en toda la zona desde tiempos prehistóricos. Y, muy notablemente, con un claro componente acadio-babilónico.

Ēl, singular de Elohim, ya aparece presidiendo la lista de dioses en las ruinas de la Biblioteca Real eblita (yacimiento arqueológico de Tel Mardik), allá por el 2.250 a.C. Eso es mucho antes de que nada llevara el nombre de Israel o el adjetivo de judío (y no digamos cristiano o musulmán): hablamos de los contemporáneos del Imperio Antiguo de Egipto, cuando las pirámides aún estaban seminuevas. Ēl, un dios-toro, es a su vez un cognado del acadio Ilu o Ilum y se trata probablemente del mismo dios que Baal-Hammon, al que los fenicios –otros canaanitas– sacrificaban a sus bebés quemándolos vivos ante Moloch.


Todas estas palabras, en realidad, son versiones modernas sobre cómo se pronunciaban esas cosas. Porque la realidad es que estos idiomas semíticos y protosemíticos se han escrito de siempre sólo con consonantes. Y cuando se escriben sólo con consonantes –que es como se hacía– todos resultan idénticos entre sí: variantes sobre las raíces ’L y L-M. Ēl, Elohim, Eli, Ilah, Ilu, Ilum y demás expresiones divinas no son sino expresiones diversas de ’L y L-M: el dios, los dioses.

Estas raíces protosemíticas no sólo viajan hasta nuestro tiempo a través de los Elohim de la Torá y el Antiguo Testamento, o el Eli del nuevo, sino también por la vía de las culturas árabes que se desarrollaron en el mismo territorio y sus alrededores. El dios de los musulmanes es el mismo dios abrahámico que el de cristianos y judíos; y el nombre del dios se transporta mediante esta raíz L, transformándose en Alá (que significa, exactamente... Dios). La famosa shahada del Islam "no hay más dios que Dios y Mahoma es su mensajero" empieza literalmente: lā ’ilāha ’illā-llāhu...; o sea, no hay más iLah que aLá. Islam, por supuesto, procede asímismo de la raíz semítica S-[L-M], y significa "sumisión [a Elohim]").

Yavé.

Sin embargo, judíos y cristianos aseguran que su Ēl tiene otro nombre más, y que este nombre es Yavé, Yahvéh, Yehová (Jehová) o cualquier otra invención sobre el tetragrámaton hebreo YHWH. Normalmente, lo que hacen es combinar YHWH con distintos juegos de vocales sacados de Elohim o Adonai ("Señor"). Pero por lo que yo sé, se podría decir también Lloví (decorado como Yohvíh), Lleva (Yehvah), Llave (Yahveh) o cualquier otra combinación al uso; porque, supuestamente, el nombre de su dios era tan, tan sagrado y tan, tan secreto que la forma original se ha perdido. Esto, por lo que se ve, es muy importante y los distingue del resto de seguidores del antiguo dios-toro levantino; además, es un término en singular y así se aleja del incómodo y cananeo plural politeísta Elohim.


El origen de este nombre YHWH es más oscuro pero no más exclusivo en territorios levantinos que los muy vulgares Elohim. Para empezar, ya en el mismo Antiguo Testamento aparece cincuenta veces en una variante más corta, normalmente pronunciada Jah o Yah (YH): veintiséis en solitario y veinticuatro como parte de la palabra aleluya (alelu-yah, "alabad a Yah"). Se dan tres circunstancias curiosas. La primera es que los textos bíblicos donde aparece predominantemente tienden a contarse entre los más antiguos (como Salmos o el Cantar de los Cantares), lo que sugiere una forma primitiva del nombre. La segunda es que existía un antiguo dios lunar egipcio que se llamaba también Yah, y los egipcios mandaron mucho en Canaán durante varios periodos importantes de su historia (con una influencia extensiva en sus regiones meridionales...). Y la tercera es que la raíz consonántica YW (Yav) aparece ya en la Épica de Baal ugarítica y en varios textos eblaítas como una variante sobre el dios del mar Yam.

Pero dejémonos de especulaciones. Este dios YHWH es un dios meridional de los edomitas, otro pueblo semítico que vivía por la parte del Desierto del Négev y que finalmente fue asimilado a los judíos. Hay arqueólogos notables que afirman haber identificado a YHWH en textos egipcios referidos a los shasu, un pueblo beduino de ganaderos nómadas que rondaba en torno a estos desiertos, pero otras personas opinan que esta palabra YHWH hace referencia a sus campamentos (lo cual no es necesariamente exclusivo). En todo caso estamos ante un dios levantino meridional surgido en los territorios por donde antiguamente vagabundeaban los shasu y luego trabajaban el cobre los edomitas... que, curiosamente, están por la parte del Sinaí, donde según la versión bíblica este nombre inefable "le fue revelado a Moisés". El primer texto donde aparece este dios YHWH de los judíos es una estela moabita conservada en el Museo del Louvre, y no sale muy bien parado: relata cómo los han derrotado y cómo las copas sagradas de YHWH son arrastradas ante un dios de Moab.


(Clic para ampliar)

En todo caso, resulta bastante obvio que el dios de los antiguos judíos es una mezcla del dios-toro supremo común a todos los pueblos canaanitas, Ēl (en su forma politeísta Elohim), y un oscuro dios secundario de los territorios meridionales absorbido en algún momento de su historia. En la práctica, no hay ninguna diferencia notable entre el Ēl levantino venerado por ugaríticos o eblaítas y el Ēl-Yahvéh adoptado por los judíos. Esta vieja deidad canaanita es la que siguen adorando casi cuatro mil millones de personas en el siglo XXI.

La diosa desaparecida.


Sí, eso de la diosa está muy de moda en la literatura comercial, pero todos los dioses antiguos tenían sus correspondientes diosas; y Ēl-Elohim-Yahvéh no fue una excepción. En el conglomerado cultural levantino, la diosa-madre de Ēl era Asherah, también conocida bajo otras variantes como Ashratu o Atirat. En la Épica de Baal ugarítica, Asherah es la creadora de los Elohim.

Asherah aparece en la Biblia, y muy específicamente en el Libro 2º de Reyes, donde se explica cómo destruyen su culto y queman "todos los objetos que se habían hecho para Baal, para Asherah y para todo el ejército de los cielos" (2 R 23:4-7) durante lo que parece ser el relato de una violenta represión monoteísta en plan talibán volando Budas (bueno, peor...). En otros puntos aparece traducida como un cipo que no debe ser plantado junto al templo de Yahvéh.

Y es que parece que el culto a Asherah como diosa consorte de Ēl-Elohim-Yahvéh era generalizado entre los judíos antiguos; existe un extenso registro arqueológico al respecto, y de hecho cualquiera diría que se trataba de una diosa muy popular antes de que los monoteístas pasaran todo por la espada y el fuego. Tampoco vayamos a idealizar según qué cosas: existe una posibilidad cierta de que a Asherah le fuera lo del sacrificio humano tanto como a su nuera Anat/Tanit, que según dicen se ponía cachonda oliendo a menor cocinado (o cocinada) en el Tophet. La verdad es que entre una panda de politeístas dispuestos a sacrificarte un churumbel para aplacar a la diosa y una panda de monoteístas dispuestos a sacrificar a todo el mundo para imponer lo suyo, me quedo con un AK-47 y salga el sol por Antequera. Sí, el pasado era un asco.

Pero lo cierto es que Asherah le encantaba a los judíos antiguos, decía, como demuestran numerosos hallazgos arqueológicos. Incluso se conservan inscripciones donde se la vincula directamente a Yahvéh, como un óstracon del siglo VIII aC descubierto por arqueólogos israelíes en 1975 donde se lee "yo te bendigo por YHWH de Samaria y Su Asherah" (yacimiento de Horvat Teman). Otro, de Khirbet el-Kom (cerca de Hebrón), pone: "Bendito sea Uriyahu por YHWH y Su Asherah; de sus enemigos le salvó!". Todo esto puede que suene a algunos un tanto herético, pero son descubrimientos avalados por arqueólogos de gran prestigio como Israel Finkelstein –profesor y ex-director del Departamento de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, co-director de las excavaciones de Megiddo y probablemente el mayor experto vivo en las Edades del Bronce y el Hierro hebreas– o Neil A. Silberman, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Massachusetts. A quienes, por supuesto, los literalistas bíblicos y otros fanáticos por el estilo no pueden ver ni en pintura.


Copia del óstracon de Kuntillet ’Adschrud (Horvat Teman, Sinaí, Sur de Israel). En la inscripción (hebreo antiguo) se lee "A[shy]o al R[ey?] dijo: dí a (X) (Y) (Z), que seas bendito por YHWH de Shomron (Samaria) y su ASHERAH".

Hubo una diosa de Israel. En realidad, seguramente, hubo varias entre estos Elohim canaanitas. Que todo ello fuera barrido por el monoteísmo, y ahora se pretenda que jamás ocurrió, no le resta ni un ápice de veracidad. Pero, ¿qué pasó? ¿Cómo fue? Y, ¿por qué?

Monoteísmo.


Hoy en día tenemos a los israelitas por guerreros notables, pero esto no ha sido así muy a menudo durante el devenir de la historia. A lo largo de mucho tiempo fueron un pueblo pequeño y atrasado, al que le dieron para el pelo una y otra vez, resultando en numerosos exilios. Por ejemplo, los romanos. El Jerusalén que ahora visitan muchos crédulos pensando que están en la ciudad de Jesús es en realidad el desarrollo árabe de Aelia Capitolina: una colonia romana y bien pagana construida desde cero –incluído el trazado de las calles– después de que a las legiones imperiales se les hincharan las narices con los judíos, destruyeran la ciudad por completo y finalmente los mandaran a la diáspora para los siguientes diecinueve siglos. Pocas bromas con los latinos. Sí, hasta la Vía Dolorosa es una calle romana sin conexión alguna con el Jerusalén antiguo, como todo lo demás en ese lugar; para ser exactos, un ramal del decumanus maximus según la urbanización imperial estándar. La supuesta ubicación de los actuales lugares santos cristianos, judíos y musulmanes constituye ya una especie de chiste sacrílego por el que la gente parece dispuesta a seguir matándose.

No era la primera vez. Seis siglos y pico antes, en el 587 aC, los babilónicos de Nabucodonosor el Caldeo hicieron lo propio. Jerusalén fue saqueada, el Templo resultó destruido y a los hebreos se los llevaron a Babilonia como esclavos. Es durante este periodo de esclavitud cuando surge la religión abrahámica de la que emanan la judía actual, la cristiana y la musulmana. Fue sometidos en Babilonia o después donde escribieron la mayor parte de la Toráh y del Antiguo Testamento (incluidas las leyendas del Génesis, el Éxodo y el Pentateuco en general), y es también en este tiempo cuando se desarrolla el monoteísmo exclusivo y excluyente que las caracteriza.


Pongámonos en situación. Estamos en los tiempos en que mis dioses son más chulos que los tuyos porque te he vencido. Y los hebreos habían sido vencidos; pero vencidos del todo, tanto como su enemigo nazi dos mil y pico años después, con toma del Reichstag y toda la parafernalia. Más, si me apuras. Siguiendo la lógica de la época, los Elohim-Yahvéh deberían haber sido absorbidos bajo el paraguas del panteón caldeo; ni siquiera debería haber sido muy difícil, pues muchos de los Elohim levantinos eran paralelos a los dioses y diosas babilónicos.

Pero eso significaba perder por completo la identidad y desaparecer como pueblo; uno más, en los vientos de la historia. Es en este contexto donde surge una novedad (y, una vez más, no hay ningún dato histórico o arqueológico que permita pensar que sucedió antes). Por un lado, se crean una leyenda nacional fuertemente impregnada de mitología babilónica: el Diluvio Universal es un plagio directo de la épica sumeria análoga, Génesis 1 bebe directamente del Enûma Elish y Génesis 2 del Atrahasis, Adán es parecido a Adapa (y ambos son también cognados), la serpiente presenta extrañas similitudes con Ningizzida, y así con todo. Por otro, Elohim-Yahvéh pasa a ser un dios omnipresente, omnisciente, todopoderoso y único; y todo lo que le sucede a los hebreos –su pueblo elegido– forma parte de su plan, prediseñado desde el origen de los tiempos. Incluso sus enemigos trabajan para él sin saberlo. Con ello desaparecen también las historias mitológicas de dioses y diosas, pues ya no tienen sentido.


Esta es, sin duda, una novedad en la historia humana que no está documentada claramente en otro momento o lugar (aunque existen paralelismos en algunas tradiciones del hinduísmo). Este dios ya no es exactamente sobrenatural, sino extranatural; todo se justifica en él y a través de él. No es mucho más que una forma de pensamiento circular (no confundir con el razonamiento circular de Aristóteles), pero ciertamente poderosa. Porque, aunque en un principio no sea más que una rareza de un pueblo de la Antigüedad, medio milenio y pico después comenzaría a convertirse en el sustrato religioso esencial de la mayor parte del mundo. Hasta nuestros días.

Ángeles y demonios.

¿Y qué pasó con el resto de los Elohim? Pues que se convirtieron en demonios. Belcebú, por ejemplo, es Baal Zebub, el dios de las moscas, en lo que muy bien podría constituir una corrupción más o menos despectiva de Baal Zebul (el dios de las alturas). Leviatán está probablemente relacionado con el monstruo ugarítico Lotan o Lawtan. Sin embargo, no es evidente de dónde se sacaron los nombres de los ángeles. El rabino del siglo III Simón ben Lakish reconoció que los ángeles antiguos no tenían nombre y las denominaciones actuales proceden (también) del exilio en Babilonia. En todo caso todos ellos son nombres teofóricos que incluyen la mención de Ēl: Gabriel, Rafael, Miguel, el musulmán Azrael, etcétera.


Ubicar estos ángeles y demonios en el nuevo monoteísmo resultó siempre bastante complicado. De manera particular, surge un ángel maléfico mayor (Satán, Lucifer, Iblis) que de una forma retorcida debe ser necesariamente un agente del dios todopoderoso, omnipresente y omnisciente (o, de lo contrario, este dios no podría ser todopoderoso, omnipresente y omnisciente). Todas estas entidades son la herencia del politeísmo precedente. Las religiones abrahámicas comparten varios niveles de ángeles (arcángeles, serafines, querubines...), uno o varios niveles de demonios (que los musulmanes llaman shaitan), un "demonio mayor" (Satán, Iblis...) y, en el caso exclusivo del Islam, una cantidad de genios (djinn).

El cristianismo, además, vuelve a multiplicar el número de entidades divinas mediante la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres dioses en uno, de manera tan contradictoria e inexplicable que se considera un misterio divino). Y, en algunas denominaciones como la católica, incorporando lo que muy bien puede interpretarse como una semidiosa (la Virgen) y un santoral; muchos miembros de otras religiones o personas sin religión consideran estas incorporaciones una forma de politeísmo blando para facilitar su expansión e integración en territorios tradicionalmente politeístas y menos próximos al entorno cultural levantino.

Monoteístas e imperios.

Porque el éxito y la extensión de estas nuevas religiones (en su tiempo) está estrechamente vinculada a la expansión de los imperios que las adoptaron como propias; de manera notoria, el Imperio Romano tardío, el Califato Omeya y –después– los lugares a donde llegaron sus sucesores, conquistadores y comerciantes. Al principio, durante más de medio milenio, este monoteísmo abrahámico no fue más que una rareza judía y así se habría quedado si hubiera seguido siendo exclusivamente hebreo. Es su transmisión al cristianismo y al Islam lo que terminaría convirtiéndolo en una religión global.


Se ha insistido muchas veces en que esta idea del dios único y todopoderoso pega especialmente bien con las organizaciones sociales de tipo piramidal e imperialista, pero en mi opinión esto no resulta evidente por sí mismo. Hubo grandes imperios en la Antigüedad, perfectamente piramidales y perfectamente imperialistas, que eran politeístas o cualquier otra cosa que les pareciese bien. No es obvia la razón por la que el monoteísmo abrahámico fue aceptado por tantas gentes en tantos lugares distintos (aunque su carácter fuertemente proselitista y su alto grado de elaboración teológica puede aportar alguna luz); ni tampoco por qué nunca logró penetrar profundamente en algunos territorios importantes (los que ya estaban previamente ocupados por las religiones dármicas y orientales y no fueron desplazadas por la vía de la conquista militar o, en algún caso, comercial).

Parece como si este monoteísmo abrahámico hubiera sido especialmente capaz de destruir o absorber con relativa facilidad al animismo y el paganismo politeísta (haciendo mayores o menores concesiones), pero lo hubiera tenido mucho más difícil al enfrentarse con otros sistemas filosófico-teológicos complejos. A partir de mediados del siglo XIX, su expansión geográfica queda interrumpida en términos generales; el dominio colonial británico de India, por ejemplo, ya no resultó en su cristianización a niveles significativos (ni en el desplazamiento del Islam donde ya estaba presente, como Pakistán), a diferencia de lo que había ocurrido durante la colonización de América o estaba sucediendo aún en el África subsahariana. La fuerte presencia de potencias coloniales en la China del mismo periodo tampoco produjo una cristianización efectiva. Y no fue por falta de misioneros y proselitistas, ni en un sitio ni en el otro.


A partir del siglo XX, el monoteísmo abrahámico comienza a retroceder en sus lugares de origen. Por una parte se produce un fenómeno de sincretismo con una parte de estas religiones orientales, en lo que se suele llamar globalmente Nueva Era, sobre todo en Europa y Norteamérica; y, al mismo tiempo, un proceso de secularización rápida y muy significativa en Europa e Israel (y durante un tiempo también en el mundo islámico, antes de que una nueva forma de fundamentalismo emergiera en torno a las luchas de la Guerra Fría; una tendencia a la que tampoco son ajenos los Estados Unidos).

A principios del siglo XXI, el viejo dios Ēl de los cananeos sigue siendo la deidad más venerada del mundo bajo cualquiera de sus aspectos, a solas o mezclado con el Yah edomita; y, sin embargo, se tambalea en los países desarrollados. Seguramente ninguno de sus seguidores originarios, cuatro o cinco mil años atrás, soñó jamás que llegara tan lejos ni con formas tan diversas. Hasta hoy.
Bibliografía:
Lemche, Niels P. (2008) The Old Testament, between theology and history. Westminster John Knox Press, Louisville KY. ISBN 978-06-642-3245-0.
Finkelstein, I; Silberman, N. A. (2007) David y Salomón: en busca de los reyes sagrados de la Biblia y de las raíces de la tradición occidental. Siglo XXI de España Ed., Madrid. ISBN 978-84-323-1296-0
Davies, Philip R (2006) In search of ’Ancient Israel’ (2ª edición). Continuum, Londres. ISBN 978-1-850-75737-5.
Finkelstein, I; Silberman, N. A. (2003) La Biblia desenterrada: una nueva visión arqueológica del antiguo Israel y de los orígenes de sus textos sagrados. Siglo XXI de España Ed., Madrid. ISBN 978-84-323-1124-6.
Day, John (2002) Yahweh and the gods and goddesses of Canaan. Sheffield Academic Press Ltd., Londres. ISBN 978-08-264-6830-7.
Smith, Mark S. (2002) The early history of God: Yahweh and the other deities in ancient Israel (2ª edición). Wm. B. Eerdmans Publishing Co., Grand Rapids MI. ISBN 978-08-028-3972-5.
Smith, Mark S. (2001) The origins of biblical monotheism. Oxford University Press, Nueva York. ISBN 978-01-951-6768-9.
Van der Toorn, K.; Becking, B.; Van der Horst, P. W. (1999) Dictionary of Deities and Demons in the Bible (2ª edición) Brill Academic Publishers, Leiden. ISBN 90-04-11119-0.
Coogan, Michael D. (1998) The Oxford history of the biblical world. Oxford University Press, Nueva York. ISBN 0-19-513937-2.
Keel, O.; Uehlinger, C. (1998) Gods, goddesses and images of God in ancient Israel. Augsburg Fortress, Minneapolis MN. ISBN 0-567-08591-0.
Olmo Lete, G. del (1993) La religión cananea. Ausa, Barcelona. ISBN 978-84-86329-89-1.
Thomson, Thomas L. (1992) Early history of the Israelite people. Brill Academic Publishers, Leiden. ISBN 90-04-11943-4."

21/08/2011 10:04 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 10.

Vamos con una panoramicas.

* 2011-07-18 12.21.04

* 2011-07-18 12.21.17

* 2011-07-18 12.21.32

* 2011-07-18 12.21.55

* 2011-07-18 12.21.59

* 2011-07-18 12.22.41

* 2011-07-18 12.23.13

* 2011-07-18 12.23.20

Se supone que ese techo-pared es para andar por encima de el. Pero en un dia ventoso y orballante como el de la visita, pues no se yo hasta que punto es una buena idea.

20/08/2011 10:40 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 9.

Tras la visita a la Super Biblioteca, nos pasamos por el pequeño ( muy pequeño, teniendo en cuenta las expectativas oficiales de visitantes ) centro de descanso.

* 2011-07-18 12.17.55

* 2011-07-18 12.18.07

* 2011-07-18 12.18.13

* 2011-07-18 12.19.25

* 2011-07-18 12.19.30

Esas sillas son lo que parecen. Armatrostes de cemento e hierro. Mover se mueven, pero a base de usar muuucha fuerza. Eso si, ni con una grua se las roban.

20/08/2011 10:30 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 8.

2011-07-18 12.04.25

Limpieza trabaja mientras esta abierto al publico. Señal de uqe muchos visitantes no hay. Bueno, el dia que fui yo, debiamos ser unas 10 personas las que andabamos por alli. No os exagero.

* 2011-07-18 12.04.36

* 2011-07-18 12.10.23

* 2011-07-18 12.11.20

Esos espacios mal repartidos...Sera por falta de sitio y la necesidad de adapatarse a estructuras ya construidas. No, espera, que esto era monte hasta ayer mismo...No os perdais el detalle de tener que subir unas escaleras para acceder a la salida de emergencia. Afortunadamente, no creo que, a este paso, las aglomeraciones causen problemas si un dia hay un incendio o es necesaria una evacuacion.

* 2011-07-18 12.07.44

* 2011-07-18 12.07.54

* 2011-07-18 12.10.01

Os juro que estuve a punto de preguntarle a la bibliotecaria que me atendio antes acerca del tipo de investigadores que iban a consultar estos libros. Lamentablemente, las dos chicas que habia en el mostrador estaban ocupadas y no tenia ganas de esperar. Y como no quisiera parecer negativo, os dejo con una foto de lo que parece ser que podria llegar a ser ( ;-) ) la zona de investigacion y consulta.

* 2011-07-18 12.10.18

19/08/2011 11:01 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la cultura 7.

Sigamos con el paseo, sigamos.

* 2011-07-18 11.59.13

* 2011-07-18 11.58.08

* 2011-07-18 12.02.46

Lo dicho, da una sensacion de estar a medias que te hiela el alma. Al menos parece que, quizas, tal vez, algun dia, podria ser que las mesas lleven ordenadores.

* 2011-07-18 12.01.22

Enciclopedias sobre toros y libros sobre pelis del oeste. No se yo a que tipo de investigacion academica ayudara esta biblioteca :-)

* 2011-07-18 12.01.28

* 2011-07-18 12.02.09

Observad el detalle de la ultima foto. Se trata de una obra sobre cine antiguo. Tenia buena pinta, la verdad. Es viejo, no creo que haya muchos ejemplares. Esto si podria ser util en una biblioteca de investigacion. Y fijaos que esta sin tejuelo. O sea, sin clasificar. Seguramente sin figurar en el registor. Me pregunto si tendra sistema de alarma...

Lo dicho, da la impresion de que se esta rellenando a toda prisa con todo lo que hay, sin demasiada logica. Y esperad, que en la siguiente entrega esto "mejorara" :-).

18/08/2011 11:09 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 6.

Sigamos con la megabiblioteca en potencia. Antes de nada, explicaros que las amables bibliotecarias ( aunque sospecho que eran auxiliares de ) de la entrada me informaron que solamente esta abierta al publico de forma temporal, pues la idea es que unicamente pueda ser usada por investigadores. La idea es poco mas que eso, una idea; porque cuando pregunte si habria que solicitar carnet  o serviria alguno ya existente ( como el del Archivo General del Reino de Galicia ) me dijeron muy amablemente que ni idea.

Pero bueno, con esto en mente, exploremos :-).

* 2011-07-18 11.56.50

* 2011-07-18 11.59.13

* 2011-07-18 11.57.16

* 2011-07-18 11.57.02

La impresion general es que han cojido todos los libros que sobraban en otras bibliotecas y los han puesto aqui.

* 2011-07-18 11.57.21

* 2011-07-18 11.57.36

La estructura general es mas bien fea. Se nota un exceso de escalones y una ausencia de buenas rampas. Sobra espacio a lo alto, y la verdad es que no parece que haya mucha mas luminosidad que si hubiera otra planta aprovechable.

* 2011-07-18 11.57.26

Los sillones son comodos, eso si. aunque en una biblioteca de investigacion no se lo que hacen ;-).

18/08/2011 10:52 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 5.

2011-07-18 11.45.55

Que no falte el autobombo.

* 2011-07-18 11.49.16

* 2011-07-18 11.49.29

* 2011-07-18 11.49.41

* 2011-07-18 11.49.55

La exposicion sobre cartografia era interesante, aunque escasita.

Habia anunciada una exposicion sobre Borges. Con algo de ilusion iba yo, pero la dura realidad me abofeteo. "Esto" era la tan promocionada exposicion borgiana.

* 2011-07-18 11.50.54

* 2011-07-18 11.51.01

* 2011-07-18 11.51.09

* 2011-07-18 11.51.41

* 2011-07-18 11.51.52

Por faovr. ¿Y para esto hacian falta dos comisarios? Si entre mis libros y los que les pido a los amigos organizo yo una mejor...

17/08/2011 11:35 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 4.

2011-07-18 11.31.28

* 2011-07-18 11.34.01

* 2011-07-18 11.34.57

* 2011-07-18 11.37.18

Fijaos en los carteles. Todo el complejo da esa sensacion de estar a medio terminar, sin estar del todo pulido. El Diablo esta en los detalles.

* 2011-07-18 11.37.49

* 2011-07-18 11.38.18

* 2011-07-18 11.38.57

No probe a abrir la puerta, pero lo de salida de emergencia con un lector de tarjeta no deja de ser una idea innovadora ;-).

* 2011-07-18 11.44.12

* 2011-07-18 11.44.53

* 2011-07-18 11.44.58

17/08/2011 11:11 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 3.

2011-07-18 11.16.21

* 2011-07-18 11.17.51

* 2011-07-18 11.18.22

Normalmente los extintores estan en alto y con carteles sobre ellos. De esa manera son faciles de localizar. Pero claro, eso estrpoearia la maravillosa estetica. Y seguramente tambien el feng sui ;-).

* 2011-07-18 11.22.07

* 2011-07-18 11.26.12

* 2011-07-18 11.27.23

* 2011-07-18 11.30.54

¿Que hace un expositor de afilalapices en una exposicion de maquinas de escribir?

* 2011-07-18 11.31.20

Al genio que diseño a ras de suelo los estantes le queremos decir unas cosilla yo, mi espalda y este martillo...

17/08/2011 10:53 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 2.

Habia una exposicion sobre maquinas de escribir. Tal vez lo mas interesante de TODO el complejo.

* 2011-07-18 11.08.51

Los detalles de acabado parecen ( en mi opinion ) un poco asi como sin pulir...

* 2011-07-18 11.09.55

Y la dispocicion de los espacios, como los pasillos y la orientacion de las cristaleras, no deja de parecer un poquito al azar.

* 2011-07-18 11.10.03

* 2011-07-18 11.10.47

Vale, era Julio. Pero sigue dando un aire de estar vacia y abandonada.

* 2011-07-18 11.14.11

* 2011-07-18 11.15.13

* 2011-07-18 11.15.44

* 2011-07-18 11.15.52

Quizas se echan de menos los textos en ingles. Despues de todo, este complejo va a ser la imagen de la cultura gallega ante el mundo...

17/08/2011 10:35 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Ciudad de la Cultura 1.

El mes pasado me fui con un amigo a explorar la Cidade da Cultura. Ibamos con la mosca detras de la oreja, esperando encontrar poca cosa. El resultado fue decepcionante. No es una chapuza, es aun peor. Vamos a ello.

* 2011-07-18 10.59.14

Caminito del lugar, observamos que en el interior de Galicia, las haches no solo no se pronuncian, tampoco se escriben ;-).

* 2011-07-18 11.04.11

* 2011-07-18 11.04.26

Si algun dia me decido a hacer una pelicula postapocaliptica sin humanos en la Tierra, ya tengo la localizacion :-).

* 2011-07-18 11.07.27

* 2011-07-18 11.08.29

Lo que tomamos por edificios es, en realidad, una enorme escultura.

 

17/08/2011 10:20 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Libros gratis y legales para descargar.

OpenLibra. Facil de navegar, sencilla de usar. 3 clicks y el pdf esta en tu carpeta de descargas.

06/08/2011 09:51 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Por la Casa-Museo de Casares Quiroga.

2011-07-20 11.01.14

* 2011-07-20 11.01.58

* 2011-07-20 11.02.10

Uno de esos museos ignorados y donde, literalmente, nadie entra. Se pasea enseguida, es gratuita y tiene cosas interesantes. Pero aun asi, le vi 3 pegas.

* No se puede acceder al jardin. Al parecer, esta reservado para actos institucionales u homenajes ( lease cosas politicas y republicanoides ;-) ).

* Los textos de las paredes estan todos en gallego. Cuando el bueno de Casares Quiroga no solo usaba el castellano, sino que no era demasiado galleguista. En este caso, la traduccion a uno de los dos idiomas cooficiales fe Galicia desvirtua esta idea totalmente.

* ¿Termino la Segunda Republica en el 36? ¿O duro hasta el 39? Y no incluyo el tiempo en el que el Gobierno en el Exilio fue reconocido.

31/07/2011 17:40 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

De cervezas y Constituciones Españolas.

2011-07-02 18.58.07

Pss, no es lo que normalmente conmemora una marca de cerveza. Debe ser que hay que estar borracho para tomarsela en serio y pensar que alguien la respetara y obedecera...

16/07/2011 18:50 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Soria y los fosiles.

Revisando el archivo de notas, me encuentro con algunas cosillas que quisiera compartir.

* Rutas sobre dinosaurios en Soria.

15/07/2011 19:03 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Facundo Cabral.

Segun la Wikipedia:

Facundo Cabral (La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina, 22 de mayo de 1937 - Ciudad de Guatemala, 9 de julio de 2011) fue un cantautor argentino.1 .

Ya casi invidente, resumió en una nota:
"Fue mudo hasta los 9 años, analfabeto hasta los 14, enviudó trágicamente a los 40 y conoció a su padre a los 46. El más pagano de los predicadores cumple 70 años y repasa su vida desde la habitación de hotel que eligió como última morada".2Contenido [ocultar]
1 Biografía
2 Trayectoria
3 Éxito
4 Auto Exilio
5 Regreso
6 Reconocimientos
7 Muerte
8 Misceláneas
9 Discografía
9.1 Con Alberto Cortez
10 Obra literaria
11 Referencias
12 Enlaces externos


Biografía

A temprana edad, su padre abandonó el hogar dejando a su madre con siete hijos, los cuales emigraron hacia Tierra del Fuego, al sur de Argentina. Luego, a los 8 años, vivió en Tandil.

Cabral tuvo una infancia dura y desprotegida; se convirtió en un marginal al punto de ser encerrado en un reformatorio. Al poco tiempo consiguió escapar; según cuenta, encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo.

El 9 de julio de 2011 a las 5:40 Am fue asesinado en Guatemala en atentado.

Trayectoria

Cabral citaría así sus inicios en el medio musical:
"Empecé a cantar con los paisanos, con la familia Techeiro. Y el 24 de febrero de 1954, un vagabundo me recitó el sermón de la montaña y descubrí que estaba naciendo. Corrí a escribir una canción de cuna, Vuele bajo, y empezó todo".
Facundo Cabral3

En 1959, ya tocaba la guitarra y cantaba música folklórica, admiraba a Atahualpa Yupanqui y José Larralde, se trasladó a Mar del Plata, ciudad balnearia argentina, y solicitó trabajo en un hotel; el dueño lo vio con su guitarra y le dio la oportunidad de cantar. Así comenzó su carrera dedicada a la música; su primer nombre artístico fue El Indio Gasparino. Sus primeras grabaciones no tuvieron mayor repercusión. Luego se presentó con su apellido verdadero.

Éxito

En 1970, grabó No soy de aquí, ni soy de allá. Empezó a ser conocido en el mundo, grabó en nueve idiomas con cantantes de la talla de Alberto Cortez, Julio Iglesias, Pedro Vargas o Neil Diamond entre otros.

Influenciado en lo espiritual por Jesús, Gandhi y La Madre Teresa de Calcuta, en literatura por Jorge Luis Borges y Walt Whitman, imprimió a su vida un rumbo espiritual de observación constante a todo lo que le ocurría, no se conformó con lo que veía y su carrera como cantautor tomó el rumbo de la crítica social, sin abandonar su habitual sentido del humor. Se ha identificado con el anarquismo, aunque nunca tuvo una participación militante.4

Auto Exilio

En 1976, ya considerado como cantautor de protesta, dejó Argentina con la excusa de la situación interna. Se radicó en México, donde continuó componiendo y haciendo presentaciones. Se estima que recorrió 159 países.

Regreso

En 1984, regresó a Argentina con su nombre consagrado. Ofreció un recital en el Teatro Luna Park. Siguió por Mar del Plata. En 1987, hizo una presentación en el estadio de fútbol de Ferrocarril Oeste, en Buenos Aires, con capacidad para treinta y cinco mil personas. El 5 de mayo de 1994, comenzó una gira internacional.

Se presentó en conciertos junto a Alberto Cortez en “Lo Cortez no quita lo Cabral” uniendo humor y poesía con las canciones que hicieron famosos a ambos intérpretes. En enero de 1996, ambos actuaban en la ciudad de Mar del Plata, cuando Alberto Cortez debió ser operado debido a una obstrucción en la carótida, así que Cabral continuó con la gira de la cual se hizo una grabación.

Reconocimientos

No existe una lista documentada de sus reconocimientos discográficos, ya que Cabral al no tener una vivienda propia, sino que vivía en cuartos de hoteles, en los últimos años de su vida, decidió entregárselos a un conductor de taxis, conocido suyo, quien los coleccionaba. Sin embargo se reseñan los siguientes:
Ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.5
En reconocimiento a su constante llamado a la paz y al amor, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) lo declaró “Mensajero Mundial de la Paz” (1996).

Muerte

Fue asesinado el 9 de Julio del año 2011 al rededor 5:00 am, en la Ciudad de Guatemala, víctima de un confuso atentado en el Boulevard Liberación de dicha ciudad; más precisamente cuando se dirigía con otras personas hacia el Aeropuerto Internacional La Aurora para abandonar ese país, en donde recientemente habia dado una serie de conciertos.

Misceláneas

En un capítulo de la serie televisiva Los Simpson, en la versión doblada al español en México para su distribución en América Latina, Homero recuerda su época hippie, con pelo, y canta No soy de aquí ni soy de allá.

En un programa de TV en vivo desde México recibió un llamado de la Madre Teresa de Calcuta. El presidente Oscar Arias Sánchez de Costa Rica, lo propuso para el Premio Nobel de la Paz6

Discografía

La siguiente es una lista incompleta de su extensa discografía DVD y libros la Web de Facundo Cabral
El Carnaval Del Mundo,
Ferrocabral (1984, Universal music) en vivo.
Pateando tachos; en vivo en Estadio Chico, de Quilmes (1984)
Cabralgando, en vivo (1985)
Entre Dios y el Diablo (1986)
Hombre de siempre...
El profeta de Gibrhan
Gracias a la vida
Sentires
Reflexiones
Este es un nuevo día
El oficio de cantor
Secreto
Recuerdos de oro
Época de oro
Mi Vida con Waldo de los Ríos,
El Mundo Estaba Tranquilo Cuando Yo Nací,
No estás deprimido, estás distraído (2005, Audiolibro)
Cantar sólo cantar / Cabral sólo Cabral, volúmenes 1 y 2 (2006)
[editar]
Con Alberto Cortez
Lo Cortez no quita lo Cabral, Vol. 1 en vivo (1994) ("No soy de aquí..", juntos)
Lo Cortez no quita lo Cabral, Vol. 2 en vivo (1995) ("No soy de aquí..", Video)
Cortezías y Cabralidades - Vol I y II (1998)

Obra literaria

De su obra literaria, Cabral mencionó en alguna ocasión que había escrito alrededor de 22 libros "sin títulos y sin autor" que eran considerados por su autor como textos manuscritos que se editaban y se imprimían, de los cuales existen traducciones en chino mandarín o japonés7 }}. Por ello, la siguiente es una lista incompleta de sus obras en el campo literario.
Paraíso a la deriva
Conversaciones con Facundo Cabral
Mi Abuela y yo
Salmos
Borges y yo
Ayer soñé que podía y hoy puedo
Cuaderno de Facundo
No estás deprimido, estás distraído.
Los papeles de Cabral

Referencias
↑ Facundo Cabral fue asesinado en atentado en Bulevard Liberación
↑ Reportaje
↑ Homenaje a Cabral
↑ Cabral: Soy un anarquista, artículo de Alejandro Pérez García
↑ Cancionero.net
↑ Entrevista con Alejandro Apo en "Donde quiera que estés", programa de Radio Nacional (Argentina), martes 3 de mayo de 2011.
↑ Entrevista con Pla Ventura, en España

Enlaces externos
Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Facundo Cabral.
Facundo Cabral, canciones y noticias.
Habla de su contacto con Borges
"La leyenda de Facundo Cabral", un perfil de Leila Guerriero

09/07/2011 16:13 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Desiderata y los derechos del ¿autor?

Max Ehrmann


DESIDERATA

Camina plácido entre el ruido y la prisa y recuerda
qué paz se puede encontrar en el silencio.
En cuanto sea posible y sin rendirte,
mantén buenas relaciones con todas las personas.
Enuncia tu verdad de una manera serena y clara
y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia.
Esquiva a las personas ruidosas y agresivas,
ya que son un fastidio para el espíritu.
Si te comparas con los demás, te volverás
vano y amargado,
pues siempre habrá personas
más grandes y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes.
Mantén el interés en tu propia carrera
por humilde que sea,
ella es un verdadero tesoro
en el fortuito cambiar de los tiempos.
Sé cauto en tus negocios
pues el mundo está lleno de engaños,
mas no dejes que esto te vuelva ciego
para la virtud que existe.
Hay muchas personas que se esfuerzan
por alcanzar nobles ideales.
La vida está llena de heroísmo.
Sé sincero contigo mismo,
en especial no finjas el afecto.
Y no seas cínico en el amor,
pues en medio de todas las arideces y desengaños,
es perenne como la hierba.

Acata dócilmente el consejo de los años
abandonando con donaire las cosas de la juventud.
Cultiva la firmeza del espíritu,
para que te proteja en las adversidades repentinas.
Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Sobre una sana disciplina, sé benigno contigo mismo. Tú eres una criatura del universo.
No menos que las plantas y las estrellas,
tienes derecho a existir.
Y sea que te resulte claro o no,
indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios
cualquiera que sea tu idea de El.
Y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma
en la bulliciosa confusión de la vida.
Aún con toda su falsía, sus dolores y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso.
Sé cauto, ¡esfuérzate por ser feliz!

Dice la wiki que:

Desiderata (del latín desiderata "cosas deseadas", plural de desideratum) es un poema muy conocido sobre la búsqueda de la felicidad en la vida. Sus derechos de autor son del año 1927 y pertenecen a Max Ehrmann. Desiderata fue publicado en 1948 (después de la muerte de su autor) en una colección de poemas titulada Desiderata of Happiness, recopilados por la esposa de Ehrmann.

En la década del 60 circuló sin la atribución a Ehrmann, a veces con la afirmación de que había sido encontrado en la iglesia St. Paul de Baltimore, en Maryland, Estados Unidos. También se decía que había sido escrito en 1692 (año de la fundación de la iglesia). Sin embargo, esta poesía ha mantenido el sello de Ehrmann en algunas de sus ediciones.

 

 Historia

El autor oficial y reconocido es Max Ehrmann, un abogado y poeta de Indiana, Estados Unidos, quien vivió entre 1872 y 1945. Ha sido dicho que Desiderata fue inspirada por un impulso que Ehrmann describe en su diario: "Debería dejar un humilde regalo - un trozo de prosa que ha alcanzado nobles humores".

Alrededor de 1959, el reverendo Frederick Kates, párroco de la iglesia Saint Paul, en Baltimore, usó el poema en una colección de devocionarios que él había recopilado para su congregación. Años antes, él había encontrado una copia de Desiderata. En el encabezado del documento entregado figuraba "Old St. Paul's Church, Baltimore" (el nombre de la iglesia) y el año de fundación de la misma (1692).

Cuando Adlai Stevenson murió en 1965, un invitado en su casa encontró una copia de Desiderata cerca de la cama de Stevenson y descubrió que éste había planeado usar el poema en sus cartas de Navidad. La publicidad que siguió dio amplia fama al poema, ya relacionado por error con la iglesia Saint Paul.

Poema

Camina plácido entre el ruido y la prisa y recuerda qué paz se puede encontrar en el silencio. En cuanto sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas. Enuncia tu verdad de una manera serena y clara y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia. Esquiva a las personas ruidosas y agresivas, ya que son un fastidio para el espíritu. Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera por humilde que sea, ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos. Sé cauto en tus negocios pues el mundo está lleno de engaños, mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe. Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales. La vida está llena de heroísmo. Sé sincero contigo mismo, en especial no finjas el afecto. Y no seas cínico en el amor, pues en medio de todas las arideces y desengaños, es perenne como la hierba.

Acata dócilmente el consejo de los años abandonando con donaire las cosas de la juventud. Cultiva la firmeza del espíritu, para que te proteja en las adversidades repentinas. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Sobre una sana disciplina, sé benigno contigo mismo. Tú eres una criatura del universo. No menos que las plantas y las estrellas, tienes derecho a existir. Y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios cualquiera que sea tu idea de El. Y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida. Aún con toda su falsedad, sus dolores y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso. Sé cauto, ¡esfuérzate por ser feliz!

Discusión

En general, ya que no existe evidencia contundente, las discusiones se hallan en torno de tres probables orígenes:

  1. Encontrado en la vieja iglesia de Saint Paul, Baltimore. Fechado en 1692.
  2. El oficial y reconocido: Escrito por Max Ehrmann en 1927 y hecho el depósito de propiedad intelectual en 1948 por su viuda.
  3. Escrito en latín en la pared de piedra de la torre de la campana de la iglesia de St. Paul. La contribución de Ehrmann fue la de traducir al inglés y publicar el material. Su esposa hizo el depósito legal de la obra para ganar control económico sobre su distribución.

Una Corte que llevó el caso del copyright apeló al dominio público del poema, pero otras Cortes, en fallos más recientes, han dictaminado que el copyright pertenece a los herederos de Ehrmann.

Estado del Derecho de Autor (copyright)

Ehrmann obtuvo los derechos de autor para Desiderata en 1927. Los derechos de autor (copyright) fueron pasados a su viuda, Bertha, quien a su muerte en 1962 lo legó a su sobrino. En 1971, el sobrino vendió los derechos a Crescendo Publishing Co. Los derechos de autor (copyright) pertenecen a Robert Bell. Una Corte, sin embargo, decidió entregar los derechos al dominio público, ya que Ehrmann no fijó nada al respecto. En otros casos, en otras jurisdicciones, Bell ha salido exitoso en la protección de los derechos de autor (copyright) de Ehrmann.

Algunas versiones terminan con la frase "sé cuidadoso" en lugar de la supuesta original "sé feliz". Faltando de una definitiva fuente publicada, el lector puede decidir cuál de las dos está de acuerdo con el resto del poema. "

27/04/2011 12:48 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El coloquio de los perros. Y 5.

¡Oh cuántas y cuáles cosas te pudiera decir, Cipión amigo, desta morisca canalla, si no temiera no poderlas dar fin en dos semanas! Y si las hubiera de particularizar, no acabara en dos meses; mas, en efeto, habré de decir algo; y así, oye en general lo que yo vi y noté en particular desta buena gente.

     »Por maravilla se hallará entre tantos uno que crea derechamente en la sagrada ley cristiana; todo su intento es acuñar y guardar dinero acuñado, y para conseguirle trabajan y no comen; en entrando el real en su poder, como no sea sencillo, le condenan a cárcel perpetua y a escuridad eterna; de modo que, ganando siempre y gastando nunca, llegan y amontonan la mayor cantidad de dinero que hay en España. Ellos son su hucha, su polilla, sus picazas y sus comadrejas; todo lo llegan, todo lo esconden y todo lo tragan. Considérese que ellos son muchos y que cada día ganan y esconden, poco o mucho, y que una calentura lenta acaba la vida como la de un tabardillo; y, como van creciendo, se van aumentando los escondedores, que crecen y han de crecer en infinito, como la experiencia lo muestra. Entre ellos no hay castidad, ni entran en religión ellos ni ellas: todos se casan, todos multiplican, porque el vivir sobriamente aumenta las causas de la generación. No los consume la guerra, ni ejercicio que demasiadamente los trabaje; róbannos a pie quedo, y con los frutos de nuestras heredades, que nos revenden, se hacen ricos. No tienen criados, porque todos lo son de sí mismos; no gastan con sus hijos en los estudios, porque su ciencia no es otra que la del robarnos. De los doce hijos de Jacob que he oído decir que entraron en Egipto, cuando los sacó Moisés de aquel cautiverio, salieron seiscientos mil varones, sin niños y mujeres. De aquí se podrá inferir lo que multiplicarán las déstos, que, sin comparación, son en mayor número.»

     CIPIÓN.- Buscado se ha remedio para todos los daños que has apuntado y bosquejado en sombra: que bien sé que son más y mayores los que callas que los que cuentas, y hasta ahora no se ha dado con el que conviene; pero celadores prudentísimos tiene nuestra república que, considerando que España cría y tiene en su seno tantas víboras como moriscos, ayudados de Dios, hallarán a tanto daño cierta, presta y segura salida. Di adelante.

     BERGANZA.- «Como mi amo era mezquino, como lo son todos los de su casta, sustentábame con pan de mijo y con algunas sobras de zahínas, común sustento suyo; pero esta miseria me ayudó a llevar el cielo por un modo tan estraño como el que ahora oirás.

     »Cada mañana, juntamente con el alba, amanecía sentado al pie de un granado, de muchos que en la huerta había, un mancebo, al parecer estudiante, vestido de bayeta, no tan negra ni tan peluda que no pareciese parda y tundida. Ocupábase en escribir en un cartapacio y de cuando en cuando se daba palmadas en la frente y se mordía las uñas, estando mirando al cielo; y otras veces se ponía tan imaginativo, que no movía pie ni mano, ni aun las pestañas: tal era su embelesamiento. Una vez me llegué junto a él, sin que me echase de ver; oíle murmurar entre dientes, y al cabo de un buen espacio dio una gran voz, diciendo: ''¡Vive el Señor, que es la mejor octava que he hecho en todos los días de mi vida!'' Y, escribiendo apriesa en su cartapacio, daba muestras de gran contento; todo lo cual me dio a entender que el desdichado era poeta. Hícele mis acostumbradas caricias, por asegurarle de mi mansedumbre; echéme a sus pies, y él, con esta seguridad, prosiguió en sus pensamientos y tornó a rascarse la cabeza y a sus arrobos, y a volver a escribir lo que había pensado. Estando en esto, entró en la huerta otro mancebo, galán y bien aderezado, con unos papeles en la mano, en los cuales de cuando en cuando leía. Llegó donde estaba el primero y díjole: ''¿Habéis acabado la primera jornada?'' ''Ahora le di fin -respondió el poeta-, la más gallardamente que imaginarse puede''. ''¿De qué manera?'', preguntó el segundo. ''Désta -respondió el primero-: Sale Su Santidad del Papa vestido de pontifical, con doce cardenales, todos vestidos de morado, porque cuando sucedió el caso que cuenta la historia de mi comedia era tiempo de mutatio caparum, en el cual los cardenales no se visten de rojo, sino de morado; y así, en todas maneras conviene, para guardar la propiedad, que estos mis cardenales salgan de morado; y éste es un punto que hace mucho al caso para la comedia; y a buen seguro dieran en él, y así hacen a cada paso mil impertinencias y disparates. Yo no he podido errar en esto, porque he leído todo el ceremonial romano, por sólo acertar en estos vestidos''. ''Pues ¿de dónde queréis vos -replicó el otro- que tenga mi autor vestidos morados para doce cardenales?'' ''Pues si me quita uno tan sólo -respondió el poeta-, así le daré yo mi comedia como volar. ¡Cuerpo de tal! ¿Esta apariencia tan grandiosa se ha de perder? Imaginad vos desde aquí lo que parecerá en un teatro un Sumo Pontífice con doce graves cardenales y con otros ministros de acompañamiento que forzosamente han de traer consigo. ¡Vive el cielo, que sea uno de los mayores y más altos espectáculos que se haya visto en comedia, aunque sea la del Ramillete de Daraja!''

     »Aquí acabé de entender que el uno era poeta y el otro comediante. El comediante aconsejó al poeta que cercenase algo de los cardenales, si no quería imposibilitar al autor el hacer la comedia. A lo que dijo el poeta que le agradeciesen que no había puesto todo el cónclave que se halló junto al acto memorable que pretendía traer a la memoria de las gentes en su felicísima comedia. Rióse el recitante y dejóle en su ocupación por irse a la suya, que era estudiar un papel de una comedia nueva. El poeta, después de haber escrito algunas coplas de su magnífica comedia, con mucho sosiego y espacio sacó de la faldriquera algunos mendrugos de pan y obra de veinte pasas, que, a mi parecer, entiendo que se las conté, y aun estoy en duda si eran tantas, porque juntamente con ellas hacían bulto ciertas migajas de pan que las acompañaban. Sopló y apartó las migajas, y una a una se comió las pasas y los palillos, porque no le vi arrojar ninguno, ayudándolas con los mendrugos, que morados con la borra de la faldriquera, parecían mohosos, y eran tan duros de condición que, aunque él procuró enternecerlos, paseándolos por la boca una y muchas veces, no fue posible moverlos de su terquedad; todo lo cual redundó en mi provecho, porque me los arrojó, diciendo: ''¡To, to! Toma, que buen provecho te hagan''. ''¡Mirad -dije entre mí- qué néctar o ambrosía me da este poeta, de los que ellos dicen que se mantienen los dioses y su Apolo allá en el cielo!'' En fin, por la mayor parte, grande es la miseria de los poetas, pero mayor era mi necesidad, pues me obligó a comer lo que él desechaba. En tanto que duró la composición de su comedia, no dejó de venir a la huerta ni a mí me faltaron mendrugos, porque los repartía conmigo con mucha liberalidad, y luego nos íbamos a la noria, donde, yo de bruces y él con un cangilón, satisfacíamos la sed como unos monarcas. Pero faltó el poeta y sobró en mí la hambre tanto, que determiné dejar al morisco y entrarme en la ciudad a buscar ventura, que la halla el que se muda.

     »Al entrar de la ciudad vi que salía del famoso monasterio de San Jerónimo mi poeta, que como me vio se vino a mí con los brazos abiertos, y yo me fui a él con nuevas muestras de regocijo por haberle hallado. Luego, al instante comenzó a desembaular pedazos de pan, más tiernos de los que solía llevar a la huerta, y a entregarlos a mis dientes sin repasarlos por los suyos: merced que con nuevo gusto satisfizo mi hambre. Los tiernos mendrugos, y el haber visto salir a mi poeta del monasterio dicho, me pusieron en sospecha de que tenía las musas vergonzantes, como otros muchos las tienen.

     »Encaminóse a la ciudad, y yo le seguí con determinación de tenerle por amo si él quisiese, imaginando que de las sobras de su castillo se podía mantener mi real; porque no hay mayor ni mejor bolsa que la de la caridad, cuyas liberales manos jamás están pobres; y así, no estoy bien con aquel refrán que dice: «Más da el duro que el desnudo», como si el duro y avaro diese algo, como lo da el liberal desnudo, que, en efeto, da el buen deseo cuando más no tiene. De lance en lance, paramos en la casa de un autor de comedias que, a lo que me acuerdo, se llamaba Angulo el Malo, [...] de otro Angulo, no autor, sino representante, el más gracioso que entonces tuvieron y ahora tienen las comedias. Juntóse toda la compañía a oír la comedia de mi amo, que ya por tal le tenía; y, a la mitad de la jornada primera, uno a uno y dos a dos, se fueron saliendo todos, excepto el autor y yo, que servíamos de oyentes. La comedia era tal, que, con ser yo un asno en esto de la poesía, me pareció que la había compuesto el mismo Satanás, para total ruina y perdición del mismo poeta, que ya iba tragando saliva, viendo la soledad en que el auditorio le había dejado; y no era mucho, si el alma, présaga, le decía allá dentro la desgracia que le estaba amenazando, que fue volver todos los recitantes, que pasaban de doce, y, sin hablar palabra, asieron de mi poeta, y si no fuera porque la autoridad del autor, llena de ruegos y voces, se puso de por medio, sin duda le mantearan. Quedé yo del caso pasmado; el autor, desabrido; los farsantes, alegres, y el poeta, mohíno; el cual, con mucha paciencia, aunque algo torcido el rostro, tomó su comedia, y, encerrándosela en el seno, medio murmurando, dijo: ''No es bien echar las margaritas a los puercos''. Y con esto se fue con mucho sosiego.

     »Yo, de corrido, ni pude ni quise seguirle; y acertélo, a causa que el autor me hizo tantas caricias que me obligaron a que con él me quedase, y en menos de un mes salí grande entremesista y gran farsante de figuras mudas. Pusiéronme un freno de orillos y enseñáronme a que arremetiese en el teatro a quien ellos querían; de modo que, como los entremeses solían acabar por la mayor parte en palos, en la compañía de mi amo acababan en zuzarme, y yo derribaba y atropellaba a todos, con que daba que reír a los ignorantes y mucha ganancia a mi dueño.»

     ¡Oh Cipión, quién te pudiera contar lo que vi en ésta y en otras dos compañías de comediantes en que anduve! Mas, por no ser posible reducirlo a narración sucinta y breve, lo habré de dejar para otro día, si es que ha de haber otro día en que nos comuniquemos ¿Vees cuán larga ha sido mi plática? ¿Vees mis muchos y diversos sucesos? ¿Consideras mis caminos y mis amos tantos? Pues todo lo que has oído es nada, comparado a lo que te pudiera contar de lo que noté, averigüé y vi desta gente: su proceder, su vida, sus costumbres, sus ejercicios, su trabajo, su ociosidad, su ignorancia y su agudeza, con otras infinitas cosas: unas para decirse al oído y otras para aclamallas en público, y todas para hacer memoria dellas y para desengaño de muchos que idolatran en figuras fingidas y en bellezas de artificio y de transformación.

     CIPIÓN.- Bien se me trasluce, Berganza, el largo campo que se te descubría para dilatar tu plática, y soy de parecer que la dejes para cuento particular y para sosiego no sobresaltado.

     BERGANZA.- Sea así, y escucha.

     »Con una compañía llegué a esta ciudad de Valladolid, donde en un entremés me dieron una herida que me llegó casi al fin de la vida; no pude vengarme, por estar enfrenado entonces, y después, a sangre fría, no quise: que la venganza pensada arguye crueldad y mal ánimo. Cansóme aquel ejercicio, no por ser trabajo, sino porque veía en él cosas que juntamente pedían enmienda y castigo; y, como a mí estaba más el sentillo que el remediallo, acordé de no verlo; y así, me acogí a sagrado, como hacen aquellos que dejan los vicios cuando no pueden ejercitallos, aunque más vale tarde que nunca. Digo, pues, que, viéndote una noche llevar la linterna con el buen cristiano Mahudes, te consideré contento y justa y santamente ocupado; y lleno de buena envidia quise seguir tus pasos, y con esta loable intención me puse delante de Mahudes, que luego me eligió para tu compañero y me trujo a este hospital. Lo que en él me ha sucedido no es tan poco que no haya menester espacio para contallo, especialmente lo que oí a cuatro enfermos que la suerte y la necesidad trujo a este hospital, y a estar todos cuatro juntos en cuatro camas apareadas.»

     Perdóname, porque el cuento es breve, y no sufre dilación, y viene aquí de molde.

     CIPIÓN.- Sí perdono. Concluye, que, a lo que creo, no debe de estar lejos el día.

     BERGANZA.- «Digo que en las cuatro camas que están al cabo desta enfermería, en la una estaba un alquimista, en la otra un poeta, en la otra un matemático y en la otra uno de los que llaman arbitristas.»

     CIPIÓN.- Ya me acuerdo haber visto a esa buena gente.

     BERGANZA.- «Digo, pues, que una siesta de las del verano pasado, estando cerradas las ventanas y yo cogiendo el aire debajo de la cama del uno dellos, el poeta se comenzó a quejar lastimosamente de su fortuna, y, preguntándole el matemático de qué se quejaba, respondió que de su corta suerte. ''¿Cómo, y no será razón que me queje -prosiguió-, que, habiendo yo guardado lo que Horacio manda en su Poética, que no salga a luz la obra que, después de compuesta, no hayan pasado diez años por ella, y que tenga yo una de veinte años de ocupación y doce de pasante, grande en el sujeto, admirable y nueva en la invención, grave en el verso, entretenida en los episodios, maravillosa en la división, porque el principio responde al medio y al fin, de manera que constituyen el poema alto, sonoro, heroico, deleitable y sustancioso; y que, con todo esto, no hallo un príncipe a quien dirigirle? Príncipe, digo, que sea inteligente, liberal y magnánimo. ¡Mísera edad y depravado siglo nuestro!'' ''¿De qué trata el libro?'', preguntó el alquimista. Respondió el poeta: ''Trata de lo que dejó de escribir el Arzobispo Turpín del Rey Artús de Inglaterra, con otro suplemento de la Historia de la demanda del Santo Brial, y todo en verso heroico, parte en octavas y parte en verso suelto; pero todo esdrújulamente, digo en esdrújulos de nombres sustantivos, sin admitir verbo alguno''. ''A mí -respondió el alquimista- poco se me entiende de poesía; y así, no sabré poner en su punto la desgracia de que vuesa merced se queja, puesto que, aunque fuera mayor, no se igualaba a la mía, que es que, por faltarme instrumento, o un príncipe que me apoye y me dé a la mano los requisitos que la ciencia de la alquimia pide, no estoy ahora manando en oro y con más riquezas que los Midas, que los Crasos y Cresos''. ''¿Ha hecho vuesa merced -dijo a esta sazón el matemático-, señor alquimista, la experiencia de sacar plata de otros metales?'' ''Yo -respondió el alquimista- no la he sacado hasta agora, pero realmente sé que se saca, y a mí no me faltan dos meses para acabar la piedra filosofal, con que se puede hacer plata y oro de las mismas piedras''. ''Bien han exagerado vuesas mercedes sus desgracias -dijo a esta sazón el matemático-; pero, al fin, el uno tiene libro que dirigir y el otro está en potencia propincua de sacar la piedra filosofal; más, ¿qué diré yo de la mía, que es tan sola que no tiene dónde arrimarse? Veinte y dos años ha que ando tras hallar el punto fijo, y aquí lo dejo y allí lo tomo; y, pareciéndome que ya lo he hallado y que no se me puede escapar en ninguna manera, cuando no me cato, me hallo tan lejos dél, que me admiro. Lo mismo me acaece con la cuadratura del círculo: que he llegado tan al remate de hallarla, que no sé ni puedo pensar cómo no la tengo ya en la faldriquera; y así, es mi pena semejable a las de Tántalo, que está cerca del fruto y muere de hambre, y propincuo al agua y perece de sed. Por momentos pienso dar en la coyuntura de la verdad, y por minutos me hallo tan lejos della, que vuelvo a subir el monte que acabé de bajar, con el canto de mi trabajo a cuestas, como otro nuevo Sísifo''.

     »Había hasta este punto guardado silencio el arbitrista, y aquí le rompió diciendo: ''Cuatro quejosos tales que lo pueden ser del Gran Turco ha juntado en este hospital la pobreza, y reniego yo de oficios y ejercicios que ni entretienen ni dan de comer a sus dueños. Yo, señores, soy arbitrista, y he dado a Su Majestad en diferentes tiempos muchos y diferentes arbitrios, todos en provecho suyo y sin daño del reino; y ahora tengo hecho un memorial donde le suplico me señale persona con quien comunique un nuevo arbitrio que tengo: tal, que ha de ser la total restauración de sus empeños; pero, por lo que me ha sucedido con otros memoriales, entiendo que éste también ha de parar en el carnero. Mas, porque vuesas mercedes no me tengan por mentecapto, aunque mi arbitrio quede desde este punto público, le quiero decir, que es éste: Hase de pedir en Cortes que todos los vasallos de Su Majestad, desde edad de catorce a sesenta años, sean obligados a ayunar una vez en el mes a pan y agua, y esto ha de ser el día que se escogiere y señalare, y que todo el gasto que en otros condumios de fruta, carne y pescado, vino, huevos y legumbres que han de gastar aquel día, se reduzga a dinero, y se dé a Su Majestad, sin defraudalle un ardite, so cargo de juramento; y con esto, en veinte años queda libre de socaliñas y desempeñado. Porque si se hace la cuenta, como yo la tengo hecha, bien hay en España más de tres millones de personas de la dicha edad, fuera de los enfermos, más viejos o más muchachos, y ninguno déstos dejará de gastar, y esto contado al menorete, cada día real y medio; y yo quiero que sea no más de un real, que no puede ser menos, aunque coma alholvas. Pues ¿paréceles a vuesas mercedes que sería barro tener cada mes tres millones de reales como ahechados? Y esto antes sería provecho que daño a los ayunantes, porque con el ayuno agradarían al cielo y servirían a su Rey; y tal podría ayunar que le fuese conveniente para su salud. Este es arbitrio limpio de polvo y de paja, y podríase coger por parroquias, sin costa de comisarios, que destruyen la república''. Riyéronse todos del arbitrio y del arbitrante, y él también se riyó de sus disparates; y yo quedé admirado de haberlos oído y de ver que, por la mayor parte, los de semejantes humores venían a morir en los hospitales.»

     CIPIÓN.- Tienes razón, Berganza. Mira si te queda más que decir.

     BERGANZA.- Dos cosas no más, con que daré fin a mi plática, que ya me parece que viene el día.

     »Yendo una noche mi mayor a pedir limosna en casa del corregidor desta ciudad, que es un gran caballero y muy gran cristiano, hallámosle solo; y parecióme a mí tomar ocasión de aquella soledad para decirle ciertos advertimientos que había oído decir a un viejo enfermo deste hospital, acerca de cómo se podía remediar la perdición tan notoria de las mozas vagamundas, que por no servir dan en malas, y tan malas, que pueblan los veranos todos los hospitales de los perdidos que las siguen: plaga intolerable y que pedía presto y eficaz remedio. Digo que, queriendo decírselo, alcé la voz, pensando que tenía habla, y en lugar de pronunciar razones concertadas ladré con tanta priesa y con tan levantado tono que, enfadado el corregidor, dio voces a sus criados que me echasen de la sala a palos; y un lacayo que acudió a la voz de su señor, que fuera mejor que por entonces estuviera sordo, asió de una cantimplora de cobre que le vino a la mano, y diómela tal en mis costillas, que hasta ahora guardo las reliquias de aquellos golpes.»

     CIPIÓN.- Y ¿quéjaste deso, Berganza?

     BERGANZA.- Pues ¿no me tengo de quejar, si hasta ahora me duele, como he dicho, y si me parece que no merecía tal castigo mi buena intención?

     CIPIÓN.- Mira, Berganza, nadie se ha de meter donde no le llaman, ni ha de querer usar del oficio que por ningún caso le toca. Y has de considerar que nunca el consejo del pobre, por bueno que sea, fue admitido, ni el pobre humilde ha de tener presumpción de aconsejar a los grandes y a los que piensan que se lo saben todo. La sabiduría en el pobre está asombrada; que la necesidad y miseria son las sombras y nubes que la escurecen, y si acaso se descubre, la juzgan por tontedad y la tratan con menosprecio.

     BERGANZA.- Tienes razón, y, escarmentando en mi cabeza, de aquí adelante seguiré tus consejos.

     «Entré asimismo otra noche en casa de una señora principal, la cual tenía en los brazos una perrilla destas que llaman de falda, tan pequeña que la pudiera esconder en el seno; la cual, cuando me vio, saltó de los brazos de su señora y arremetió a mí ladrando, y con tan gran denuedo, que no paró hasta morderme de una pierna. Volvíla a mirar con respecto y con enojo, y dije entre mí: ''Si yo os cogiera, animalejo ruin, en la calle, o no hiciera caso de vos o os hiciera pedazos entre los dientes''. Consideré en ella que hasta los cobardes y de poco ánimo son atrevidos e insolentes cuando son favorecidos, y se adelantan a ofender a los que valen más que ellos.»

     CIPIÓN.- Una muestra y señal desa verdad que dices nos dan algunos hombrecillos que a la sombra de sus amos se atreven a ser insolentes; y si acaso la muerte o otro accidente de fortuna derriba el árbol donde se arriman, luego se descubre y manifiesta su poco valor; porque, en efeto, no son de más quilates sus prendas que los que les dan sus dueños y valedores. La virtud y el buen entendimiento siempre es una y siempre es uno: desnudo o vestido, solo o acompañado. Bien es verdad que puede padecer acerca de la estimación de las gentes, mas no en la realidad verdadera de lo que merece y vale. Y, con esto, pongamos fin a esta plática, que la luz que entra por estos resquicios muestra que es muy entrado el día, y esta noche que viene, si no nos ha dejado este grande beneficio de la habla, será la mía, para contarte mi vida.

     BERGANZA.- Sea ansí, y mira que acudas a este mismo puesto.

23/04/2011 11:34 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El coloquio de los perros 4.

BERGANZA.- Tenle y escucha.

     »Como sea cosa fácil añadir a lo ya inventado, viendo mi amo cuán bien sabía imitar el corcel napolitano, hízome unas cubiertas de guadamací y una silla pequeña, que me acomodó en las espaldas, y sobre ella puso una figura liviana de un hombre con una lancilla de correr sortija, y enseñóme a correr derechamente a una sortija que entre dos palos ponía; y el día que había de correrla pregonaba que aquel día corría sortija el perro sabio y hacía otras nuevas y nunca vistas galanterías, las cuales de mi santiscario, como dicen, las hacía por no sacar mentiroso a mi amo.

     »Llegamos, pues, por nuestras jornadas contadas a Montilla, villa del famoso y gran cristiano Marqués de Priego, señor de la casa de Aguilar y de Montilla. Alojaron a mi amo, porque él lo procuró, en un hospital; echó luego el ordinario bando, y, como ya la fama se había adelantado a llevar las nuevas de las habilidades y gracias del perro sabio, en menos de una hora se llenó el patio de gente. Alegróse mi amo viendo que la cosecha iba de guilla, y mostróse aquel día chacorrero en demasía. Lo primero en que comenzaba la fiesta era en los saltos que yo daba por un aro de cedazo, que parecía de cuba: conjurábame por las ordinarias preguntas, y cuando él bajaba una varilla de membrillo que en la mano tenía, era señal del salto; y cuando la tenía alta, de que me estuviese quedo. El primer conjuro deste día (memorable entre todos los de mi vida) fue decirme: ''Ea, Gavilán amigo, salta por aquel viejo verde que tú conoces que se escabecha las barbas; y si no quieres, salta por la pompa y el aparato de doña Pimpinela de Plafagonia, que fue compañera de la moza gallega que servía en Valdeastillas. ¿No te cuadra el conjuro, hijo Gavilán? Pues salta por el bachiller Pasillas, que se firma licenciado sin tener grado alguno. ¡Oh, perezoso estás! ¿Por qué no saltas? Pero ya entiendo y alcanzo tus marrullerías: ahora salta por el licor de Esquivias, famoso al par del de Ciudad Real, San Martín y Ribadavia''. Bajó la varilla y salté yo, y noté sus malicias y malas entrañas.

     »Volvióse luego al pueblo y en voz alta dijo: ''No piense vuesa merced, senado valeroso, que es cosa de burla lo que este perro sabe: veinte y cuatro piezas le tengo enseñadas que por la menor dellas volaría un gavilán; quiero decir que por ver la menor se pueden caminar treinta leguas. Sabe bailar la zarabanda y chacona mejor que su inventora misma; bébese una azumbre de vino sin dejar gota; entona un sol fa mi re tan bien como un sacristán; todas estas cosas, y otras muchas que me quedan por decir, las irán viendo vuesas mercedes en los días que estuviere aquí la compañía; y por ahora dé otro salto nuestro sabio, y luego entraremos en lo grueso''. Con esto suspendió el auditorio, que había llamado senado, y les encendió el deseo de no dejar de ver todo lo que yo sabía.

     »Volvióse a mí mi amo y dijo: ''Volved, hijo Gavilán, y con gentil agilidad y destreza deshaced los saltos que habéis hecho; pero ha de ser a devoción de la famosa hechicera que dicen que hubo en este lugar''. Apenas hubo dicho esto, cuando alzó la voz la hospitalera, que era una vieja, al parecer, de más de sesenta años, diciendo: ''¡Bellaco, charlatán, embaidor y hijo de puta, aquí no hay hechicera alguna! Si lo decís por la Camacha, ya ella pagó su pecado, y está donde Dios se sabe; si lo decís por mí, chacorrero, ni yo soy ni he sido hechicera en mi vida; y si he tenido fama de haberlo sido, merced a los testigos falsos, y a la ley del encaje, y al juez arrojadizo y mal informado, ya sabe todo el mundo la vida que hago en penitencia, no de los hechizos que no hice, sino de otros muchos pecados: otros que como pecadora he cometido. Así que, socarrón tamborilero, salid del hospital: si no, por vida de mi santiguada que os haga salir más que de paso''. Y, con esto, comenzó a dar tantos gritos y a decir tantas y tan atropelladas injurias a mi amo, que [le] puso en confusión y sobresalto; finalmente, no dejó que pasase adelante la fiesta en ningún modo. No le pesó a mi amo del alboroto, porque se quedó con los dineros y aplazó para otro día y en otro hospital lo que en aquél había faltado. Fuese la gente maldiciendo a la vieja, añadiendo al nombre de hechicera el de bruja, y el de barbuda sobre vieja. Con todo esto, nos quedamos en el hospital aquella noche; y, encontrándome la vieja en el corral solo, me dijo: ''¿Eres tú, hijo Montiel? ¿Eres tú, por ventura, hijo?''. Alcé la cabeza y miréla muy de espacio; lo cual visto por ella, con lágrimas en los ojos se vino a mí y me echó los brazos al cuello, y si la dejara me besara en la boca; pero tuve asco y no lo consentí.»

     CIPIÓN.- Bien hiciste, porque no es regalo, sino tormento, el besar ni dejar besarse de una vieja.

     BERGANZA.- Esto que ahora te quiero contar te lo había de haber dicho al principio de mi cuento, y así escusáramos la admiración que nos causó el vernos con habla.

     »Porque has de saber que la vieja me dijo: ''Hijo Montiel, vente tras mí y sabrás mi aposento, y procura que esta noche nos veamos a solas en él, que yo dejaré abierta la puerta; y sabe que tengo muchas cosas que decirte de tu vida y para tu provecho''. Bajé yo la cabeza en señal de obedecerla, por lo cual ella se acabó de enterar en que yo era el perro Montiel que buscaba, según después me lo dijo. Quedé atónito y confuso, esperando la noche, por ver en lo que paraba aquel misterio, o prodigio, de haberme hablado la vieja; y, como había oído llamarla de hechicera, esperaba de su vista y habla grandes cosas. Llegóse, en fin, el punto de verme con ella en su aposento, que era escuro, estrecho y bajo, y solamente claro con la débil luz de un candil de barro que en él estaba; atizóle la vieja, y sentóse sobre una arquilla, y llegóme junto a sí, y, sin hablar palabra, me volvió a abrazar, y yo volví a tener cuenta con que no me besase. Lo primero que me dijo fue:

     »''Bien esperaba yo en el cielo que, antes que estos mis ojos se cerrasen con el último sueño, te había de ver, hijo mío; y, ya que te he visto, venga la muerte y lléveme desta cansada vida. Has de saber, hijo, que en esta villa vivió la más famosa hechicera que hubo en el mundo, a quien llamaron la Camacha de Montilla; fue tan única en su oficio, que las Eritos, las Circes, las Medeas, de quien he oído decir que están las historias llenas, no la igualaron. Ella congelaba las nubes cuando quería, cubriendo con ellas la faz del sol, y cuando se le antojaba volvía sereno el más turbado cielo; traía los hombres en un instante de lejas tierras, remediaba maravillosamente las doncellas que habían tenido algún descuido en guardar su entereza, cubría a las viudas de modo que con honestidad fuesen deshonestas, descasaba las casadas y casaba las que ella quería. Por diciembre tenía rosas frescas en su jardín y por enero segaba trigo. Esto de hacer nacer berros en una artesa era lo menos que ella hacía, ni el hacer ver en un espejo, o en la uña de una criatura, los vivos o los muertos que le pedían que mostrase. Tuvo fama que convertía los hombres en animales, y que se había servido de un sacristán seis años, en forma de asno, real y verdaderamente, lo que yo nunca he podido alcanzar cómo se haga, porque lo que se dice de aquellas antiguas magas, que convertían los hombres en bestias, dicen los que más saben que no era otra cosa sino que ellas, con su mucha hermosura y con sus halagos, atraían los hombres de manera a que las quisiesen bien, y los sujetaban de suerte, sirviéndose dellos en todo cuanto querían, que parecían bestias. Pero en ti, hijo mío, la experiencia me muestra lo contrario: que sé que eres persona racional y te veo en semejanza de perro, si ya no es que esto se hace con aquella ciencia que llaman tropelía, que hace parecer una cosa por otra. Sea lo que fuere, lo que me pesa es que yo ni tu madre, que fuimos discípulas de la buena Camacha, nunca llegamos a saber tanto como ella; y no por falta de ingenio, ni de habilidad, ni de ánimo, que antes nos sobraba que faltaba, sino por sobra de su malicia, que nunca quiso enseñarnos las cosas mayores, porque las reservaba para ella.

     »''Tu madre, hijo, se llamó la Montiela, que después de la Camacha fue famosa; yo me llamo la Cañizares, si ya no tan sabia como las dos, a lo menos de tan buenos deseos como cualquiera dellas. Verdad es que el ánimo que tu madre tenía de hacer y entrar en un cerco y encerrarse en él con una legión de demonios, no le hacía ventaja la misma Camacha. Yo fui siempre algo medrosilla; con conjurar media legión me contentaba, pero, con paz sea dicho de entrambas, en esto de conficionar las unturas con que las brujas nos untamos, a ninguna de las dos diera ventaja, ni la daré a cuantas hoy siguen y guardan nuestras reglas. Que has de saber, hijo, que como yo he visto y veo que la vida, que corre sobre las ligeras alas del tiempo, se acaba, he querido dejar todos los vicios de la hechicería, en que estaba engolfada muchos años había, y sólo me he quedado con la curiosidad de ser bruja, que es un vicio dificultosísimo de dejar. Tu madre hizo lo mismo: de muchos vicios se apartó, muchas buenas obras hizo en esta vida, pero al fin murió bruja; y no murió de enfermedad alguna, sino de dolor de que supo que la Camacha, su maestra, de envidia que la tuvo porque se le iba subiendo a las barbas en saber tanto como ella (o por otra pendenzuela de celos, que nunca pude averiguar), estando tu madre preñada y llegándose la hora del parto, fue su comadre la Camacha, la cual recibió en sus manos lo que tu madre parió, y mostróle que había parido dos perritos; y, así como los vio, dijo: '¡Aquí hay maldad, aquí hay bellaquería!'. 'Pero, hermana Montiela, tu amiga soy; yo encubriré este parto, y atiende tú a estar sana, y haz cuenta que esta tu desgracia queda sepultada en el mismo silencio; no te dé pena alguna este suceso, que ya sabes tú que puedo yo saber que si no es con Rodríguez, el ganapán tu amigo, días ha que no tratas con otro; así que, este perruno parto de otra parte viene y algún misterio contiene. Admiradas quedamos tu madre y yo, que me hallé presente a todo, del estraño suceso. La Camacha se fue y se llevó los cachorros; yo me quedé con tu madre para asistir a su regalo, la cual no podía creer lo que le había sucedido.

     »''Llegóse el fin de la Camacha, y, estando en la última hora de su vida, llamó a tu madre y le dijo como ella había convertido a sus hijos en perros por cierto enojo que con ella tuvo; pero que no tuviese pena, que ellos volverían a su ser cuando menos lo pensasen; mas que no podía ser primero que ellos por sus mismos ojos viesen lo siguiente:

Volverán en su forma verdadera
cuando vieren con presta diligencia
derribar los soberbios levantados,
y alzar a los humildes abatidos,
con poderosa mano para hacello.

     »''Esto dijo la Camacha a tu madre al tiempo de su muerte, como ya te he dicho. Tomólo tu madre por escrito y de memoria, y yo lo fijé en la mía para si sucediese tiempo de poderlo decir a alguno de vosotros; y, para poder conoceros, a todos los perros que veo de tu color los llamo con el nombre de tu madre, no por pensar que los perros han de saber el nombre, sino por ver si respondían a ser llamados tan diferentemente como se llaman los otros perros. Y esta tarde, como te vi hacer tantas cosas y que te llaman el perro sabio, y también como alzaste la cabeza a mirarme cuando te llamé en el corral, he creído que tú eres hijo de la Montiela, a quien con grandísimo gusto doy noticia de tus sucesos y del modo con que has de cobrar tu forma primera; el cual modo quisiera yo que fuera tan fácil como el que se dice de Apuleyo en El asno de oro, que consistía en sólo comer una rosa. Pero este tuyo va fundado en acciones ajenas y no en tu diligencia. Lo que has de hacer, hijo, es encomendarte a Dios allá en tu corazón, y espera que éstas, que no quiero llamarlas profecías, sino adivinanzas, han de suceder presto y prósperamente; que, pues la buena de la Camacha las dijo, sucederán sin duda alguna, y tú y tu hermano, si es vivo, os veréis como deseáis.

     »''De lo que a mí me pesa es que estoy tan cerca de mi acabamiento que no tendré lugar de verlo. Muchas veces he querido preguntar a mi cabrón qué fin tendrá vuestro suceso, pero no me he atrevido, porque nunca a lo que le preguntamos responde a derechas, sino con razones torcidas y de muchos sentidos. Así que, a este nuestro amo y señor no hay que preguntarle nada, porque con una verdad mezcla mil mentiras; y, a lo que yo he colegido de sus respuestas, él no sabe nada de lo por venir ciertamente, sino por conjeturas. Con todo esto, nos trae tan engañadas a las que somos brujas, que, con hacernos mil burlas, no le podemos dejar. Vamos a verle muy lejos de aquí, a un gran campo, donde nos juntamos infinidad de gente, brujos y brujas, y allí nos da de comer desabridamente, y pasan otras cosas que en verdad y en Dios y en mi ánima que no me atrevo a contarlas, según son sucias y asquerosas, y no quiero ofender tus castas orejas. Hay opinión que no vamos a estos convites sino con la fantasía, en la cual nos representa el demonio las imágenes de todas aquellas cosas que después contamos que nos han sucedido. Otros dicen que no, sino que verdaderamente vamos en cuerpo y en ánima; y entrambas opiniones tengo para mí que son verdaderas, puesto que nosotras no sabemos cuándo vamos de una o de otra manera, porque todo lo que nos pasa en la fantasía es tan intensamente que no hay diferenciarlo de cuando vamos real y verdaderamente. Algunas experiencias desto han hecho los señores inquisidores con algunas de nosotras que han tenido presas, y pienso que han hallado ser verdad lo que digo.

     »''Quisiera yo, hijo, apartarme deste pecado, y para ello he hecho mis diligencias: heme acogido a ser hospitalera; curo a los pobres, y algunos se mueren que me dan a mí la vida con lo que me mandan o con lo que se les queda entre los remiendos, por el cuidado que yo tengo de espulgarlos los vestidos. Rezo poco y en público, murmuro mucho y en secreto. Vame mejor con ser hipócrita que con ser pecadora declarada: las apariencias de mis buenas obras presentes van borrando en la memoria de los que me conocen las malas obras pasadas. En efeto, la santidad fingida no hace daño a ningún tercero, sino al que la usa. Mira, hijo Montiel, este consejo te doy: que seas bueno en todo cuanto pudieres; y si has de ser malo, procura no parecerlo en todo cuanto pudieres. Bruja soy, no te lo niego; bruja y hechicera fue tu madre, que tampoco te lo puedo negar; pero las buenas apariencias de las dos podían acreditarnos en todo el mundo. Tres días antes que muriese habíamos estado las dos en un valle de los Montes Perineos en una gran gira, y, con todo eso, cuando murió fue con tal sosiego y reposo, que si no fueron algunos visajes que hizo un cuarto de hora antes que rindiese el alma, no parecía sino que estaba en aquélla como en un tálamo de flores. Llevaba atravesados en el corazón sus dos hijos, y nunca quiso, aun en el artículo de la muerte, perdonar a la Camacha: tal era ella de entera y firme en sus cosas. Yo le cerré los ojos y fui con ella hasta la sepultura; allí la dejé para no verla más, aunque no tengo perdida la esperanza de verla antes que me muera, porque se ha dicho por el lugar que la han visto algunas personas andar por los cimenterios y encrucijadas en diferentes figuras, y quizá alguna vez la toparé yo, y le preguntaré si manda que haga alguna cosa en descargo de su conciencia''.

     »Cada cosa destas que la vieja me decía en alabanza de la que decía ser mi madre era una lanzada que me atravesaba el corazón, y quisiera arremeter a ella y hacerla pedazos entre los dientes; y si lo dejé de hacer fue porque no le tomase la muerte en tan mal estado. Finalmente, me dijo que aquella noche pensaba untarse para ir a uno de sus usados convites, y que cuando allá estuviese pensaba preguntar a su dueño algo de lo que estaba por sucederme. Quisiérale yo preguntar qué unturas eran aquellas que decía, y parece que me leyó el deseo, pues respondió a mi intención como si se lo hubiera preguntado, pues dijo:

     »''Este ungüento con que las brujas nos untamos es compuesto de jugos de yerbas en todo estremo fríos, y no es, como dice el vulgo, hecho con la sangre de los niños que ahogamos. Aquí pudieras también preguntarme qué gusto o provecho saca el demonio de hacernos matar las criaturas tiernas, pues sabe que, estando bautizadas, como inocentes y sin pecado, se van al cielo, y él recibe pena particular con cada alma cristiana que se le escapa; a lo que no te sabré responder otra cosa sino lo que dice el refrán: «que tal hay que se quiebra dos ojos porque su enemigo se quiebre uno»; y por la pesadumbre que da a sus padres matándoles los hijos, que es la mayor que se puede imaginar. Y lo que más le importa es hacer que nosotras cometamos a cada paso tan cruel y perverso pecado; y todo esto lo permite Dios por nuestros pecados, que sin su permisión yo he visto por experiencia que no puede ofender el diablo a una hormiga; y es tan verdad esto que, rogándole yo una vez que destruyese una viña de un mi enemigo, me respondió que ni aun tocar a una hoja della no podía, porque Dios no quería; por lo cual podrás venir a entender, cuando seas hombre, que todas las desgracias que vienen a las gentes, a los reinos, a las ciudades y a los pueblos: las muertes repentinas, los naufragios, las caídas, en fin, todos los males que llaman de daño, vienen de la mano del Altísimo y de su voluntad permitente; y los daños y males que llaman de culpa vienen y se causan por nosotros mismos. Dios es impecable, de do se infiere que nosotros somos autores del pecado, formándole en la intención, en la palabra y en la obra; todo permitiéndolo Dios, por nuestros pecados, como ya he dicho.

     »''Dirás tú ahora, hijo, si es que acaso me entiendes, que quién me hizo a mí teóloga, y aun quizá dirás entre ti: '¡Cuerpo de tal con la puta vieja! ¿Por qué no deja de ser bruja, pues sabe tanto, y se vuelve a Dios, pues sabe que está más prompto a perdonar pecados que a permitirlos?' A esto te respondo, como si me lo preguntaras, que la costumbre del vicio se vuelve en naturaleza; y éste de ser brujas se convierte en sangre y carne, y en medio de su ardor, que es mucho, trae un frío que pone en el alma tal, que la resfría y entorpece aun en la fe, de donde nace un olvido de sí misma, y ni se acuerda de los temores con que Dios la amenaza ni de la gloria con que la convida; y, en efeto, como es pecado de carne y de deleites, es fuerza que amortigüe todos los sentidos, y los embelese y absorte, sin dejarlos usar sus oficios como deben; y así, quedando el alma inútil, floja y desmazalada, no puede levantar la consideración siquiera a tener algún buen pensamiento; y así, dejándose estar sumida en la profunda sima de su miseria, no quiere alzar la mano a la de Dios, que se la está dando, por sola su misericordia, para que se levante. Yo tengo una destas almas que te he pintado: todo lo veo y todo lo entiendo, y como el deleite me tiene echados grillos a la voluntad, siempre he sido y seré mala.

     »''Pero dejemos esto y volvamos a lo de las unturas; y digo que son tan frías, que nos privan de todos los sentidos en untándonos con ellas, y quedamos tendidas y desnudas en el suelo, y entonces dicen que en la fantasía pasamos todo aquello que nos parece pasar verdaderamente. Otras veces, acabadas de untar, a nuestro parecer, mudamos forma, y convertidas en gallos, lechuzas o cuervos, vamos al lugar donde nuestro dueño nos espera, y allí cobramos nuestra primera forma y gozamos de los deleites que te dejo de decir, por ser tales, que la memoria se escandaliza en acordarse dellos, y así, la lengua huye de contarlos; y, con todo esto, soy bruja, y cubro con la capa de la hipocresía todas mis muchas faltas. Verdad es que si algunos me estiman y honran por buena, no faltan muchos que me dicen, no dos dedos del oído, el nombre de las fiestas, que es el que les imprimió la furia de un juez colérico que en los tiempos pasados tuvo que ver conmigo y con tu madre, depositando su ira en las manos de un verdugo que, por no estar sobornado, usó de toda su plena potestad y rigor con nuestras espaldas. Pero esto ya pasó, y todas las cosas se pasan; las memorias se acaban, las vidas no vuelven, las lenguas se cansan, los sucesos nuevos hacen olvidar los pasados. Hospitalera soy, buenas muestras doy de mi proceder, buenos ratos me dan mis unturas, no soy tan vieja que no pueda vivir un año, puesto que tengo setenta y cinco; y, ya que no puedo ayunar, por la edad, ni rezar, por los vaguidos, ni andar romerías, por la flaqueza de mis piernas, ni dar limosna, porque soy pobre, ni pensar en bien, porque soy amiga de murmurar, y para haberlo de hacer es forzoso pensarlo primero, así que siempre mis pensamientos han de ser malos, con todo esto, sé que Dios es bueno y misericordioso y que Él sabe lo que ha de ser de mí, y basta; y quédese aquí esta plática, que verdaderamente me entristece. Ven, hijo, y verásme untar, que todos los duelos con pan son buenos, el buen día, meterle en casa, pues mientras se ríe no se llora; quiero decir que, aunque los gustos que nos da el demonio son aparentes y falsos, todavía nos parecen gustos, y el deleite mucho mayor es imaginado que gozado, aunque en los verdaderos gustos debe de ser al contrario''.

     »Levantóse, en diciendo esta larga arenga, y, tomando el candil, se entró en otro aposentillo más estrecho; seguíla, combatido de mil varios pensamientos y admirado de lo que había oído y de lo que esperaba ver. Colgó la Cañizares el candil de la pared y con mucha priesa se desnudó hasta la camisa; y, sacando de un rincón una olla vidriada, metió en ella la mano, y, murmurando entre dientes, se untó desde los pies a la cabeza, que tenía sin toca. Antes que se acabase de untar me dijo que, ora se quedase su cuerpo en aquel aposento sin sentido, ora desapareciese dél, que no me espantase, ni dejase de aguardar allí hasta la mañana, porque sabría las nuevas de lo que me quedaba por pasar hasta ser hombre. Díjele bajando la cabeza que sí haría, y con esto acabó su untura y se tendió en el suelo como muerta. Llegué mi boca a la suya y vi que no respiraba poco ni mucho.»

     Una verdad te quiero confesar, Cipión amigo: que me dio gran temor verme encerrado en aquel estrecho aposento con aquella figura delante, la cual te la pintaré como mejor supiere.

     »Ella era larga de más de siete pies; toda era notomía de huesos, cubiertos con una piel negra, vellosa y curtida; con la barriga, que era de badana, se cubría las partes deshonestas, y aun le colgaba hasta la mitad de los muslos; las tetas semejaban dos vejigas de vaca secas y arrugadas; denegridos los labios, traspillados los dientes, la nariz corva y entablada, desencasados los ojos, la cabeza desgreñada, la mejillas chupadas, angosta la garganta y los pechos sumidos; finalmente, toda era flaca y endemoniada. Púseme de espacio a mirarla y apriesa comenzó a apoderarse de mí el miedo, considerando la mala visión de su cuerpo y la peor ocupación de su alma. Quise morderla, por ver si volvía en sí, y no hallé parte en toda ella que el asco no me lo estorbase; pero, con todo esto, la así de un carcaño y la saqué arrastrando al patio; mas ni por esto dio muestras de tener sentido. Allí, con mirar el cielo y verme en parte ancha, se me quitó el temor; a lo menos, se templó de manera que tuve ánimo de esperar a ver en lo que paraba la ida y vuelta de aquella mala hembra, y lo que me contaba de mis sucesos. En esto me preguntaba yo a mí mismo: ''¿quién hizo a esta mala vieja tan discreta y tan mala? ¿De dónde sabe ella cuáles son males de daño y cuáles de culpa? ¿Cómo entiende y habla tanto de Dios, y obra tanto del diablo? ¿Cómo peca tan de malicia, no escusándose con ignorancia?''

     »En estas consideraciones se pasó la noche y se vino el día, que nos halló a los dos en mitad del patio: ella no vuelta en sí y a mí junto a ella, en cuclillas, atento, mirando su espantosa y fea catadura. Acudió la gente del hospital, y, viendo aquel retablo, unos decían: ''Ya la bendita Cañizares es muerta; mirad cuán disfigurada y flaca la tenía la penitencia''; otros, más considerados, la tomaron el pulso, y vieron que le tenía, y que no era muerta, por do se dieron a entender que estaba en éxtasis y arrobada, de puro buena. Otros hubo que dijeron: ''Esta puta vieja sin duda debe de ser bruja, y debe de estar untada; que nunca los santos hacen tan deshonestos arrobos, y hasta ahora, entre los que la conocemos, más fama tiene de bruja que de santa''. Curiosos hubo que se llegaron a hincarle alfileres por las carnes, desde la punta hasta la cabeza: ni por eso recordaba la dormilona, ni volvió en sí hasta las siete del día; y, como se sintió acribada de los alfileres, y mordida de los carcañares, y magullada del arrastramiento fuera de su aposento, y a vista de tantos ojos que la estaban mirando, creyó, y creyó la verdad, que yo había sido el autor de su deshonra; y así, arremetió a mí, y, echándome ambas manos a la garganta, procuraba ahogarme diciendo: ''¡Oh bellaco, desagradecido, ignorante y malicioso! ¿Y es éste el pago que merecen las buenas obras que a tu madre hice y de las que te pensaba hacer a ti?'' Yo, que me vi en peligro de perder la vida entre las uñas de aquella fiera arpía, sacudíme, y, asiéndole de las luengas faldas de su vientre, la zamarreé y arrastré por todo el patio; ella daba voces que la librasen de los dientes de aquel maligno espíritu.

     »Con estas razones de la mala vieja, creyeron los más que yo debía de ser algún demonio de los que tienen ojeriza continua con los buenos cristianos, y unos acudieron a echarme agua bendita, otros no osaban llegar a quitarme, otros daban voces que me conjurasen; la vieja gruñía, yo apretaba los dientes, crecía la confusión, y mi amo, que ya había llegado al ruido, se desesperaba oyendo decir que yo era demonio. Otros, que no sabían de exorcismos, acudieron a tres o cuatro garrotes, con los cuales comenzaron a santiguarme los lomos; escocióme la burla, solté la vieja, y en tres saltos me puse en la calle, y en pocos más salí de la villa, perseguido de una infinidad de muchachos, que iban a grandes voces diciendo: ''¡Apártense que rabia el perro sabio!''; otros decían: ''¡No rabia, sino que es demonio en figura de perro!'' Con este molimiento, a campana herida salí del pueblo, siguiéndome muchos que indubitablemente creyeron que era demonio, así por las cosas que me habían visto hacer como por las palabras que la vieja dijo cuando despertó de su maldito sueño.

     »Dime tanta priesa a huir y a quitarme delante de sus ojos, que creyeron que me había desparecido como demonio: en seis horas anduve doce leguas, y llegué a un rancho de gitanos que estaba en un campo junto a Granada. Allí me reparé un poco, porque algunos de los gitanos me conocieron por el perro sabio, y con no pequeño gozo me acogieron y escondieron en una cueva, porque no me hallasen si fuese buscado; con intención, a lo que después entendí, de ganar conmigo como lo hacía el atambor mi amo. Veinte días estuve con ellos, en los cuales supe y noté su vida y costumbres, que por ser notables es forzoso que te las cuente.»

     CIPIÓN.- Antes, Berganza, que pases adelante, es bien que reparemos en lo que te dijo la bruja, y averigüemos si puede ser verdad la grande mentira a quien das crédito. Mira, Berganza, grandísimo disparate sería creer que la Camacha mudase los hombres en bestias y que el sacristán en forma de jumento la serviese los años que dicen que la sirvió. Todas estas cosas y las semejantes son embelecos, mentiras o apariencias del demonio; y si a nosotros nos parece ahora que tenemos algún entendimiento y razón, pues hablamos siendo verdaderamente perros, o estando en su figura, ya hemos dicho que éste es caso portentoso y jamás visto, y que, aunque le tocamos con las manos, no le habemos de dar crédito hasta tanto que el suceso dél nos muestre lo que conviene que creamos. ¿Quiéreslo ver más claro? Considera en cuán vanas cosas y en cuán tontos puntos dijo la Camacha que consistía nuestra restauración; y aquellas que a ti te deben parecer profecías no son sino palabras de consejas o cuentos de viejas, como aquellos del caballo sin cabeza y de la varilla de virtudes, con que se entretienen al fuego las dilatadas noches del invierno; porque, a ser otra cosa, ya estaban cumplidas, si no es que sus palabras se han de tomar en un sentido que he oído decir se llama alegórico, el cual sentido no quiere decir lo que la letra suena, sino otra cosa que, aunque diferente, le haga semejanza; y así, decir:

Volverán en su forma verdadera
cuando vieren con presta diligencia
derribar los soberbios levantados,
y alzar a los humildes abatidos,
con poderosa mano para hacello.

tomándolo en el sentido que he dicho, paréceme que quiere decir que cobraremos nuestra forma cuando viéremos que los que ayer estaban en la cumbre de la rueda de la fortuna, hoy están hollados y abatidos a los pies de la desgracia, y tenidos en poco de aquellos que más los estimaban. Y, asimismo, cuando viéremos que otros que no ha dos horas que no tenían deste mundo otra parte que servir en él de número que acrecentase el de las gentes, y ahora están tan encumbrados sobre la buena dicha que los perdemos de vista; y si primero no parecían por pequeños y encogidos, ahora no los podemos alcanzar por grandes y levantados. Y si en esto consistiera volver nosotros a la forma que dices, ya lo hemos visto y lo vemos a cada paso; por do me doy a entender que no en el sentido alegórico, sino en el literal, se han de tomar los versos de la Camacha; ni tampoco en éste consiste nuestro remedio, pues muchas veces hemos visto lo que dicen y nos estamos tan perros como vees; así que, la Camacha fue burladora falsa, y la Cañizares embustera, y la Montiela tonta, maliciosa y bellaca, con perdón sea dicho, si acaso es nuestra madre de entrambos, o tuya, que yo no la quiero tener por madre. Digo, pues, que el verdadero sentido es un juego de bolos, donde con presta diligencia derriban los que están en pie y vuelven a alzar los caídos, y esto por la mano de quien lo puede hacer. Mira, pues, si en el discurso de nuestra vida habremos visto jugar a los bolos, y si hemos visto por esto haber vuelto a ser hombres, si es que lo somos.

     BERGANZA.- Digo que tienes razón, Cipión hermano, y que eres más discreto de lo que pensaba; y de lo que has dicho vengo a pensar y creer que todo lo que hasta aquí hemos pasado y lo que estamos pasando es sueño, y que somos perros; pero no por esto dejemos de gozar deste bien de la habla que tenemos y de la excelencia tan grande de tener discurso humano todo el tiempo que pudiéremos; y así, no te canse el oírme contar lo que me pasó con los gitanos que me escondieron en la cueva.

     CIPIÓN.- De buena gana te escucho, por obligarte a que me escuches cuando te cuente, si el cielo fuere servido, los sucesos de mi vida.

     BERGANZA.- «La que tuve con los gitanos fue considerar en aquel tiempo sus muchas malicias, sus embaimientos y embustes, los hurtos en que se ejercitan, así gitanas como gitanos, desde el punto casi que salen de las mantillas y saben andar. ¿Vees la multitud que hay dellos esparcida por España? Pues todos se conocen y tienen noticia los unos de los otros, y trasiegan y trasponen los hurtos déstos en aquéllos y los de aquéllos en éstos. Dan la obediencia, mejor que a su rey, a uno que llaman Conde, al cual, y a todos los que dél suceden, tienen el sobrenombre de Maldonado; y no porque vengan del apellido deste noble linaje, sino porque un paje de un caballero deste nombre se enamoró de una gitana, la cual no le quiso conceder su amor si no se hacía gitano y la tomaba por mujer. Hízolo así el paje, y agradó tanto a los demás gitanos, que le alzaron por señor y le dieron la obediencia; y, como en señal de vasallaje, le acuden con parte de los hurtos que hacen, como sean de importancia.

     »Ocúpanse, por dar color a su ociosidad, en labrar cosas de hierro, haciendo instrumentos con que facilitan sus hurtos; y así, los verás siempre traer a vender por las calles tenazas, barrenas, martillos; y ellas, trébedes y badiles. Todas ellas son parteras, y en esto llevan ventaja a las nuestras, porque sin costa ni adherentes sacan sus partos a luz, y lavan las criaturas con agua fría en naciendo; y, desde que nacen hasta que mueren, se curten y muestran a sufrir las inclemencias y rigores del cielo; y así, verás que todos son alentados, volteadores, corredores y bailadores. Cásanse siempre entre ellos, porque no salgan sus malas costumbres a ser conocidas de otros; ellas guardan el decoro a sus maridos, y pocas hay que les ofendan con otros que no sean de su generación. Cuando piden limosna, más la sacan con invenciones y chocarrerías que con devociones; y, a título que no hay quien se fíe dellas, no sirven y dan en ser holgazanas. Y pocas o ninguna vez he visto, si mal no me acuerdo, ninguna gitana a pie de altar comulgando, puesto que muchas veces he entrado en las iglesias.

     »Son sus pensamientos imaginar cómo han de engañar y dónde han de hurtar; confieren sus hurtos y el modo que tuvieron en hacellos; y así, un día contó un gitano delante de mí a otros un engaño y hurto que un día había hecho a un labrador, y fue que el gitano tenía un asno rabón, y en el pedazo de la cola que tenía sin cerdas le ingirió otra peluda, que parecía ser suya natural. Sacóle al mercado, comprósele un labrador por diez ducados, y, en habiéndosele vendido y cobrado el dinero, le dijo que si quería comprarle otro asno hermano del mismo, y tan bueno como el que llevaba, que se le vendería por más buen precio. Respondióle el labrador que fuese por él y le trujese, que él se le compraría, y que en tanto que volviese llevaría el comprado a su posada. Fuese el labrador, siguióle el gitano, y sea como sea, el gitano tuvo maña de hurtar al labrador el asno que le había vendido, y al mismo instante le quitó la cola postiza y quedó con la suya pelada. Mudóle la albarda y jáquima, y atrevióse a ir a buscar al labrador para que se le comprase, y hallóle antes que hubiese echado menos el asno primero, y a pocos lances compró el segundo. Fuésele a pagar a la posada, donde halló menos la bestia a la bestia; y, aunque lo era mucho, sospechó que el gitano se le había hurtado, y no quería pagarle. Acudió el gitano por testigos, y trujo a los que habían cobrado la alcabala del primer jumento, y juraron que el gitano había vendido al labrador un asno con una cola muy larga y muy diferente del asno segundo que vendía. A todo esto se halló presente un alguacil, que hizo las partes del gitano con tantas veras que el labrador hubo de pagar el asno dos veces. Otros muchos hurtos contaron, y todos, o los más, de bestias, en quien son ellos graduados y en lo que más se ejercitan. Finalmente, ella es mala gente, y, aunque muchos y muy prudentes jueces han salido contra ellos, no por eso se enmiendan.

     »A cabo de veinte días, me quisieron llevar a Murcia; pasé por Granada, donde ya estaba el capitán, cuyo atambor era mi amo. Como los gitanos lo supieron, me encerraron en un aposento del mesón donde vivían; oíles decir la causa, no me pareció bien el viaje que llevaban, y así, determiné soltarme, como lo hice; y, saliéndome de Granada, di en una huerta de un morisco, que me acogió de buena voluntad, y yo quedé con mejor, pareciéndome que no me querría para más de para guardarle la huerta: oficio, a mi cuenta, de menos trabajo que el de guardar ganado. Y, como no había allí altercar sobre tanto más cuanto al salario, fue cosa fácil hallar el morisco criado a quien mandar y yo amo a quien servir. Estuve con él más de un mes, no por el gusto de la vida que tenía, sino por el que me daba saber la de mi amo, y por ella la de todos cuantos moriscos viven en España.»

23/04/2011 11:33 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El coloquio de los perros 3.

CIPIÓN.- ¿Al murmurar llamas filosofar? ¡Así va ello! Canoniza, canoniza, Berganza, a la maldita plaga de la murmuración, y dale el nombre que quisieres, que ella dará a nosotros el de cínicos, que quiere decir perros murmuradores; y por tu vida que calles ya y sigas tu historia.

     BERGANZA.- ¿Cómo la tengo de seguir si callo?

     CIPIÓN.- Quiero decir que la sigas de golpe, sin que la hagas que parezca pulpo, según la vas añadiendo colas.

     BERGANZA.- Habla con propiedad: que no se llaman colas las del pulpo.

     CIPIÓN.- Ése es el error que tuvo el que dijo que no era torpedad ni vicio nombrar las cosas por sus propios nombres, como si no fuese mejor, ya que sea forzoso nombrarlas, decirlas por circunloquios y rodeos que templen la asquerosidad que causa el oírlas por sus mismos nombres. Las honestas palabras dan indicio de la honestidad del que las pronuncia o las escribe.

     BERGANZA.- Quiero creerte; «y digo que, no contenta mi fortuna de haberme quitado de mis estudios y de la vida que en ellos pasaba, tan regocijada y compuesta, y haberme puesto atraillado tras de una puerta, y de haber trocado la liberalidad de los estudiantes en la mezquinidad de la negra, ordenó de sobresaltarme en lo que ya por quietud y descanso tenía.»

     Mira, Cipión, ten por cierto y averiguado, como yo lo tengo, que al desdichado las desdichas le buscan y le hallan, aunque se esconda en los últimos rincones de la tierra.

     «Dígolo porque la negra de casa estaba enamorada de un negro, asimismo esclavo de casa, el cual negro dormía en el zaguán, que es entre la puerta de la calle y la de en medio, detrás de la cual yo estaba; y no se podían juntar sino de noche, y para esto habían hurtado o contrahecho las llaves; y así, las más de las noches bajaba la negra, y, tapándome la boca con algún pedazo de carne o queso, abría al negro, con quien se daba buen tiempo, facilitándolo mi silencio, y a costa de muchas cosas que la negra hurtaba. Algunos días me estragaron la conciencia las dádivas de la negra, pareciéndome que sin ellas se me apretarían las ijadas y daría de mastín en galgo. Pero, en efeto, llevado de mi buen natural, quise responder a lo que a mi amo debía, pues tiraba sus gajes y comía su pan, como lo deben hacer no sólo los perros honrados, a quien se les da renombre de agradecidos, sino todos aquellos que sirven.»

     CIPIÓN.- Esto sí, Berganza, quiero que pase por filosofía, porque son razones que consisten en buena verdad y en buen entendimiento; y adelante y no hagas soga, por no decir cola, de tu historia.

     BERGANZA.- Primero te quiero rogar me digas, si es que lo sabes, qué quiere decir filosofía; que, aunque yo la nombro, no sé lo que es; sólo me doy a entender que es cosa buena.

     CIPIÓN.- Con brevedad te la diré. Este nombre se compone de dos nombres griegos, que son filos y sofía; filos quiere decir amor, y sofía, la ciencia; así que filosofía significa 'amor de la ciencia', y filósofo, 'amador de la ciencia'.

     BERGANZA.- Mucho sabes, Cipión. ¿Quién diablos te enseñó a ti nombres griegos?

     CIPIÓN.- Verdaderamente, Berganza, que eres simple, pues desto haces caso; porque éstas son cosas que las saben los niños de la escuela, y también hay quien presuma saber la lengua griega sin saberla, como la latina ignorándola.

     BERGANZA.- Eso es lo que yo digo, y quisiera que a estos tales los pusieran en una prensa, y a fuerza de vueltas les sacaran el jugo de lo que saben, porque no anduviesen engañando el mundo con el oropel de sus gregüescos rotos y sus latines falsos, como hacen los portugueses con los negros de Guinea.

     CIPIÓN.- Ahora sí, Berganza, que te puedes morder la lengua, y tarazármela yo, porque todo cuanto decimos es murmurar.

     BERGANZA.- Sí, que no estoy obligado a hacer lo que he oído decir que hizo uno llamado Corondas, tirio, el cual puso ley que ninguno entrase en el ayuntamiento de su ciudad con armas, so pena de la vida. Descuidóse desto, y otro día entró en el cabildo ceñida la espada; advirtiéronselo y, acordándose de la pena por él puesta, al momento desenvainó su espada y se pasó con ella el pecho, y fue el primero que puso y quebrantó la ley y pagó la pena. Lo que yo dije no fue poner ley, sino prometer que me mordería la lengua cuando murmurase; pero ahora no van las cosas por el tenor y rigor de las antiguas: hoy se hace una ley y mañana se rompe, y quizá conviene que así sea. Ahora promete uno de enmendarse de sus vicios, y de allí a un momento cae en otros mayores. Una cosa es alabar la disciplina y otra el darse con ella, y, en efeto, del dicho al hecho hay gran trecho. Muérdase el diablo, que yo no quiero morderme ni hacer finezas detrás de una estera, donde de nadie soy visto que pueda alabar mi honrosa determinación.

     CIPIÓN.- Según eso, Berganza, si tú fueras persona, fueras hipócrita, y todas las obras que hicieras fueran aparentes, fingidas y falsas, cubiertas con la capa de la virtud, sólo porque te alabaran, como todos los hipócritas hacen.

     BERGANZA.- No sé lo que entonces hiciera; esto sé que quiero hacer ahora: que es no morderme, quedándome tantas cosas por decir que no sé cómo ni cuándo podré acabarlas; y más, estando temeroso que al salir del sol nos hemos de quedar a escuras, faltándonos la habla.

     CIPIÓN.- Mejor lo hará el cielo. Sigue tu historia y no te desvíes del camino carretero con impertinentes digresiones; y así, por larga que sea, la acabarás presto.

     BERGANZA.- «Digo, pues, que, habiendo visto la insolencia, ladronicio y deshonestidad de los negros, determiné, como buen criado, estorbarlo, por los mejores medios que pudiese; y pude tan bien, que salí con mi intento. Bajaba la negra, como has oído, a refocilarse con el negro, fiada en que me enmudecían los pedazos de carne, pan o queso que me arrojaba...»

     ¡Mucho pueden las dádivas, Cipión!

     CIPIÓN.- Mucho. No te diviertas, pasa adelante.

     BERGANZA.- Acuérdome que cuando estudiaba oí decir al precetor un refrán latino, que ellos llaman adagio, que decía: Habet bovem in lingua.

     CIPIÓN.- ¡Oh, que en hora mala hayáis encajado vuestro latín! ¿Tan presto se te ha olvidado lo que poco ha dijimos contra los que entremeten latines en las conversaciones de romance?

     BERGANZA.- Este latín viene aquí de molde; que has de saber que los atenienses usaban, entre otras, de una moneda sellada con la figura de un buey, y cuando algún juez dejaba de decir o hacer lo que era razón y justicia, por estar cohechado, decían: ''Este tiene el buey en la lengua''.

     CIPIÓN.- La aplicación falta.

     BERGANZA.- ¿No está bien clara, si las dádivas de la negra me tuvieron muchos días mudo, que ni quería ni osaba ladrarla cuando bajaba a verse con su negro enamorado? Por lo que vuelvo a decir que pueden mucho las dádivas.

     CIPIÓN.- Ya te he respondido que pueden mucho, y si no fuera por no hacer ahora una larga digresión, con mil ejemplos probara lo mucho que las dádivas pueden; mas quizá lo diré, si el cielo me concede tiempo, lugar y habla para contarte mi vida.

     BERGANZA.- Dios te dé lo que deseas, y escucha.

     »Finalmente, mi buena intención rompió por las malas dádivas de la negra; a la cual, bajando una noche muy escura a su acostumbrado pasatiempo, arremetí sin ladrar, porque no se alborotasen los de casa, y en un instante le hice pedazos toda la camisa y le arranqué un pedazo de muslo: burla que fue bastante a tenerla de veras más de ocho días en la cama, fingiendo para con sus amos no sé qué enfermedad. Sanó, volvió otra noche, y yo volví a la pelea con mi perra, y, sin morderla, la arañé todo el cuerpo como si la hubiera cardado como manta. Nuestras batallas eran a la sorda, de las cuales salía siempre vencedor, y la negra, malparada y peor contenta. Pero sus enojos se parecían bien en mi pelo y en mi salud: alzóseme con la ración y los huesos, y los míos poco a poco iban señalando los nudos del espinazo. Con todo esto, aunque me quitaron el comer, no me pudieron quitar el ladrar. Pero la negra, por acabarme de una vez, me trujo una esponja frita con manteca; conocí la maldad; vi que era peor que comer zarazas, porque a quien la come se le hincha el estómago y no sale dél sin llevarse tras sí la vida. Y, pareciéndome ser imposible guardarme de las asechanzas de tan indignados enemigos, acordé de poner tierra en medio, quitándomeles delante de los ojos.

     »Halléme un día suelto, y sin decir adiós a ninguno de casa, me puse en la calle, y a menos de cien pasos me deparó la suerte al alguacil que dije al principio de mi historia, que era grande amigo de mi amo Nicolás el Romo; el cual, apenas me hubo visto, cuando me conoció y me llamó por mi nombre; también le conocí yo y, al llamarme, me llegué a él con mis acostumbradas ceremonias y caricias. Asióme del cuello y dijo a dos corchetes suyos: ''Éste es famoso perro de ayuda, que fue de un grande amigo mío; llevémosle a casa''. Holgáronse los corchetes, y dijeron que si era de ayuda a todos sería de provecho. Quisieron asirme para llevarme, y mi amo dijo que no era menester asirme, que yo me iría, porque le conocía.

     »Háseme olvidado decirte que las carlancas con puntas de acero que saqué cuando me desgarré y ausenté del ganado me las quitó un gitano en una venta, y ya en Sevilla andaba sin ellas; pero el alguacil me puso un collar tachonado todo de latón morisco.»

     Considera, Cipión, ahora esta rueda variable de la fortuna mía: ayer me vi estudiante y hoy me vees corchete.

     CIPIÓN.- Así va el mundo, y no hay para qué te pongas ahora a esagerar los vaivenes de fortuna, como si hubiera mucha diferencia de ser mozo de un jifero a serlo de un corchete. No puedo sufrir ni llevar en paciencia oír las quejas que dan de la fortuna algunos hombres que la mayor que tuvieron fue tener premisas y esperanzas de llegar a ser escuderos. ¡Con qué maldiciones la maldicen! ¡Con cuántos improperios la deshonran! Y no por más de que porque piense el que los oye que de alta, próspera y buena ventura han venido a la desdichada y baja en que los miran.

     BERGANZA.- Tienes razón; «y has de saber que este alguacil tenía amistad con un escribano, con quien se acompañaba; estaban los dos amancebados con dos mujercillas, no de poco más a menos, sino de menos en todo; verdad es que tenían algo de buenas caras, pero mucho de desenfado y de taimería putesca. Éstas les servían de red y de anzuelo para pescar en seco, en esta forma: vestíanse de suerte que por la pinta descubrían la figura, y a tiro de arcabuz mostraban ser damas de la vida libre; andaban siempre a caza de estranjeros, y, cuando llegaba la vendeja a Cádiz y a Sevilla, llegaba la huella de su ganancia, no quedando bretón con quien no embistiesen; y, en cayendo el grasiento con alguna destas limpias, avisaban al alguacil y al escribano adónde y a qué posada iban, y, en estando juntos, les daban asalto y los prendían por amancebados; pero nunca los llevaban a la cárcel, a causa que los estranjeros siempre redimían la vejación con dineros.

     »Sucedió, pues, que la Colindres, que así se llamaba la amiga del alguacil, pescó un bretón unto y bisunto; concertó con él cena y noche en su posada; dio el cañuto a su amigo; y, apenas se habían desnudado, cuando el alguacil, el escribano, dos corchetes y yo dimos con ellos. Alborotáronse los amantes; esageró el alguacil el delito; mandólos vestir a toda priesa para llevarlos a la cárcel; afligióse el bretón; terció, movido de caridad, el escribano, y a puros ruegos redujo la pena a solos cien reales. Pidió el bretón unos follados de camuza que había puesto en una silla a los pies de la cama, donde tenía dineros para pagar su libertad, y no parecieron los follados, ni podían parecer; porque, así como yo entré en el aposento, llegó a mis narices un olor de tocino que me consoló todo; descubríle con el olfato, y halléle en una faldriquera de los follados. Digo que hallé en ella un pedazo de jamón famoso, y, por gozarle y poderle sacar sin rumor, saqué los follados a la calle, y allí me entregué en el jamón a toda mi voluntad, y cuando volví al aposento hallé que el bretón daba voces diciendo en lenguaje adúltero y bastardo, aunque se entendía, que le volviesen sus calzas, que en ellas tenía cincuenta escuti d'oro in oro. Imaginó el escribano o que la Colindres o los corchetes se los habían robado; el alguacil pensó lo mismo; llamólos aparte, no confesó ninguno, y diéronse al diablo todos. Viendo yo lo que pasaba, volví a la calle donde había dejado los follados, para volverlos, pues a mí no me aprovechaba nada el dinero; no los hallé, porque ya algún venturoso que pasó se los había llevado. Como el alguacil vio que el bretón no tenía dinero para el cohecho, se desesperaba, y pensó sacar de la huéspeda de casa lo que el bretón no tenía; llamóla, y vino medio desnuda, y como oyó las voces y quejas del bretón, y a la Colindres desnuda y llorando, al alguacil en cólera y al escribano enojado y a los corchetes despabilando lo que hallaban en el aposento, no le plugo mucho. Mandó el alguacil que se cubriese y se viniese con él a la cárcel, porque consentía en su casa hombres y mujeres de mal vivir. ¡Aquí fue ello! Aquí sí que fue cuando se aumentaron las voces y creció la confusión; porque dijo la huéspeda: ''Señor alguacil y señor escribano, no conmigo tretas, que entrevo toda costura; no conmigo dijes ni poleos: callen la boca y váyanse con Dios; si no, por mi santiguada que arroje el bodegón por la ventana y que saque a plaza toda la chirinola desta historia; que bien conozco a la señora Colindres y sé que ha muchos meses que es su cobertor el señor alguacil; y no hagan que me aclare más, sino vuélvase el dinero a este señor, y quedemos todos por buenos; porque yo soy mujer honrada y tengo un marido con su carta de ejecutoria, y con a perpenan rei de memoria, con sus colgaderos de plomo, Dios sea loado, y hago este oficio muy limpiamente y sin daño de barras. El arancel tengo clavado donde todo el mundo le vea; y no conmigo cuentos, que, por Dios, que sé despolvorearme. ¡Bonita soy yo para que por mi orden entren mujeres con los huéspedes! Ellos tienen las llaves de sus aposentos, y yo no soy quince, que tengo de ver tras siete paredes''.

     »Pasmados quedaron mis amos de haber oído la arenga de la huéspeda y de ver cómo les leía la historia de sus vidas; pero, como vieron que no tenían de quién sacar dinero si della no, porfiaban en llevarla a la cárcel. Quejábase ella al cielo de la sinrazón y justicia que la hacían, estando su marido ausente y siendo tan principal hidalgo. El bretón bramaba por sus cincuenta escuti. Los corchetes porfiaban que ellos no habían visto los follados, ni Dios permitiese lo tal. El escribano, por lo callado, insistía al alguacil que mirase los vestidos de la Colindres, que le daba sospecha que ella debía de tener los cincuenta escuti, por tener de costumbre visitar los escondrijos y faldriqueras de aquellos que con ella se envolvían. Ella decía que el bretón estaba borracho y que debía de mentir en lo del dinero. En efeto, todo era confusión, gritos y juramentos, sin llevar modo de apaciguarse, ni se apaciguaran si al instante no entrara en el aposento el teniente de asistente, que, viniendo a visitar aquella posada, las voces le llevaron adonde era la grita. Preguntó la causa de aquellas voces; la huéspeda se la dio muy por menudo: dijo quién era la ninfa Colindres, que ya estaba vestida; publicó la pública amistad suya y del alguacil; echó en la calle sus tretas y modo de robar; disculpóse a sí misma de que con su consentimiento jamás había entrado en su casa mujer de mala sospecha; canonizóse por santa y a su marido por un bendito, y dio voces a una moza que fuese corriendo y trujese de un cofre la carta ejecutoria de su marido, para que la viese el señor tiniente, diciéndole que por ella echaría de ver que mujer de tan honrado marido no podía hacer cosa mala; y que si tenía aquel oficio de casa de camas, era a no poder más: que Dios sabía lo que le pesaba, y si quisiera ella tener alguna renta y pan cuotidiano para pasar la vida, que tener aquel ejercicio. El teniente, enfadado de su mucho hablar y presumir de ejecutoria, le dijo: ''Hermana camera, yo quiero creer que vuestro marido tiene carta de hidalguía con que vos me confeséis que es hidalgo mesonero''. ''Y con mucha honra -respondió la huéspeda-. Y ¿qué linaje hay en el mundo, por bueno que sea, que no tenga algún dime y direte?'' ''Lo que yo os digo, hermana, es que os cubráis, que habéis de venir a la cárcel''. La cual nueva dio con ella en el suelo; arañóse el rostro; alzó el grito; pero, con todo eso, el teniente, demasiadamente severo, los llevó a todos a la cárcel; conviene a saber: al bretón, a la Colindres y a la huéspeda. Después supe que el bretón perdió sus cincuenta escuti, y más diez, en que le condenaron en las costas; la huéspeda pagó otro tanto, y la Colindres salió libre por la puerta afuera. Y el mismo día que la soltaron pescó a un marinero, que pagó por el bretón, con el mismo embuste del soplo; porque veas, Cipión, cuántos y cuán grandes inconvenientes nacieron de mi golosina.»

     CIPIÓN.- Mejor dijeras de la bellaquería de tu amo.

     BERGANZA.- Pues escucha, que aún más adelante tiraban la barra, puesto que me pesa de decir mal de alguaciles y de escribanos.

     CIPIÓN.- Sí, que decir mal de uno no es decirlo de todos; sí, que muchos y muy muchos escribanos hay buenos, fieles y legales, y amigos de hacer placer sin daño de tercero; sí, que no todos entretienen los pleitos, ni avisan a las partes, ni todos llevan más de sus derechos, ni todos van buscando e inquiriendo las vidas ajenas para ponerlas en tela de juicio, ni todos se aúnan con el juez para «háceme la barba y hacerte he el copete», ni todos los alguaciles se conciertan con los vagamundos y fulleros, ni tienen todos las amigas de tu amo para sus embustes. Muchos y muy muchos hay hidalgos por naturaleza y de hidalgas condiciones; muchos no son arrojados, insolentes, ni mal criados, ni rateros, como los que andan por los mesones midiendo las espadas a los estranjeros, y, hallándolas un pelo más de la marca, destruyen a sus dueños. Sí, que no todos como prenden sueltan, y son jueces y abogados cuando quieren.

     BERGANZA.- «Más alto picaba mi amo; otro camino era el suyo; presumía de valiente y de hacer prisiones famosas; sustentaba la valentía sin peligro de su persona, pero a costa de su bolsa. Un día acometió en la Puerta de Jerez él solo a seis famosos rufianes, sin que yo le pudiese ayudar en nada, porque llevaba con un freno de cordel impedida la boca (que así me traía de día, y de noche me le quitaba). Quedé maravillado de ver su atrevimiento, su brío y su denuedo; así se entraba y salía por las seis espadas de los rufos como si fueran varas de mimbre; era cosa maravillosa ver la ligereza con que acometía, las estocadas que tiraba, los reparos, la cuenta, el ojo alerta porque no le tomasen las espaldas. Finalmente, él quedó en mi opinión y en la de todos cuantos la pendencia miraron y supieron por un nuevo Rodamonte, habiendo llevado a sus enemigos desde la Puerta de Jerez hasta los mármoles del Colegio de Mase Rodrigo, que hay más de cien pasos. Dejólos encerrados, y volvió a coger los trofeos de la batalla, que fueron tres vainas, y luego se las fue a mostrar al asistente, que, si mal no me acuerdo, lo era entonces el licenciado Sarmiento de Valladares, famoso por la destruición de La Sauceda. Miraban a mi amo por las calles do pasaba, señalándole con el dedo, como si dijeran: ''Aquél es el valiente que se atrevió a reñir solo con la flor de los bravos de la Andalucía''. En dar vueltas a la ciudad, para dejarse ver, se pasó lo que quedaba del día, y la noche nos halló en Triana, en una calle junto al Molino de la Pólvora; y, habiendo mi amo avizorado (como en la jácara se dice) si alguien le veía, se entró en una casa, y yo tras él, y hallamos en un patio a todos los jayanes de la pendencia, sin capas ni espadas, y todos desabrochados; y uno, que debía de ser el huésped, tenía un gran jarro de vino en la una mano y en la otra una copa grande de taberna, la cual, colmándola de vino generoso y espumante, brindaba a toda la compañía. Apenas hubieron visto a mi amo, cuando todos se fueron a él con los brazos abiertos, y todos le brindaron, y él hizo la razón a todos, y aun la hiciera a otros tantos si le fuera algo en ello, por ser de condición afable y amigo de no enfadar a nadie por pocas cosas.»

     Quererte yo contar ahora lo que allí se trató, la cena que cenaron, las peleas que se contaron, los hurtos que se refirieron, las damas que de su trato se calificaron y las que se reprobaron, las alabanzas que los unos a los otros se dieron, los bravos ausentes que se nombraron, la destreza que allí se puso en su punto, levantándose en mitad de la cena a poner en prática las tretas que se les ofrecían, esgrimiendo con las manos, los vocablos tan exquisitos de que usaban; y, finalmente, el talle de la persona del huésped, a quien todos respetaban como a señor y padre, sería meterme en un laberinto donde no me fuese posible salir cuando quisiese.

     »Finalmente, vine a entender con toda certeza que el dueño de la casa, a quien llamaban Monipodio, era encubridor de ladrones y pala de rufianes, y que la gran pendencia de mi amo había sido primero concertada con ellos, con las circunstancias del retirarse y de dejar las vainas, las cuales pagó mi amo allí, luego, de contado, con todo cuanto Monipodio dijo que había costado la cena, que se concluyó casi al amanecer, con mucho gusto de todos. Y fue su postre dar soplo a mi amo de un rufián forastero que, nuevo y flamante, había llegado a la ciudad; debía de ser más valiente que ellos, y de envidia le soplaron. Prendióle mi amo la siguiente noche, desnudo en la cama: que si vestido estuviera, yo vi en su talle que no se dejara prender tan a mansalva. Con esta prisión que sobrevino sobre la pendencia, creció la fama de mi cobarde, que lo era mi amo más que una liebre, y a fuerza de meriendas y tragos sustentaba la fama de ser valiente, y todo cuanto con su oficio y con sus inteligencias granjeaba se le iba y desaguaba por la canal de la valentía.

     »Pero ten paciencia, y escucha ahora un cuento que le sucedió, sin añadir ni quitar de la verdad una tilde. Dos ladrones hurtaron en Antequera un caballo muy bueno; trujéronle a Sevilla, y para venderle sin peligro usaron de un ardid que, a mi parecer, tiene del agudo y del discreto. Fuéronse a posar a posadas diferentes, y el uno se fue a la justicia y pidió por una petición que Pedro de Losada le debía cuatrocientos reales prestados, como parecía por una cédula firmada de su nombre, de la cual hacía presentación. Mandó el tiniente que el tal Losada reconociese la cédula, y que si la reconociese, le sacasen prendas de la cantidad o le pusiesen en la cárcel; tocó hacer esta diligencia a mi amo y al escribano su amigo; llevóles el ladrón a la posada del otro, y al punto reconoció su firma y confesó la deuda, y señaló por prenda de la ejecución el caballo, el cual visto por mi amo, le creció el ojo; y le marcó por suyo si acaso se vendiese. Dio el ladrón por pasados los términos de la ley, y el caballo se puso en venta y se remató en quinientos reales en un tercero que mi amo echó de manga para que se le comprase. Valía el caballo tanto y medio más de lo que dieron por él. Pero, como el bien del vendedor estaba en la brevedad de la venta, a la primer postura remató su mercaduría. Cobró el un ladrón la deuda que no le debían, y el otro la carta de pago que no había menester, y mi amo se quedó con el caballo, que para él fue peor que el Seyano lo fue para sus dueños. Mondaron luego la haza los ladrones, y, de allí a dos días, después de haber trastejado mi amo las guarniciones y otras faltas del caballo, pareció sobre él en la plaza de San Francisco, más hueco y pomposo que aldeano vestido de fiesta. Diéronle mil parabienes de la buena compra, afirmándole que valía ciento y cincuenta ducados como un huevo un maravedí; y él, volteando y revolviendo el caballo, representaba su tragedia en el teatro de la referida plaza. Y, estando en sus caracoles y rodeos, llegaron dos hombres de buen talle y de mejor ropaje, y el uno dijo: ''¡Vive Dios, que éste es Piedehierro, mi caballo, que ha pocos días que me le hurtaron en Antequera!''. Todos los que venían con él, que eran cuatro criados, dijeron que así era la verdad: que aquél era Piedehierro, el caballo que le habían hurtado. Pasmóse mi amo, querellóse el dueño, hubo pruebas, y fueron las que hizo el dueño tan buenas, que salió la sentencia en su favor y mi amo fue desposeído del caballo. Súpose la burla y la industria de los ladrones, que por manos e intervención de la misma justicia vendieron lo que habían hurtado, y casi todos se holgaban de que la codicia de mi amo le hubiese rompido el saco.

     »Y no paró en esto su desgracia; que aquella noche, saliendo a rondar el mismo asistente, por haberle dado noticia que hacia los barrios de San Julián andaban ladrones, al pasar de una encrucijada vieron pasar un hombre corriendo, y dijo a este punto el asistente, asiéndome por el collar y zuzándome: ''¡Al ladrón, Gavilán! ¡Ea, Gavilán, hijo, al ladrón, al ladrón!'' Yo, a quien ya tenían cansado las maldades de mi amo, por cumplir lo que el señor asistente me mandaba sin discrepar en nada, arremetí con mi propio amo, y sin que pudiese valerse, di con él en el suelo; y si no me le quitaran, yo hiciera a más de a cuatro vengados; quitáronme con mucha pesadumbre de entrambos. Quisieran los corchetes castigarme, y aun matarme a palos, y lo hicieran si el asistente no les dijera: ''No le toque nadie, que el perro hizo lo que yo le mandé''.

     »Entendióse la malicia, y yo, sin despedirme de nadie, por un agujero de la muralla salí al campo, y antes que amaneciese me puse en Mairena, que es un lugar que está cuatro leguas de Sevilla. Quiso mi buena suerte que hallé allí una compañía de soldados que, según oí decir, se iban a embarcar a Cartagena. Estaban en ella cuatro rufianes de los amigos de mi amo, y el atambor era uno que había sido corchete y gran chocarrero, como lo suelen ser los más atambores. Conociéronme todos y todos me hablaron; y así, me preguntaban por mi amo como si les hubiera de responder; pero el que más afición me mostró fue el atambor, y así, determiné de acomodarme con él, si él quisiese, y seguir aquella jornada, aunque me llevase a Italia o a Flandes; porque me parece a mí, y aun a ti te debe parecer lo mismo, que, puesto que dice el refrán «quien necio es en su villa, necio es en Castilla», el andar tierras y comunicar con diversas gentes hace a los hombres discretos.»

     CIPIÓN.- Es eso tan verdad, que me acuerdo haber oído decir a un amo que tuve de bonísimo ingenio que al famoso griego llamado Ulises le dieron renombre de prudente por sólo haber andado muchas tierras y comunicado con diversas gentes y varias naciones; y así, alabo la intención que tuviste de irte donde te llevasen.

     BERGANZA.- «Es, pues, el caso que el atambor, por tener con qué mostrar más sus chacorrerías, comenzó a enseñarme a bailar al son del atambor y a hacer otras monerías, tan ajenas de poder aprenderlas otro perro que no fuera yo como las oirás cuando te las diga.

     »Por acabarse el distrito de la comisión, se marchaba poco a poco; no había comisario que nos limitase; el capitán era mozo, pero muy buen caballero y gran cristiano; el alférez no hacía muchos meses que había dejado la Corte y el tinelo; el sargento era matrero y sagaz y grande arriero de compañías, desde donde se levantan hasta el embarcadero. Iba la compañía llena de rufianes churrulleros, los cuales hacían algunas insolencias por los lugares do pasábamos, que redundaban en maldecir a quien no lo merecía. Infelicidad es del buen príncipe ser culpado de sus súbditos por la culpa de sus súbditos, a causa que los unos son verdugos de los otros, sin culpa del señor; pues, aunque quiera y lo procure no puede remediar estos daños, porque todas o las más cosas de la guerra traen consigo aspereza, riguridad y desconveniencia.

     »En fin, en menos de quince días, con mi buen ingenio y con la diligencia que puso el que había escogido por patrón, supe saltar por el Rey de Francia y a no saltar por la mala tabernera. Enseñóme a hacer corvetas como caballo napolitano y a andar a la redonda como mula de atahona, con otras cosas que, si yo no tuviera cuenta en no adelantarme a mostrarlas, pusiera en duda si era algún demonio en figura de perro el que las hacía. Púsome nombre del «perro sabio», y no habíamos llegado al alojamiento cuando, tocando su atambor, andaba por todo el lugar pregonando que todas las personas que quisiesen venir a ver las maravillosas gracias y habilidades del perro sabio en tal casa o en tal hospital las mostraban, a ocho o a cuatro maravedís, según era el pueblo grande o chico. Con estos encarecimientos no quedaba persona en todo el lugar que no me fuese a ver, y ninguno había que no saliese admirado y contento de haberme visto. Triunfaba mi amo con la mucha ganancia, y sustentaba seis camaradas como unos reyes. La codicia y la envidia despertó en los rufianes voluntad de hurtarme, y andaban buscando ocasión para ello: que esto del ganar de comer holgando tiene muchos aficionados y golosos; por esto hay tantos titereros en España, tantos que muestran retablos, tantos que venden alfileres y coplas, que todo su caudal, aunque le vendiesen todo, no llega a poderse sustentar un día; y, con esto, los unos y los otros no salen de los bodegones y tabernas en todo el año; por do me doy a entender que de otra parte que de la de sus oficios sale la corriente de sus borracheras. Toda esta gente es vagamunda, inútil y sin provecho; esponjas del vino y gorgojos del pan.»

     CIPIÓN.- No más, Berganza; no volvamos a lo pasado: sigue, que se va la noche, y no querría que al salir del sol quedásemos a la sombra del silencio.

23/04/2011 11:32 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El coloquio de los perros 2.

CIPIÓN.- Pues ¿ahora no puedes decir lo que ahora se te acuerda?

     BERGANZA.- Es una cierta historia que me pasó con una grande hechicera, discípula de la Camacha de Montilla.

     CIPIÓN.- Digo que me la cuentes antes que pases más adelante en el cuento de tu vida.

     BERGANZA.- Eso no haré yo, por cierto, hasta su tiempo: ten paciencia y escucha por su orden mis sucesos, que así te darán más gusto, si ya no te fatiga querer saber los medios antes de los principios.

     CIPIÓN.- Sé breve, y cuenta lo que quisieres y como quisieres.

     BERGANZA.- «Digo, pues, que yo me hallaba bien con el oficio de guardar ganado, por parecerme que comía el pan de mi sudor y trabajo, y que la ociosidad, raíz y madre de todos los vicios, no tenía que ver conmigo, a causa que si los días holgaba, las noches no dormía, dándonos asaltos a menudo y tocándonos a arma los lobos; y, apenas me habían dicho los pastores ''¡al lobo, Barcino!'', cuando acudía, primero que los otros perros, a la parte que me señalaban que estaba el lobo: corría los valles, escudriñaba los montes, desentrañaba las selvas, saltaba barrancos, cruzaba caminos, y a la mañana volvía al hato, sin haber hallado lobo ni rastro dél, anhelando, cansado, hecho pedazos y los pies abiertos de los garranchos; y hallaba en el hato, o ya una oveja muerta, o un carnero degollado y medio comido del lobo. Desesperábame de ver de cuán poco servía mi mucho cuidado y diligencia. Venía el señor del ganado; salían los pastores a recebirle con las pieles de la res muerta; culpaba a los pastores por negligentes, y mandaba castigar a los perros por perezosos: llovían sobre nosotros palos, y sobre ellos reprehensiones; y así, viéndome un día castigado sin culpa, y que mi cuidado, ligereza y braveza no eran de provecho para coger el lobo, determiné de mudar estilo, no desviándome a buscarle, como tenía de costumbre, lejos del rebaño, sino estarme junto a él; que, pues el lobo allí venía, allí sería más cierta la presa.

     »Cada semana nos tocaban a rebato, y en una escurísima noche tuve yo vista para ver los lobos, de quien era imposible que el ganado se guardase. Agachéme detrás de una mata, pasaron los perros, mis compañeros, adelante, y desde allí oteé, y vi que dos pastores asieron de un carnero de los mejores del aprisco, y le mataron de manera que verdaderamente pareció a la mañana que había sido su verdugo el lobo. Pasméme, quedé suspenso cuando vi que los pastores eran los lobos y que despedazaban el ganado los mismos que le habían de guardar. Al punto, hacían saber a su amo la presa del lobo, dábanle el pellejo y parte de la carne, y comíanse ellos lo más y lo mejor. Volvía a reñirles el señor, y volvía también el castigo de los perros. No había lobos, menguaba el rebaño; quisiera yo descubrillo, hallábame mudo. Todo lo cual me traía lleno de admiración y de congoja. ''¡Válame Dios! -decía entre mí-, ¿quién podrá remediar esta maldad? ¿Quién será poderoso a dar a entender que la defensa ofende, que las centinelas duermen, que la confianza roba y el que os guarda os mata?''»

     CIPIÓN.- Y decías muy bien, Berganza, porque no hay mayor ni más sotil ladrón que el doméstico, y así, mueren muchos más de los confiados que de los recatados; pero el daño está en que es imposible que puedan pasar bien las gentes en el mundo si no se fía y se confía. Mas quédese aquí esto, que no quiero que parezcamos predicadores. Pasa adelante.

     BERGANZA.- «Paso adelante, y digo que determiné dejar aquel oficio, aunque parecía tan bueno, y escoger otro donde por hacerle bien, ya que no fuese remunerado, no fuese castigado. Volvíme a Sevilla, y entré a servir a un mercader muy rico.»

     CIPIÓN.- ¿Qué modo tenías para entrar con amo? Porque, según lo que se usa, con gran dificultad el día de hoy halla un hombre de bien señor a quien servir. Muy diferentes son los señores de la tierra del Señor del cielo: aquéllos, para recebir un criado, primero le espulgan el linaje, examinan la habilidad, le marcan la apostura, y aun quieren saber los vestidos que tiene; pero, para entrar a servir a Dios, el más pobre es más rico; el más humilde, de mejor linaje; y, con sólo que se disponga con limpieza de corazón a querer servirle, luego le manda poner en el libro de sus gajes, señalándoselos tan aventajados que, de muchos y de grandes, apenas pueden caber en su deseo.

     BERGANZA.- Todo eso es predicar, Cipión amigo.

     CIPIÓN.- Así me lo parece a mí; y así, callo.

     BERGANZA.- A lo que me preguntaste del orden que tenía para entrar con amo, digo que ya tú sabes que la humildad es la basa y fundamento de todas virtudes, y que sin ella no hay alguna que lo sea. Ella allana inconvenientes, vence dificultades, y es un medio que siempre a gloriosos fines nos conduce; de los enemigos hace amigos, templa la cólera de los airados y menoscaba la arrogancia de los soberbios; es madre de la modestia y hermana de la templanza; en fin, con ella no pueden atravesar triunfo que les sea de provecho los vicios, porque en su blandura y mansedumbre se embotan y despuntan las flechas de los pecados.

     »Désta, pues, me aprovechaba yo cuando quería entrar a servir en alguna casa, habiendo primero considerado y mirado muy bien ser casa que pudiese mantener y donde pudiese entrar un perro grande. Luego arrimábame a la puerta, y cuando, a mi parecer, entraba algún forastero, le ladraba, y cuando venía el señor bajaba la cabeza y, moviendo la cola, me iba a él, y con la lengua le limpiaba los zapatos. Si me echaban a palos, sufríalos, y con la misma mansedumbre volvía a hacer halagos al que me apaleaba, que ninguno segundaba, viendo mi porfía y mi noble término. Desta manera, a dos porfías me quedaba en casa: servía bien, queríanme luego bien, y nadie me despidió, si no era que yo me despidiese, o, por mejor decir, me fuese; y tal vez hallé amo que éste fuera el día que yo estuviera en su casa, si la contraria suerte no me hubiera perseguido.»

     CIPIÓN.- De la misma manera que has contado entraba yo con los amos que tuve, y parece que nos leímos los pensamientos.

     BERGANZA.- Como en esas cosas nos hemos encontrado, si no me engaño, y yo te las diré a su tiempo, como tengo prometido; y ahora escucha lo que me sucedió después que dejé el ganado en poder de aquellos perdidos.

     »Volvíme a Sevilla, como dije, que es amparo de pobres y refugio de desechados, que en su grandeza no sólo caben los pequeños, pero no se echan de ver los grandes. Arriméme a la puerta de una gran casa de un mercader, hice mis acostumbradas diligencias, y a pocos lances me quedé en ella. Recibiéronme para tenerme atado detrás de la puerta de día y suelto de noche; servía con gran cuidado y diligencia; ladraba a los forasteros y gruñía a los que no eran muy conocidos; no dormía de noche, visitando los corrales, subiendo a los terrados, hecho universal centinela de la mía y de las casas ajenas. Agradóse tanto mi amo de mi buen servicio, que mandó que me tratasen bien y me diesen ración de pan y los huesos que se levantasen o arrojasen de su mesa, con las sobras de la cocina, a lo que yo me mostraba agradecido, dando infinitos saltos cuando veía a mi amo, especialmente cuando venía de fuera; que eran tantas las muestras de regocijo que daba y tantos los saltos, que mi amo ordenó que me desatasen y me dejasen andar suelto de día y de noche. Como me vi suelto, corrí a él, rodeéle todo, sin osar llegarle con las manos, acordándome de la fábula de Isopo, cuando aquel asno, tan asno que quiso hacer a su señor las mismas caricias que le hacía una perrilla regalada suya, que le granjearon ser molido a palos. Parecióme que en esta fábula se nos dio a entender que las gracias y donaires de algunos no están bien en otros.»

     Apode el truhán, juegue de manos y voltee el histrión, rebuzne el pícaro, imite el canto de los pájaros y los diversos gestos y acciones de los animales y los hombres el hombre bajo que se hubiere dado a ello, y no lo quiera hacer el hombre principal, a quien ninguna habilidad déstas le puede dar crédito ni nombre honroso.

     CIPIÓN.- Basta; adelante, Berganza, que ya estás entendido.

     BERGANZA.- ¡Ojalá que como tú me entiendes me entendiesen aquellos por quien lo digo; que no sé qué tengo de buen natural, que me pesa infinito cuando veo que un caballero se hace chocarrero y se precia que sabe jugar los cubiletes y las agallas, y que no hay quien como él sepa bailar la chacona! Un caballero conozco yo que se alababa que, a ruegos de un sacristán, había cortado de papel treinta y dos florones para poner en un monumento sobre paños negros, y destas cortaduras hizo tanto caudal, que así llevaba a sus amigos a verlas como si los llevara a ver las banderas y despojos de enemigos que sobre la sepultura de sus padres y abuelos estaban puestas.

     »Este mercader, pues, tenía dos hijos, el uno de doce y el otro de hasta catorce años, los cuales estudiaban gramática en el estudio de la Compañía de Jesús; iban con autoridad, con ayo y con pajes, que les llevaban los libros y aquel que llaman vademécum. El verlos ir con tanto aparato, en sillas si hacía sol, en coche si llovía, me hizo considerar y reparar en la mucha llaneza con que su padre iba a la Lonja a negociar sus negocios, porque no llevaba otro criado que un negro, y algunas veces se desmandaba a ir en un machuelo aun no bien aderezado.»

     CIPIÓN.- Has de saber, Berganza, que es costumbre y condición de los mercaderes de Sevilla, y aun de las otras ciudades, mostrar su autoridad y riqueza, no en sus personas, sino en las de sus hijos; porque los mercaderes son mayores en su sombra que en sí mismos. Y, como ellos por maravilla atienden a otra cosa que a sus tratos y contratos, trátanse modestamente; y, como la ambición y la riqueza muere por manifestarse, revienta por sus hijos, y así los tratan y autorizan como si fuesen hijos de algún príncipe; y algunos hay que les procuran títulos, y ponerles en el pecho la marca que tanto distingue la gente principal de la plebeya.

     BERGANZA.- Ambición es, pero ambición generosa, la de aquel que pretende mejorar su estado sin perjuicio de tercero.

     CIPIÓN.- Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.

     BERGANZA.- Ya hemos dicho que no hemos de murmurar.

     CIPIÓN.- Sí, que yo no murmuro de nadie.

     BERGANZA.- Ahora acabo de confirmar por verdad lo que muchas veces he oído decir. Acaba un maldiciente murmurador de echar a perder diez linajes y de caluniar veinte buenos, y si alguno le reprehende por lo que ha dicho, responde que él no ha dicho nada, y que si ha dicho algo, no lo ha dicho por tanto, y que si pensara que alguno se había de agraviar, no lo dijera. A la fe, Cipión, mucho ha de saber, y muy sobre los estribos ha de andar el que quisiere sustentar dos horas de conversación sin tocar los límites de la murmuración; porque yo veo en mí que, con ser un animal, como soy, a cuatro razones que digo, me acuden palabras a la lengua como mosquitos al vino, y todas maliciosas y murmurantes; por lo cual vuelvo a decir lo que otra vez he dicho: que el hacer y decir mal lo heredamos de nuestros primeros padres y lo mamamos en la leche. Vese claro en que, apenas ha sacado el niño el brazo de las fajas, cuando levanta la mano con muestras de querer vengarse de quien, a su parecer, le ofende; y casi la primera palabra articulada que habla es llamar puta a su ama o a su madre.

     CIPIÓN.- Así es verdad, y yo confieso mi yerro y quiero que me le perdones, pues te he perdonado tantos. Echemos pelillos a la mar, como dicen los muchachos, y no murmuremos de aquí adelante; y sigue tu cuento, que le dejaste en la autoridad con que los hijos del mercader tu amo iban al estudio de la Compañía de Jesús.

     BERGANZA.- A Él me encomiendo en todo acontecimiento; y, aunque el dejar de murmurar lo tengo por dificultoso, pienso usar de un remedio que oí decir que usaba un gran jurador, el cual, arrepentido de su mala costumbre, cada vez que después de su arrepentimiento juraba, se daba un pellizco en el brazo, o besaba la tierra, en pena de su culpa; pero, con todo esto, juraba. Así yo, cada vez que fuere contra el precepto que me has dado de que no murmure y contra la intención que tengo de no murmurar, me morderé el pico de la lengua de modo que me duela y me acuerde de mi culpa para no volver a ella.

     CIPIÓN.- Tal es ese remedio, que si usas dél espero que te has de morder tantas veces que has de quedar sin lengua, y así, quedarás imposibilitado de murmurar.

     BERGANZA.- A lo menos, yo haré de mi parte mis diligencias, y supla las faltas el cielo.

     »Y así, digo que los hijos de mi amo se dejaron un día un cartapacio en el patio, donde yo a la sazón estaba; y, como estaba enseñado a llevar la esportilla del jifero mi amo, así del vademécum y fuime tras ellos, con intención de no soltalle hasta el estudio. Sucedióme todo como lo deseaba: que mis amos, que me vieron venir con el vademécum en la boca, asido sotilmente de las cintas, mandaron a un paje me le quitase; mas yo no lo consentí ni le solté hasta que entré en el aula con él, cosa que causó risa a todos los estudiantes. Lleguéme al mayor de mis amos, y, a mi parecer, con mucha crianza se le puse en las manos, y quedéme sentado en cuclillas a la puerta del aula, mirando de hito en hito al maestro que en la cátedra leía. No sé qué tiene la virtud, que, con alcanzárseme a mí tan poco o nada della, luego recibí gusto de ver el amor, el término, la solicitud y la industria con que aquellos benditos padres y maestros enseñaban a aquellos niños, enderezando las tiernas varas de su juventud, porque no torciesen ni tomasen mal siniestro en el camino de la virtud, que juntamente con las letras les mostraban. Consideraba cómo los reñían con suavidad, los castigaban con misericordia, los animaban con ejemplos, los incitaban con premios y los sobrellevaban con cordura; y, finalmente, cómo les pintaban la fealdad y horror de los vicios y les dibujaban la hermosura de las virtudes, para que, aborrecidos ellos y amadas ellas, consiguiesen el fin para que fueron criados.»

     CIPIÓN.- Muy bien dices, Berganza; porque yo he oído decir desa bendita gente que para repúblicos del mundo no los hay tan prudentes en todo él, y para guiadores y adalides del camino del cielo, pocos les llegan. Son espejos donde se mira la honestidad, la católica dotrina, la singular prudencia, y, finalmente, la humildad profunda, basa sobre quien se levanta todo el edificio de la bienaventuranza.

     BERGANZA.- Todo es así como lo dices.

     »Y, siguiendo mi historia, digo que mis amos gustaron de que les llevase siempre el vademécum, lo que hice de muy buena voluntad; con lo cual tenía una vida de rey, y aun mejor, porque era descansada, a causa que los estudiantes dieron en burlarse conmigo, y domestiquéme con ellos de tal manera, que me metían la mano en la boca y los más chiquillos subían sobre mí. Arrojaban los bonetes o sombreros, y yo se los volvía a la mano limpiamente y con muestras de grande regocijo. Dieron en darme de comer cuanto ellos podían, y gustaban de ver que, cuando me daban nueces o avellanas, las partía como mona, dejando las cáscaras y comiendo lo tierno. Tal hubo que, por hacer prueba de mi habilidad, me trujo en un pañuelo gran cantidad de ensalada, la cual comí como si fuera persona. Era tiempo de invierno, cuando campean en Sevilla los molletes y mantequillas, de quien era tan bien servido, que más de dos Antonios se empeñaron o vendieron para que yo almorzase. Finalmente, yo pasaba una vida de estudiante sin hambre y sin sarna, que es lo más que se puede encarecer para decir que era buena; porque si la sarna y la hambre no fuesen tan unas con los estudiantes, en las vidas no habría otra de más gusto y pasatiempo, porque corren parejas en ella la virtud y el gusto, y se pasa la mocedad aprendiendo y holgándose.

     »Desta gloria y desta quietud me vino a quitar una señora que, a mi parecer, llaman por ahí razón de estado; que, cuando con ella se cumple, se ha de descumplir con otras razones muchas. Es el caso que aquellos señores maestros les pareció que la media hora que hay de lición a lición la ocupaban los estudiantes, no en repasar las liciones, sino en holgarse conmigo; y así, ordenaron a mis amos que no me llevasen más al estudio. Obedecieron, volviéronme a casa y a la antigua guarda de la puerta, y, sin acordarse señor el viejo de la merced que me había hecho de que de día y de noche anduviese suelto, volví a entregar el cuello a la cadena y el cuerpo a una esterilla que detrás de la puerta me pusieron.»

     ¡Ay, amigo Cipión, si supieses cuán dura cosa es de sufrir el pasar de un estado felice a un desdichado! Mira: cuando las miserias y desdichas tienen larga la corriente y son continuas, o se acaban presto, con la muerte, o la continuación dellas hace un hábito y costumbre en padecellas, que suele en su mayor rigor servir de alivio; mas, cuando de la suerte desdichada y calamitosa, sin pensarlo y de improviso, se sale a gozar de otra suerte próspera, venturosa y alegre, y de allí a poco se vuelve a padecer la suerte primera y a los primeros trabajos y desdichas, es un dolor tan riguroso que si no acaba la vida, es por atormentarla más viviendo.

     »Digo, en fin, que volví a mi ración perruna y a los huesos que una negra de casa me arrojaba, y aun éstos me dezmaban dos gatos romanos; que, como sueltos y ligeros, érales fácil quitarme lo que no caía debajo del distrito que alcanzaba mi cadena.»

     Cipión hermano, así el cielo te conceda el bien que deseas, que, sin que te enfades, me dejes ahora filosofar un poco; porque si dejase de decir las cosas que en este instante me han venido a la memoria de aquellas que entonces me ocurrieron, me parece que no sería mi historia cabal ni de fruto alguno.

     CIPIÓN.- Advierte, Berganza, no sea tentación del demonio esa gana de filosofar que dices te ha venido, porque no tiene la murmuración mejor velo para paliar y encubrir su maldad disoluta que darse a entender el murmurador que todo cuanto dice son sentencias de filósofos, y que el decir mal es reprehensión y el descubrir los defetos ajenos buen celo. Y no hay vida de ningún murmurante que, si la consideras y escudriñas, no la halles llena de vicios y de insolencias. Y debajo de saber esto, filosofea ahora cuanto quisieres.

     BERGANZA.- Seguro puedes estar, Cipión, de que más murmure, porque así lo tengo prosupuesto.

     »Es, pues, el caso, que como me estaba todo el día ocioso y la ociosidad sea madre de los pensamientos, di en repasar por la memoria algunos latines que me quedaron en ella de muchos que oí cuando fui con mis amos al estudio, con que, a mi parecer, me hallé algo más mejorado de entendimiento, y determiné, como si hablar supiera, aprovecharme dellos en las ocasiones que se me ofreciesen; pero en manera diferente de la que se suelen aprovechar algunos ignorantes.»

     Hay algunos romancistas que en las conversaciones disparan de cuando en cuando con algún latín breve y compendioso, dando a entender a los que no lo entienden que son grandes latinos, y apenas saben declinar un nombre ni conjugar un verbo.

     CIPIÓN.- Por menor daño tengo ése que el que hacen los que verdaderamente saben latín, de los cuales hay algunos tan imprudentes que, hablando con un zapatero o con un sastre, arrojan latines como agua.

     BERGANZA.- Deso podremos inferir que tanto peca el que dice latines delante de quien los ignora, como el que los dice ignorándolos.

     CIPIÓN.- Pues otra cosa puedes advertir, y es que hay algunos que no les escusa el ser latinos de ser asnos.

     BERGANZA.- Pues ¿quién lo duda? La razón está clara, pues cuando en tiempo de los romanos hablaban todos latín, como lengua materna suya, algún majadero habría entre ellos, a quien no escusaría el hablar latín dejar de ser necio.

     CIPIÓN.- Para saber callar en romance y hablar en latín, discreción es menester, hermano Berganza.

     BERGANZA.- Así es, porque también se puede decir una necedad en latín como en romance, y yo he visto letrados tontos, y gramáticos pesados, y romancistas vareteados con sus listas de latín, que con mucha facilidad pueden enfadar al mundo, no una sino muchas veces.

     CIPIÓN.- Dejemos esto, y comienza a decir tus filosofías.

     BERGANZA.- Ya las he dicho: éstas son que acabo de decir.

     CIPIÓN.- ¿Cuáles?

     BERGANZA.- Estas de los latines y romances, que yo comencé y tú acabaste.

23/04/2011 11:30 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

El coloquio de los Perros 1.

El coloquio de los perros
Novela y coloquio que pasó entre Cipión y Berganza, perros del hospital de la resurección, que está en la ciudad de Valladolid, fuera de la puerta del campo, a quien comúnmente llaman «Los perros de Mahudes»
[Cuento. Texto completo]

Miguel de Cervantes Saavedra

     CIPIÓN.- Berganza amigo, dejemos esta noche el Hospital en guarda de la confianza y retirémonos a esta soledad y entre estas esteras, donde podremos gozar sin ser sentidos desta no vista merced que el cielo en un mismo punto a los dos nos ha hecho.

     BERGANZA.- Cipión hermano, óyote hablar y sé que te hablo, y no puedo creerlo, por parecerme que el hablar nosotros pasa de los términos de naturaleza.

     CIPIÓN.- Así es la verdad, Berganza; y viene a ser mayor este milagro en que no solamente hablamos, sino en que hablamos con discurso, como si fuéramos capaces de razón, estando tan sin ella que la diferencia que hay del animal bruto al hombre es ser el hombre animal racional, y el bruto, irracional.

     BERGANZA.- Todo lo que dices, Cipión, entiendo, y el decirlo tú y entenderlo yo me causa nueva admiración y nueva maravilla. Bien es verdad que, en el discurso de mi vida, diversas y muchas veces he oído decir grandes prerrogativas nuestras: tanto, que parece que algunos han querido sentir que tenemos un natural distinto, tan vivo y tan agudo en muchas cosas, que da indicios y señales de faltar poco para mostrar que tenemos un no sé qué de entendimiento capaz de discurso.

     CIPIÓN.- Lo que yo he oído alabar y encarecer es nuestra mucha memoria, el agradecimiento y gran fidelidad nuestra; tanto, que nos suelen pintar por símbolo de la amistad; y así, habrás visto (si has mirado en ello) que en las sepulturas de alabastro, donde suelen estar las figuras de los que allí están enterrados, cuando son marido y mujer, ponen entre los dos, a los pies, una figura de perro, en señal que se guardaron en la vida amistad y fidelidad inviolable.

     BERGANZA.- Bien sé que ha habido perros tan agradecidos que se han arrojado con los cuerpos difuntos de sus amos en la misma sepultura. Otros han estado sobre las sepulturas donde estaban enterrados sus señores sin apartarse dellas, sin comer, hasta que se les acababa la vida. Sé también que, después del elefante, el perro tiene el primer lugar de parecer que tiene entendimiento; luego, el caballo, y el último, la jimia.

     CIPIÓN.- Ansí es, pero bien confesarás que ni has visto ni oído decir jamás que haya hablado ningún elefante, perro, caballo o mona; por donde me doy a entender que este nuestro hablar tan de improviso cae debajo del número de aquellas cosas que llaman portentos, las cuales, cuando se muestran y parecen, tiene averiguado la experiencia que alguna calamidad grande amenaza a las gentes.

     BERGANZA.- Desa manera, no haré yo mucho en tener por señal portentosa lo que oí decir los días pasados a un estudiante, pasando por Alcalá de Henares.

     CIPIÓN.- ¿Qué le oíste decir?

     BERGANZA.- Que de cinco mil estudiantes que cursaban aquel año en la Universidad, los dos mil oían Medicina.

     CIPIÓN.- Pues, ¿qué vienes a inferir deso?

     BERGANZA.- Infiero, o que estos dos mil médicos han de tener enfermos que curar (que sería harta plaga y mala ventura), o ellos se han de morir de hambre.

     [CIPIÓN].- Pero, sea lo que fuere, nosotros hablamos, sea portento o no; que lo que el cielo tiene ordenado que suceda, no hay diligencia ni sabiduría humana que lo pueda prevenir; y así, no hay para qué ponernos a disputar nosotros cómo o por qué hablamos; mejor será que este buen día, o buena noche, la metamos en nuestra casa; y, pues la tenemos tan buena en estas esteras y no sabemos cuánto durará esta nuestra ventura, sepamos aprovecharnos della y hablemos toda esta noche, sin dar lugar al sueño que nos impida este gusto, de mí por largos tiempos deseado.

     BERGANZA.- Y aun de mí, que desde que tuve fuerzas para roer un hueso tuve deseo de hablar, para decir cosas que depositaba en la memoria; y allí, de antiguas y muchas, o se enmohecían o se me olvidaban. Empero, ahora, que tan sin pensarlo me veo enriquecido deste divino don de la habla, pienso gozarle y aprovecharme dél lo más que pudiere, dándome priesa a decir todo aquello que se me acordare, aunque sea atropellada y confusamente, porque no sé cuándo me volverán a pedir este bien, que por prestado tengo.

     CIPIÓN.- Sea ésta la manera, Berganza amigo: que esta noche me cuentes tu vida y los trances por donde has venido al punto en que ahora te hallas, y si mañana en la noche estuviéremos con habla, yo te contaré la mía; porque mejor será gastar el tiempo en contar las propias que en procurar saber las ajenas vidas.

     BERGANZA.- Siempre, Cipión, te he tenido por discreto y por amigo; y ahora más que nunca, pues como amigo quieres decirme tus sucesos y saber los míos, y como discreto has repartido el tiempo donde podamos manifestallos. Pero advierte primero si nos oye alguno.

     CIPIÓN.- Ninguno, a lo que creo, puesto que aquí cerca está un soldado tomando sudores; pero en esta sazón más estará para dormir que para ponerse a escuchar a nadie.

     BERGANZA.- Pues si puedo hablar con ese seguro, escucha; y si te cansare lo que te fuere diciendo, o me reprehende o manda que calle.

     CIPIÓN.- Habla hasta que amanezca, o hasta que seamos sentidos; que yo te escucharé de muy buena gana, sin impedirte sino cuando viere ser necesario.

     BERGANZA.- «Paréceme que la primera vez que vi el sol fue en Sevilla y en su Matadero, que está fuera de la Puerta de la Carne; por donde imaginara (si no fuera por lo que después te diré) que mis padres debieron de ser alanos de aquellos que crían los ministros de aquella confusión, a quien llaman jiferos. El primero que conocí por amo fue uno llamado Nicolás el Romo, mozo robusto, doblado y colérico, como lo son todos aquellos que ejercitan la jifería. Este tal Nicolás me enseñaba a mí y a otros cachorros a que, en compañía de alanos viejos, arremetiésemos a los toros y les hiciésemos presa de las orejas. Con mucha facilidad salí un águila en esto.»

     CIPIÓN.- No me maravillo, Berganza; que, como el hacer mal viene de natural cosecha, fácilmente se aprende el hacerle.

     BERGANZA.- ¿Qué te diría, Cipión hermano, de lo que vi en aquel Matadero y de las cosas exorbitantes que en él pasan? Primero, has de presuponer que todos cuantos en él trabajan, desde el menor hasta el mayor, es gente ancha de conciencia, desalmada, sin temer al Rey ni a su justicia; los más, amancebados; son aves de rapiña carniceras: mantiénense ellos y sus amigas de lo que hurtan. Todas las mañanas que son días de carne, antes que amanezca, están en el Matadero gran cantidad de mujercillas y muchachos, todos con talegas, que, viniendo vacías, vuelven llenas de pedazos de carne, y las criadas con criadillas y lomos medio enteros. No hay res alguna que se mate de quien no lleve esta gente diezmos y primicias de lo más sabroso y bien parado. Y, como en Sevilla no hay obligado de la carne, cada uno puede traer la que quisiere; y la que primero se mata, o es la mejor, o la de más baja postura, y con este concierto hay siempre mucha abundancia. Los dueños se encomiendan a esta buena gente que he dicho, no para que no les hurten (que esto es imposible), sino para que se moderen en las tajadas y socaliñas que hacen en las reses muertas, que las escamondan y podan como si fuesen sauces o parras. Pero ninguna cosa me admiraba más ni me parecía peor que el ver que estos jiferos con la misma facilidad matan a un hombre que a una vaca; por quítame allá esa paja, a dos por tres meten un cuchillo de cachas amarillas por la barriga de una persona, como si acocotasen un toro. Por maravilla se pasa día sin pendencias y sin heridas, y a veces sin muertes; todos se pican de valientes, y aun tienen sus puntas de rufianes; no hay ninguno que no tenga su ángel de guarda en la plaza de San Francisco, granjeado con lomos y lenguas de vaca. Finalmente, oí decir a un hombre discreto que tres cosas tenía el Rey por ganar en Sevilla: la calle de la Caza, la Costanilla y el Matadero.

     CIPIÓN.- Si en contar las condiciones de los amos que has tenido y las faltas de sus oficios te has de estar, amigo Berganza, tanto como esta vez, menester será pedir al cielo nos conceda la habla siquiera por un año, y aun temo que, al paso que llevas, no llegarás a la mitad de tu historia. Y quiérote advertir de una cosa, de la cual verás la experiencia cuando te cuente los sucesos de mi vida; y es que los cuentos unos encierran y tienen la gracia en ellos mismos, otros en el modo de contarlos (quiero decir que algunos hay que, aunque se cuenten sin preámbulos y ornamentos de palabras, dan contento); otros hay que es menester vestirlos de palabras, y con demostraciones del rostro y de las manos, y con mudar la voz, se hacen algo de nonada, y de flojos y desmayados se vuelven agudos y gustosos; y no se te olvide este advertimiento, para aprovecharte dél en lo que te queda por decir.

     BERGANZA.- Yo lo haré así, si pudiere y si me da lugar la grande tentación que tengo de hablar; aunque me parece que con grandísima dificultad me podré ir a la mano.

     CIPIÓN.- Vete a la lengua, que en ella consisten los mayores daños de la humana vida.

     BERGANZA.- «Digo, pues, que mi amo me enseñó a llevar una espuerta en la boca y a defenderla de quien quitármela quisiese. Enseñóme también la casa de su amiga, y con esto se escusó la venida de su criada al Matadero, porque yo le llevaba las madrugadas lo que él había hurtado las noches. Y un día que, entre dos luces, iba yo diligente a llevarle la porción, oí que me llamaban por mi nombre desde una ventana; alcé los ojos y vi una moza hermosa en estremo; detúveme un poco, y ella bajó a la puerta de la calle, y me tornó a llamar. Lleguéme a ella, como si fuera a ver lo que me quería, que no fue otra cosa que quitarme lo que llevaba en la cesta y ponerme en su lugar un chapín viejo. Entonces dije entre mí: ''La carne se ha ido a la carne''. Díjome la moza, en habiéndome quitado la carne: ''Andad [G]avilán, o como os llamáis, y decid a Nicolás el Romo, vuestro amo, que no se fíe de animales, y que del lobo un pelo, y ése de la espuerta''. Bien pudiera yo volver a quitar lo que me quitó, pero no quise, por no poner mi boca jifera y sucia en aquellas manos limpias y blancas.»

     CIPIÓN.- Hiciste muy bien, por ser prerrogativa de la hermosura que siempre se le tenga respecto.

     BERGANZA.- «Así lo hice yo; y así, me volví a mi amo sin la porción y con el chapín. Parecióle que volví presto, vio el chapín, imaginó la burla, sacó uno de cachas y tiróme una puñalada que, a no desviarme, nunca tú oyeras ahora este cuento, ni aun otros muchos que pienso contarte. Puse pies en polvorosa, y, tomando el camino en las manos y en los pies, por detrás de San Bernardo, me fui por aquellos campos de Dios adonde la fortuna quisiese llevarme.

     »Aquella noche dormí al cielo abierto, y otro día me deparó la suerte un hato o rebaño de ovejas y carneros. Así como le vi, creí que había hallado en él el centro de mi reposo, pareciéndome ser propio y natural oficio de los perros guardar ganado, que es obra donde se encierra una virtud grande, como es amparar y defender de los poderosos y soberbios los humildes y los que poco pueden. Apenas me hubo visto uno de tres pastores que el ganado guardaban, cuando diciendo ''¡To, to!'' me llamó; y yo, que otra cosa no deseaba, me llegué a él bajando la cabeza y meneando la cola. Trújome la mano por el lomo, abrióme la boca, escupióme en ella, miróme las presas, conoció mi edad, y dijo a otros pastores que yo tenía todas las señales de ser perro de casta. Llegó a este instante el señor del ganado sobre una yegua rucia a la jineta, con lanza y adarga: que más parecía atajador de la costa que señor de ganado. Preguntó el pastor: ''¿Qué perro es éste, que tiene señales de ser bueno?'' ''Bien lo puede vuesa merced creer -respondió el pastor-, que yo le he cotejado bien y no hay señal en él que no muestre y prometa que ha de ser un gran perro. Agora se llegó aquí y no sé cúyo sea, aunque sé que no es de los rebaños de la redonda''. ''Pues así es -respondió el señor-, ponle luego el collar de Leoncillo, el perro que se murió, y denle la ración que a los demás, y acaríciale, porque tome cariño al hato y se quede en él''. En diciendo esto, se fue; y el pastor me puso luego al cuello unas carlancas llenas de puntas de acero, habiéndome dado primero en un dornajo gran cantidad de sopas en leche. Y, asimismo, me puso nombre, y me llamó Barcino.

     »Vime harto y contento con el segundo amo y con el nuevo oficio; mostréme solícito y diligente en la guarda del rebaño, sin apartarme dél sino las siestas, que me iba a pasarlas o ya a la sombra de algún árbol, o de algún ribazo o peña, o a la de alguna mata, a la margen de algún arroyo de los muchos que por allí corrían. Y estas horas de mi sosiego no las pasaba ociosas, porque en ellas ocupaba la memoria en acordarme de muchas cosas, especialmente en la vida que había tenido en el Matadero, y en la que tenía mi amo y todos los como él, que están sujetos a cumplir los gustos impertinentes de sus amigas.»

     ¡Oh, qué de cosas te pudiera decir ahora de las que aprendí en la escuela de aquella jifera dama de mi amo! Pero habrélas de callar, porque no me tengas por largo y por murmurador.

     CIPIÓN.- Por haber oído decir que dijo un gran poeta de los antiguos que era difícil cosa el no escribir sátiras, consentiré que murmures un poco de luz y no de sangre; quiero decir que señales y no hieras ni des mate a ninguno en cosa señalada: que no es buena la murmuración, aunque haga reír a muchos, si mata a uno; y si puedes agradar sin ella, te tendré por muy discreto.

     BERGANZA.- Yo tomaré tu consejo, y esperaré con gran deseo que llegue el tiempo en que me cuentes tus sucesos; que de quien tan bien sabe conocer y enmendar los defetos que tengo en contar los míos, bien se puede esperar que contará los suyos de manera que enseñen y deleiten a un mismo punto.

     »Pero, anudando el roto hilo de mi cuento, digo que en aquel silencio y soledad de mis siestas, entre otras cosas, consideraba que no debía de ser verdad lo que había oído contar de la vida de los pastores; a lo menos, de aquellos que la dama de mi amo leía en unos libros cuando yo iba a su casa, que todos trataban de pastores y pastoras, diciendo que se les pasaba toda la vida cantando y tañendo con gaitas, zampoñas, rabeles y chirumbelas, y con otros instrumentos extraordinarios. Deteníame a oírla leer, y leía cómo el pastor de Anfriso cantaba estremada y divinamente, alabando a la sin par Belisarda, sin haber en todos los montes de Arcadia árbol en cuyo tronco no se hubiese sentado a cantar, desde que salía el sol en los brazos de la Aurora hasta que se ponía en los de Tetis; y aun después de haber tendido la negra noche por la faz de la tierra sus negras y escuras alas, él no cesaba de sus bien cantadas y mejor lloradas quejas. No se le quedaba entre renglones el pastor Elicio, más enamorado que atrevido, de quien decía que, sin atender a sus amores ni a su ganado, se entraba en los cuidados ajenos. Decía también que el gran pastor de Fílida, único pintor de un retrato, había sido más confiado que dichoso. De los desmayos de Sireno y arrepentimiento de Diana decía que daba gracias a Dios y a la sabia Felicia, que con su agua encantada deshizo aquella máquina de enredos y aclaró aquel laberinto de dificultades. Acordábame de otros muchos libros que deste jaez la había oído leer, pero no eran dignos de traerlos a la memoria.»

     CIPIÓN.- Aprovechándote vas, Berganza, de mi aviso: murmura, pica y pasa, y sea tu intención limpia, aunque la lengua no lo parezca.

     BERGANZA.- En estas materias nunca tropieza la lengua si no cae primero la intención; pero si acaso por descuido o por malicia murmurare, responderé a quien me reprehendiere lo que respondió Mauleón, poeta tonto y académico de burla de la Academia de los Imitadores, a uno que le preguntó que qué quería decir Deum de Deo; y respondió que «dé donde diere».

     CIPIÓN.- Esa fue respuesta de un simple; pero tú, si eres discreto o lo quieres ser, nunca has de decir cosa de que debas dar disculpa. Di adelante.

     BERGANZA.- «Digo que todos los pensamientos que he dicho, y muchos más, me causaron ver los diferentes tratos y ejercicios que mis pastores, y todos los demás de aquella marina, tenían de aquellos que había oído leer que tenían los pastores de los libros; porque si los míos cantaban, no eran canciones acordadas y bien compuestas, sino un «Cata el lobo dó va, Juanica» y otras cosas semejantes; y esto no al son de chirumbelas, rabeles o gaitas, sino al que hacía el dar un cayado con otro o al de algunas tejuelas puestas entre los dedos; y no con voces delicadas, sonoras y admirables, sino con voces roncas, que, solas o juntas, parecía, no que cantaban, sino que gritaban o gruñían. Lo más del día se les pasaba espulgándose o remendando sus abarcas; ni entre ellos se nombraban Amarilis, Fílidas, Galateas y Dianas, ni había Lisardos, Lausos, Jacintos ni Riselos; todos eran Antones, Domingos, Pablos o Llorentes; por donde vine a entender lo que pienso que deben de creer todos: que todos aquellos libros son cosas soñadas y bien escritas para entretenimiento de los ociosos, y no verdad alguna; que, a serlo, entre mis pastores hubiera alguna reliquia de aquella felicísima vida, y de aquellos amenos prados, espaciosas selvas, sagrados montes, hermosos jardines, arroyos claros y cristalinas fuentes, y de aquellos tan honestos cuanto bien declarados requiebros, y de aquel desmayarse aquí el pastor, allí la pastora, acullá resonar la zampoña del uno, acá el caramillo del otro.»

     CIPIÓN.- Basta, Berganza; vuelve a tu senda y camina.

     BERGANZA.- Agradézcotelo, Cipión amigo; porque si no me avisaras, de manera se me iba calentando la boca, que no parara hasta pintarte un libro entero destos que me tenían engañado; pero tiempo vendrá en que lo diga todo con mejores razones y con mejor discurso que ahora.

     CIPIÓN.- Mírate a los pies y desharás la rueda, Berganza; quiero decir que mires que eres un animal que carece de razón, y si ahora muestras tener alguna, ya hemos averiguado entre los dos ser cosa sobrenatural y jamás vista.

     BERGANZA.- Eso fuera ansí si yo estuviera en mi primera ignorancia; mas ahora que me ha venido a la memoria lo que te había de haber dicho al principio de nuestra plática, no sólo no me maravillo de lo que hablo, pero espántome de lo que dejo de hablar.

23/04/2011 11:29 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Dia del Libro 2011.

Rompo mis vacaciones en honor al Dia del Libro. Bueno, realmente las rompi ayer, que toco trabajar en Viernes Santo. Pero , en fin, ya nos entendemos :-). Tal dia como hoy dicen los libros que murio aquel que dijo que:

" A esto se aplicó mi ingenio, por aquí me lleva mi inclinación, y más que me doy a entender, y es así, que yo soy el primero que he novelado en lengua castellana, que las muchas novelas que en ella andan impresas, todas son traducidas de lenguas extranjeras, y éstas son mías propias, no imitadas ni hurtadas; mi ingenio las engendró, y las parió mi pluma, y van creciendo en los brazos de la imprenta. "

Y para llevar la contraria y no hacer como los que alaban el Quijote sin haberse acercado jamas a sus paginas, os recomiendo (re)leer El coloquio de los perros.

Postdata: Doy por supuesto que no necesito citar el nombre del autor de lo arriba expuesto, en un dia como hoy, ¿verdad, cultos lectores?

23/04/2011 11:28 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Vamonos.

¡Poyejali! (en ruso: Поехали!; se traduce como "¡Vámonos!")[14] fue la frase que dijo Gagarin en el momento del despegue de su nave, Vostok 1. Se convirtió en uno de los símbolos de la era espacial (al lado de la famosa frase de Neil Armstrong "Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad"), y además empezó a ser parte de la cultura popular rusa. Se usa antes de iniciar algún trabajo o proyecto, especialmente si es complicado o arriesgado. También ha pasado a utilizarse como brindis.

12/04/2011 10:29 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

¿Que los rusos han hecho QUE?

Pues si, si que es redonda ;-).

Falso pensamiento que posiblemente tuvo Gagarin, basado en lo que piensa Luis Wu alla por el Mundo Anillo.

"La Tierra es la cuna de la humanidad, pero no podemos vivir para siempre en la cuna."

Konstantín Tsiolkovski

12/04/2011 10:27 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

¿Que es aquilatar?

aquilatar.

1. tr. Examinar y graduar los quilates del oro y de las perlas y piedras preciosas.

2. tr. Examinar y apreciar debidamente el mérito de alguien o el mérito o verdad de algo.

3. tr. apurar (purificar).

30/03/2011 01:59 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Puedo escribir los versos mas tristes esta noche.

Una vez mas, aunque este sea el ultimo dolor que ella me cause...y una vez mas, estos sean los ultimos versos que yo le escribo...

29/03/2011 02:39 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Volveran las oscuras golondrinas....

Pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate:
¡así no te querrán!

29/03/2011 02:33 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Traicion 2.

29/03/2011 02:23 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Traicion.

29/03/2011 02:21 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

En el oscuro jardín del manicomio, de Leopoldo María Panero

En el oscuro jardín del manicomio
los locos maldicen a los hombres
las ratas afloran a la Cloaca Superior
buscando el beso de los Dementes.

Un loco tocado de la maldición del cielo
canta humillado en una esquina
sus canciones hablan de ángeles y cosas
que cuestan la vida al ojo humano
la vida se pudre a sus pies como una rosa
y ya cerca de la tumba, pasa junto a él
una Princesa.

Los ángeles cabalgan a lomos de una tortuga
y el destino de los hombres es arrojar piedras a la rosa.
Mañana morirá otro loco:
de la sangre de sus ojos nadie sino la tumba
sabrá mañana nada.

El loquero sabe el sabor de mi orina
y yo el gusto de sus manos surcando mis mejillas
ello prueba que el destino de las ratas
es semejante al destino de los hombres.

28/03/2011 12:18 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Las cuentas del Gran Capitan, de Lope de Vega III.


 

Salen JULIA y ALBERICO.

 
JULIA
Fuese con él, porque amando
amor a nadie perdona.
ALBERICO
Embarcose en Barcelona
el Católico Fernando.
Y por irle a recibir, 5
se embarcó el gran Capitán
en Gaeta, a quien don Juan
fue a acompañar y servir.
JULIA
No dudes de que fue cierto
que a Pompeya se llevó. 10
ALBERICO
Presto a Fabricio olvidó.
JULIA
¿Qué puede esperar de un muerto
si falta lealtad a un vivo?
Demás, que ella no le amaba;
porque al español mostraba 15
un loco amor excesivo,

-fol. 65r-
con que me abraso de celos.
ALBERICO
Si vuelve Julia, don Juan,
hoy con el gran Capitán
pide venganza a los cielos. 20
JULIA
¿Pues entra en Nápoles hoy
Fernando su Rey?
ALBERICO
Ha dado

admiración y cuidado.
JULIA
Yo por estremo lo estoy.
¿Que siendo muerto Felipe 25
su yerno, no se haya vuelto
a Castilla?
ALBERICO
Está resuelto,

que lo que es propio anticipe
a lo que ha de ser de Carlos
su nieto.
JULIA
Por justas leyes
30
él y su madre son Reyes
de Castilla.
ALBERICO
A gobernarlos

sus vasallos le han llamado,
y la razón le provoca.
Pero dice que le toca 35
dejar este Reino honrado
de su presencia en quietud.
JULIA
Más cuidados le darán
sacar al gran Capitán
de Italia, cuya virtud 40
no ha podido contrastar
la envidia.
ALBERICO
Aun si bien supieras

el fin de tantas quimeras,
y en lo que pudo parar
tanta falsa información. 45
JULIA
¿Cómo?
ALBERICO
En llegándole a ver,

(tal fuerza suele tener
con los buenos la razón)
le dio el Rey dos mil abrazos,
y de suerte le alabó, 50
que la lengua confirmó
lo que mostraron los brazos.
Contó lo que le debía,
cuando el Reino de Granada
le ayudó a ganar su espada, 55
su consejo, su osadía,
su dicha, su religión,
su verdad y su lealtad;
y lo que en esta ciudad
ganó de honor y opinión. 60
Dijo cómo era envidiado
de cuantos reyes había,
por la espada y valentía
de tan heroico soldado.
Y que todas las naciones, 65
temblando la suya están
por la del gran Capitán.
JULIA
¡Encarecidas razones!
Pero si le quiere así,
¿por qué de Italia le saca? 70
ALBERICO
Pienso que a la envidia aplaca,
de que hay tanta parte en mí,
y asegura su temor.
JULIA
Prosigue en hacerle mal,
dile al Rey, que es desleal, 75
píntale ingrato a su amor,
que el que yo tengo a don Juan,
me obliga a su perdición.
ALBERICO
Es gigante la opinión
deste ilustre Capitán. 80
Tres cosas juzgó imposibles
la antigüedad: la primera,
que imitar nadie pudiera
los rayos inaccesibles
de Júpiter; la segunda, 85
quitar a Alcides Tebano
aquel tronco de la mano,
a la de Marte segunda;
la tercera, pretender
vencer los versos de Homero. 90
Y a estos imposibles quiero

-fol. 65v-
que mayor lo venga a ser,
quitar al gran Capitán
la opinión que le da el mundo.
JULIA
Advierte en lo que me fundo; 95
dile tú al Rey que don Juan
dio muerte a Fabricio Urfino,
y a ti en el campo te hirió,
porque el Virrey le mandó,
que hiciese este desatino; 100
respeto de que intentasteis
escribir su deslealtad,
por cumplir con la verdad
y obligación que jurasteis.
Que yo me quiero fingir 105
mujer del muerto Fabricio.
Tú hablarás por su servicio,
y yo queriendo pedir
de mi marido la muerte,
porque en secreto lo fue. 110
ALBERICO
¡Oh cómo en tu amor se ve,
que es pasión terrible y fuerte!
Consejo celoso ha sido.

 

(Disparan dentro.)

 
JULIA
¿Es esta salva?
ALBERICO
Ya entró

el Rey.
JULIA
Ya Nápoles vio
115
su César esclarecido.
ALBERICO
Ya discurre la ciudad
gente española.

 

(Vanse.)

 

 

(Salen don ÁLVARO OSORIO y GARCÍA DE PAREDES.)

 
GARCÍA
No sé

como os lo diga, que fue
de notable autoridad. 120
Mas, señor Embajador,
todo este honor que le dan,
merece el gran Capitán,
que dio a España tanto honor.
OSORIO
Aunque lo soy de su yerno 125
que Dios tiene, os certifico
que al rey Fernando me aplico,
y deseo su gobierno.
Al fin volverá a Castilla;
pero, ¿a quién piensa dejar 130
en Nápoles?
GARCÍA
No hay pensar

a la envidia reducilla.
Yo sé bien que no ha de ser
el Duque.
OSORIO
Mucho le ha honrado

el Rey.
GARCÍA
Nápoles ha estado
135
tal, que pudiera poner
envidia a Roma, aunque fuera
en los triunfos de Trajano.
OSORIO
No la he visto.
GARCÍA
Será en vano

que su grandeza os refiera; 140
mas solamente diré,
de la manera que entró.
OSORIO
Por ser de su yerno yo,
acompañarle escusé.
GARCÍA
Hoy salieron de Nápoles, y a punto 145
de guerra, aderezadas ricamente
veinte galeras, que mostraban junto
valor y adorno al húmido tridente.
El mar entonces, peregrino asumpto
para un ingenio en versos eminente, 150
dio en ser espejo tan sereno al cielo,

-fol. 66r-
que en sus cristales retrató su velo.
Llegó al castillo con silencio, y luego
entró en la Capitana el rey Fernando
con la reina Germana; y el sosiego 155
se fue por todas partes alterando;
que en disparando, al eco de su fuego
respondieron horrísonas tronando
las galeras con tanta artillería,
que el mar si era agua o fuego no sabía. 160
Cuantas naves estaban en el puerto,
cuantos castillos la ciudad amparan,
como si fuera música a concierto,
y sin ser tempestad rayos disparan.
Acostáronse al muelle, y descubierto, 165
desembarcados en los brazos paran
de aquel gran Capitán, que dio a Fernando
la misma tierra que ahora va pisando.
Llevó a la hermosa reina por la puente
del brazo con tiernísimas razones, 170
hasta un arco vistoso y eminente,
envidiado de Grandes y Barones.
Este, cuya pintura fue excelente,
copioso de figuras y inscripciones,
ocupaba soberbio aquel distrito, 175
opuesto a las pirámides de Egipto.
Juró Fernando aquí sus privilegios,
y el estandarte Real dio de su mano
a Fabricio Colona.
OSORIO
¡Honores Regios!

GARCÍA
Ya es Alférez mayor napolitano. 180
OSORIO
La envidia que inventó los sacrilegios,
no dormiría entonces.
GARCÍA
Es en vano

quererla resistir, que en los favores
sus quejas y sus penas son mayores.
En un caballo blanco el gran Fernando 185
subió gallardo, que sin ver su exceso,
iba al son de la música danzando,
si bien con gravedad sintiendo el peso.
La Reina en otro, que el valor mirando,
como si allí pudiera tener seso, 190
grave pisaba, y al pisar fingía.

-fol. 66v-
que ignoraba su misma gallardía.
De rienda los Barones los llevaban,
a quien los Reyes de armas proseguían.
Luego al gran Capitán acompañaban, 195
los que en la paz y guerra le servían.
Los vestidos al Sol desafiaban,
las armas con sus rayos competían,
que en las de Sesa y Córdoba hasta el Moro
puso sus lunas en sus rayos de oro. 200
El Cardenal de Borja, el de Sorrento,
y los embajadores le han seguido,
y con aqueste espléndido ornamento
por toda la ciudad han discurrido.
No te cuento el mayor recibimiento, 205
que de la Iglesia fue visto ni oído,
adonde de dos cisnes se apearon,
porque al seglar valor se aventajaron.
Ya llegan, como ves, a nuestra casa,
que en la del grande Capitán se apean, 210
de que la envidia con razón se abrasa,
y de ver que sus honras tales sean.
Recibe al Rey, y no con mano escasa,
pues reino y casa y alma en él se emplean;
y él le honra más que rey honró vasallo: 215
público es esto, lo secreto callo.

 

(Cajas, chirimías y acompañamiento por palenque, y salen DON JUAN, el REY FERNANDO, la REINA GERMANA y el GRAN CAPITÁN, que la trae del brazo. JULIA y los demás y POMPEYA en hábito de hombre.)

 
FERNANDO
En vuestra casa, Gonzalo,
me aposento con tal gusto
como veis.
CAPITÁN
Señor Augusto,

si fuera el alma regalo, 220
aquí la Fénix se hallara,
aquí el Palacio de Creso.
GERMANA
No es el honraros exceso;
porque ninguno igualara
a lo que vos merecéis. 225
CAPITÁN
¿Señora, tanto favor?
GERMANA
Gran Capitán, este amor
no a mí sola le debéis,
sino al mundo; y estimad
que a muchos que habéis vencido, 230
que sois amado y temido.
FERNANDO
Duque, de vuestra lealtad
estamos muy satisfechos,
vos sois el hombre mejor,

-fol. 67r-
que tuvo español valor, 235
y de más heroicos hechos.
Bienaventurado es
el Rey que os ha merecido;
pues habéis puesto y rendido
tanto enemigo a sus pies. 240
CAPITÁN
A los vuestros, gran señor,
hoy vuestra hechura se humilla.
FERNANDO
Junto a mí quiero en Castilla
vuestro invencible valor.
Levantaos, gran Condestable 245
de Nápoles.
CAPITÁN
Aún no entráis

en mi casa, y ya pagáis
posada tan miserable
con tan ilustres mercedes.
OSORIO
Gran Condestable le ha hecho. 250
GARCÍA
Y aún es poco a tan gran pecho,
si por vida de Paredes.
OSORIO
¿De qué sirve contrastar
su valor los envidiosos?
GARCÍA
De andar necios y quejosos, 255
y de cansarse de hablar.
O sienta el Rey, o no sienta
lo que dice y lo que hace;
al fin de la virtud nace
del gran Capitán.
OSORIO
¿Qué intenta
260
la envidia, si viene a ser
próspera persecución?
CAPITÁN
Como mis méritos son
cortos, debéis de querer
que habiendo de aposentar 265
vuestra grandeza señor,
crezca mi humilde valor,
para que podáis entrar.
Que no sé cómo cupiera
un rey en este lugar, 270
si el que le ha de aposentar
gran Condestable no fuera.
FERNANDO
Duque, engañado estuvisteis;
estimad vuestro valor,
que no os puedo hacer mayor 275
de lo que vos os hicisteis5.
No hay grandeza que yo os mande
con que grande os pueda hacer,
pues vuestro mismo poder
os hizo en el mundo grande. 280
Pues en quien es grande ya
por sus hechos, por sus glorias,
por sus insignes vitorias,
bien cabrá un rey, bien podrá
aposentarse en su casa. 285
CAPITÁN
Aquí mi fortuna cesa,
pues a la casa de Sesa
la de Castilla se pasa.

 

(Vanse, y al entrar detiene JULIA a DON JUAN.)

 
JULIA
Detente.
DON JUAN
¿Quién es?
JULIA
Yo soy.

DON JUAN
¿Julia?
JULIA
Sí.
DON JUAN
Pues, ¿qué me quieres?
290
JULIA
¿Haste acogido a sagrado?
Bien haces, dichoso eres,
pareces Córdoba injusto,
al dichoso delincuente,
que pasando Dios entonces, 295
del palio se favorece.
Al de Fernando te asiste,
con él defendido vienes,
que sino.
DON JUAN
¿Tú hablas así?

JULIA
Y aun esto apenas mereces, 300
por las muchas que me has dado.
POMPEYA
Adviertan vuesas mercedes,
que no es aqueste lugar
para celos.
JULIA
¿Quién os mete,

señor paje, en mis agravios? 305
¿Sois por ventura alcagüete
de don Juan?
  -fol. 67v-  
POMPEYA
¿Por qué buscáis

a un hombre que os aborrece?
JULIA
Porque es ingrato a mi amor,
y porque piense que tiene 310
de lo que merece menos,
pues a lo que es menos quiere.
POMPEYA
¿Quién es lo menos?
JULIA
Pompeya.

POMPEYA
Notable engaño padece
vuesa merced, que esa dama 315
por más que de sí se precie,
la hace mucha ventaja.
JULIA
Advierta paje, que miente.
POMPEYA
Advierta, que verdad digo,
y que celos la enloquecen. 320
JULIA
Hareos matar.
POMPEYA
¿Para qué?

¿No ve que tengo parientes
en la Corte?
JULIA
¿Aquesto sufro?

DON JUAN
Bueno está Fabio, tú quieres
echarme a perder.
POMPEYA
Bien haces
325
amor mío en detenerme,
que sino.
DON JUAN
Vete por Dios.

JULIA
Español, ¿esto consientes?
Pues antes de mediodía
sabrá el Rey, que ya rey tiene 330
Nápoles, cómo a traición
diste a Fabricio la muerte.

  (Vase.) 

DON JUAN
Mientes, vive Dios.
POMPEYA
Espera.

DON JUAN
¿Qué quieres hacer?
POMPEYA
Ponerle

cinco sellos en la cara. 335
DON JUAN
Anda loca.
POMPEYA
Quien no entiende

lo que quiere, pruebe celos,
que allí sabrá lo que quiere.

 

(Vanse.)

 

 

(Sale el REY DON FERNANDO y un CONTADOR mayor.)

 
CONTADOR
Por todas estas cartas te suplican
vayas a gobernar, claro Fernando, 340
a Castilla, que ya toda alterada
no reconoce dueño, ni le admite.
Tu hija Serenísima en la muerte
del rey Felipe inhábil ha quedado
de gobernar.
FERNANDO
¿Que tanto lo ha sentido?
345
CONTADOR
No se quiere apartar de su marido.
Así como espiró, vestir le hizo
de una ropa de tela, y le calzaron;
púsole muchas joyas de diamantes,
y con varios olores le conserva, 350
sin apartarse dél tan solo un punto,
que sirve de alma al cuerpo del difunto.
FERNANDO
¡Estraño amor!
CONTADOR
Es fábula, el que escriben

de Porcia, Euríades, Julia y Artemisa.
Pues siendo así, ya ves que es niño agora 355

-fol. 57r [68r]-
tu nieto Carlos. Vuelve, que te adora
Castilla, gran señor, y no permitas
que en ella pasen cosas inauditas.
No mires los enojos que te han dado
particulares odios, ni intereses; 360
mira como piadoso los que te aman,
y que sus Grandes con amor te llaman.
Esta carta es del Duque de Alba, y estas
del Condestable y Almirante; mira
con que palabras te provoca el Duque 365
del Infantazgo, y tantos que desean,
que vayas a poner remedio en todo.
FERNANDO
Digo que buscaré el más fácil modo,
en sosegando a Nápoles, y haciendo
Capitán General Virrey, que quede 370
de Gonzalo Fernández substituto,
porque conmigo ya le llevo a España.

 

(Salen ESPINELO, ALBERICO y JULIA.)

 
ESPINELO
Entrad, que a nadie su presencia niega.
ALBERICO
El resplandor de la verdad me ciega.
ESPINELO
Danos los pies, gran señor, 375
a Alberico y a Espinelo.
FERNANDO
Que os estimo, sabe el cielo,
por vuestro mucho valor,
y que os estoy obligado.
ALBERICO
En fin, ¿llevas al Virrey 380
a España?
FERNANDO
Voy a ser rey

de lo que estaba olvidado.
ALBERICO
¿Cómo has tomado la muerte
de Fabricio Urfino?
FERNANDO
¿Quién?

ESPINELO
¿Esto te encubren también? 385
FERNANDO
¿Murió Urfino?
ESPINELO
Y desta suerte.

Que mandó el gran Capitán,
que porque no te escribiese
sus cosas, muerte le diese
secretamente don Juan. 390
FERNANDO
¿Quién es don Juan?
ALBERICO
Su sobrino.

ESPINELO
Esta es la mujer del muerto.
FERNANDO
¿Y es cierto?
ALBERICO
Mira si es cierto;

pues el mismo desatino
pensó ejecutar en mí, 395
y con seis hombres me hirió.
JULIA
Si tus pies merezco yo,
por quien soy y por quien fui;
hazme justicia señor:
don Juan de Córdoba ha muerto 400
a mi esposo.
FERNANDO
¿Que encubierto

me tengan tan gran error?
JULIA
De noche con gran secreto
y armas, en mi propia casa
me le mató.
FERNANDO
¿Que esto pasa?
405
JULIA
Tú eres príncipe discreto,

-fol. 57v [68v]-
tú valeroso, tú sabes
la deslealtad del Virrey.
Castiga, pues eres rey,
señor, delitos tan graves. 410
Toma testigos, verás,
lo que descubres en él.
ESPINELO
Si quieres ver si es fïel,
tómale cuentas no más.
FERNANDO
Vos mi Contador mayor 415
se las tomad.
CONTADOR
¿Será bien

que cuentas, señor, te den
tanta lealtad y valor?
FERNANDO
Haced luego lo que os digo.
JULIA
Prospere tu vida el cielo. 420
FERNANDO
Hoy conoceréis mi celo.

 

(Vanse todos, y queda el CONTADOR.)

 
CONTADOR
El que no tuvo enemigo,
ni tuvo virtud, ni en él
hubo señal de valor.

 

(Sale el GRAN CAPITÁN y GARCÍA DE PAREDES.)

 
CAPITÁN
¿Está aquí el Rey mi señor? 425
CONTADOR
Ya se ha entrado, y van con él
del Reino algunos Barones.
Que hablase a vuestra Excelencia
me mandó, y con su licencia
escuche cuatro razones. 430
CAPITÁN
No tienes que recelarte,
que pues todas las paredes
tienen oídos, bien puedes
dar a Paredes su parte.
GARCÍA
Aún no sabe el Contador 435
la merced que vos me hacéis.
CONTADOR
Gran Capitán, ya sabéis
que sino hubiera valor,
no hubiera envidia.
CAPITÁN
Es verdad.

CONTADOR
El Rey me manda tomaros 440
cuenta, y yo vengo a avisaros,
que ha de ser con brevedad;
porque se quiere partir,
luego que compuesta quede
la ciudad.
CAPITÁN
Cuánto el Rey puede
445
mandar, sabré yo servir.
Digo que cuentas daré
de lo que se me ha entregado
para el Reino conquistado,
que en ganalle le gasté. 450
GARCÍA
¿Así respondes?
CAPITÁN
¿Qué quieres?

El que bien supo gastar,
buena cuenta puede dar.
GARCÍA
¿Cuentas tú?
CAPITÁN
Sí, no te alteres.

GARCÍA
¿Valdrá lo que el Rey te ha dado 455
los dos reinos que le das?
CAPITÁN
Él me dará lo demás
si el Rey quedare alcanzado.
Voy a buscar los papeles.

  (Vase.) 

CONTADOR
Y yo los libros.

 (Vase.) 

GARCÍA
¿Qué es esto?,
460
¿el Rey en cuentas se ha puesto
por cuatro envidias crüeles,
con quien le ha dado el honor,
y estado que tiene ya?
¿Papeles a buscar va, 465
quien con su eterno valor
y el acero de su espada,
se hizo temer del mundo?
¿En qué bujarrón profundo
vive aquesta envidia airada? 470
Pesia a cuantos mal nacidos
están agora en sus camas
entre jardines y damas,
llenos de ámbar los vestidos.

-fol. 69r-
¿No fuera yo un labrador?, 475
¿un sacristán?, ¿o un peraile?
Bien haya un bendito fraile,
un letrado y un dotor.
Sangre que habemos vertido
¿buscan agora en papeles?, 480
¿qué queréis ceros crüeles,
a un hombre que no ha tenido
arena el mar para ceros,
de la suma de las sumas
de sus vitorias?, ¿qué plumas 485
han de sumar sus aceros
a números infinitos?,
¿dónde los habéis de hallar,
sino se pueden sumar,
ni están en el mundo escritos? 490
¿Contar quiere un contador,
lo que mil historiadores
no pueden ser contadores,
siendo infinito valor?
¡Oh envidia!, pero, ¿qué fuera 495
de quien con el Rey privara?
Disculpa pienso que hallara,
si el Rey le favoreciera.
Mas de su misma persona,
que cuenten será mejor, 500
que he muerto este Contador.

 

(Salen DON JUAN y POMPEYA.)

 
DON JUAN
Mi amor, Pompeya, me abona
que si Julia da en querer
a quien tanta la aborrece
(que amor con desdenes crece, 505
y más amor de mujer)
¿de qué tiene culpa el mío,
solo en el tuyo ocupado?
POMPEYA
Amor que no fue pagado,
nunca llegó a desvarío. 510
Si en algún tiempo no hubieras
amado a Julia, yo sé
que nunca con tanta fe
firmeza en sus ojos vieras.
Déjame, don Juan, a mí, 515
en esa tu amor emplea,
y desde agora posea
la esperanza que perdí.
No te dé pena que intente
el verte Julia, y vivir, 520
que yo me sabré morir
desesperada y ausente.
DON JUAN
¡Ah, mi bien!
GARCÍA
Este es don Juan.

DON JUAN
¡Ah, señora!
POMPEYA
¿Qué me quieres?

DON JUAN
Terribles sois las mujeres. 525
POMPEYA
Si injustos celos nos dan.
DON JUAN
Bien dices injustos celos,
porque todos vuestros gustos
son pedir celos injustos.
POMPEYA
Mi vida acaben los cielos, 530
sino nacen de mi amor.

 

(Sale un CAPITÁN y soldados con arcabuces.)

 
CAPITÁN
Dese vuestra Señoría
a prisión.
DON JUAN
Pues yo, ¿por qué?

CAPITÁN
Solo deciros sabré,
que su Majestad me envía. 535
GARCÍA
¿Qué es esto?
DON JUAN
Mándame prenderme

el Rey.
GARCÍA
Sí hará, que ha llegado

la ambición a tal estado,
que temo que han de ponerme
en ocasión de intentar 540
algún desatino.
CAPITÁN
Yo

solo sé que me envió,
quien me lo puede mandar,

-fol. 69v-
porque sabe Dios, Paredes,
lo que esta prisión sentí. 545
GARCÍA
Bien puedes creer de mí,
que sé también lo que puedes;
y que de aquí no llevaras
a don Juan, sino temiera
que el gran Capitán dijera, 550
que sus verdades tan claras
no tienen necesidad
de defensa, que estas son,
para darnos ocasión
a alguna temeridad. 555
¿Dónde en efeto le llevas?
CAPITÁN
A Castilnovo me mandan.
GARCÍA
¡Buenas nuestras cosas andan!,
¿cuentas, prisiones y pruebas?
CAPITÁN
No sé si os pida la espada. 560
DON JUAN
No, porque no la daré,
porque yo no la saqué
contra la lealtad jurada.
GARCÍA
Ni será justo quitar
espada, que al Rey sirvió, 565
también como he visto yo.
CAPITÁN
Con ella os quiero llevar.
DON JUAN
Vamos, Fabio.
POMPEYA
Voy sin mí.

DON JUAN
Decid, García, al Virrey;
que vaya a rogar al Rey. 570

 

(Vanse, y queda GARCÍA DE PAREDES.)

 
GARCÍA
Y podrá rogar por sí,
que está la envidia en lugar
que lo habemos menester.
No sé qué tengo de hacer,
ni acierto a hablar, ni a callar. 575
Mándame hablar la razón,
y que no hable el respeto:
a callar estoy sujeto.

 

(Sale el GRAN CAPITÁN y dos contadores. Descúbrese una mesa, silla, libros y recado de escribir.)

 
CAPITÁN
Estos los papeles son.
CONTADOR
Y estos los libros, aquí 580
se siente vuestra Excelencia.
GARCÍA
Y aquí he de tener paciencia:
¿papelejos? Pesia a mí.
¡Ved cómo se van sentando!
¡Ved los librazos que hojean!, 585
que aquestas las hojas sean,
que estuvieron relumbrando
cuando este Reino ganó.
¿El Duque de Sesa, cielos,
con tanta sangre y desvelos? 590
¿Y que la fama escribió
por tan estraños caminos,
su historia en libros de cuentas,
y no con plumas atentas
en sus anales divinos? 595
¡Ved, que Livio escribe aquí,
o que Cornelio discreto!
Aunque ya pudiera ser,
que aquí estuviese Cornelio;
que en las cortes de los reyes 600
hay muchos Tácitos destos.
Mas no importa, que algún día,
sino propios, estranjeros,
escribirán tus hazañas
y tus soberanos hechos. 605
Siempre fue España infeliz
en historias, siendo
cuya espada dio a la pluma
más levantados sujetos.
El que está sentado allí, 610
diera a Jenofonte griego,
diera a Tranquilo romano
materia a libros eternos;

-fol. 70r-
no a los de cuentas del Rey,
porque no han de contar ellos 615
valor, de quien tiembla el mundo,
y que le ha dado tres reinos.
CONTADOR
Hácesele a Vueselencia
cargo.
GARCÍA
Ya comienza el pleito.

CONTADOR
De seis mil escudos de oro, 620
que en Valladolid le dieron;
otros diez mil en Madrid,
y veinte mil en Toledo.
A Nápoles se enviaron
con el Capitán Vivero 625
ocho mil; y en Alejandría
unos honrados hebreos.
GARCÍA
¿Hebreos y honrados? Miente
a pagar de mi dinero,
aunque sus parientes sean. 630
Porque después que pusieron
a Dios en tantos trabajos;
de manera los ha puesto,
que no tienen en el mundo,
honra, ciudad, rey ni reino. 635
Y voto a Dios, que si tomo
aquel librazo de enmedio,
que le aturda la cabeza,
porque honre el majadero
a quien Dios quitó la honra. 640
CAPITÁN
Señor Contador, dejemos
partidas de diez y veinte:
¿no hay suma?
CONTADOR
Aquí lo veremos,

que por la plana de atrás
suma este folio primero. 645
GARCÍA
¿Hay mayor bellaquería?,
¿plana de atrás?, ¿qué es aquesto?
¿Cuándo Gonzalo Fernández
volvió atrás?
CAPITÁN
Dejad los pliegos,

y vengamos a las sumas. 650
GARCÍA
Que palos diera yo en estos
en las dos planas de atrás.
[CONTADOR] 2.º
Pues que gusta de saberlo
vuestra Excelencia, señor,
que bien se ve por sus hechos 655
la cólera que ha tenido,
suman los cargos docientos
y sesenta mil escudos.
CAPITÁN
No más.
[CONTADOR] 2.º
¿Es poco?
CAPITÁN
No creo

que tal reino en todo el mundo 660
se haya ganado con menos.
GARCÍA
Yo se lo voto a los diablos;
y que sustento y dinero
se quitaba a cuchilladas,
y que enemigos le dieron. 665
CAPITÁN
También traigo yo papel:
vayan, vayan escribiendo.

 (Saca un papel.) 

GARCÍA
¿Papel el gran Capitán?
Acabose: vive el cielo,
que quiere acabarse el mundo. 670
CAPITÁN

 (Lee.) 

Memoria de lo que tengo
gastado en estas conquistas,
que me cuestan sangre y sueño,
y algunas canas también.
GARCÍA
Allá decía un discreto, 675
que no venían por años,
ni las canas ni los cuernos.
Vese claro, pues el Sol
tiene de edad lo que el tiempo,
y se está tan boquirrubio, 680
como cada día le vemos.
La Luna está toda cana
desde niña, y le salieron
cuernos aquel mismo día.
CAPITÁN
Primeramente se dieron 685
a espías ciento y sesenta
mil ducados.
CONTADOR
¡Santos cielos!

  -fol. 70v-  
CAPITÁN
¿Qué os espantáis? Bien parece
que sois en la guerra nuevo.
Más cuarenta mil ducados 690
de misas.
[CONTADOR] 2.º
Pues, ¿a qué efeto?

CAPITÁN
A efeto de que sin Dios
no puede haber buen suceso.
GARCÍA
Y como, demás que entonces
andando todo revuelto, 695
no se hallaba un capellán
por un ojo.
CONTADOR
Al paso desto,

yo aseguro que le alcance.
CAPITÁN
Como se va el Rey huyendo
de tantas obligaciones, 700
quiero alcanzarle y no puedo.
Más ochenta mil ducados
de pólvora.
[CONTADOR] 2.º
Ya podemos

dejar la cuenta.
GARCÍA
Bien hacen:

temerosos son del fuego. 705
CAPITÁN
Escuchen por vida mía.
Más veinte mil y quinientos
y sesenta y tres ducados,
y cuatro reales y medio,
que pagué a portes de cartas. 710
CONTADOR
¡Jesús!
GARCÍA
¡San Blas!
CAPITÁN
Y en correos,

que llevaban cada día
a España infinitos pliegos.
GARCÍA
Vive Dios, que se le olvidan
más de doce mil que fueron 715
a Granada y a otras partes;
y aún era tan recio el tiempo,
que se morían más postas
que tienen las cuentas ceros.
CAPITÁN
Más de dar a sacristanes 720
que las campanas tañeron
por las vitorias que Dios
fue servido concedernos,
seis mil ducados y treinta
y seis reales.
GARCÍA
Sí, que fueron
725
infinitas las vitorias,
y andaban siempre tañendo.
CAPITÁN
Más de limosnas a pobres
soldados, curar enfermos,
y llevarlos a caballo, 730
treinta mil y cuatrocientos
y cuarenta y seis escudos.
CONTADOR
No solo satisfaciendo
va vuestra Excelencia al Rey,
más que no podrá sospecho 735
pagarle con cuanto tiene.
Suplícole que dejemos
las cuentas, que quiero hablarle.

 

(Levántanse.)

 
CAPITÁN
Pues García, ¿qué hay de nuevo?
GARCÍA
Que mandó prender el Rey 740
a don Juan.
CAPITÁN
Cierto.
GARCÍA
Tan cierto

que lo vi con estos ojos.
CAPITÁN
La causa ya la sospecho:
voyle a hablar de veras.
GARCÍA
Yo

no quise hacer lo que suelo, 745
que el Capitán de la Guarda
es mi amigo y vuestro deudo.
Pero aquestos contadores,
no fuera bien, que al infierno
fueran a contar, que yo 750
los metí cuatro cuadernos
destos de plana de atrás,
dentro de los mismos sesos.

 

(Vanse los dos.)

 
CONTADOR
¿Qué os parece?
[CONTADOR] 2.º
Que estoy maravillado

de ver el gasto.
CONTADOR
El Rey.
  -fol. 71r-  

 

(Sale el REY DON FERNANDO.)

 
FERNANDO
Pues ¿qué hay de cuentas
755
con el gran Capitán?
[CONTADOR] 2.º
Que las ha dado,

mas yo no sé lo que con él intentas.
De espías y de misas ha gastado
más que le has dado.
FERNANDO
Pues, ¿las misas cuentas?

CONTADOR
Dice que no hay sin Dios buenos sucesos. 760
FERNANDO
Tiene razón.
[CONTADOR] 2.º
Con un millón de excesos

alcanza en dos partidas tan notorias,
que solo en sacristanes que tañeron
a las fiestas, señor, de sus vitorias,
seis mil ducados cuenta que les dieron, 765
sin más treinta y seis reales.
FERNANDO
Justas glorias

alegrías y fiestas merecieron.
[CONTADOR] 2.º
Pues de espías, señor, nos dio sumados.
FERNANDO
¿Cuánto?
[CONTADOR] 2.º
Ciento y sesenta mil ducados.

De pólvora es locura lo que cuenta. 770
FERNANDO
Debe de castigar malos deseos.
CONTADOR
Veinte mil y quinientos y sesenta
y tres ducados cuenta de correos,
y añade cuatro reales a esta cuenta
para justificarla.
FERNANDO
Sus trofeos
775
dan voces contra tanta envidia fiera.
CONTADOR
Si oyeras a García de Paredes
contar, como las postas se morían,
sospecho que le hicieras mil mercedes.

 

(Sale el GRAN CAPITÁN.)

 
CAPITÁN
García, a España desta vez me envían. 780
GARCÍA
Agora hablarle libremente puedes.
CAPITÁN
¡Bravos alientos las verdades crían!
Aquí, invicto señor, a tus pies tienes
tu hechura.
FERNANDO
Oh Condestable, a tiempo vienes.

¿No sabes, como ya me voy a España?, 785
¿y como vas conmigo?
CAPITÁN
Iré sirviendo

a vuestra Majestad, pero primero
quiero satisfacerle de dos cosas.

-fol. 71v-
Es la primera, que en servicio suyo
he gastado mi vida con mi hacienda. 790
GARCÍA
Sí, por vida del diablo treinta veces.
CAPITÁN
Que le he sido leal, y que no tengo
esta noche dos platos en que coma,
porque no hay enemigo a quien quitarlos.
GARCÍA
Sí, voto a cuanto puedo sin ofensa 795
de Dios.
CAPITÁN
Y que don Juan, sobrino mío

mató a Fabricio Urfino en desafío,
no como dicen estos envidiosos.
GARCÍA
¿Qué importa que lo digan? Todos mienten.
CAPITÁN
Julia no es su mujer, sino celosa 800
dama de mi sobrino; por moverte
a castigarle, han hecho aqueste enredo.
GARCÍA
Si por vida del Rey, y son gallinas.
FERNANDO
¿Quién es este soldado?
CAPITÁN
Este es García

de Paredes.
FERNANDO
¿Vos sois aquel sonado?
805
GARCÍA
No sé si soy sonado o soy mocoso.
Yo sé que os he servido (¡oh generoso
Rey de Aragón y Nápoles!) al lado
del mejor Capitán, que el cielo ha dado
a rey cristiano.
FERNANDO
¿Es pobre el buen Paredes?
810
GARCÍA
Mas que quiere pedirme algo prestado.
CAPITÁN
Señor, de fama y de virtud es rico.
GARCÍA
Más rico soy que vos, Rey soberano,
porque quien no desea cosa alguna,
dos higas puede dar a la fortuna. 815
FERNANDO
Pues de renta le doy tres mil ducados.
CAPITÁN
Certifícoos que son bien empleados.
GARCÍA
Esos gastaré yo solo en serviros,
y en soldados amigos camaradas,
cuyas lenguas, señor, son las espadas, 820
y no estos bellacones gallinosos.
FERNANDO
Ya sé que mal me informan envidiosos.
Ora, den libertad a don Juan luego,
porque entre tanto haré que se publique
un testimonio del valor del Duque. 825
CAPITÁN
El cielo te prospere largos años.
GARCÍA
¿Tres mil de renta yo? Brindis fortuna

-fol. 72r-
por la salud de los amigos.

 

(Vanse.)

 

 

(Quedan los contadores.)

 
CONTADOR
Todo

sucede al Duque bien; porque del modo
que trazan su caída sus contrarios, 830
el cielo le levanta a más grandeza,
y de laurel corona su cabeza.

 

(Cajas dentro.)

 
[CONTADOR] 2.º
¿Qué cajas son estas?
CONTADOR
Creo

que el Rey se embarca.
[CONTADOR] 2.º
Parece

que en las banderas ofrece 835
el testimonio y trofeo,
que debe al gran Capitán.

 

(Salen cajas, dos banderas o guiones, uno del Rey y otro del gran Capitán con las armas de entrambos, dos maceros con sus cotas, y un SECRETARIO detrás.)

 
SECRETARIO
Aquí quiero publicalle,
que pienso que en esta calle,
más enemigos están. 840

 (Lee.) 

Pontífice, Emperador, Reyes, Príncipes, Potentados, Duques y Barones, a todos notifico y hago saber, que considerando, que es de ánimo generoso y agradecido, tener perpetua memoria de las buenas obras y servicios recibidos, y no ocultarlos, ni pasarlos en disimulación; para dar testimonio dellos con gran alabanza de todos. Acatando, que al ilustre y magnánimo varón Gonzalo Fernández de Córdoba, Duque de Sesa y Terranova, mi Capitán General, debo tan inumerables servicios y buenas obras, y que sus esclarecidas hazañas han pasado, todas las que se han obrado desde el principio del mundo hasta su tiempo; doy esta fe y testimonio de su gran virtud y merecimiento, lealtad, constancia y fortaleza; y le declaro por el más insigne y leal Capitán, que jamás sirvió a rey. Y así a este siglo, como   -fol. 72v-   a los que vendrán, aseguro y quiero que sea notoria esta verdad de mi obligación, y del insigne valor deste excelente y nunca bastantemente alabado español. Y lo firmo de mi nombre, y hago publicar en Nápoles a 25 días del mes de Hebrero del año de 1570.


 

(Tocan las cajas, y éntranse todos.)

 

 

(Sale el REY LUIS, DON ÁLVARO OSORIO y acompañamiento.)

 
LUIS
Pienso que estas paces son
para gran bien.
OSORIO
Es tan justo,

Rey generoso y augusto,
que os darán mayor blasón,
que vuestro Reino ha tenido 845
desde el claro Clodoveo.
LUIS
Ver a Fernando deseo.
OSORIO
De Nápoles ha partido,
y es imposible tardar
por la bonanza que ha hecho. 850
LUIS
Que viene con él sospecho,
por el sosiego del mar,
aquel divino español,
si teme como la tierra,
que fue rayo de la guerra, 855
más claro que el mismo Sol.
OSORIO
Que desa suerte le honréis
es digno de vuestro nombre.
LUIS
¿Cuándo tendrá España un hombre,
como el que agora tenéis? 860

 

(Disparan dentro.)

 
OSORIO
Salva han hecho, gran señor,
sin duda que ya han llegado.
LUIS
Bien este puerto ha mostrado
reconocer su valor.

 

(Con música de cajas, chirimías y arcabuces, salen DON JUAN, GARCÍA DE PAREDES, ESPINELO, ALBERICO y todos, y a la postre el REY DON FERNANDO y la REINA, a quien trae del brazo el GRAN CAPITÁN, y POMPEYA de dama.)

 
LUIS
Días ha que estoy aquí, 865
solo esperando que venga
vuestra Majestad.
FERNANDO
Señor,

¿tanto amor? Fineza es esta,
que aumenta mi obligación,
y mi voluntad aumenta. 870
LUIS
Vienen vuestras Majestades
buenos.
GERMANA
Quien a veros llega,

tuviera gusto y salud,
cuando viniera sin ella.
LUIS
Duque de Sesa.
CAPITÁN
Señor.
875
LUIS
¿Cómo venís?
CAPITÁN
Si la Reina

mi señora respondió
que viene bien el que llega
a veros, ¿qué han de decir
los que son hechuras vuestras? 880
LUIS
Vos sois el gran Capitán.
CAPITÁN
Rey Luis, vuestra grandeza
hará humildes los leones,
y las águilas pequeñas.
LUIS
Si fuérades mi vasallo, 885

-fol. 73r-
yo sé, Gonzalo, qué hiciera.
CAPITÁN
¿Qué hiciérades, gran señor,
con quien hoy los pies os besa?
LUIS
Ganara el mundo con vos.
CAPITÁN
Que le gano es cosa cierta, 890
pues soy mayor y he ganado
que me honréis desta manera.
LUIS
Hola, dennos de cenar.
OSORIO
Aquí está puesta la mesa.

 

(Sacan la mesa.)

 
LUIS
Conmigo cenar tenéis. 895
FERNANDO
La Reina no viene buena,
pero veranos cenar.

 

(Siéntanse.)

 
DON JUAN
¡Con qué Majestad se sientan!
GARCÍA
Son reyes, nacen así.
LUIS
Dalde, gran señor, licencia 900
al gran Capitán, que aquí
cene con nosotros.
FERNANDO
Fuera

quitarle ese honor crueldad.
Sentaos Duque.
CAPITÁN
Si la rueda

se asienta de mi fortuna, 905
sentareme a detenella.

 

(Siéntase con grande humildad, y cantan mientras cenan.)

 
LUIS
Quien vence reyes, bien puede
sentarse, Duque a sus mesas.
GARCÍA
¿Qué dirán los envidiosos,
dime don Juan, cuando sepan, 910
que con tres reyes sentado
está Gonzalo a la mesa?
A putos, por cuantos huesos
de cortesanos entierra
la pretensión y el despacho, 915
que suele andar con muletas,
que si aquí cogiera alguno.
DON JUAN
Paso, que los tienes cerca.
GARCÍA
¿Quién?
DON JUAN
Alberico y a quien

le rompí media cabeza. 920
GARCÍA
Pues hablen, y voto a Cristo
que les rompa la otra media.
Las mesas dejan los Reyes.

 

(Levántanse.)

 
CAPITÁN
Ya que con tanta grandeza
honran vuestras Majestades, 925
quien tanta humildad profesa;
les suplico (interponiendo,
aunque atrevimiento sea,
la autoridad del gran Rey,
que hoy les ha dado la cena) 930
que perdonen a don Juan,
que casado con Pompeya,
les sirve en este camino.
FERNANDO
Huélgome de conocerla.
GERMANA
Y yo de hacerla merced. 935
FERNANDO
Sí, pero es razón que entienda
el Duque, que también él
ha de hacer lo que me enseña.
CAPITÁN
¿Cómo, señor?
FERNANDO
Perdonando.

CAPITÁN
Pues, ¿hay alguno a quien pueda? 940
FERNANDO
A Espinelo y a Alberico.
ALBERICO
A tus pies, señor, confiesan
que eres grande, pues no pudo
vencer la envidia tus fuerzas.
GARCÍA
En esto, ilustre Senado, 945
da fin la parte primera,
próspera persecución,
para que aguardéis la adversa.



28/03/2011 11:59 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Las cuentas del Gran Capitan, de Lope de Vega II.


 

Salen el REY DON FERNANDO y el ALMIRANTE.

 
FERNANDO
Premio de reino en fin.
ALMIRANTE
La vulgar gente

(clarísimo Fernando) es atrevida,
luego que causa para serlo siente.
FERNANDO
Castilla a tanto bien desconocida,
yo coroné de mi laurel tu frente 5
a costa de mi sangre y de mi vida,
yo te limpié del Moro y del Hebreo;
¡qué bien me pagas obras y deseo!
Vino, Almirante, a España el yerno mío,
Felipe vino, de mi Juana esposo, 10
conozco que es su Rey, mas tal desvío
me tiene triste, y con razón quejoso.
Pero en el cielo, y su poder confío,
que como a padre suyo generoso,
Castilla me eche menos algún día. 15
ALMIRANTE
¿Quién duda que os debió su Monarquía?
Pero dice señor, que Isabel muerta,
reina y señora nuestra castellana.
Ya Felipe es su Rey, y en esto acierta,
heredando estos reinos doña Juana. 20
Cuánto os mandó señor se desconcierta,
pues con la Serenísima Germana
os casasteis3, habiendo prometido
de no casaros; pues lo habéis perdido.
Diez cuentos, que mandó daros de renta, 25
y la del nuevo mundo conquistado

-fol. 57v-
por Colón, sin la mucha que se cuenta
de los maestrazgos, de que habéis gozado,
tienen esta Corona descontenta,
viendo, Fernando, que os habéis casado, 30
conoce el bien, pero a decir se atreve,
que a la muerta Isabel la mitad debe.
Ella se halló con vos en las fronteras,
y a vuestro lado mereció las glorias,
que de Genil os dieron las riberas 35
por tantas y tan célebres vitorias.
Y pues con su favor vuestras banderas,
que a la fama darán bronces y historias,
a Perpiñán y a Ruisellón cobraron,
y a Nápoles la bella conquistaron. 40
Claro está, que de aquestos beneficios
señor, os resultó mayor provecho,
y que os pagó también con sus servicios,
el favor y merced que le habéis hecho.
Que deseasteis hijos dais indicios, 45
de vuestro casamiento satisfecho
a quien dejéis de Nápoles la silla,
en daño de los Reyes de Castilla.
Pues no os maravilléis, que al rey Felipe
su señor natural, pues vuestro nieto 50
Carlos lo es ya, respete y anticipe
en obediencia, gusto, fe y respeto.
FERNANDO
¿Y es fuerza de razón que participe
quien fue la causa dese mismo efeto,
del agradecimiento que me debe? 55
ALMIRANTE
Yo solo os digo lo que al Reino mueve.
De Carlos vuestro nieto pronostican
que ha de humillar el mundo a su Corona,
del Imperio las Águilas le aplican,
y de la fría a la abrasada zona. 60
Temen que tengáis hijos, y replican
que estuviera mejor vuestra persona
en Aragón o Nápoles.
FERNANDO
Jüicio

del vulgo, ingrato a tanto beneficio.
Pero porque sepáis en cual estado 65
tiene a Nápoles hoy mi ingrato yerno

-fol. 58r-
leed aquesta carta, que ha llegado
contra el Virrey que tiene por gobierno.
ALMIRANTE
Ya os he dicho otra vez, cuan engañado
os tiene de la envidia el odio eterno, 70
contra el gran Capitán, honor del mundo.
FERNANDO
Leed, veréis en que razón me fundo.

 

(Lea el ALMIRANTE.)

 
ALMIRANTE

El rey Felipe, Archiduque, y el Rey de Romanos su padre, prometen al gran Capitán, porque tenga en su nombre las fortalezas deste Reino, irle a ayudar en persona, y casar al Duque don Fernando hijo del rey don Fadrique, con su hija mayor, y hacerlos Reyes, poniendo al gran Capitán en la gobernación perpetua de aquel gobierno.



FERNANDO
La firma no la leáis.
ALMIRANTE
Ni aun quisiera, por no ver
hombre que os pueda poner 75
en la confusión que estáis.
FERNANDO
¿Qué os parece?
ALMIRANTE
Que es mentira.

FERNANDO
¿Mentira?
ALMIRANTE
Sí gran señor,

y no debéis al amor
de don Gonzalo esa ira. 80
FERNANDO
Yo sé que es cierto.
ALMIRANTE
¿Por qué?

FERNANDO
Porque basta ser mi daño.
ALMIRANTE
En eso se ve el engaño,
y la desdicha se ve.
Por la cruz de aquesta espada, 85
que miente el que esto os escribe,
y que el gran Capitán vive
firme en la lealtad jurada.
Que cuando el Rey de Romanos
eso quisiera intentar, 90
no diera el Duque lugar
a pensamientos tan vanos.
FERNANDO
Casar con hijo de rey
su hija, y hacerlos reyes,
¿no es de temer?
ALMIRANTE
No, en las leyes
95
de un hombre de buena ley.
Quien ese reino os ganó,
y tanto honor os ha dado,
bien merece ser honrado
con el crédito que os dio. 100
FERNANDO
Ya le he mandado prender.
ALMIRANTE
Erráis contra vuestro honor,
y haréis un hecho, señor,
que no sabréis deshacer.
Vive Dios, que si en prisión 105
al gran Capitán ponéis,
que en todo el mundo perdéis
honor y reputación.
¡Ha envidia a lo que has llegado!
Basta que intentas el Sol 110
eclipsar de un español
que tiene el mundo admirado.
FERNANDO
Quedo, Almirante4, que luego
haré que este acuerdo cese.
ALMIRANTE
Si un ave, señor, pudiese, 115
fuera justo darle el pliego.
FERNANDO
Yo lo quiero remediar

-fol. 58v-
con darle, Almirante, en pago
el Maestrazgo de Santiago.
ALMIRANTE
Los pies os quiero besar. 120
FERNANDO
Basta, alzaos, que esto es temor,
viendo, que en Castilla están
mis hijos, que al Capitán
grande, tengo grande amor.
En aquestas disensiones 125
Nápoles es mi sagrado,
y a lo que me han informado,
me animan sus dilaciones,
¿por qué no se viene a España?
ALMIRANTE
Porque os sirve bien allí. 130
FERNANDO
No sé si lo crea ansí.
ALMIRANTE
Quien os escribe os engaña,
y tratalde bien, por Dios,
que si ingrato respondéis,
a Castilla enseñaréis 135
a ser ingrata con vos.

 

(Vanse.)

 

 

(Salen GARCÍA DE PAREDES y el GRAN CAPITÁN.)

 
GARCÍA
Si supiera que querías
el barreno para hacer
tal cosa, pudiera ser
que las ignorancias mías 140
te dieran algún enojo.
CAPITÁN
Bien está muerto, Paredes.
GARCÍA
Decirlo y hacerlo puedes
a tu libertad y antojo.
Pero vive Dios que has muerto 145
al caballero mejor
de tu sangre, y que fue error.
CAPITÁN
A buen tiempo.
GARCÍA
¿Pues no es cierto?

CAPITÁN
¿No me dijiste que estaba
cobarde y descolorido? 150
GARCÍA
¿Y no pudiera haber sido
que el corazón le apretaba
de puro valor el pecho?
Pero, ¿qué hiciste después?
CAPITÁN
Salí a tierra.
GARCÍA
Habría tres
155
o cuatro, ya lo sospecho,
destos gallinas: ¡ah, Dios,
quién estuviera a tu lado!
CAPITÁN
Fabricio es hidalgo honrado,
y esperaba dos a dos. 160
GARCÍA
¿Matolos vuestra Excelencia?
CAPITÁN
Dijeron que no era ley
de nobles contra el Virrey,
y pareciome prudencia.
GARCÍA
Es el temor muy cortés, 165
muy hablado y comedido,
algo hiciste.
CAPITÁN
No he tenido

manos jamás contra pies.
GARCÍA
¿Ni les diste un cintarazo
siquiera?
CAPITÁN
Paredes, no,
170
que un hombre que allí se halló
también me detuvo el brazo.
GARCÍA
¿Quién era?
CAPITÁN
El gran Capitán.

GARCÍA
Ya lo echamos al valor;
pues como sabrán señor, 175
¿en qué obligación te están?
En mi tierra un azotado
dio al verdugo cien escudos,
porque se los diese mudos,
que era honrado y delicado. 180
En saliendo por la puerta,
así la mano asentó,
que al primero que le dio
le dejó la espalda abierta.
El hombre volvió del yugo 185
la cabeza al golpe fiero,
y díjole: ¿y el dinero?
A quien respondió el verdugo:
todos habían de ser
como este, y así sabrá 190
en que obligación me está

-fol. 59r-
por el dinero de ayer,
que si quedo se los diera,
bien sabe que no podía
conocer la cortesía 195
de los que adelante espera.
Aplico y digo que yo
les diera tal cintarazo,
que conocieran el brazo,
que a los demás perdonó. 200

 

(Sale un PAJE.)

 
PAJE
Aquí ha llegado don Juan.
CAPITÁN
¿Que don Juan?
GARCÍA
¿Cosa que fuese

tu sobrino y que viviese?

 

(Entren DON JUAN y MORATA.)

 
MORATA
Confusos de verte están.
DON JUAN
Dame tus pies.
CAPITÁN
Vive el cielo,
205
que de que viva me pesa.
DON JUAN
En el pasado peligro,
tuve por ventura inmensa,
el ver, señor, que nadaba
tan diestro Vuestra Excelencia, 210
con lo poco que sabía,
aunque tarde, llegué a tierra,
y hallé mis dos enemigos,
que estampaban el arena,
como celosos novillos, 215
que sus contrarios esperan.
Metí mano para entrambos,
que no hay ventaja que tema
quien nace Córdoba al mundo,
y que tiene sangre vuestra. 220
Maté a Fabricio, Espinelo
huyó, mas dejome en prendas
esta capa y esta daga,
que trae Morata: hola, muestra.
A Fabricio le quité 225
del cuello aquesta cadena,
que donde hay desconfianzas,
serán forzosas las señas
para espada, que también
pechos contrarios barrena. 230
Nunca barrenéis las barcas
a donde el honor navega;
porque no es clavo el honor,
que ha menester cuando entra,
que dé el barreno lugar, 235
donde él sabe entrar por fuerza.
Para cobardes espadas
esas barrenas son buenas,
que donde hay fuerza en la sangre
sabrán entrar por las piedras. 240
Vuestra licencia me dad
para que a España me vuelva,
que no quiero que me deis
agua sin tratos de cuerda.
Mas de la que yo bebí, 245
sangre a mis contrarios cuesta;
dos veces sois mi padrino,
una allí, y otra en la Iglesia.
Para enseñarme a nadar,
fue muy costosa experiencia 250
irse el Maestro, y dejarme
sin enseñarme la ciencia.
Salí finalmente, y soy
tan Córdoba como era
del gran Capitán sobrino, 255
Duque en Terranova y Sesa.
Que el agua me echó a la orilla
no como a persona muerta,
mas como al ámbar más fino:
Dios guarde a Vuestra Excelencia. 260
CAPITÁN
Sobrino, don Juan, sobrino,
hijo.
DON JUAN
Ese nombre pudiera

solo volverme a tus ojos.
  -fol. 59v-  
CAPITÁN
Dame esos brazos, que llegan
a derribar mi valor 265
a los pies de tu prudencia,
no juzgues lo que ha pasado
a poco amor, sino a prueba
de tu valor.
DON JUAN
En el agua

no pruebes desa manera 270
un valor que pesa tanto,
que anegarás su firmeza.
CAPITÁN
Ya es hecho, con mis fortunas,
don Juan, las tuyas consuela.
Presto habemos de ir a España, 275
aquí estarás, ten paciencia,
que naide te ha de ofender.
DON JUAN
Basta señor que lo quieras,
para que don Juan te sirva,
y como es justo obedezca. 280
CAPITÁN
Pues, Paredes, ¿qué os parece?
GARCÍA
Estoy señor con vergüenza,
aunque contento de ver
el valor que don Juan muestra.
Por vida del Rey, señor, 285
y vuestra, que más quisiera
ser don Juan en este día
que Alejandro, Pirro y César.
Yo he hecho mil desafíos
entre naciones diversas, 290
con alemanes, con moros,
con diablos, y nunca vea
vuestra honra sin envidia,
si hice cosa como esta,
ni la vi más bien lograda. 295
CAPITÁN
Callad, que Peralta llega.

 

(Entra PERALTA, capitán.)

 
PERALTA
Esta carta es de Castilla.
CAPITÁN
Mostrad.
GARCÍA
¿Ya temes?
CAPITÁN
Que tema

es justo mis enemigos.
GARCÍA
Lee.
CAPITÁN
No son buenas nuevas.
300
GARCÍA
En fin don Juan, ¿ya quitáis
capas?
DON JUAN
¿Qué queréis que haga?

GARCÍA
Eso, porque satisfaga
la opinión que deseáis,
y aunque de aquel desafío 305
vuestro honor tan libre escapa,
no ha sido mala una capa
para quien sale del río.
DON JUAN
Si yo saliera temblando
fuera la capa mejor. 310
GARCÍA
Siempre que nada el honor,
se ha de ir cubriendo y guardando;
y no ha sido cosa impropia
nadar don Juan, y mojarse,
quien también supo enjugarse 315
al Sol de su fama propia.
CAPITÁN
¡Válgame Dios!
GARCÍA
¿Qué tenemos?,

¿cáese el mundo? Que si vos
hacéis estremos, por Dios,
que está el mundo en sus estremos. 320
CAPITÁN
Avísame aquesta carta,
que el Rey me manda prender.
GARCÍA
¡Voto a los diablos!
CAPITÁN
Que ayer

la mía a Fernando parta
con tanta seguridad, 325
¿y él prevenga mi prisión?
GARCÍA
A vuestra reputación,
grandeza y autoridad,
no puede haber cosa alguna
que ofenda, ni Dios lo quiera, 330
sino es que la envidia fiera
emborrache a la fortuna.
CAPITÁN
No me ha sacado de mí
cosa como esta en mi vida.
GARCÍA
Si fuera aquí la ofendida 335

-fol. 60r-
mi persona, fuera ansí;
porque viendo lo que pasa
saliera de mis casillas;
pero vos, ni aun de rodillas
saldréis de tan grande casa. 340
CAPITÁN
Voy a escribir.
GARCÍA
Yo a aguardaros.

CAPITÁN
Sobrino, venid conmigo,
que os quiero ya por amigo.
DON JUAN
Esta vida puedo daros.
GARCÍA
Y de las ajenas yo 345
os mando un millón entero.
CAPITÁN
Callad, Paredes.
GARCÍA
No quiero,

pesar de quien me parió;
¿cuando ya tú te amohínas,
que eres la misma prudencia, 350
quieres que tenga paciencia?
Pícaros, putos, gallinas.

 

(Vanse.)

 

 

(Salga POMPEYA disfrazada de hombre con capa y espada.)

 
POMPEYA
Noche, que has dado lugar
a cuanto intenta el deseo.
Noche, cuyo rostro feo 355
suele el amor desear.
Noche, enseñada a callar
tantos gustos y placeres;
máscara del Sol, pues eres
tan amiga de disfraces, 360
que de sus ausencias naces,
y de sus venidas mueres.
Siendo quien soy, me he fiado
de ti, mirando en efeto,
que tienes para el secreto 365
partes con que le has guardado,
porque tu manto estrellado
todo es ojos (¡gran fortuna!)
de quien amando importuna,
pues para no dar enojos, 370
estando tan llena de ojos,
no tienes lengua ninguna.
Noche, la parlera fama,
en susurrar siempre abeja,
no sé qué dijo a mi reja 375
(¡oh lo que escucha quien ama!)
pienso que mi honor infama
la nueva de un desafío
atrevido al honor mío,
que pudiéndole lavar, 380
le quiso el amor manchar
con toda el agua de un río.
No me he atrevido a fiarme
de los que en mi casa están,
para saber, si don Juan 385
es muerto para matarme.
Vestime para informarme
de los soldados que aquí
hacen guarda, pues en mí
ya no hace guarda el honor; 390
porque mal quien tiene amor
sabe guardarse de sí.
¿Cómo me podré informar
si vive don Juan o es muerto?
Más quiero pena en el puerto, 395
que esperanza por la mar:
¿a quién podré preguntar?
Pero ¿qué amor me engañó?
Que si en mi pecho asistió
por alma, si muerto fuera, 400
también el cuerpo muriera
donde por alma vivió.

 

(Salen GARCÍA DE PAREDES, DON JUAN y MORATA.)

 
GARCÍA
No me puedo sosegar.
DON JUAN
El amor no da sosiego.
GARCÍA
Téngole al gran Capitán 405

-fol. 60v-
por tantos merecimientos,
y porque yo sé también
la voluntad que le debo.
Con esto en toda esta noche
y en mil, por los altos cielos, 410
que he de estar en esta puerta,
y que si viene el infierno
con más escuadras de diablos
que de su Alcázar cayeron,
que primero han de matarme, 415
que se diga que está preso.
DON JUAN
Ya no sé Paredes quién
tendrá tanto atrevimiento;
que es hombre el gran Capitán,
que solamente de verlo 420
tiemblan naciones, que apenas
dueño humano conocieron.
GARCÍA
Dame don Juan, que decline
la fortuna, y verás luego
venir a ser tronco humilde 425
el más levantado cedro.
¿No has visto pintar a Hisopo
la fábula del León muerto,
tendido en un verde campo,
y cubierto de conejos? 430
Pues, ¿qué más ejemplo quieres?
DON JUAN
No vale ahora el ejemplo,
que está vivo el León.
GARCÍA
¡Ah, Dios!

Vivo llamas a quien vemos
desfavorecido, y ya 435
en odio de su Rey puesto.
Ahora bien, a mi amor toca
morir, esto solo quiero:
vete a acostar.
DON JUAN
¿Cómo irme?,

¿quiérole por dicha menos? 440
GARCÍA
Espera; ¿quién está allí?
DON JUAN
Llega Morata a saberlo.
MORATA
¿Para qué quieres que llegue,
si como corren los tiempos,
hay puestas por las esquinas 445
seis mangas de arcabuceros?
GARCÍA
¿Quién va? Desviaos allá,
que yo sabré lo que es esto.
¿Quién va?, digo; ¿no responde?,
¿no se mueve?, ¿es estafermo?, 450
¿qué aguarda?, ¿que le sacuda?,
habla, ¿o doyle?
POMPEYA
Caballero,

tened la espada por Dios,
y advertid, que no os ofendo.
GARCÍA
Qué figura, qué persona, 455
es de la prisión del güerto;
porque en nombrando a Gonzalo,
caerán todos por el suelo.
POMPEYA
Señor.
GARCÍA
Déjese de voces,

¿es notifico, o prendeldo? 460
¿es de fustibus et armis?
Porque tengo de san Pedro
esto de matar judíos.
POMPEYA
Señor, que me oigáis os ruego,
aquí aparte.
GARCÍA
Traerá acaso
465
para hablar boca de fuego;
pues tire, que por los santos
que lo parecen sin serlo,
que si me yerra.
POMPEYA
Advertid

que soy mujer.
GARCÍA
¿Cierto?
POMPEYA
Cierto.
470
GARCÍA
Pues veis toda la braveza
de Paredes, en oyendo
mujer, pareció un gazapo.
POMPEYA
A muy buena dicha tengo,
que seáis Paredes, en vos 475
mi desdicha arrimar quiero.
GARCÍA
Arrimar me quiero madre.
POMPEYA
Oíd.
GARCÍA
¿Cuánto va, que vengo

según soy de venturoso,
a ser alcagüete vuestro? 480
En fin, ¿sois mujer?
POMPEYA
Y noble.

GARCÍA
En siendo mujer lo creo,

-fol. 61r-
que el dar es grande nobleza,
y esta tenéis por estremo:
¿quién sois? Que siendo mujer, 485
y que rebozada os veo
a las puertas del Virrey,
del gran Capitán que ha puesto
su nombre sobre los nueve,
que el de la fama tuvieron. 490
Presumo que sois la envidia,
la envidia sois, que aquí dentro
vive el valor, la verdad,
la lealtad y el mayor pecho
de un invencible varón, 495
que vio la guerra y el tiempo.
POMPEYA
No creáis que soy la envidia,
su bien y aumento deseo.
GARCÍA
¿Sois la mentira por dicha?
Porque dijo della un griego, 500
que era hermosa y bien vestida,
y de colores diversos.
POMPEYA
Antes por tratar verdad
en tal peligro me veo.
GARCÍA
Pues, ¿qué seréis a la puerta 505
del gran Capitán? Sospecho
que sois la verdad, la fe,
la justicia, el santo celo,
la militar fortaleza,
la fama de tantos hechos. 510
Mas no digo bien, que todos
estos atributos creo,
que a la puerta no estuvieran,
que están dentro de su pecho.
¿Sois la desdicha por dicha? 515
Y está bien dicho; pues viendo
su dicha, desdichas quieren
borrar sus merecimientos.
Pues desdicha, ¿qué queréis?
Diréis que es Mario, Pompeyo, 520
Belisario, y otros tales;
no decís bien, que sirvieron
a repúblicas gentiles;
y el gran Capitán a aquellos,
cuyo católico nombre 525
quedará en España eterno.
Al mejor Rey, vive Dios,
que tuvo cristiano cetro,
engañan unos bellacos,
envidiosos y soberbios, 530
que dicen que es desleal
el gran Capitán.
POMPEYA
Teneos,

que os precipita el amor.
GARCÍA
Ya os conozco en decir eso;
vos sois la humildad sin duda, 535
que el gran Capitán la ha puesto
a la puerta de su casa,
porque todos entren dentro,
quejosos de mal pagados,
soldados rotos y enfermos, 540
mujeres pobres, viudas,
religiosos, niños, viejos,
¿no es verdad?
POMPEYA
Yo soy, Paredes,

Pompeya.
GARCÍA
Señora.
POMPEYA
Vengo

solo a saber de don Juan, 545
porque me han dicho que es muerto.
GARCÍA
Es verdad.
POMPEYA
¡Triste de mí!

GARCÍA
Paso, esperad.
POMPEYA
¿Cómo puedo?

GARCÍA
Que digo, muerto de amor.
Don Juan, allí viene un deudo 550
de Fabricio, él viene solo,
haced como caballero.
DON JUAN
¿De Fabricio?
GARCÍA
¡Caso estraño!

¡Que por más que huyo de serlo,
siempre he de ser alcagüete! 555
Ya que me vistan merezco
de terciopelo de plumas,
 

(Vase PAREDES.)

 

-fol. 61v-
fondo en miel.
DON JUAN
¡Ha hidalgo!
POMPEYA
¡Cielos!

La voz de don Juan parece.
DON JUAN
El buscarme en este puesto 560
no me ha parecido bien:
¿viene acompañado?
POMPEYA
Vengo

con don Juan.
DON JUAN
¿Con qué don Juan?

POMPEYA
El de Córdoba.
DON JUAN
¿A qué efeto

dice que viene conmigo? 565
POMPEYA
Porque en el alma le tengo.
DON JUAN
¿No ve que yo soy don Juan
de Córdoba?
POMPEYA
Ya lo veo;

por eso vengo a buscarle,
y si es hombre, como pienso, 570
sígame.
DON JUAN
Yo soy tan hombre,

que con ver que mayor yerro
no puedo hacer que seguirle,
digo, que seguir le quiero.
Morata.
MORATA
Señor.
DON JUAN
¿Paredes
575
se fue del todo?
MORATA
Y diciendo

que era alcagüete.
DON JUAN
¿De quién?

MORATA
¿Qué sé yo?
DON JUAN
Aqueste mozuelo

me ha dicho aquí que le siga.
MORATA
Si de don Fabricio es deudo, 580
mira que te han de matar.
DON JUAN
Si lo escuso, infame quedo,
yo voy tras él.
MORATA
Y yo cojo

cuatro, y quisiera quinientos
terrones de azúcar piedra. 585
DON JUAN
Por otra parte sospecho,
que irse y decir Paredes
que era alcagüete, es enredo
de alguna dama; al fin voy.
MORATA
Es pensamiento discreto; 590
porque dejarte Paredes,
por más imposible tengo,
que ser venturoso un sabio,
y ser desdichado un necio.

 

(Vanse.)

 

 

(Entren el ALMIRANTE, y el CONDESTABLE y criados.)

 
CONDESTABLE
¡Crueldad notable!, que Castilla intente 595
que la deje Fernando, que ha ilustrado
con mil coronas su gallarda frente.
ALMIRANTE
Un príncipe tan santo, y que le ha dado
el ser que tiene, es lástima que salga
como por fuerza y siendo tan amado. 600
CONDESTABLE
No puede haber obligación que valga
contra reinar sus Reyes justamente,
ni en la plebeya, ni en la gente hidalga.
A Nápoles se parte, aunque lo siente,
reino suyo en efeto, y conquistado 605
de aquel gran Capitán, que dignamente
vive de aqueste nombre laureado,
aunque pese a la envidia que le sigue,
y tiene al Rey tan sinrazón airado.
  -fol. 62r-  
ALMIRANTE
¿Quién es este crüel que le persigue? 610
CONDESTABLE
Son tantos ya, que apenas se adivina.
ALMIRANTE
Tanta virtud no es mucho que le obligue.
Alberico señor de Terracina,
y Juan Bautista Espinelo, Castrioto,
y la parte que llaman Anjoina. 615
CONDESTABLE
Admírame que causen alboroto
en el pecho de un príncipe tan sabio.
ALMIRANTE
A fe que no le hicieran de mi voto.
La larga ausencia es madre del agravio,
no sé que en su lealtad, por más que pueda, 620
pueda la envidia, ni aun mover el labio.
Felipe, nuestro Rey seguro queda.
Irse Fernando es justo y lastimoso,
que tal licencia el tiempo le conceda.
Entró en Valladolid con suntuoso 625
aparato la reina doña Juana,
acompañada de su amado esposo.
Adorale de suerte (¡ay fuese vana
tal opinión!) que dicen que de celos,
celos pasión de todo amor tirana. 630
Ha dado en tantas ansias y desvelos,
que se teme que pierda aquella parte
que al alma dieron por mejor los cielos.
CONDESTABLE
En fin, Fernando de Castilla parte,
y a Nápoles se va.
ALMIRANTE
Fernando viene.
635
CONDESTABLE
Mucho siento que el tiempo nos aparte.
ALMIRANTE
Mas, ¿qué mudanzas tan estrañas tiene?

 

(Salen el REY FERNANDO y el Capitán NUÑO DE OCAMPO.)

 
FERNANDO
Las cartas he recibido
con mucho gusto y contento.
NUÑO
Jamás en su pensamiento 640
cupo haberos ofendido.
FERNANDO
¿Dicen que trata casar
su hija el Virrey?
NUÑO
Ya es justo,

mas no por daros disgusto,
y así os pretende avisar. 645
FERNANDO
Si de Próspero Colona
se la da al hijo mayor,
claro está, que su favor
le obliga.
NUÑO
A vuestra Corona

Gonzalo Fernández mira. 650
Vuestro servicio es su ley;
vos sois gran Señor su Rey,
que lo demás es mentira.
FERNANDO
Amigo Nuño de Ocampo,

-fol. 62v-
si el gran Capitán quisiera, 655
hoy en España estuviera.
NUÑO
No está tan seguro el campo,
que sea servicio vuestro
desamparar tan gran plaza,
alguno a Italia amenaza, 660
que ha envidiado el valor nuestro.
Vos en efeto, señor,
vais a Italia, y lo veréis
por vuestros ojos, y haréis
al gran Capitán favor, 665
no mandando que le impidan
el salir de Castilnovo.
FERNANDO
Ya los decretos inovo
hasta que otros medios pidan.
No me dejan sosegar 670
con lo que me dicen dél.
NUÑO
Que Capitán más fïel
tenéis en tierra y en mar.
FERNANDO
Ya voy a vivir allí,
yo seré Virrey y Rey, 675
que ya quiero ser Virrey,
pues no soy Rey como fui.
¿Prevínose mi partida,
Almirante?
ALMIRANTE
Sí señor,

aunque con tanto rigor 680
mal forzada y bien sentida.
FERNANDO
¿Quién va conmigo?
ALMIRANTE
El primero,

es don Bernardo de Rojas,
marqués de Denia.
FERNANDO
Eso es fuerza,

pues ha tanto que se nombra 685
mi Mayordomo mayor.
ALMIRANTE
Va don Diego de Mendoza,
y don Juan su hermano, entrambos
de sus armas honra y gloria.
Don Fernando de Toledo 690
de acompañaros se goza,
hermano del Duque de Alba,
va don Fernando de Rojas,
que lo es del Marqués de Denia.
FERNANDO
Ya los amigos se apocan, 695
que siempre en poca fortuna
son las amistades pocas.
ALMIRANTE
De Aragón lleváis los Condes
de Aranda y de Ribagorza,
y su justicia mayor 700
de acompañaros se honra,
don Alonso de Aragón,
duque de Villahermosa,
y otros nobles de Valencia
y Cataluña, que agora 705
vienen con mucho contento
de la insigne Barcelona.
FERNANDO
Castilla de ti me voy,
aunque me quedo contigo,
trátasme como a enemigo, 710
tu amigo y tu padre soy.
Pero más contigo estoy
cuanto más dejarme quieres;
no me espanto que te alteres,
tu Rey es Felipe y Carlos; 715
pero déjame envidiarlos,
que te amo aunque ingrata eres.
Mientras vivió mi Isabel,
contenta te vi Castilla,
África por mí se humilla 720
a tu divino laurel.
De moro, hebreo y crüel
salteador limpié tu muro,
ya queda todo seguro,
que buen galardón me ofreces, 725
pues más mi amor aborreces,
mientras más tu bien procuro.
Aunque te dejo sin guerra,
siento con justa inquietud,
que llegue tu ingratitud 730
a arrojarme de tu tierra:
¡quién agora me destierra,

-fol. 63r-
bien podrá ser que algún día
conozca la falta mía!
Mas con razón me desvío, 735
porque amor y señorío
no sufren bien compañía.
A embarcarse finalmente
se va tu padre y tu amparo;
Rey te dejo ilustre y claro, 740
Príncipe en todo excelente,
plega al cielo, que en la frente
de Carlos mi nieto veas
la Corona que deseas
del gran Imperio alemán, 745
que ya mis ojos te dan
lo que no quiero que creas.

 (Vase.) 

28/03/2011 11:56 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.

Las Cuentas del Gran Capitan, de Lope de Vega I.

Las cuentas del Gran Capitán

Lope de Vega



  -fol. 42r [48r]-

 
PERSONAS QUE HABLAN EN ELLA
 

 
ESPINELO.
POMPEYA,   dama.
JULIA,   dama.
FABRICIO URFINO.
GARCÍA DE PAREDES.
ALBERICO.
UN PAJE.
DON JUAN DE CÓRDOBA.
EL GRAN CAPITÁN.
JULIO,   criado.
MORATA,   lacayo.
[REY DON FERNANDO.]
[EL ALMIRANTE.]
[PERALTA,   capitán.]
[EL CONDESTABLE.]
[NUÑO DE OCAMPO.]
[AUDITOR.]
[DON ÁLVARO OSORIO.]
[REINA GERMANA.]
[UN SECRETARIO.]
[REY LUIS.]
[Dos Contadores.]






ArribaAbajo[Acto I]


 

Salen ESPINELO y ALBERICO.

 
ESPINELO
Puesto que su grandeza se atreviese
con el valor de su invencible estrella,
y de Alejandro la opinión tuviese
que por el nombre ya igualó con ella;
saldrá el gran Capitán, aunque le pese, 5
aquesta vez de Nápoles la bella,

-fol. 42v [48v]-
porque mis cartas van haciendo efeto.
ALBERICO
No hay que advertir a un hombre tan discreto.
Pero parece que podréis primero
sacar, por más que la calumnia afirme, 10
a las estrellas fijas del crucero,
que en las esferas le llamaron firme.
Desengastar el Sol os considero,
de aquel esmalte azul, sin persuadirme,
que le saquéis de Nápoles, ni pueda 15
haber engaño que a su nombre exceda.
Corre del Norte al Sur la ilustre fama
de Gonzalo Fernández, de tal modo
que el grande a voces (como veis) le llama,
y ya lo es tanto que lo ocupa todo. 20
Y puesto que la envidia le desama,
y a sus persecuciones me acomodo;
confieso su virtud y su grandeza.
ESPINELO
No hay en la tierra estado con firmeza,
puesto que va creciendo cada día 25
su autoridad y nombre en todo el suelo,
también mengua en su Rey por causa mía
el crédito que tiene de su celo.
La nave, que las aves desafía,
y con alas de lienzo excede el vuelo 30
de su pluma veloz, que al aire estiende,
una rémora débil la suspende.
Yo he escrito al rey Fernando de Castilla,
por muerte de Isabel, sin ella agora,
que aquestos reinos a Felipe humilla, 35
por Juana de su puesto Sol Aurora.
ALBERICO
¿Creeralo el Rey?
ESPINELO
No hay amistad sencilla,

amor ni voluntad, que en sola un hora
no derribe en los príncipes al suelo,
cualquiera información, bueno o mal celo. 40
El Rey con esto sospechoso vive,
y del gran Capitán mil quejas forma,
que su inocencia, fe y lealtad le escribe,
con quien la fama universal conforma.
Mas la satisfación tan mal recibe, 45
y lo que toda Nápoles le informa;

-fol. 49r-
por el temor que de su yerno tiene,
que ya de Flandes a Castilla viene.
Que solo quiere que se vuelva a España,
y a don Alonso de Aragón envía 50
con el gobierno deste Reino.
ALBERICO
Estraña

causa de competencia.
ESPINELO
El Rey porfía

a quedarse en Castilla.
ALBERICO
Amor le engaña,

por Isabel la posesión tenía,
si hereda Juana; justamente ha sido 55
el Rey, el Archiduque su marido.
Reine Felipe de Austria, que a su nieto
Carlos, no ha de quitarle el rey Fernando
el natural derecho.
ESPINELO
Vive inquieto,

no dejar a Castilla procurando. 60
Aquí mi información halló su efeto,
y persuadiose el Rey, imaginando
que en el gran Capitán caber podría,
darle este Reino, al que a reinar venía.
ALBERICO
No me espanto que el Rey lo haya creído 65
celoso de su yerno, y que en desgracia
de Fernando el Virrey haya caído,
aunque estuvo primero en tanta gracia.
ESPINELO
Yo sé que ya le tengo persuadido,
que es desleal con fuerza y eficacia 70
tan fuerte, que podrá solo mi engaño
sacarle deste Reino con su daño.

 

(Sale un PAJE.)

 
PAJE
El Virrey, mi señor, me mandó agora,
que os llamase a los dos.
ALBERICO
Los dos iremos

a ver lo que nos manda su Excelencia. 75
 

(Vase el PAJE.)

 
Cosa que haya entendido nuestro trato.
ESPINELO
Bueno fuera que el Rey le diera aviso.
ALBERICO
¿No puede ser?
ESPINELO
Es imposible caso.

ALBERICO
Nunca tanto os fiéis de la mentira,
que luego se conoce si se mira 80
como moneda falsa, que por eso,
aunque finge el color, no finge el peso.

 

(Vanse.)

 
  -fol. 49v-  

 

(Salen POMPEYA y JULIA, damas.)

 
JULIA
Ya tan española estás,
que todos lo echan de ver.
POMPEYA
Mucho más lo pienso ser, 85
si tu licencia me das.
JULIA
Yo no hablo con malicia,
ni he codiciado a don Juan,
si bien por cuerdo y galán
pone en tus ojos codicia. 90
POMPEYA
Más me agrada que Fabricio,
yo te digo la verdad.
Pero de mi voluntad
es este el primer indicio.
Que de los pasos de amor, 95
aún no he tocado el segundo,
ni en sus pensamientos fundo
principios de mi favor.
Que si del gran Capitán
es, como sabes, sobrino; 100
también es Fabricio Urfino
tan noble como don Juan.
JULIA
¿Para qué buscas rodeos
en cosas tan declaradas?
A España, de quien te agradas, 105
te llevan siempre deseos.
Siempre ha de ser vitoriosa
España, siempre mejor;
más en ti señal de amor
que en mí de que estoy celosa. 110
Nunca de alabar te olvidas
sus triunfos y sus despojos;
que aun las niñas de los ojos
tienes de español vestidas.
POMPEYA
Como hablo con don Juan, 115
y que se acerque le dejo,
y son los ojos espejo,
vese su traje galán.
Habla tú también con él,
y vestirás de español 120
tus niñas, aunque en el Sol
nadie se ha mirado bien.
JULIA
¿Burlas, Pompeya?
POMPEYA
No creo,

que me he burlado contigo
después que tratas conmigo. 125
JULIA
Como eso puede un deseo.
Don Juan viene a meter paz.
POMPEYA
Aquí no hay guerra ninguna;
que si es mujer la fortuna,
amor es niño y rapaz. 130

 

(Sale DON JUAN DE CÓRDOBA.)

 
DON JUAN
Diome aviso desta junta
Mendoza, y quise gozar
tan buena visita, y dar
respuesta a vuestra pregunta,
que va en aqueste papel. 135
POMPEYA
Siéntese Vueseñoría,
que aunque es la pregunta mía
no quiero respuesta en él.
DON JUAN
También os la quiero dar
a boca, si sois servida. 140
JULIA

  (Aparte.) 

De celos estoy perdida.
POMPEYA
Pues quiero el papel guardar
para mejor ocasión.

 

(Da DON JUAN un papel a POMPEYA, y siéntanse los tres.)

 
JULIA
Respuesta a pregunta.
POMPEYA
Sí.

JULIA
Veamos.
POMPEYA
No es para ti,
145
que cosas de España son.
JULIA
También tengo yo deseo
de la grandeza de España:
muestra a ver.
POMPEYA
Ya estás estraña.

  -fol. 50r-  
DON JUAN
Que se burla Julia creo. 150
Aquí tengo el borrador,
si es de mi ingenio el cuidado,
que aquel papel es traslado.
JULIA

 (Aparte.) 

Declarado está su amor.
DON JUAN
Pompeya me preguntó. 155
JULIA
Esperad, dígalo ella,
por ver si viene con ella
esta respuesta.
DON JUAN
Eso no,

que es poner en mi verdad
falta; y vos no sois jüez 160
de preguntas, ni esta vez
de saber mi voluntad.
Digo que me preguntó
qué era amor, y respondí
en este Soneto así. 165
POMPEYA
Ya quise decirlo yo;
mas por no ser descortés,
hablando el señor don Juan,
quise callar.
JULIA

 (Aparte. 

No podrán

mis celos callar después.) 170
¿No dijisteis que el papel
era de cosas de España?
DON JUAN
Pues en eso no os engaña,
si es amor cuanto hay en él.
JULIA
¿Solo en España hay Amor? 175
POMPEYA
Si sus grandezas están,
Julia, todas en don Juan
por su sangre y su valor;
tratando su amor aquí,
de cosas de España trata. 180
JULIA
¿Pues ama?
POMPEYA
A quien no es ingrata.

JULIA
¿A quien no es ingrata?
POMPEYA
Sí.

JULIA

 (Aparte.) 

Basta, que aún vengo yo a ser
alcagüeta entre los dos.
DON JUAN
¿No escucháis?
JULIA
Hablando vos
185
será fuerza enmudecer.
DON JUAN

 (Lee.) 

La opinión general pinta desnudo
al ciego Amor, y en esto no se engaña;
que cuando de intereses se acompaña,
ni lo es, ni lo será, ni serlo pudo. 190
Dicen, que es gala al tosco, ingenio al rudo,
propia amistad, correspondencia estraña,
mano al avaro, y al inhábil maña,
freno al soberbio, y al cobarde escudo.
Dicen, que es un afecto, que conquista 195
la hermosura en quien hace el alma empleo,
sin que prudencia humana le resista.
Yo digo, que es Amor (y en mí lo veo)
un animal que le engendró la vista,
dio vida el trato, y manos el deseo. 200
JULIA
A ver el papel, que entiendo
que lo decís de memoria.
DON JUAN
Viene Fabricio.
JULIA

 (Aparte.) 

La historia

de su amor voy conociendo.
Necia esperanza me engaña. 205
  -fol. 50v-  

 

(Sale FABRICIO URFINO.)

 
FABRICIO
No vengo a buena ocasión,
pues vuestra conversación
ocupa el valor de España.
DON JUAN
Siempre vos, señor Fabricio,
en toda parte tenéis 210
el lugar que merecéis.
FABRICIO
El desta casa codicio,
como la de más valor.

 (Siéntase.) 

¿Qué se trataba?
DON JUAN
Leía

un soneto.
FABRICIO
Trataría
215
dulces efetos de amor.
DON JUAN
No trataba sus efetos,
sino sus difiniciones.
FABRICIO
Tiene mil aplicaciones,
y diferentes concetos. 220
Yo nunca supe escribir;
pero a ninguno daré
ventaja en la firme fe
con que he sabido sentir.
DON JUAN
Quien ama siente, y al paso 225
de amor es el sentimiento;
sino es, que al entendimiento
deis esta excelencia acaso.
Y si es ansí, alabaréis
lo que ahora nos decís, 230
que con ventaja sentís,
por la que en saber tenéis.
FABRICIO
Fuera error, señor don Juan,
alabar mi entendimiento.
Doy ventaja al sentimiento 235
por la ocasión que me dan.
Amo un divino sujeto.
POMPEYA
Señor Fabricio, si nace
del sujeto lo que hace
sentir, y no el ser discreto; 240
quiero un argumento hacer.
FABRICIO
Señora Pompeya, estoy
rendida, ventaja os doy,
pero a ninguno en querer.
POMPEYA
Si amase el mismo sujeto 245
otro amante, ¿sentiría
lo mismo que vos?
FABRICIO
Sí haría,

siendo de su causa efeto.
POMPEYA
Luego a nadie aventajáis
en sentir.
FABRICIO
Debe de haber
250
a quién de favorecer,
Pompeya hermosa, gustáis.
Que aunque presidir aquí
tan justamente podéis;
la causa que defendéis 255
os la ha dado contra mí.
DON JUAN
No defiende la señora
Pompeya causa ninguna;
que si defendiera alguna,
fuera la vuestra; y si agora 260
tuve yo necesidad
de defensa, fue por ser
ignorante y conocer
vuestra rara habilidad.
Las armas he profesado 265
siempre al lado del Virrey
mi tío, viviendo en ley
de español noble y soldado.
No sé lo que es argumentos;
pero si amara bien sé, 270
que amor a mi firme fe
le enseñara sentimientos.
Y pues vos sabéis sentir,
de la manera que amar;
yo me aplico a pelear, 275
aplicaos vos a escribir.
Escribid, y el premio os den;
pues todos, Fabricio, en suma
dicen, que Italia la pluma,
y España las armas.
POMPEYA
Bien.
280
FABRICIO
¿Muy bien?
  -fol. 51r-  
POMPEYA
Si tan nueva hazaña

como esta conquista ha sido,
ese nombre ha merecido
para las armas de España;
no es mucho, que a Italia den 285
la pluma.
FABRICIO
Italia señora

en otros tiempos, y agora
tiene las armas también.
A Roma reconoció
por reina el mundo; y a España 290
sujetó, con quien se engaña,
quien la pluma la aplicó.
Plumas y armas suyas son.
DON JUAN
Si Italia al mundo tenía
a sus pies, ya llegó el día, 295
que no ha tenido nación,
que no le ponga en su cuello,
y muchas veces España.
FABRICIO
Eso mismo os desengaña,
de que el tiempo pudo hacello; 300
mas no faltar el valor
de sus ínclitos varones.
DON JUAN
Ya entonces de otras naciones
vitoriosas fue mayor,
dejando los alemanes, 305
que le pisaron la frente,
España a nadie consiente
hoy mejores Capitanes.
Que yo sé, que si viviera
César, diera su laurel 310
al gran Capitán, y dél
humildemente aprendiera
la militar diciplina.
FABRICIO
Esa es pasión española;
porque en Italia fue sola, 315
rara, insigne y peregrina,
de quien todas las naciones
aprendieron.
DON JUAN
No la mía.

FABRICIO
Por ser bárbara podría
decirlo, que sus pendones 320
no han llegado por valor,
sino por ventura aquí.
DON JUAN
Quien dijere (si por mí
se ha dicho tan grande error)
que España es bárbara; miente, 325
y esto a fuera probaré
con la espada.
FABRICIO
Y yo seré

 

(Vase DON JUAN, quiere salir FABRICIO, y no le deja POMPEYA.)

 
quien esta verdad sustente.
No me tengáis, que no es justo.
POMPEYA
Suplícoos que os detengáis. 330
FABRICIO
Vos el honor me quitáis,
Pompeya, por vuestro gusto.
POMPEYA
Eso es engaño, y creed
que miro solo el honor
de mi casa.
FABRICIO
Eso es rigor.
335
POMPEYA
Hacedme aquesta merced,
que después tendréis lugar.
JULIA
Don Juan se fue: bien podéis
dejarle.
POMPEYA
Tiempo tendréis

en que le podáis buscar. 340
FABRICIO
¡Qué buen pago de mi amor
al fin de tantos desvelos!
Pues vos me matáis con celos,
y él con quitarme el honor.

 

(Vanse.)

 

 

(Sale acompañamiento, y el GRAN CAPITÁN y GARCÍA DE PAREDES de camino.)

 
GARCÍA
Otra vez vuelvo a besaros 345
el pie.
CAPITÁN
Y otra vez abraza,

García, a quien más te quiere.
GARCÍA
Vive Dios, que con ser patria,
estaba de los cabellos
en España, y que las alas 350
de las aves, por venir

-fol. 51v-
con mayor prisa envidiaba.
¿Cómo está vuestra Excelencia?
CAPITÁN
¡Oh buen Paredes, bien pagas
todo el amor que me debes! 355
GARCÍA
Pesia tal, si la campaña
del mar fuera de enemigos,
no dudo, que de la espada
huyeran las libres olas,
y yo volara en el agua. 360
CAPITÁN
¿Qué hay en Castilla, García?,
¿es cierto, que el Rey se casa?
GARCÍA
No señor, que ya lo está.
Ya el rey Fernando y Germana
de Fox hicieron sus bodas, 365
con que está toda alterada.
Su legítimo señor,
Felipe Archiduque de Austria,
su yerno por su mujer
la princesa doña Juana, 370
que por su madre Isabel
queda reina propietaria,
quieren venir a reinar,
quieren embarcarse a España.
Pero Fernando no quiere 375
salir della, a cuya causa
padece el Reino.
CAPITÁN
¿Qué intenta?

GARCÍA
¿Intentará gobernarla?
CAPITÁN
¿Eso cómo puede ser,
si ya sus dueños se embarcan? 380
Que dos señores apenas
gobiernan bien una casa.
Con ser inferior la Luna
al Sol; a las veces anda
opuesta a su resplandor, 385
y asombra su hermosa cara.
GARCÍA
Grande amor tiene Castilla
al Católico.
CAPITÁN
Repara

justamente, en que le debe
la grandeza en que se halla. 390
Él ha echado los hebreos
que a Castilla molestaban,
los ladrones de los montes,
los bárbaros de Granada.
Ha restaurado las letras, 395
ha levantado las armas,
y fundado a nuestra Fe
las Inquisiciones1 santas.
Verdad es, que en toda empresa
merece justa alabanza 400
la Católica Isabel,
que a las griegas y romanas
quitó el laurel de la frente.
GARCÍA
Mal sus méritos le paga
Fernando, en casarse agora. 405
CAPITÁN
Sí, que le dio la palabra,
muriendo, de no lo hacer;
porque ya pronosticaba,
como es costumbre en quien muere,
las futuras amenazas. 410
Carlos hijo de Felipe
por su madre doña Juana,
ha de ser Rey de Castilla.
Mucho la verdad agravian,
los que a Fernando aconsejan. 415
Yo a lo menos con tardanzas
respondo a sus advertencias,
para sacarme de Italia,
que sé que le sirvo aquí.
Y pues que llego a tratarlas: 420
¿qué hay de mis cosas, García?
¿Qué dicen de mí?, ¿qué tratan?
GARCÍA
Por Dios, señor, que si tengo
de decir verdad; que andaba
rehusando hablaros en ellas, 425
porque me han podrido el alma.
Todo es enviar señor,
mil informaciones falsas
contra vos estos bellacos,
pícaros, sucios, canalla, 430

-fol. 52r-
por vida de...
CAPITÁN
Paso, quedo,

Paredes, ya sé quien anda
en estas cosas.
GARCÍA
La envidia

es la sombra de la fama.
Bien se me alcanza, señor, 435
que si la grandeza es tanta;
os dará más enemigos
que habéis muerto en mil batallas.
Como en el verano ardiente
llueve tal vez, y aquel agua 440
se convierte en sabandijas;
han sido vuestras hazañas.
De cada gota ha nacido
una envidia, que aunque bajan
del cielo de vuestras glorias, 445
y por quien el grande os llaman.
La humidad de su malicia,
y el calor de vuestra fama,
cría monstruos de traiciones2,
que sobre la tierra saltan. 450
Escriben al Rey mil quejas;
y la primera os levantan,
que a Nápoles queréis dar
al Rey Archiduque de Austria.
Que os escribís con su padre, 455
y que de secreto tratan,
que les deis las fortalezas
de Nápoles y Calabria.
La segunda, que dejasteis
pasar con cierta embajada 460
a don Antonio de Acuña
a Roma, cuando os mandaba
prenderle el Rey, que quería
saber por aquellas cartas,
lo que al Pontífice escribe; 465
porque sospecha, que el Papa
le da priesa al Archiduque,
para que a España se parta.
Dicen, que vos no salís
de Nápoles, porque aguarda 470
vuestra suspensa fortuna
el fin de aquestas mudanzas.
Voto a los diablos.
CAPITÁN
Paredes,

con paciencia.
GARCÍA
Cuando hablan

en vuestra reputación; 475
¿paciencia?
CAPITÁN
¿No es cosa clara,

que la habemos menester?
GARCÍA
Clara o obscura; yo andaba
buscando alguna ocasión,
para cruzalle la cara 480
(perdone vuestra Excelencia)
a la envidia cortesana.
Cortarame cien cabezas
el Rey, y supiera España,
que es Paredes vuestra hechura, 485
y vos la mejor espada
que ha servido a rey, por vida.
CAPITÁN
Tener la vuestra envainada
tantos tiempos en la Corte,
toda esa cólera causa. 490
GARCÍA
Confieso que es para mí
el andar entre hopalandas
cansada cosa, señor,
y que en sangrarme a pausas.
Unos rizados mozuelos, 495
que apenas cuando los hablan,
sabe un hombre, si son ellos,
o si habla con sus hermanas.
Andaban allí brïosos,
por cierto de buena traza; 500
para hacer un escuadrón,
calzas, cueras, guantes de ámbar.
Discurrían en la guerra;
y a la fe, que si se tarda
el rey Fernando en salir, 505
y se han de tomar las armas,

-fol. 52v-
que no hay para que Felipe
traiga gente de Alemania
contra su enojado suegro.
Estos también murmuraban 510
de que no queréis venir;
yo un día saqué una daga,
y atravesando un bufete,
adonde jugando estaban,
dije: el Duque, mi señor, 515
sirve a Fernando en Italia,
de guardarle el Reino en paz,
mientras estas cosas andan,
que no por otro interés,
y quien lo piensa, o se engaña, 520
o miente. Si está engañado,
mire, que si viene a España,
Nápoles se ha de perder;
si miente, tome esa diga,
y sígame. No salieron 525
las señoras de la sala;
digo, aquellos gentilhombres.
CAPITÁN
En verdad, que yo enviaba
buen Embajador en vos.
¿No hay cartas?
GARCÍA
No traigo cartas,
530
porque todas son lisonjas
y mentiras disfrazadas.
Y basta, que os diga yo
lo que he visto, y lo que pasa
que no he mentido en mi vida, 535
ni he faltado a mi palabra,
ni dicho, que Dios os guarde,
deseando que se caiga
este muro sobre vos,
como los que firman cartas. 540
Y he reparado, señor,
que todas son firmas falsas;
que si escriben una cosa,
y otra tienen en el alma;
sino cumplen lo que dicen, 545
y en cuanto dicen engañan,
no son firmas verdaderas.

 

(Salen el PAJE, ESPINELO y ALBERICO.)

 
PAJE
Entrad, que el Virrey aguarda.
ESPINELO
¿Qué manda vuestra Excelencia?
CAPITÁN
Espinelo, yo he sabido 550
que engañado o pervertido
osáis hablar en mi ausencia.
Sin esto, aunque maravilla
el ver malicia tan clara,
de Juan López de Vergara 555
mi Secretario en Castilla,
he sabido que escribís
al Rey lo que se os antoja,
con que se altera y se enoja.
Pues claramente decís 560
que yo le quiero entregar
esta ciudad a su yerno;
por donde nuevo gobierno
quiere Fernando enviar;
y aun me dicen, que es su hijo 565
don Alonso de Aragón.
No habéis tenido razón.
ESPINELO
Eso que Vergara os dijo,
si él en Italia estuviera,
hiciera yo desdecir. 570
CAPITÁN
No me había de escribir
cosa que verdad no fuera.
Aqueste Reino gané
con mi sangre y con mi espada,
y de la lealtad jurada 575
nunca a Fernando falté.
Es mi Rey y mi señor,
y si él a llamarme envía;
no será la culpa mía
que será de algún traidor. 580
Id con Dios sin replicar,

-fol. 53r-
y enmendaos en escribir,
que no es seguro mentir
y siempre lo fue callar.
ESPINELO
Ya dije a vuestra Excelencia, 585
que a estar aquí el Secretario.
GARCÍA
No es el hablar necesario,
sino...
CAPITÁN
Paredes, paciencia.

GARCÍA
Salid fuera, que...
CAPITÁN
García.

ESPINELO
Yo os daré satisfación, 590
señor, en otra ocasión.

 

(Vanse los dos.)

 
GARCÍA
¡Oh qué paciencia tan fría!
Si vuestra Excelencia trata
a estos pícaros así;
¿de qué se espanta?, ¿esto oí? 595
pesia; esta flema me mata.
Déjeme vuestra Excelencia,
que no quiero más de ver
si aqueste sabe correr.
CAPITÁN
Paciencia.
GARCÍA
¡Oh, tanta paciencia!
600
Pues déjeme ver siquiera,
pues no le quiere matar,
si aqueste sabe bajar
al patio sin escalera,
que no le haré mal por Dios. 605
CAPITÁN
Eso no quiero creer.
GARCÍA
¿Cómo no se han de atrever,
si sois desa suerte vos?

 

(Sale DON JUAN.)

 
DON JUAN
¿Qué ha hecho vuestra Excelencia
a Espinelo, que ha salido 610
de aquí enojado y corrido?
CAPITÁN
Sobrino, una diligencia
para templalle la pluma,
porque dice mal de mí.
DON JUAN
Que le habéis querido aquí 615
matar va diciendo en suma.
CAPITÁN
¿Matar?
GARCÍA
¿No fuera mejor

que se quejara de veras?
CAPITÁN
Dejadle hablar.
GARCÍA
¿Que esto quieras?


 

(Vase el GRAN CAPITÁN.)

 
DON JUAN
Fuese.
GARCÍA
¿Cómo va de amor?
620
DON JUAN
Después que os fuisteis, García
muy favorecido estoy.
GARCÍA
Si lo estáis cuando me voy;
venir fue ignorancia mía.
En fin, ¿ya os hace favor 625
Pompeya?
DON JUAN
Arrojadamente.

GARCÍA
Bien haya quien ama y siente.
DON JUAN
Luego, ¿vos tenéis amor?
GARCÍA
Si tuviera, que en efeto
no soy de piedra don Juan, 630
pero esto de otro galán,
que pique en lindo y discreto,
es cosa, que a cortos plazos,
si alguna vez me tocara,
a la mujer desollara, 635
y al hombre hiciera pedazos.
Lo que necesario es,
¿no se compra?
DON JUAN
Así es verdad.

GARCÍA
Pues quitar de voluntad,
y poner en interés. 640
Por el nombre me querían
ver en Castilla las damas.
Yo no andaba por las ramas
con algunas que me vían,
mas daba lindo dinero. 645
Y un día una bellacona

-fol. 53v-
me dijo muy socarrona:
¡oh valiente Caballero!,
con razón entre Romanos
es tu fama encarecida; 650
porque no he visto en mi vida
hombre de mejores manos.
DON JUAN
¿Qué la disteis?
GARCÍA
Cien doblones,

que esto doy, y no desvelos;
pero si me diera celos, 655
la diera cien mojicones.

 

(Sale JULIO, criado de FABRICIO con un papel.)

 
JULIO
Una palabra querría
al señor don Juan.
DON JUAN
Hablad.

JULIO
Aqueste papel tomad,
que quien le firma os le envía. 660

 (Dásele y vase.) 

DON JUAN
Id con Dios.

 (Aparte. 

Milagro fuera,

no hacer ese caballero
su obligación; leerle quiero.)

 (Lee.) 

Don Juan, Fabricio os espera
de esotra parte del río 665
con un amigo no más.
GARCÍA
¿Qué es eso?
DON JUAN
Nada.
GARCÍA
¿A qué vas?

DON JUAN
Dios os guarde.
GARCÍA
¿Es desafío?

DON JUAN
Es de una dama el papel.
GARCÍA
No lo dice tu color. 670
DON JUAN
Son efetos de mi amor,
que está desdeñosa en él.
GARCÍA
Si es cosa de pesadumbre,
a estas paredes podéis
arrimaros y veréis 675
saltar de las piedras lumbre.
DON JUAN
Ya digo, que es de una dama.
GARCÍA

 (Aparte.) 

Lo que me niega don Juan
le diré al gran Capitán,
que importa a su honor y fama. 680
Que estos bellacos se atreven
a su sangre, viendo ya
que el Rey enojado está,
y lo que tienen le deben.

 (Vase.) 

DON JUAN
Que lleve me dice aquí 685
conmigo otro Caballero;
pero llevarle no quiero,
que será bajeza en mí.
Que para dos, con razón
basta un Córdoba. Mas creo 690
que estos vendrán con deseo
de hacer alguna traición.
De mi locura me espanto,
pensarlo será mejor:
mas las cosas del honor 695
no quieren pensarse tanto.

 (Vase.) 


 

(Salen POMPEYA y JULIA.)

 
POMPEYA
Dé la vuelta el coche luego.
JULIA
Perdida vas.
POMPEYA
Voy sin mí.

JULIA
Este es el río, y aquí
mal templarás tanto fuego. 700
POMPEYA
No le llevo yo de amor
(que en eso, Julia, te engañas)
mas de las cosas estrañas
que suceden por mi honor.
¿Será bien que en la ciudad 705
digan que la causa fui?
JULIA
Quién ha de pensar de ti,
que le tienes voluntad.
POMPEYA
¿Yo a Fabricio?
JULIA
A don Juan digo.

  -fol. 54r-  
POMPEYA
Deja esos celos.
JULIA
No puedo,
710
que tengo a los tuyos miedo,
y al amor por enemigo.
POMPEYA
Querríame entretener,
y ninguna cosa veo
que satisfaga al deseo. 715

 

(Salen DON JUAN y MORATA, lacayo.)

 
DON JUAN
Si después de anochecer
no vuelvo a casa, Morata,
dirás que a Loreto fui
a una promesa.
MORATA
¿De mí

te guardas?
DON JUAN
Si fuera ingrata
720
mi condición a tu amor,
en lo que a la tuya toca;
no fuera la causa poca
de tu queja y mi rigor.
Este es caso, que no cabe 725
en tu calidad.
MORATA
¿Por qué,

si siempre Morata fue
de tus pensamientos llave?,
¿no vine de España aquí?,
¿no te serví con lealtad?, 730
¿he faltado a la verdad
de hidalgo?, ¿qué has visto en mí?
DON JUAN
Lleva el caballo, Morata,
y no me preguntes más,
que ya me enojas.
MORATA
Tú harás
735
alguna cascabelada.
Pero Pompeya está allí,
que del coche se apeó;
confieso que me engañó
el haberte visto así. 740
Llevo el caballo, y diré
lo que me mandas, señor,
que solo estarás mejor.

 (Vase.) 

POMPEYA
Ah, ¿señor don Juan?
DON JUAN
Querría

no responder, si pudiese, 745
¿que a tal ocasión viniese?,
¿hay mayor desdicha mía?

 

(Salen el GRAN CAPITÁN y GARCÍA DE PAREDES.)

 
GARCÍA
Yo os he dicho la verdad.
CAPITÁN
¿Y es sin duda desafío?
GARCÍA
El color y el poco brío 750
me han dicho esta necedad;
que basta ser sangre vuestra.
CAPITÁN
¿Temor, don Juan?, ¿cuándo fuese
el contrario, que tuviese,
Paredes, la envidia nuestra, 755
que no puede ser mayor?
GARCÍA
Digo que me ha parecido,
por verle descolorido,
y algo encogido, señor,
que por dicha yo me engaño. 760
CAPITÁN
En fin, ¿al río salió?
GARCÍA
Y me dijo, quien le vio,
que iba solo.
CAPITÁN
¡Caso estraño!

DON JUAN
¿Hay desdicha semejante?
¿que cuando con tal valor 765
voy a procurar mi honor,
se pone el mundo delante?
¿Qué se pudiera juntar,
que más infame mi fama?
De aquesta parte la dama 770
por quien sale a pelear;
y desta, el Virrey mi tío.
¿Qué dirá un noble afrentado;
sino que los he juntado
a impedir el desafío? 775
Entre tanta confusión,

-fol. 54v-
¿qué haré? Mas ya he visto un barco,
yo le desato y me embarco.
POMPEYA
¿Señor don Juan, no es razón,
que nos habléis?
DON JUAN
¿Quién me llama?
780
CAPITÁN
Ah sobrino, ¿dónde vais?
DON JUAN
¿Quién es?
CAPITÁN
¿Eso preguntáis?

Un deudo vuestro.
POMPEYA
Una dama.

DON JUAN
Señora.
CAPITÁN
Escuchadme a mí.

DON JUAN
Señor.
CAPITÁN
Perdonad, señora,
785
que tengo que hablar agora
con don Juan secreto aquí.
Tomad el coche, y volveos
a la ciudad.
POMPEYA
La obediencia

debida a vuestra Excelencia, 790
templa mis justos deseos.
Y porque lo que quería
a don Juan, lo hará mejor
ese divino valor.
CAPITÁN
Señora, esta causa es mía, 795
con lo poco que la entiendo:
id en buen hora.

 

(Vanse las dos.)

 
DON JUAN
Imagino,

que estoy sin honra.
CAPITÁN
Sobrino.

DON JUAN
Señor.
CAPITÁN
Oíd. No me ofendo,

de que sirváis una dama, 800
ni de que en tal ocasión
se ofrezca alguna cuestión,
desto que celos se llama;
que claro está que ha de haber
celos, a donde hay amor. 805
Y aunque por vuestro valor
no seré yo menester;
estoy corrido, que siendo
sangre tan vuestra, encubráis
vuestros sucesos, pues vais 810
donde me han dicho.
DON JUAN
Yo entiendo,

señor, que os han engañado.
CAPITÁN
Dadme luego aquel papel.
DON JUAN
¿Qué papel?
CAPITÁN
Yo veré en él,

a lo que estáis obligado. 815
DON JUAN
Yo, señor.
CAPITÁN
Acabad ya.

DON JUAN
De que os engañen me pesa.
CAPITÁN
Por vida de la Duquesa,
que me obliguéis.
DON JUAN
Aquí está.

 (Dásele.) 

CAPITÁN
Pues dejádmele leer. 820

 (Lee para sí.) 

DON JUAN
Paredes, ¿qué es esto?
GARCÍA
¿Yo?

Vuestro tío me mandó,
a quien debo obedecer,
que le acompañase aquí.
DON JUAN
¿Quién se lo ha dicho?
GARCÍA
¿En Palacio
825
buscáis eso? ¡Lindo espacio!
DON JUAN
Honra y opinión perdí.
CAPITÁN
Don Juan.
DON JUAN
Señor.
CAPITÁN
Aquí dice.

Fabricio Urfino, que salga
otro con vos.
DON JUAN
Es verdad.
830
CAPITÁN
¿Cómo vais solo?
DON JUAN
Pensaba

que bastaba ser quien soy.
CAPITÁN
Para traidores no basta.
Yo tengo de ser sobrino,
quien vaya con vos.
DON JUAN
No vaya
835

-fol. 55r-
vuestra Excelencia, señor,
que me quitará la fama,
pues dirán que vos vencisteis:
vaya Paredes.
CAPITÁN
¿La espada

de Paredes no queréis 840
que os quite el nombre en Italia?
DON JUAN
Señor.
CAPITÁN
Paso, no lo entienda:

id y acercad una barca,
con que pasemos los dos.
DON JUAN
Vuestra Excelencia lo manda: 845
mas yo voy con poco gusto.

 (Vase.) 

CAPITÁN

 (Aparte. 

Este sin duda pensaba
hacer que aquestas mujeres
su desafío estorbaran.
Perdido está, vive el cielo: 850
¿quién pensara que faltara
mi sangre en él? Pues remedio
no falte, donde ella falta.)
Paredes.
GARCÍA
Señor, ¿qué es esto?,

¿dónde va don Juan?, ¿qué tratas?, 855
¿qué imaginas?
CAPITÁN
Un barreno

he menester.
GARCÍA
¿Y dejabas

ir a don Juan, que le tiene
desde las sienes al alma?
¿Adónde quieres agora 860
que vaya por él?
CAPITÁN
Aguarda,

allí una barca fabrican
y están clavando las tablas,
no pueden estar sin él.
GARCÍA
Ay dellos tanta abundancia 865
en Músicos, en Poetas,
en Caballeros y Damas,
que lo dudo sin razón.
CAPITÁN
¿Y en valïentes no?
GARCÍA
Si hablas

de valientes, no sé yo, 870
si de barreno te escapas.
CAPITÁN
¿A mí Paredes?
GARCÍA
Perdona,

que aunque en ejércitos mandas,
también te precias de noche
de darte diez cuchilladas. 875
CAPITÁN

 (Aparte.) 

Bien lo dijeras, si agora
supieras lo que me aguarda:
voy a matar un sobrino,
voy a dar vida a mi fama.

 

(Vanse.)

 

 

(Salen FABRICIO y ESPINELO.)

 
ESPINELO
Ya el barco se volvió.
FABRICIO
Ventura ha sido
880
no habernos visto nadie.
ESPINELO
Agora quiero,

mientras viene el traidor que os ha ofendido,
saber la causa, y estimar primero
que me hayáis entre tantos elegido.
FABRICIO
Teneros por valiente Caballero, 885
y por amigo, me obligó: escuchadme.
ESPINELO
La verdad brevemente declaradme,
que aunque vos le tenéis por enemigo;
por sangre del Virrey, también le tengo
por enemigo yo.
FABRICIO
Vos sois mi amigo,
890
y con vuestro valor seguro vengo.

-fol. 55v-
No era Pompeya tan crüel conmigo,
(que de todo os advierto y os prevengo)
antes que el Español la visitase.
ESPINELO
¡Mala elección!, ¡mal gusto! ¿qué os dejase? 895
FABRICIO
Respondía tal vez a un papel mío,
y con risa en los ojos me miraba,
con que amor aumentó mi desvarío,
que la correspondencia me animaba.
Tal vez la margen deste mismo río, 900
a quien su pie de flores esmaltaba,
me vio dichoso merecer su mano,
dejando el coche de su Sol tirano.
Aquí la vi y aquí la dije amores,
aquí los escuchó y aquí a escucharme 905
se pararon las aguas, y las flores
se alzaron de las hojas a envidiarme.
Mas todos estos lances y favores
desmayaron sus fuerzas, y a dejarme
se dispuso, ofendida la esperanza, 910
de ver en mi firmeza su mudanza.
Vive Dios, que me muero de pensallo.
No sé quien trujo este Español a vella,
que por mi honor las asperezas callo,
que usó conmigo en pago de querella. 915
A pie le alaba, admírale a caballo;
y siendo Italia, como veis, tan bella,
España ha de ser fértil en su boca,
de cuanto en guerra y paz a un reino toca.
Hoy sobre aquesto el Español villano 920
se alargó de manera en su porfía;
que me obligó a decir; que el Reino Hispano
como bárbaro en todo procedía:
Pompeya me detuvo.
ESPINELO
¿Qué?
FABRICIO
La mano.

ESPINELO
Pues ¿qué fue la respuesta?
FABRICIO
Que mentía.
925
Veis aquí la ocasión del desafío.

 

(Sale el GRAN CAPITÁN mojado.)

 
CAPITÁN
Gracias al cielo que salí del río.
ESPINELO
Un hombre a nosotros viene.
FABRICIO
No es don Juan.
ESPINELO
¡Estraña cosa!,


-fol. 56r-
¿no es este el Virrey?
FABRICIO
Él es;
930
la infamia queda notoria
de su sobrino.
ESPINELO
El cobarde

se lo ha dicho.
FABRICIO
¿Qué más honra

para mí?
ESPINELO
Dices verdad,

sin peligro le despojas. 935
CAPITÁN
Ah Caballeros.
FABRICIO
¿Quién es?

CAPITÁN
Suplícoles que me oigan.
Este papel se ha enviado
a mi sobrino, en que nombran
dos a dos el desafío 940
que están esperando agora.
Él me escogió como amigo
que más de cerca le toca.
Embarcámonos los dos,
pero alteradas las ondas, 945
y no sabiendo del remo,
por vivir los dos a solas,
zozobró el barco. Yo al agua
me arrojé, pasela toda;
mas no sabiendo nadar, 950
en ella don Juan se ahoga.
Yo vengo por él, yo basto,
el mismo soy, que no importa
que sean dos, metan mano:
¿qué aguardan? ¿qué se alborotan? 955
ESPINELO
Señor, vos sois el Virrey,
representáis la persona
de Fernando en este Reino.
Fuera desto, las vitorias
y hazañas vuestras, no piden 960
espadas menos famosas,
que de César o Alejandro.
FABRICIO
Gran Capitán, a quien honra
con aqueste nombre el mundo,
si a las armas españolas 965
habéis dado más banderas
que hay en estos sauces hojas;
¿quién ha de medir su espada
con la vuestra vitoriosa?
Veis aquí las dos rendidas. 970
CAPITÁN
Fabricio, si me reporta
alguna cosa, es venir
a vuestro lado persona,
que con su lengua y su pluma
me destruye y me deshonra 975
con mi Rey; pues me levanta
mil testimonios que adorna
con prevenciones fingidas
y palabras mentirosas.
No me conviene matarle; 980
que dirán (si fuese agora)
que es de miedo, de que escribe
al rey Fernando mis cosas.
Viva y escriba, que creo
que aunque traiciones componga, 985
ha de tener mi verdad
más fuerza que las lisonjas.
Que aquel honor que mi espada
ganó con tantas vitorias;
no es posible que la infame 990
una lengua fabulosa.
Esto le ha de dar la vida,
esto que le mate estorba,
que el haber malos es causa,
que los buenos se conozcan. 995
Si Dios por un solo bueno
vida a mil malos otorga;
viva un malo por mil buenos,
que en este Reino me adoran.
Entre la Luna y el Sol, 1000
¿qué importa que se interponga
la tierra? Pues ese eclipse
no dura apenas un hora.
Fernando es solo, yo soy Luna,
tú la tierra. Pues, ¿qué importa 1005
que pongas sombra en el Sol,

-fol. 56v-
si has de quedarte por sombra?

 (Vase.) 

FABRICIO
¡Estraño suceso!
ESPINELO
Y tal,

que apenas aliento cobra
mi confusión y vergüenza. 1010
FABRICIO
Bien será que te dispongas
a no escribir desde hoy
sino las verdades solas.
ESPINELO
Si ya comencé a mentir;
y personas poderosas 1015
me ayudan, que en esta envidia
con mi pluma se conforman;
¿cómo he de volver atrás?

 

(Sale DON JUAN mojado con la espada y la daga.)

 
DON JUAN
Mi fortuna rigurosa
venció mi honor, que del cuello 1020
del alma cuelga por joya.
Llegué a la orilla nadando,
aunque con fuerzas tan pocas,
que no sé si he de poder
ganar opinión honrosa. 1025
Pero piérdase la vida,
como quien al mar arroja
lo menos, que es el hacienda.
Ya en la margen arenosa
me esperan mis dos contrarios: 1030
¡ah Caballeros!
ESPINELO
¿Qué sombra

es esta?
DON JUAN
Yo soy don Juan,

don Juan soy, ¿de qué se asombran?
Con un amigo venía,
zozobró el barco en las olas, 1035
él es muerto, yo soy vivo,
mano a las espadas pongan.
FABRICIO
Don Juan, el gran Capitán
vino aquí, su valerosa
persona, como Virrey, 1040
mi honor a su cargo toma.
Yo estoy satisfecho ya.
DON JUAN
Yo no, Fabricio, que torna
mal el que es desafiado,
sin la sangre o la vitoria. 1045
ESPINELO
Mira, que estoy aquí yo,
y no he de dejar (perdona)
que riña solo Fabricio.
DON JUAN
¿Tú eres? ¡Suerte dichosa!
A Fabricio mataré 1050
por el papel, que fue loca
presunción; y a ti villano,
porque al Rey mintiendo informas.

 

(Meten mano.)

 
ESPINELO
¿Palabras?
DON JUAN
Mueran infames.

FABRICIO
Tú lo eres.
ESPINELO
No respondas.
1055
DON JUAN
Agora veréis, traidores,
si son las palabras obras.

 

(Mételos a cuchilladas.)

 
28/03/2011 11:54 latorredehercules Enlace permanente. Cultura No hay comentarios. Comentar.